Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Armando del Río’

La oportunidad envenenada de ‘Bajo Sospecha’

Lo admito: Bajo Sospecha ha conseguido llamar mi atención. Sí, a mí también me ha pasado. Ha logrado atraerme lo suficiente como para querer ver el siguiente capítulo tras tres emitidos. Sé que no soy el único, y por eso me expreso así. Somos muchos los que estamos ansiosos de que llegue el siguiente. Y eso que la primera media hora de su estreno casi nos hace cambiar de canal. Algunos lo hicieron, y no sin razón, ya que la posibilidad de triunfar que tiene está en peligro por razones que más adelante expondré. Pero, dentro de sus limitaciones evidentes, ¿por qué nos ha conseguido atrapar?1

La fórmula de Bajo Sospecha ha funcionado porque el suspense de la trama se volvió aceptable a la mitad del segundo episodio. Antes, todo el mundo era sospechoso, recibía llamadas anónimas, tenía secretos, estaban en sitios inexplicables en momentos ídem… Resultaba cargante que hasta el parroquiano que se tomaba el café pareciese el responsable de lo que le ocurre a Alicia Vega. Por suerte, todo cambió cuando se descubrió parte del misterio inicial. Y ahí está el éxito: en que, al parecer, sabemos muy poco de lo que ocurrió. Tanto como de lo que está por descubrirse.

2Ofrecer al público una serie de suspense con desapariciones/secuestros/diversas calamidades con niños como víctimas es buscar el éxito de la manera más sencilla. Perdemos la cabeza por los sucesos, y si hay menores de por medio, parece que todo vale. Lo mejor es que Bajo Sospecha, que al ser ficción puede permitirse casi todo, no cae en el morbo fácil. Ha ocurrido algo y se relata. Además, hay muchos sospechosos entre los que se encuentra (o no) el culpable al que hay que desenmascarar, que no paran de soltar mentiras, que están involucrados en infidelidades. Pero no hay nada truculento, ni que resulte violento. Que busque revolver el estómago al espectador.

Una buena serie de este género lo único que debe hacer es remover la conciencia del que la ve. Bajo Sospecha no lo ha conseguido por el momento, y dudo que alcance tal hito. Sus aciertos están en una trama bien relatada, en un guión bien escrito y en actores como Lluis Homar y Alicia Borrachero. También en su banda sonora, que me parece muy adecuada para la historia que se cuenta. Vamos, que es muy entretenida, pero no una maravilla. Y ya está.3

Es imposible que la gran apuesta de Antena 3 sea una ficción brillante cuando tiene un elenco tan limitado. Que Blanca Romero pueda protagonizar una serie en el año 2015 dice mucho del trabajo de algunos directores de casting, que parece que buscan más belleza que talento. Una actriz tan mala y de la que no te crees nada, salvo los gritos, denuesta todo lo demás. Y que alguien le diga a Romero que eso de “que hablen de ti, aunque sea mal” solo se aplica en ciertos momentos y ámbitos. En el de la actuación ni de broma. Tampoco ayuda que Yon González vuelva a tener un personaje de chulopiscinas. Le hemos visto demasiadas veces así, y es agotador.

4Me gusta Bajo Sospecha. Quiero saber qué hay detrás de lo que le ha ocurrido a Alicia Vega. Pero esa misma trama correcta y ese buen guión tienen la debilidad de que algunos actores pueden cargarse la historia. Su solidez se puede desvanecer si alguien no pone las pilas a los que tienen que transmitir con su cuerpo y sus diálogos lo que ha ocurrido en Cienfuegos. A veces, dos actores pueden justificar una sola serie. Pero si los dos protagonistas no dan la talla, la pueden fastidiar. Las malas actuaciones son las que envenenan su gran oportunidad de triunfar y gustar mucho más. Esperemos que gane peso el misterio, y la pareja policial lo pierda. Así, su máquina de entretenimiento carburará.