BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

Cuando vivir es protestar, el Instagram rebelde del jamaicano Ruddy Roye

Untitled, 2016 © Ruddy Roye

Untitled, 2016 © Ruddy Roye

Ruddy Roye, un fotógrafo jamaicano que vive en Nueva York y tiene 47 años, no duda al definirse: “Humanista/Activista”, con iniciales tan mayúsculas como grandes son los significados esas dos palabras, separadas por una barra inclinada que en realidad engarza aún más los términos.

Amplía así el radiograma: “Fotógrafo con conciencia, pelando la cornea de mis ojos para compartirla en Instagram“. Todo reluce excepto la empresa con que finaliza la frase. Compartes, sí, pero también les regalas contenido, engordas su cash flow, trabajas sin que ni siquiera te consideres trabajador.

@ruddyroye es el ojo que nunca duerme. Lo conocen y defienden más de 250.000 seguidores. En cada imagen que sube a su cuenta —lleva más de 4.000 y tiene otra, solo para fotos en blanco y negro, @ruddynegus— añade una reflexión escrita. Es también el dedo que nunca duerme sobre el teclado que resplandece como una retina.

No me emociona Instagram, ni me gusta el estilo que impera, tampoco el de Roye —demasiado filtro de enfoque, ninguna duda en el tema de cada imagen, escasos puntos de fuga, una búsqueda algo robótica de una perfección que no existe, porque es el fuera de foco, lo confuso, quien va de nuestra mano en esta trinchera…—, pero en el caso del jamaicano hay un sesgo peculiar: Roye hace fotos como cantando en el dancehall.

Parece puesto, siempre un gramo por encima de la realidad… Puedes notar el retumbe selvático del bajo, la llamada de la espesura.

Blood Sweat and Tears, December 19th 2015 © Ruddy Roye

Blood Sweat and Tears, December 19th 2015 © Ruddy Roye

El encanto muy de los tiempos de la fotografía de Roye —hipersaturación, HDR, máximo brillo, cinematografía para hijos del silicio, 250.000 fans que pueden ser potenciales clientes…—  ha sido captado por las antenas del arte de siempre. La prestigiosa galería Steven Kasher de Nueva York anuncia la exposición When Living Is a Protest (Cuando vivir es una protesta) para abrir la temporada de otoño.

Las fotos del jamaicano pasan de Instagram a las paredes, de lo gratuito a lo cotizable, del 16 de septiembre al 29 de octubre. Los galeristas no eluden la palabra rabia en la hoja de promoción. Eluden, estamos en los EE UU, donde confunden corrección con memez, la palabra negro, acaso más adecuada en medio de las balas policiales que surcan el país empujadas por el percutor del racial profiling.

Las imágenes de Roye buscan la visibilidad de los con frecuencia invisibles miembros de su comunidad, creando imágenes que son desgarradoras, inquietantes, esperanzadoras y alegres. Sus retratos de los vecinos de Bed-Stuy están cargados de dignidad e integridad. Roye pasa tiempo con cada persona a la que retrata, escuchando lo que tienen que contar. Contar las historias de sus ‘colaboradores’ es tan importante como las fotos (…) Es una voz única en la fotografía de calle, llena de rabia, resistencia y compasión.

Family Dollar, October 6th 2015 © Ruddy Roye

Family Dollar, October 6th 2015 © Ruddy Roye

Loyalty l Love + 1, August 20th 2015 © Ruddy Roye

Loyalty l Love + 1, August 20th 2015 © Ruddy Roye

Hay una bravura indiscutible en este andarín urbano. Antes de establecerse en los EE UU caminó casi 200 kilómetros por Jamaica porque no podía soportar el autobús en el que viajaba y desde cuya ventana veía una, diez, cien personas a las que deseaba y no podía retratar. Ahora se pasa el día entero y parte de la noche en las calles de Bed-Stuy, la única zona de Brooklyn sin hipsters y con mucho freebase.

No es necesario creer a Roye cuando dice que cuenta las historias que los media eluden. Es la típica disculpa del mal fotógrafo, del mal periodista, del mal escritor… Aunque no me gustan nada sus fotos, insisto, me pondría de su parte en una pelea. Es un tipo razonable, un tigre, y seguro que pega más fuerte que yo.

Jose Ángel González

1 comentario

  1. Dice ser rebeldes son otras

    ¿Instagram… rebelde? jajajajajajaja

    Pon una teta …

    08 agosto 2016 | 17:53

Los comentarios están cerrados.