BLOGS

“Aunque muchos no lo reconozcan sigue habiendo discriminación”

racismoEl Informe Raxen 2010 del Movimiento contra la Intolerancia advierte de que la crisis económica está alimentando de manera importante los prejuicios xenófobos hacia la inmigración estimulados por grupos que integran una nueva ultraderecha, que se está forjando en los últimos años.

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, incidió en ello y pidió a los partidos políticos que “no caigan en la trampa del populismo xenófobo”, durante la presentación del Informe.

Los nuevos grupos organizados extremistas, que empezaron a gestarse en los años noventa, han recibido un fuerte estímulo por los resultados electorales de formaciones ultraderechistas en algunos países europeos como Austria, Italia, Hungría, Holanda, Alemania o Suiza, según Ibarra.

El Informe 2010, registra 292 casos documentados de xenofobia, racismo y otros incidentes de odio, de los que seis son homicidios, que “podrían ser calificados como crímenes de odio”.

Debido a la falta de datos oficiales, estas cifras sólo suponen un 10% de la realidad, con lo que los hechos podrían ascender a casi 3.000.

Aunque muchos no lo reconozcan sigue habiendo discriminación

La Directiva del Consejo 2000/43/CE, de 29 de junio de 2000, se refiere a la aplicación del principio de igualdad de trato entre las personas independientemente de su origen racial o étnico.

Alexander Reyes, fotógrafo, piensa que sigue habiendo discriminación.

“Es un problema que sigue en España metido por dentro aunque nadie lo quiera reconocer, pero que todo el mundo tiene sus discriminaciones así que realmente existe.

La gente, aunque se diga que no creen que en la discriminación aunque no creen que vayan a favor de la ley. Nunca estarán a favor de que un hijo, por ejemplo sea homosexual, o que su hija se case con un negro, o con un musulmán etc. porque está metido dentro de lo que es la “raza española”. La raza española es muy machista y esa idea general sigue dentro y todo el mundo tiene su idea de perfección. Aunque se haga público a cámara o en general digan que no, realmente luego dentro del vínculo familiar son muy racistas.

En el ámbito del trabajo también, porque al fin y al cabo el ámbito del trabajo es también parte de la familia porque el trabajo se convierte en la segunda familia porque vives más tiempo ahí que nada”.

Los comentarios están cerrados.