BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Sonidos visuales del Amazonas

Andy Thomas viajó a la densidad de la selva para grabar sus sonidos. El canto de los pájaros, el aullido de los monos, el traqueteo de seres invertebrados, quizás los pasos secretos de una tribu no contactadaDespués digitalizó esos rumores para crear naturaleza animada. El resultado es éste, que llamó Sonidos visuales del Amazonas.

Las imágenes en 3D crean un efecto de sinestesia. Los sonidos son formas y colores en movimiento que crecen desde su imaginación y técnica. La sinestesia es una alteración por la que algunas personas experimentan la percepción de los sentidos mezclados. Ven sonidos, huelen colores, hay muchas combinaciones posibles. Se cree que puede ser un trastorno hereditario. Se ha asociado con personas creativas, como Kandinsky, Nabokov, Rimbaud. También está relacionada con cultos tribales donde la música repetitiva genera luces y patrones.

Thomas viajó a la selva de Presidente Figueiredo, municipio del estado brasileño del Amazonas. “Este es un precioso lugar, no lo perdamos”, escribió. Quiso concienciar sobre estos espacios como había hecho antes con los bosques de Nueva Zelanda. Su obra se expone hasta el 5 noviembre en la muestra Render: hibridaciones animadas, del Espacio Fundación Telefónica de Lima (Perú).

Aquí enseña cómo lo hizo.

Hoy, por cierta alteración en la sinestesia mediática, mis sentidos se confunden y mezclo noticias. Leo que parte de una tribu no contactada del Amazonas podría haber sido salvajemente asesinada por los buscadores de oro, los llamados garimpeiros, que deambulan a modo de tristes conquistadores por Brasil, cerca de la frontera con Perú. Así lo ha denunciado FUNAI, la Fundación Nacional del Indio. La fiscalía brasileña ha abierto una investigación. Es el segundo caso que se reporta este año.

Me gusta imaginar que esos hombres, mujeres, y niños indígenas, sufrían la sinestesia que se asocia a las tribus perdidas: en cada sonido reconocían figuras, borbotones luminiscentes con los que identificar cantos de pájaros, aullidos de monos; que eran creativos, como Rimbaud o Kandinsky. Aislados en el entorno que exige la máxima concentración al caminar, veían, como Thomas, el espíritu de los sonidos, y no se fijaron en el brillo del oro.

 

Los comentarios están cerrados.