BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

¿Quién toca la batería en la letrina?

Paul McCartney, 1979

Paul McCartney, 1979 (foto: Linda McCartney)

De salida: de ser necesario vestir la camiseta de algún equipo, soy lennonista.

Lo que hizo John Lennon con los Beatles (Tomorrow Never Knows, Yer Blues, Come together…) le salva con creces de toda la melaza de sus años como artista (¿desde cuándo el rock and roll es arte?: es sólo sexo) y las vergonzantes proclamas de millonario diletante -con estrella maoísta y japonesa nerda colgada del brazo- que le soportamos en vida y post mortem.

Otra matización: me gustan los Beatles desde 1963 y gasté en ellos mis primeros y últimos ahorros. Fueron la felicidad solitaria, la única esperanza, el shock, mi luz, mi grieta… En su espejo los Rolling Stones irradiaban su verdadera esencia: pijos hip de escuela de arte y boutique.

Los Beatles son la anfetamina proletaria donde los Stones son la cocaína de los pijos.

Vamos a lo que vamos. Paul McCartney, ese hombre que tiende a salir en las fotos con cara de merecerse una bofetada, esa repelencia con piernas, ese mago de las finanzas, adicto a la toxina botulínica y socio de Steve Jobs (otro prenda de cuidado) en el negocio de sacarle cash flow a los muertos

¿McCartney, Sir de su graciosa majestad, héroe masivo de estadios y cuatro generaciones, uno de los músicos más celebrados sobre la faz de la tierra, en Top Secret, la sección sobre tesoros ocultos de este blog?

Es un contrasentido, sí, pero sólo hasta cierto punto. El buen Macca, el tipo que suele perder en todos los juicios sumarísimos contra su colega Lennon, merece el mismo trato que éste. Pese a que no ha sido tiroteado por un lunático y elevado al cielo de los rockeros muertos, donde el don de santidad se cotiza barato, es dueño de una obra que le redime de todas las tonterías que ha firmado, que son numerosas.

"McCartney" (1970)

"McCartney" (1970)

Se acaban de reeditar los dos primeros discos que publicó con su nombre (en el medio hubo otros, con el grupo Wings y con su mujer, Linda).

El primero, McCartney, es el de la incorrección y el adulterio: lo grabó (entre finales de 1969 y marzo de 1970) mientras los Beatles aún existían como grupo.  Les puso los cuernos a sus compañeros. Todos deseaban hacerlo, acabar con la pesadilla de la guerra termonuclear de egos mediante la consumación de un acto indecoroso de traición. No se atrevieron y le tocó a Macca cargar con acusaciones tan bellacas como sugerir que anunció la disolución de la banda, en abril de 1970, para conseguir aumentar las ventas del disco como solista.

"McCartney II" (1980)

"McCartney II" (1980)

El segundo, McCartney II, apareció diez años más tarde, en 1980. Es un disco electrónico, el Macca-Máquina.

Con ambos álbumes se ha cometido con frecuencia la injusticia de la lapidación.

Los fans integristas de Lennon que pueblan el planeta ni siquiera se tomaron la molestia de escuchar el primero, al que catalogaron sin más como un capricho de niño mimado. El segundo, editado en los febriles tiempos de la New Wave, ha sido ninguneado por la historia y pateado fuera de contexto.

No tiene mérito insistir en la intuición musical de McCartney: ahí están sus grandes canciones con los Beatles (Helter Skelter, Hey Jude, Lady Madonna…) para defenderse solas. Pero ya esta bien de quitarle la corona que compartía y dársela a Lennon en calidad de tribuno invicto y líder indiscutible.

Jugando con cintas

Jugando con cintas

Macca era el mejor músico del grupo (¡escuchen cómo toca el bajo en I’ve Got A Feeling!), el vocalista al que Lennon acudía cuando no podía llegar a las notas altas (en A Hard Day’s Nigth, por ejemplo) y el más rocker de los cuatro fabulosos (basta comparar su disco de oldies, el rabioso Снова в СССР, con la mayestática intentona de Lennon, Rock’n’Roll, un insulto a los padres fundadores)…

En el otro platillo de la balanza están su propensión a la balada tontorrona (Martha My Dear debe ser la peor canción del grupo, compartiendo trono con Revolution #9, del camarada Lennon), las pésimas letras que escribía (las de John no eran mejores: ninguno de los Beatles aprobaría el examen de admisión en un cursillo de literatura para principiantes), los tanteos vergonzantes con el cine (Magical Mistery Tour), sus muchos discos prescindibles (por citar uno, Back to the Egg, manténganse lejos), los negocios que tantas veces empañaron su inspiración (la de Lennon la empañaba el sentimiento de inferioridad que le hacía subirse a cuanto carro pasase por delante) y esa propensión de senectud a presentarse como un ángel siempre joven.

Estos días he escuchado con deleite McCartney y McCartney II. Insisto: han crecido con el tiempo. Me llevan a 1970, cuando la tristeza de la agria disolución de los Beatles, aquella combinación de química irrepetible donde 1+1+1+1 sumaba bastante más que cuatro, quedó mitigada por Maybe I’m amazed, la mejor canción de cualquier beatle en solitario, la balada soul que el grupo nunca fue capaz de componer o interpretar pese a los muchos intentos.

Macca cumple 70 años en 2012. El par de discos self made que reedita ahora (lo toca todo, incluida la caja de batería grabada sobre una letrina para obtener resonancia de cloaca) me reconcilian con su obra, la justifican según mi modesto punto de vista, y me llevan, debo repetirlo (la melancolía es la única religión en la que creo), a los tiempos de bautismo de fuego de la mejor de las décadas, los años setenta.

También me hacen recordar que alguna vez viví en un mundo de canciones cromadas y hambrientas. Esa tierra donde mandaba la vieja costumbre de sentir está quemada, pero algunas canciones son ignífugas. Macca ha compuesto suficientes como para respetarle.

Ánxel Grove

6 comentarios

  1. Dice ser Harald

    Hoy en día, no sé quién haría acústicos con la tapa del water, pero surgiendo tanto “artista” de tenderete y tanto cantante de truño… Más de un CD habra ido a parar al water, si es que no surgió del trono, en realidad.

    11 julio 2011 | 19:47

  2. Dice ser laura

    Dammit, pardon me for sounding like an ass, but i must express my “one- woman’s perspective” on one song from McCarthy II:

    “Coming up” sounds like my GE washer during agitation.

    Although, I know little about Paul, I truly think he understands that the spinning cycle is overated. This song is pure domestic joy, hell, i bet there’re some women in this planet who would like to “sit” on this song.

    (my apologies to the “pro-spinning” people)

    11 julio 2011 | 20:23

  3. Dice ser rqv

    uffff eso es lo bueno de internet. cualquier pelotudo puede escribir estupideces y publicarlas. me late que el autor de ese texto es alguien (de)formado por una carrera blandengue como literaratura o periodismo…
    que falta de rigurosidad!

    12 julio 2011 | 03:02

  4. Dice ser Pedro

    Flaco o flaca, dedicate a otra cosa. Antes de hablar de un Beatle, lavate la boca y hace otra cosa! Ni la peor cancion de McCartney II podría ser compuesta por alguien como vos, por eso estas escribiendo estas cosas y muriendote de hambre. Para hablar de McCartney, antes llena dos veces el River Plate Stadium como hizo Paul en el ’93 y en el 2010.

    12 julio 2011 | 19:10

  5. Dice ser Lorena Markovic

    La verdad que no se puede hablar con tanta liviandad de una persona como Paul McCartney. El tipo le dio todo a la industria. Mucha gente del medio no existiria si el no hubiera existido. La verdad antes de escribir tanta cosa absurda dedicate a otra cosa o por lo menos investiga de lo que hablas!

    13 julio 2011 | 13:06

  6. Dice ser judex

    ja,ja,.Jo**er!!?No sabéis lo que es ironía!¿Está reivindicando a McCartney como músico,(Icono del siglo XX) y de paso,echa unas risas sobre algunos de sus fallos(que los tiene).Todo frente al santificado John Lennon(ojo!le quiero!)que en solitario,hizo discos mas flojos,eso si,mas “pro-gres” y Vs.The Rolling Stones,los malos,los rebeldes,los golfos,los repetitivos(añado yo)por la gracia de su primer manager Andrew log-holdman.Los chicos se lo creyeron y mucho idiota también.
    A estos jetas los adoro también,musicalmente hasta que entro Ron Wood,(Black & Blue) discos de 1ª calidad.Adiós y una pregunta,?no os aburrís de tantas vueltas y vueltas que da el Rock?.

    16 julio 2011 | 15:44

Los comentarios están cerrados.