Entradas etiquetadas como ‘3D bizarro’

Las pesadillas anatómicas de Simon Christoph Krenn

El problema de manipular el cuerpo humano está en el asco. Si coges cabezas y torsos y los unes en una amalgama gelatinosa, obtienes un vídeo de Simon Christoph Krenn.

Crea bodegones horripilantes, partes de cuerpos que se funden unas con otras, monstruos complejos a los que aplica nuevas fuerzas de la gravedad hasta que rebotan y toman el carácter de la viscosidad, parecen hechos de goma. Trozos de carne blandos que se arrastran cual babosas y que se tambalean en un experimento digno de un doctor Mengele del futuro.

Interesado en la zoología y la biotecnología, este escultor en 3D quiebra las fronteras del ser humano con sus modelados. Su cuenta de Vimeo reza la advertencia de “solo para adultos“.

Movimientos y colisiones de una naturaleza hiperrealista que consiguen la arcada de un trauma genético, la indecisión de seguir mirando la pantalla. El resultado es una pesadilla anatómica, un accidente molecular. Alterar las leyes naturales que arman nuestra consistencia y armonía es el espanto. Por eso resulta inquietante este experimento que Simon ha titulado Parasitic endeavours: su humano deformado habla de un terror atávico contenido en la hélice de nuestro ADN.

 

 

Pesadillas animadas en 3D

El arte de la animación como construcción de una pesadilla, un espejo de anomalías: seres bizarros, freaks, monstruos metafísicos o náuseas de un delirio. Hoy quiero destacar la obra de dos artistas que hacen del 3D un paradigma de la extrañeza. El primer vídeo pertenece al diseñador gráfico Ari Weinkle, y la pieza se titula Moodles. Se trata de un corto animación en el que muestra los efectos negativos de las emociones. Figuras que son moldeadas por tormentas interiores, reducidas después a montones de nada flexible.

El segundo vídeo pertenece a un animador que ha llenado la web de paranoias bajo el nombre de Cool 3D World. Son característicos sus seres deformes siempre desnudos, cuyos comportamientos escapan a la lógica, y de ahí su éxito: todos intuimos que de algún modo estos seres calvos y raros nos cohabitan.

Felices pesadillas.