Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Juego de Tronos’

Las mejores series de 2013 según los expertos españoles

Toda lista de preferencias con el foco en 2013 responde a los gustos personales de aquel que la realiza. Lo avisé en mis dos rankings particulares, el de las 10 mejores del año y el de las 10 series de estreno que a mi juicio más han destacado. Dado que siempre estoy dispuesto a ampliar miras y a dar cabida a todo aquello que os pueda servir para descubrir más ficciones que ver, he invitado a unos amigos a llenar este espacio para que os ofrezcan sus preferencias. De esta manera os recomiendan lo que les ha encandilado más y os cuenten por qué. Como es normal, ellos han optado por algunas que yo no tuve en tanta consideración o no he visto. Más que nada porque saben más que yo. Al fin y al cabo, lo mejor es tener variedad.

Miriam Lagoa – En Terra de Series

Breaking Bad. Estamos demasiado acostumbrados a series que se cierran con una final que no está a la altura. Vince Gilligan y su equipo culminaron una historia perfectamente diseñada durante cinco años a través de algunos de los mejores capítulos de toda la serie. Se resume con una palabra: Ozymandias.Breaking3

The Good Wife. Otro caso excepcional, el de una serie que no ha dejado de crecer desde la primera temporada y que está rayando la perfección en su quinta temporada.

Dates. La gran sorpresa del verano y la demostración de que no se necesitan grandes presupuestos para convertir en original una historia que no lo es tanto.

Masters of SexUna serie que lleva la palabra sexo en el título y luego es capaz de dejarlo en un segundo plano para hablar de amor y relaciones personales.  El complemento perfecto son sus actores, principales y secundarios, a los que deberíamos cansarnos de verlos nominados los próximos meses

Justified. Una serie que no es lo que parece y encima me da la sensación de que se vende fatal La cuarta temporada ha sido casi tan buena con la segunda , una de las mejores del 2011,  gracias a una historia principal que ha vuelto a ser la excusa para seguir indagando en el complejo mundo del condado de Harlan.

Natalia Marcos – Quinta Temporada (El País)

Breaking BadLos ocho últimos capítulos, con unos actores en estado de gracia y guiones que no daban un respiro, pusieron el broche perfecto a una serie que venía pidiendo paso en el Olimpo de las series y lo ha ganado por méritos propios.

The Good WifeEl final de la cuarta temporada y el comienzo de la quinta es de lo mejor que se ha podido ver en televisión este año. Es la serie que nunca decepciona, y que tras un capítulo grandísimo te da un episodio enorme.BRon

Masters of SexGran estreno de 2013 que huye del morbo que podría generar el tema que trata para centrarse en unos personajes magistralmente interpretados.

Bron BroenSi la primera temporada de la serie ya fue muy buena, la segunda es todavía mejor. La pareja formada por Saga y Martin es una de las mejores de la televisión actual. La espera de la tercera temporada se va a hacer muy larga.

Orange is the New Black2013 ha sido un año con muy buenas series de estreno. No es solo la historia de una cárcel de mujeres. Es una de las revelaciones del año por sus grandes personajes y por el enganche que provocan sus guiones.

Jaime DomínguezTV Spoiler Alert 

The OfficeA pesar de haber sido explotada hasta el hastío, la novena y última temporada de The Office consiguió que nos reconciliáramos con los empleados de Dunder Mifflin, quienes se despidieron por todo lo alto con un emotivo final que indudablemente obliga a incluirla entre lo mejor del año.Good

Breaking BadLa serie del año por excelencia se coloca en el podio de las series más épicas de la historia tras habernos ofrecido una recta final que dejó al espectador sin respiración. Su final, ya una leyenda, nos ofreció toda la paz que le podíamos pedir a la serie, no sin saldar antes las cuentas que tenía pendientes con sus personajes así como con su público.

Orange is the New BlackLa sorpresa del verano que dejó a la crítica y al público encandilados se ha convertido en todo un referente para el seriéfilo. De la creadora de Weeds, la serie de Netflix consigue convertir una prisión de mujeres en el happy place más adictivo que podemos recordar.

The Good WifeComo el buen vino, el procedimental legal de la CBS no solo se saldó con una cuarta temporada brillante, sino que consiguió dar un giro de 360º para dejar a todos sus espectadores boquiabiertos con andadura en su quinta temporada. Deliciosa, atrevida y elegante; un placer que disfrutamos solo unos pocos. 

Ja’mie: Private School GirlDel atrevido Chris Lilley, esta comedia australiana que aún a día de hoy sigue dando de qué hablar no es apta para todos los paladares, pero seguramente conseguirá sorprender a más de uno con su particular visión del mundo ‘teen’ y una idea que, cómo negarlo, es ‘so quiche’ que es imposible no apreciarla.

Mar Guerrero – Series a la parrilla

The Good Wife. Normalmente una serie de network en su quinta temporada y 100 episodios a sus espaldas tiende a estar más enganchada a la máquina de respirar que dando guerra por sí sola, pero lo que han hecho los King aquí es superlativo. No sólo los guiones siguen sacando petróleo de unos personajes que parecen inagotables, sino que continuan situaciones y temas de complejidad considerable con un arte pasmoso. Para levantarse y aplaudir mientras te cargas el bol de palomitas, así de claro.

Jorah

Orange is The New Black.  Creo que nadie iba con expectativa alguna con ella y resultó ser la revelación de este año. Engancha la idea y un reparto poco visto con mujeres de todas las formas y colores. Te olvidas de que son unas delincuentes en la cárcel y ves a gente con sus problemas. Además, la serie es una fuente muy peligrosa de onliners para partirse. Mención especial merece Laura Prepon que ha dejado to’ loco a gran parte del público con su personaje. En definitiva, chapó por Jenji Kohan y Netflix.

Game of Thrones. La tercera entrega ha devuelto a la serie toda la fuerza que se perdió en la segunda temporada. Había parado de leer los libros, así que el momento de la Boda Roja me pilló completamente por sorpresa. Se nota que, por fin, han entrado en materia, concentrándose en las tramas que importan, y no han decepcionado. Espero con ganas los nuevos episodios… Y muertes si las hay.

Dates

DatesParece mentira que la séptima temporada de Skins, de lo peor de año, y esto provengan del mismo creador, pero así estamos… Tírame un drama intimista que te lo agarro al vuelo. Los nuevos capítulos se te pasan volando. Gran parte de la culpa es de los diálogos, y también del choque de personalidades de los emparejamientos que vas viendo y, por supuesto, lo marciano de algunas situaciones. Me gustaría ver cómo sigue tratando la vida al camionero David.

Orphan Black. En esta serie no es tanto el qué como el quién. Como serie de sci-fi ligera es entrenidísima, pero aquí la salsa la pone Tatiana Maslany. En serio, es monstruoso lo que hace esta actriz  interpretando a hasta, ¿cuántos? Siete clones diferentes. Tan sólo por ver el festival que monta ella sola, vale la pena. Y tiene que ganar el Globo de Oro.

José Manuel RomeroCadena SER

Breaking Bad. Su tanda final de ocho capítulos demostró por qué está ya en el olimpo de las mejores series de la historia. La caída de Heisenberg, el sufrimiento de Jesse, la angustia de Skyler, la determinación de Hank… No vamos a poder olvidar fácilmente a una ficción que nunca se ha traicionado y que siempre podrá presumir de la coherencia de sus guiones, de elaborar una historia redonda, sin fisuras. Solo por Ozymandias deber ser la serie del año. Confirmó ser la obra de arte que esperábamos.

Orange

Orange is the New Black. El soplo de aire fresco que necesitábamos. Cuando mejor se hablaba de Netflix por House of Cards y empezaban a llegar las nominaciones a premios, la plataforma online nos sorprendió en verano con el que ha sido su gran estreno. El enfoque de la narración, la mezcla de géneros y la historia de Piper Chapman fue algo nuevo entre tantas ficciones recicladas y la palpante falta de ideas. Buscaba sorprender y lo ha conseguido.

The Good Wife. La serie que nunca defrauda. Ha cumplido 100 capítulos y sigue ahí, sin mostrar signos de cansancio. Su ritmo, sus guiones, su legión de actores secundarios y la maestría para desarrollar casos semanales han hecho que entierre esa coletilla de ‘la mejor serie de la televisión en abierto’. La última parte de su cuarta temporada y el arranque de la quinta la sitúan cara a cara con las mejores ficciones de la televisión por cable.

mas2

Bron Broen. En este top cinco del año es obligatorio incluir alguna serie que no venga de EEUU. Entre Dates y Bron Broen he optado finalmente por la solvencia de la segunda. Parecía muy difícil después de la excelente primera temporada y el remake USA (y francobritánico), que Saga y Martin volvieran a engancharnos con un nuevo caso policial, pero lo han conseguido. No tanto por la historia en sí, sino por la evolución de dos personajes en constante construcción y crecimiento. Un premio al mejor dúo policial de los últimos tiempos.

Masters of Sex. La serie que cumplió las expectativas. La relación de Will y Virginia y las investigaciones de Masters and Johnson nos han seducido desde el primer minuto. Al igual que Orange is the New Black, su magia viene de mostrar algo nuevo y sumamente cuidado. La mezcla de tramas, la complejidad de mostrar unas mentes atormentadas y la elegancia a la hora de tratar el sexo han hecho que estos primeros 12 capítulos nos hayan sabido a poco.

Las diez mejores series de 2013

Nos hemos pasado el año rajando de lo malo que había sido este 2013 para la ficción. Luego te pones a hacer memoria y a repasar lo que hemos visto en estos 12 meses… Y resulta que el año no ha sido tan malo. Han sido pocas las que han destacado y han venido para quedarse, pero todas de gran calidad. Lo mismo se puede decir de las que ya estaban, que con la excepción de Homeland han mejorado en sus nuevas temporadas. Que quede claro que esta lista refleja mi experiencia propia: solo está lo que he visto. Responde a mis gustos. El número implica que se queden fuera muchas otras que se lo merecerían. Y por supuesto, se puede disentir. También en los puestos: aquí podéis votar las que os parezcan mejores según vuestras preferencias. Vamos allá.

10. Juego de TronosGame

Tengo que reconocer que he dudado mucho entre ésta y Mad Men, que ha tenido una temporada colosal. The Rains of Castamere ha inclinado la balanza en favor de la criatura de George R.R. Martin. Aun estando sobre aviso de lo que iba a pasar por haber leído el libro, no pude evitar el impacto de ese noveno capítulo de temporada. Era inevitable flipar por lo que veía. El resto de episodios han estado a la altura de la gran serie que es. La seguirán ignorando en todos los premios seriéfilos, seguro. Pero puede que sea la que más seguidores tenga en todo el mundo en la actualidad, y eso no se paga con premios. Para los que no hayáis hojeado Tormenta de Espadas, el libro de Canción de Hielo y Fuego en el que están basadas la tercera y cuarta temporada, un aviso: la entrega de 2014 va a ser todavía mejor.

9. Dates Dates

Ha sido la auténtica novedad del año. Jamás habíamos visto algo parecido. Y por eso es de las 10 mejores del año. Bryan Elsley se ha lucido con esta idea de desconocidos que quedan tras conocerse por Internet y que tienen una cita rocambolesca. Las historias de los personajes están muy logradas, y en todas ellas confluyen el drama mundano nada alejado de la realidad. Que nos parezca tan real es culpa de su reparto, encabezado por una Oona Chaplin espectacular y que aquí demuestra que puede hacer lo que le dé la gana (además de confirmar que el futuro es suyo). Nueve episodios de algo más de 20 minutos que hay que ver sí o sí.

8. House of CardsHouse

Echábamos en falta una serie política que se sumergiese en las entrañas de la alta política estadounidense (Scandal no vale, esa es una broma). El argumento de la serie de Netflix es insuperable, con tramas intrigantes a la vez que adictivas. Por no hablar de que la calidad está hasta en el iluminador. El aroma de Hollywood está impregnado en sus 13 episodios, bien sea por David Fincher o por el papel protagonista de Kevin Spacey. Este último, con el regalo que le hacen los guionistas de romper la ‘cuarta pared‘, es el narrador perfecto para una ficción que en apariencia es complicada. Obviamente, no resulta así para nada. Aunque a veces no se pillen algunas conversaciones. Ésto nos ha permitido aprender más de la vida de los congresistas de EEUU y de cómo se llevan a cabo proyectos legislativos. En febrero más.

7. HannibalHannibal

Mi predilección por el doctor Lecter ha pesado, claro está. Por algo es el personaje de ficción al que le debo mi rechazo a las películas de miedo y mi aversión completa al gore de cualquier tipo. Pero Bryan Fuller ha planteado la historia del psiquiatra caníbal desde la majestuosidad y la distinción, una óptica que a la vez corresponde a los rasgos de su protagonista. Hannibal es lóbrega, agobiante y sobrecogedora. Incluso acojona en algún momento. Por eso es tan buena. También es cierto que se queda corta, ya que se emite en un canal en abierto. Si la cogiese una cadena de cable veríamos otra serie, mucho más explícita, y con un Mads Mikkelsen más aterrador. Ahora mismo está perfecta. Pero si se atreviese a más sería incluso mejor. Aspectos a pulir también tiene: Will Graham (Hugh Dancy) es insoportable, por ejemplo.

6. The Big Bang Theorytbbt

Es de las pocas que me hace reír en la actualidad. Estoy convencido de que muchas otras lo harán cuando las vea, pero es que es mi favorita del género. Que esté aquí responde al buen año efectivo que ha tenido: su sexta temporada fue genial, y los 11 capítulos que lleva la séptima son un no parar de carcajadas en la mayoría de minutos. Sheldon Cooper (Jim Parsons) nos alegra los días a todos con sus ocurrencias. Y ya no es el único: el resto de personajes no para de crecer en potencia. Todos son desternillantes, desde Penny (Kaley Cuoco) y su ignorancia, pasando por Howard (Simon Helberg) y su desastroso papel como marido, a Raj (Kunal Nayyar) y su soledad afeminada. Los rumores apuntan a que TBBT podría renovar tres años, alcanzando 10 temporadas. Yo digo sí.

5. UtopiaUtopia

Es la hostia. Tiene todos los ingredientes para enganchar desde el principio: violencia, acción y una trama inédita. Pero lo que realmente atrapa son sus misterios. En sus seis capítulos nunca se podía anticipar qué iba a ocurrir o cómo iban a salir los personajes del atolladero. La incógnita sobre la identidad de Mr. Rabbit, destapada en los últimos minutos, permite a Utopia entrar en ese club selecto de series con giros inesperados y tramas ocultas que ni nos esperamos. Su valentía a la hora de ofrecer una matanza en un colegio o escenas explícitas forman parte del cuadro de aciertos. Y su estética. Hay que ser fan por narices de los colores de los escenarios. Hasta la sangre es bonita.

4. Orange is the New BlackOrange

Quizá sea la obligatoria de 2013. Ha sido de la que más se ha hablado, y con razón. Jenji Kohan ha triunfado con su cárcel de mujeres inspirada en la historia de Piper Kerman. Y no es para menos: el reparto es genial, las tramas muy interesantes, y su trasfondo de denuncia social es un aspecto poco común en la ficción estadounidense. Tampoco es que andásemos muy sobrados de humor negro en las series que ya conocíamos. Ese vacío lo ha ocupado Orange is the New Black, y puede que sea suyo por muchos años. Aunque puede que no estén todas las que lo han hecho posible: ya veremos si Laura Prepon (Alex) se anima a seguir formando parte de esta tragicomedia. Sigo pensando en el final, sí. Los que la hayáis visto lo entenderéis.

3. Boardwalk Empireb4

No comprendo por qué, entre mis círculos, son mayoría los que no la ven. No me cabe en la cabeza. Y menos aún después de esta última temporada. Es una de las tres (las otras dos las primeras) que me destrozó en algún momento, gracias a su facilidad para empaparte de su trama y sentir como sus personajes. Su retrato de la génesis de ‘clase’ mafiosa que atemorizó y se apropió de Estados Unidos durante décadas no puede ser más fidedigno. Basta con leer algún libro para cerciorarse de que en el 90% del tiempo que duran sus episodios ofrece tramas completamente reales. Os podéis fijar en la tragedia que le toca vivir a Al Capone, por ejemplo. Boardwalk Empire no es Los Soprano, pero ocupa su lugar de forma más que digna. Su reparto es estupendo, y tiene la habilidad de sorprender con cada temporada.

2. Sons of AnarchySons

Sería la mejor de no ser por el acontecimiento seriéfilo del año. En cualquier caso, el próximo año será el suyo sin duda. Los moteros de Samcro que salieron de la imaginación de Kurt Sutter se despedirán el próximo año tras siete temporadas. Y como aperitivo a su adiós, nos han dejado 13 episodios indescriptibles en este 2013. Lo mejor, o lo peor, ha estado en su final, uno de los más impactantes del año por sus muertes, las consecuencias que conllevan para el resto de personajes, y por dejarte con ganas de que llegue otro capítulo. Su acción es distinta, y Sutter es un auténtico genio para facilitar la confluencia de más de 20 tramas distintas en una sola temporada. Porque nadie se pierde con todas las cosas que pasan en Sons of Anarchy, más bien al contrario. Algo que ya pasaba en The Shield, que destacaba por su ritmo endiablado. Virtud que ahora han heredado Jax Teller (Charlie Hunnam) y sus muchachos.

1. Breaking Bad Breaking

Sería un insulto no considerarla la mejor del año. Ya no como muestra de pleitesía por su despedida, sino porque solo se la puede definir de una manera: grandiosa. La serie que reinventó el drama de acción, gracias a sus planteamientos discrepantes con lo establecido, se fue en septiembre dejándonos a todos huérfanos. Se iba una de las mejores ficciones de la historia, y una de las que estará seguro en la lista de las que marcaron esta década. Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul) son dos personajes irrepetibles que se han sumado a esa lista de grandes parejas en cualquier disciplina, como la de Karl Malone y John Stockton en el baloncesto. Sus mejores momentos no solo han estado al final, pero los últimos ocho episodios sí han acaparado la mayoría. A mí, personalmente, la ejecución de un personaje (porque no tiene otro nombre) para obligar a uno de los protagonistas a seguir haciendo metanfetamina me impactó especialmente. No se me va a olvidar en la vida. Su legado es inconmensurable. Y si una serie te ha marcado de esa manera es porque tiene más poder del que imaginas. Gracias por existir.

Breaking Bad y Modern Family triunfan en unos Emmy muy repartidos

Una ceremonia aburrida recuperada al final por el gozo general que generó la victoria de Breaking Bad. Ese podría ser el resumen de la gala de los Emmy 2013, donde la serie de Vince Gilligan se ha sentado en el trono de mejor drama tras superar a Homeland. La ficción de AMC ha contado con otra buena noticia de la noche: el premio a Anna Gunn como mejor secundaria dramática.

Breaking1

Unas categorías individuales donde Homeland ha visto salvada su honra gracias a Claire Danes, que repite como mejor actriz de drama, y a su guionista Henry Bromell, mejor guión por el episodio Q&A. Aún así, los espías de Showtime han tenido que hincar la rodilla ante la metanfetamina de Heisenberg, que provoca un fácil presagio entre todos los seguidores de los Emmy. Vamos, que el año que viene arrasará en su despedida tras el final definitivo de su quinta temporada. Aunque hoy salga cuasi derrotada con tan solo dos estatuillas.

Todo lo anterior estaba entre las quinielas posibles, ya que son series que cuentan con el respaldo de crítica y público. Pero lo que nadie esperaba ni por asomo era la victoria de Jeff Daniels como actor de drama por The Newsroom. El monólogo del episodio piloto de la serie que se marca ha propiciado que Will McAvoy se cargue, atención, a Bryan Cranston, Damian Lewis, Jon Hamm o Kevin Spacey. Esta noticia inexplicable ha animado una gala aburrida donde Neil Patrick Harris no ha explotado su talento musical, lo que ha restado grandes momentos y ritmo al desarrollo del show. La guinda habría sido una victoria de Kerry Washington como mejor actriz, pero la cordura ha perdurado.

El secundario masculino ha recaído en Bobby Cannavale, que realiza una interpretación soberbia en Boardwalk Empire. Durante la gala, nadie hizo referencia al capítulo final de Dexter, emitido esta madrugada en EE UU. Y es que a nadie le interesa ya el asesino en serie. La cruz del segmento ha sido para House of Cards, que tras su enérgico desembarco en las nominaciones solo ha recibido la mejor dirección dramática para David Fincher. Aquí otra culpable del desastre en las porras.

En comedia, Modern Family se ha resarcido con el Emmy a la mejor serie de los varapalos en categorías individuales. Y es que ninguno de sus actores ha repetido los éxitos de años atrás. A saber, los actores principal y secundario ganadores han sido Jim Parsons (The Big Bang Theory) por tercer año consecutivo y Tony Hale (Veep), mientras que Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Merritt Wever (Nurse Jackie) han vencido en las mismas respectivamente. Esta última, con uno de los discursos más peculiares de la historia para agradecer el premio: “Thank you. Sorry, I gotta go. Bye”.

La ficción de ABC abre así la puerta a una posible derrota el próximo año, ya que el desgaste empieza a ser palpable. Una victoria pírrica que no augura nada bueno para sus intereses. Pero ni con esta mala salud frente al jurado ha logrado 30 Rock superarla para llevarse el reconocimiento a mejor comedia en su despedida; se ha tenido que conformar con el de mejor guión de comedia para Tina Fey y Tracey Wigfield.

Las miniseries han estado acaparadas por Behind the Candelabra, que se ha alzado con las estatuillas a mejor ficción, actor para Michael Douglas y director para Steven Soderbergh. La mayor damnificada por el triunfo del biopic del pianista Liberace ha sido American Horror Story: Asylum, que ha visto como solo James Cromwell les auxiliaba con su galardón al secundario más destacado. Entre las féminas, Laura Linney ha tenido su adiós deseado al ser considerada como la mejor principal, y Ellen Burstyn ha rascado para Political Animals el trofeo como secundaria.

Aun con una gala tediosa con números pobres (lo mejor han sido las pinceladas de Kevin Spacey, Amy Poehler y Tina fey) y con el sueño acumulado tras 21 horas sin dormir, he logrado soportar unos Emmy que han resultado muy repartidos, amén del gran nivel que presentaban por los nombres en liza. Donde Mad Men Game of Thrones han vuelto a ser ninguneadas. Por la que Louis CK seguirá dándose cabezazos contra la pared mientras se pregunta “¿qué de hacer?”. En los se ha recordado a Cory Monteith y James Gandolfini. Para los que deseo y espero que el próximo año estén imprimidos de ritmo con el fin de evitar los bostezos que estoy soltando ahora. Al menos Christina Hendricks y Sofía Vergara han acertado en sus vestidos (no words).

Y como sé que no leeréis mi tocho anterior y pasaréis directamente al palmarés, aquí lo tenéis.

DRAMAS

Mejor drama

  • House of Cards
  • Breaking Bad
  • Downton Abbey
  • Game of Thrones
  • Homeland
  • Mad Men

Mejor actriz

  • Vera Farmiga, Bates Motel
  • Connie Britton, Nashville
  • Claire Danes, Homeland
  • Michelle Dockery, Downton Abbey
  • Robin Wright, House of Cards
  • Elisabeth Moss, Mad Men
  • Kerry Washington, Scandal

Mejor actor

  • Kevin Spacey, House of Cards
  • Bryan Cranston, Breaking Bad
  • Jeff Daniels, The Newsroom
  • Hugh Bonneville, Downton Abbey
  • Damien Lewis, Homeland
  • Jon Hamm, Mad Men

Mejor actriz secundaria

  • Anna Gunn, Breaking Bad
  • Maggie Smith, Downton Abbey
  • Emilia Clarke, Game of Thrones
  • Morena Baccarin, Homeland
  • Christine Baranski, The Good Wife
  • Christina Hendricks, Mad Men

Mejor actor secundario

  • Aaron Paul, Breaking Bad
  • Bobby Cannavale, Boardwalk Empire
  • Jonathan Banks, Breaking Bad
  • Jim Carter, Downton Abbey
  • Peter Dinklage, Game of Thrones
  • Mandy Patinkin, Homeland

Mejor guión

  • Breaking Bad, “Dead Fright”, George Mastras
  • Breaking Bad, “Say My Name”, Thomas Schnauz
  • Downton Abbey, “Episode 4”, Julian Fellowes
  • Game of Thrones, “The Rains of Castamere”, Benioff & Weiss
  • Homeland, “Q&A”, Henry Bromell

Mejor dirección

  • Boardwalk Empire, “Margate Sands”, Tim Van Patten
  • Breaking Bad, “Gliding Over All”, Michelle MacLaren
  • Downton Abbey, “Episode 4”, Jeremy Webb
  • Homeland, “Q&A”, Leslie Linka Glatter
  • House of Cards, “Episode 1”, David Fincher

 

COMEDIAS

Mejor serie cómica

  • 30 Rock
  • The Big Bang Theory
  • Girls
  • Louie
  • Modern Family
  • Veep

Mejor actriz en una serie cómica

  • Lena Dunham, Girls
  • Laura Dern, Enlightened
  • Edie Falco, Nurse Jackie
  • Amy Poehler, Parks and Recreation
  • Tina Fey, 30 Rock
  • Julia Louis-Dreyfus, Veep

Mejor actor en una serie cómica

  • Jim Parsons, The Big Bang Theory
  • Jason Bateman, Arrested Development
  • Don Cheadle, House of Lies
  • Louis C.K., Louie
  • Alec Baldwin, 30 Rock
  • Matt LeBlanc, Episodes

Mejor actriz de reparto en una serie cómica

  • Mayim Bialik, The Big Bang Theory
  • Jane Lynch, Glee
  • Julie Bowen, Modern Family
  • Jane Krakowski, 30 Rock
  • Merritt Wever, Nurse Jackie
  • Anna Chlumsky, Veep

Mejor actor de reparto

  • Adam Driver, Girls
  • Ed O’Neill, Modern Family
  • Jesse Tyler Ferguson, Modern Family
  • Ty Burell, Modern Family
  • Max Greenfield, New Girl
  • Tony Hale, Veep

Mejor guión en una serie cómica

  • 30 Rock, “Hogcock!”, Jack Burditt y Robert Carlock
  • 30 Rock, “Last Lunch”, Tina Fey y Tracey Wingfield
  • Episodes, “Episode 209”, David Crane y Jeffrey Klarik
  • Louie, “Daddy’s Girlfriend (Part 1)”, Louis C.K. y Pamela Adlon
  • The Office, “Finale”, Greg Daniels

Mejor dirección en una serie cómica

  • 30 Rock, “Hogcock! / Last Lunch”, Beth McCarthy-Miller
  • Girls, “On All Fours”, Lena Dunham
  • Glee, “Diva”, Paris Barclay
  • Louie, “New Year’s Eve”, Louis C.K.
  • Modern Family, “Arrested”, Gail Mancuso

MINISERIES

Mejor miniserie

  • American Horror Story: Asylum
  • Behind the Candelabra
  • The Bible
  • Phil Spector
  • Political Animals
  • Top of the Lake

Mejor actriz

  • Jessica Lange, American Horror Story: Asylum
  • Laura Linney, The Big C: Hereafter
  • Helen Mirren, Phil Spector
  • Sigourney Weaver, Political Animals
  • Elisabeth Moss, Top of the Lake

Mejor actor

  • Michael Douglas, Behind the Candelabra
  • Matt Damon, Behind the Candelabra
  • Toby Jones, The Girl
  • Benedict Cumberbatch, Parade’s End
  • Al Pacino, Phil Spector

Mejor actriz secundaria

  • Ellen Burstyn, Political Animals
  • Charlotte Rampling, Restless
  • Sarah Paulson, American Horror Story
  • Alfre Woodward, Steel Magnolias
  • Imelda Staunton, The Girl

Mejor actor secundario

  • James Cromwell, American Horror Story
  • Zachary Quinto, American Horror Story
  • Scott Bakula, Behind the Candelabra
  • John Benjamin Hickey, The Big C: Hereafter
  • Peter Mullan, Top of the Lake

Camino a los Emmy: las apuestas

Quedan solo unas horas para que empiece la mayor parafernalia anual seriéfila de la historia. El fasto y el boato de los Emmy acapararán la atención desde las 02.00 horas de la madrugada del domingo al lunes en España. Los vestidos y trajes valorados en decenas de miles de dólares realizarán su paseo de rigor por la alfombra roja gracias a las estrellas televisivas que se los enfunden. Los nominados declararán antes de la ceremonia estar muy nerviosos, a la vez que “cualquiera de mis compañeros merece el premio”. Y cuando Neil Patrick-Harris inicie la gala, esa inquietud del exterior ya nublará las mentes de todos los presentes en el recinto mientras se van sucediendo las victorias y derrotas.

A los que estamos alejados de todo ese mundillo de glamour, talento y ostentación, solo nos quedan las cábalas. Nuestras apuestas personales de corazón, lo que la cabeza nos dice qué pasará, o las sorpresas que barruntamos. Por ello, y dado que mis preferencias durante esta semana han quedado claras en mis (nada) exiguos análisis, es hora de que expertos de verdad en esto de las series hagan sus vaticinios. Compañeros de blogs especializados y medios, todos ellos con más conocimientos que yo, han tenido la amabilidad de responder a un pequeño cuestionario sobre los premios de esta noche. Todas sus respuestas son muy interesantes, así como sus  disquisiciones. Espero que os resulte útil y os dé ideas sobre qué tenéis que ver o no.

Las preguntas

1. ¿Está el nivel de los Emmy de este año mucho más alto que en anteriores ediciones?

2. ¿Quiénes son tus favoritos entre los actores de drama y comedia?

3. ¿Y entre las series de las mismas categorías? ¿Por qué?

4. La llegada de Netflix a los premios, ¿qué supone para la industria en sí?

5. ¿Cuáles son los mejores guiones nominados a tu juicio?

6. En cuanto a las miniseries, ¿qué serie y actores creen que merecen y/o se llevarán los galardones?

7. ¿Echas de menos a alguna ficción o actor? ¿O a varios?

Natalia Marcos (Quinta Temporada, El País)

1. Yo creo que ya hace unos años que el nivel está muy alto. Este año, si tuviera que votar, hay tres series entre las que no sabría por cuál decidirme. Cualquiera de ellas será justa vencedora. Puede pasar cualquier cosa.

2. Es diferente lo que creo que pasará y lo que me gustaría que pasara. Creo que en actor de drama ganará Kevin Spacey, pero me gustaría que lo hiciera Damian Lewis o Bryan Cranston. Actriz de drama creo y quiero que gane Claire Danes (espero que eso de que puede ganar Kerry Washington sea una broma sin gracia que nos están gastando…). De los secundarios, voto por Mandy Patinkin y Anna Gunn. En comedia, en protagonistas me gustaría que ganaran Louis C.K. y Julia Louis-Dreyfus, aunque creo que ganará Lena Dunham. Y en secundarios, mi voto va para Ty Burrell y Mayim Bialik.

3. En drama, podría pasar cualquier cosa entre Breaking Bad, Homeland y House of cards. Pero mi corazón (y, solo en parte, mi cabeza) está con Homeland.  En cuanto a comedia, me parecería fantástico que ganara 30 Rock como homenaje en el año de su despedida. Peggyted

4. Más que su llegada a los premios, yo diría que su entrada en el mundo de la producción de series ha supuesto un toque de atención al resto de cadenas para que se den cuenta de que la forma de consumir series ha cambiado, que el espectador quiere ver productos de calidad cuando quiere y como quiere. Estar presente en los premios solo es una consecuencia de hacer las cosas bien.

5. En drama, de nuevo estoy entre Breaking Bad y su ‘Say my name’ y Homeland con ‘Q&A’, aunque en el capítulo de Homeland lo que más destaca son las interpretaciones.  En comedia, me encantaría que premiaran el final de The Office, que se merecen un pequeño homenaje y fue un buen final.

6. Creo que American horror story: Asylum se llevará el premio, y que Jessica Lange también recogerá el Emmy. En actor de miniserie/película, Michael Douglas ganará fijo; para mí, es el premio más seguro de toda la noche. En los secundarios podría pasar cualquier cosa.

7. Me duele la ausencia de The Good Wife, que tuvo una segunda parte de temporada fantástica. Y no entiendo que no esté entre las nominadas Julianna Margulies. También echo de falta nominaciones para The Americans, e incluso para Mads Mikkelsen por su Hannibal. Y, aunque no las sigo, el olvido en los premios de Shameless y Justified ya es más que habitual. Entre las actrices, tampoco me habría parecido mal que estuviera Tatiana Maslany (Orphan Black).

Miriam Lagoa (En Terra de Series)

1. Se mantiene e incluso diría que sube un poco en las categorías de drama, gracias a las series de las cadenas de cable. En las de comedias llevan años estancados y sorprenden algunas elecciones en las tvmovies (Political Animals, The Bible) que parecen escogidas casi por descarte

2. Te diré los que me gustaría que ganaran: actores de drama, Bryan Cranston y Elisabeth Moss; secundarios de drama: Mandy Patinkin y Christine Baranski; actores de comedia: Louis C.K y Amy Poehler; secundarios de comedia: Tony Hale y Jane Krakowski.

Jessica3. Drama: Breaking Bad porque aunque compite por los ocho capítulos del año pasado son los suficientemente buenos para que la consideremos la mejor serie que se emite actualmente en Estados Unidos: por desarrollo de personajes, los diferentes niveles de lectura de sus guiones y el cuidado a los detalles En comedia: 30 Rock. Sería un bonito homenaje pero si gana el premio será por méritos propios. Se ha despedido con una temporada final a la altura de sus mejores años. Una comedia de televisión sobre la televisión, la echaré mucho de menos.

4. Supone un cambio de modelo y pide un cambio de mentalidad en la industria. Las series no se producen y no se consumen como antes. Permite también la fragmentación de la audiencia y por tanto la posibilidad de hacer ser más atrevidas que no tienen la obligación de gustar a todo el mundo.

5. Mejor guión de drama: Q&A (Homeland); en comedia, Hogcock (30 Rock)

6. A pesar de todo el revuelo, creo que lo mejor de Behind the candelabra son sus actores (como película me parece un poco floja) por lo que mi premio sería para American Horror Story: Asylum. En cuanto a los actores, Michael Douglas y Jessica Lange, mientras que los secundarios serían James Cromwell y Sarah Paulson.

7. Hice un post con mis 10 olvidos de los Emmy. Los mayores serían: Emmy Rossum (mejor actriz por Shameless), Walton Goggins (mejor secundario por Justified), Michael Cudlitz (mejor secundario por Southland) y Parks and Recreation como mejor comedia.

José Manuel Romero (La Script, Cadena SER)

1. Es una falsa apariencia. En algunas categorías sí, en otras no. Viendo el listado general de nominados no creo que haya mucho más nivel que el año pasado. Aunque nos hayamos acostumbrando, el trasvase de actores del cine a la televisión sigue llamando la atención. Y este año, el hecho de que estén nominados Michael Douglas, Matt Damon, Helen Mirren, Al Pacino, Kevin Spacey, Vera Farmiga… crea esa sensación de mayor nivel.

2. En el apartado femenino de drama, creo que nadie está al nivel de Claire Danes. Si no gana, será la sorpresa de la noche. En interpretaciones masculinas, quiero que gane Bryan Cranston, pero ganará Kevin Spacey. Entre los secundarios, espero que sea el año de Anna Gunn y Bobby Cannavale. En comedia, ojalá ganen Louis CK y Tina Fey, pero lo veo muy difícil. Siempre es una categoría en la que hay sorpresa, y no descarto que sea Laura Dern. Entre los secundarios, dominará Modern Family. Apuesto por la pareja Ty Burrell y Julie Bowen.

3. En drama, la lucha creo que está entre Homeland y House of cards. Quiero que gane la primera porque, pese a todas las críticas, la segunda temporada me pareció espectacular, y puede ser su último año. Tengo la impresión de que ha tocado techo. El problema es que House of cards es un producto hecho para que le guste mucho a los académicos. Entre las comedias, dudo que alguien le arrebate el trono a Modern Family. Si no gana, espero que Girls o Louie se lleven el galardón porque son ficciones con un sello propio, con mucha personalidad, y la comedia en EEUU necesita regenerarse. Gyp

4. Supone una pequeña revolución. Las networks no tienen series nominadas a mejor drama y una plataforma online sí. Es un paso adelante muy interesante pero tampoco nos engañemos. Netflix está porque están David Fincher y Kevin Spacey. Si el año que viene está nominada Orange is the new black, sí podremos decir que la producción propia de una plataforma online es competitiva para la Academia.

5. Lo primero, es una vergüenza para Mad Men que este año no tenga guión nominado. Mi favorito es ‘Q&A’, el quinto capítulo de Homeland, uno de los mejores del año con ese interrogatorio entre Carrie y Brody. Además, fue escrito por el fallecido Henry Bromell, y los premios-homenaje siempre son del gusto de la Academia. Si no ganara, apuesto por  ‘The Rains of Castamere’ por su impacto y momento cumbre de la temporada de Juego de Tronos. Puede ser el único premio que recoja la serie de HBO. En comedia, echo mucho de menos que no esté entre los nominados ‘One Man’s Trash’ de Girls. Y creo que en este apartado va a funcionar también el premio-homenaje por despedida. Uno de los dos capítulos finales de 30 Rock  (‘Hogcock!’ o ‘Last Lunch’) merece ganar para despedir por todo lo alto a la serie.

6. En miniseries, tengo y hay pocas dudas. Behind the candelabra va a arrasar. Se llevará el premio a Mejor Miniserie y Michael Douglas el de mejor actor principal. En las interpretaciones femeninas, apuesto a que Jessica Lange y su hermana Jude ganarán por American Horror Story: Asylum, aunque no descarto que Elisabeht Moss (Top of the lake) conquiste el Emmy que no ha ganado nunca con Mad Men.

7. A muchos. Es incomprensible que The Good Wife y Julianna Margulies no estén nominados. Sorprende que Downton Abbey siga acaparando tantas nominaciones en categorías principales. También echo de menos a Steve Buscemi como mejor actor por Boardwalk Empire, y me hubiera gustado que The Americans y Hannibal hubieran recibido alguna nominación.

Mar Guerrero (Series a la parrilla)

1. Si algo caracteriza a los Emmy es su inmovilismo, con nominaciones hechas con el piloto automático puesto, por lo que no veo una gran variación de nivel, en general. En el apartado de actores principales de drama, no obstante, sí hay más movimiento este año, con las entradas de Jeff Daniels, por The Newsroom, y Farmiga, por Bates Motel… Por supuesto, no me olvido de la nominación totalmente “chota” de Kerry Washington por Scandal. Eso sí que nadie se lo esperaba. Será muy divertido si gana.

2. Creo que no se van a salir del guión en actores principales de comedia y  ganarán Jim Parsons y Julie Louis-Dreyfus. En drama apuesto a caballo ganador también: Bryan Cranston. ¿Actriz dramática? Si soy seria me quedo con Claire Danes, pero es que Kerry Washington… Eso sería épico, amigo. En secundarios de comedia pienso que será territorio Modern Family, cualquiera de los nominados de la serie puede llevárselo. ¿Secundarios de drama? Peter Dinklage y Maggie Smith. hay que dejarle algo a los fenómenos de Game of Thrones y Downton Abbey.

Aaron3. Escojo Homeland en drama; la segunda temporada ha sido un sinvivir, y pienso que Breaking Bad tendrá su momento de gloria el año que viene.  En comedia no hay mucho que pensar, la categoría está a merced de Modern Family desde hace tiempo, salvo milagro de última hora.

4. Es el reconocimiento de un nuevo jugador en el panorama que está marcando camino en la forma de distribuir y ver series. Este año ha sido House of Cards, pero me pregunto cómo será en la próxima edición vista la gran acogida de Orange is the New Black.

5. Breaking Bad.

6. Salvo que suceda un “biblazo”, Behind the Candelabra, con Michael Douglas como actor principal. Laura Linney tendría que llevárselo para terminar de cerrar The Big C, al igual que su compañero John Benjamin Hickey en la zona de secundarios. En las secundarias hay auténticos pesos pesados, difícil elegir, pero me decanto por Alfre Woodward.

7. Eso siempre. Por un lado, basta ya con el ninguneo a The Good Wife en mejor serie de drama. Entiendo que las cadenas de cable tengan su mafia montada en los Emmy, pero hay que reconocer al mejor producto de calidad producido por una network en estos momentos. Por otro lado, también está la batalla perdida de John Noble en mejor actor de drama, supongo que no es lo mismo trabajar en The Newsroom que en Fringe a ojos de los académicos…

Marina Such (Editora en Vaya Tele)

1. En drama puede decirse que sí. Homeland, Mad Men, Breaking Bad, House of Cards y Juego de tronos tienen todas opciones de llevarse algún que otro premio, todas son series que cuentan con un nutrido número de seguidores y han tenido buenas críticas, en general, así que será interesante ver si los premios se reparten o si Breaking Bad arrasa de un modo parecido a como hizo Homeland el año pasado.

2. Si yo pudiera elegir a los ganadores, en comedia les daría un último reconocimiento a Jane Krakowski, Tina Fey y Alec Baldwin por esa séptima temporada final, y genial, de 30 Rock. Y en drama, parece que Kevin Spacey es el gran favorito, pero estaría bien que alguno de los secundarios de Juego de tronos (Peter Dinklage o Emilia Clarke) se llevara algún premio para dar algo de diversidad a la ceremonia. O Vera Farmiga por Bates Motel, porque es de lo poco realmente salvable de esa serie.

3. En comedia están nominadas las de siempre, así que prefiero que gane 30 Rock. Y en drama, el Emmy a Juego de tronos sería una nota diferente en la tendencia habitual de estos premios. Jorah

4. Los nombres de David Fincher y Kevin Spacey han pesado mucho para que House of Cards haya entrado en los Emmy, sin ellos, Netflix lo habría tenido muy, muy difícil. Pero está claro que, una vez abierta esa puerta, el campo de posibles nominados se abre muchísimo. Otra cosa es que logren llamar la atención de los académicos, que para eso hace falta tener grandes nombres asociados al producto y gastarse mucho dinero en promoción. Pero el éxito de House of Cards sí puede lograr que más cineastas importantes de Hollywood prueben suerte en plataformas online tipo Netflix.

5. En drama, Breaking Bad y Homeland tienen unos capítulos realmente muy buenos y muy intensos nominados, yo diría que son los favoritos. En comedia, sigo con mi obsesión con 30 Rock, porque su final fue redondo.

6. Parece que Behind the candelabra va a arrasar en esas categorías, sobre todo aprovechando los elogios que se ha llevado Michael Douglas, pero también estaría bien que Top of the lake rascara algún premio, porque los merece.

7. Siempre se echa de menos a gente, los Emmy siempre se olvidan a gente muy válida que no entra en su radar. Este año, por ejemplo, podrían haber entrado perfectamente Justified, The Americans, una eterna olvidada como Parks and Recreation o Tatiana Maslany, la protagonista de Orphan Black, que ha sido una de las revelaciones del año.

Jaime Domínguez y Sonia Martínez (TV Spoiler Alert)

1. J: Es el mismo. Se han añadido nuevos competidores, pero la estructura es básicamente la misma.

S: Creo que más o menos es igual, las grandes vienen a ser básicamente las mismas, sólo hay algunas más. El año que viene es probable que la cosa cambie porque se van algunas de las más fuertes.

2. En drama me quedo con Bryan Cranston (no hace falta decir el porqué), aunque creo que Kevin Spacey tiene las de ganar; y con Claire Danes, que sigue sin tener verdadera competidora aunque suena muy fuerte el nombre de Kerry Washington. En comedia, tiene las de ganar Julia Louis-Dreyfus y Louis C.K., pero creo que la Academia podría acabar premiando a Baldwin y Fey como obsequio de despedida.

Maslany2S: En cuanto a drama creo que Bryan Cranston y Claire Danes no tienen competidor ninguno. En la categoría de actor hay mucha más competencia entre el nivel de los nominados, pero en cuanto a actrices no cabe duda. Hablando de comedias, creo que debería ser el año de 30 Rock, así que voto por Tina Fey y Alec Baldwin.

3. J: Es complicado. Diría que Modern Family volvería a ganar el Emmy, pero ahí están 30 Rock diciendo adiós y Veep, que está acaparando una desmesurada atención este año. Si hablamos de dramas, es aún peor: Downton Abbey está fuera, Mad Men dudo que huela el premio y Game of Thrones sigue sin encajar en la categoría… pero podrían dar una sorpresa. La cosa está entre Breaking Bad, Homeland y House of Cards, y creo que será la de Netflix la que se lo lleve.

S: En drama la decisión es muy difícil. Yo se lo daría a Game Of Thrones porque la tercera temporada ha sido maravillosa y porque lo que cuenta de Breaking Bad no es la mitad de temporada actual sino la primera, pero House Of Cards ha pegado fuerte. En cuanto a comedias, aunque Veep tenga miradas en ella y Girls esté de moda, yo se lo plantaba a 30 Rock.

4. J: Significa reconocimiento, pero poco más. Hablando específicamente de House of Cards, tampoco me parece una hazaña teniendo en cuenta que ha sido diseñada cuidadosamente para colarse en premios de este estilo. La cuestión de cómo ha afectado a la industria, que de momento está por decidirse, no pasa por los premios… aunque si HOC gana todo lo ganable habrá que replantearse muchas cosas.

S: Me parece un avance importante para la industria de la televisión y todo un acierto, aunque las verdaderas consecuencias aún están por ver. De momento los experimentos de lanzamientos de series les han ido bien, y yo que me alegro.

5. J: En drama está muy complicado y creo que se lo podría llevar cualquiera, incluso Downton Abbey, que está de capa caída. Obviamente, al tener dos guiones nominados, Breaking Bad tiene más posibilidades, pero sería interesante que ganara el episodio de la ‘Boda Roja’ de Game of Thrones y así comprobar si su repercusión tuvo tanto poder. En comedia quiero creer que el premio es para la finale de The Office, y aunque estén ahí los últimos episodios de 30 Rock la comparación es indiscutible.Behind

S: La ‘Boda Roja’ debería llevárselo en drama y los demás resignarse, porque tiene unos puntos en los diálogos que son para aplaudir y no parar, incluso cómicos; aunque el capítulo de Homeland es magistral. En cuanto a comedia dudo entre 30 Rock y The Office, pero si de mí dependiera, se lo llevaban los oficinistas.

6. J: No he visto Behind the Candelabra, pero puedes dar por hecho que tanto la miniserie como Douglas se llevarán su premio. Luego está Asylum, que le dará el premio a Jessica Lange y a algún secundario. Los premios de miniserie siempre son aleatorios.

S: Hay mucho actor de cine en estas categorías así que la cosa está difícil. He leído (no la he visto) que Behind The Candelabra es una joya, así que es posible que se lo lleve, AHS no me ha encajado nunca en estos premios aunque Lange sea estupenda haga lo que haga. Si por mí fuera, yo le daba el galardón a The Bible sólo por tener las narices de hacer una miniserie religiosa, y en cuanto a actores, Benedict Cumberbatch y Jessica Lange (aunque me huele a Douglas y Mirren, o incluso Sigourney Weaver).

7. J: Tatiana Maslany de Orphan Black para quitar de la lista a Connie Britton, Julianna Margulies así como The Good Wife, Parks and Recreation, alguna mención a The Americans y nominación de consolación a Fringe (por ejemplo, a John Noble).

S: Orphan Black y Tatiana Maslany deberían tener su hueco en estos premios, así como algún actor de The Office. El papelón que tiene John Noble en Fringe se merece un reconocimiento porque lo clava y es una actorazo, incluso Anna Torv, ya que una nominación siempre ilusiona. Y por qué no, si han tenido las narices de meter algo de Nashville (vaya narices), ¿por qué no Smash? Si es igual de trash… Además, siempre mantendré mi opinión de que Robert Carlyle clava sus papeles de Once Upon a Time, me digan lo que me digan, ese hombre es muy bueno.

Camino a los Emmy: las series

La auténtica razón de ser de los Emmy protagoniza el post de hoy. Y es que esta edición es de las más disputadas. En años anteriores, al menos, se podía barruntar quién iba a ganar. Algo que no sucede en esta edición de los premios. En drama, la hegemonía de Mad Men, destronada el año pasado por Homeland, sentó las bases para un nuevo ciclo liderado por la serie de espías de Showtime. Pero nadie se atreve a asegurar que esto será así, dado el alto nivel de las aspirantes. En cuanto a las comedias, Modern Family sigue a la cabeza de las apuestas. Y ni aún así está claro su éxito el próximo domingo.

Haciendo honor a mi desabrido carácter, no veo por ahora las comedias nominadas (salvo The Big Bang Theory). Así que me centraré en los dramas. Seis series que están en boga. Cinco americanas y una británica. Vistas por millones de personas. Y cuyo entretenimiento es indiscutible; aunque echemos de menos en la lista a Boardwalk Empire.

HomelandHomeland. Nadie creía que el año pasado pudiese acabar con el dominio de los publicistas de Madison Avenue, a la que la etiqueta del “culto” no le sienta demasiado bien: es mucho más que eso. Pero lo hizo. Y aplastó al resto tras la victoria de sus dos actores protagonistas, dando inicio a un posible ciclo en el que la intriga y las conspiraciones sustituían a la sofisticación y las historias cotidianas en las preferencias del jurado. Su segunda entrega ha sido muy valiente. Los guionistas se han atrevido con tramas que en otras series serían de finales de cuarta temporada, no de cuarto capítulo de segunda. También ha sido interesante, con momentos en los que Brody, Carrie o Saul caían en espirales de destrucción inesperadas. Muy correcta en su argumento, además de sorprendente y explosiva, sobre todo por su último capítulo (tenía que hacer la broma, sí). ¿Pero tan heavy como sus doce primeros episodios de 2011? No lo creo así. Fue la mejor noticia en este mundillo de hace dos años, pero cuando te acostumbras a algo empiezas a minusvalorarlo.

Breaking Bad. En su penúltima incursión en los premios, parece que la criatura de Vince Gilligan deberá esperar otro año para Breakingalcanzar el ansiado reconocimiento de los Emmy. Sus dos actores protagonistas, Bryan Cranston y Aaron Paul, ya han resultado premiados en dos ocasiones cada uno. Pero el galardón por excelencia se les lleva escapando desde su primera nominación por culpa de Mad Men; y el año pasado, encima, se toparon con Homeland. Ahora, concurriendo con la primera parte de su temporada de despedida, muchos no entenderán que se quede a las puertas. Sus seguidores no pararon de flipar con cada episodio que emitió AMC, algo que siguen haciendo con la segunda parte de este verano, donde para muchos se ha emitido el mejor capítulo de la historia de la ficción, Ozzymandias. Yo soy de los que no he llegado aún hasta ese punto de la historia, a pesar de que me estoy dando prisa para llegar al día para su capítulo final del 29 de septiembre. Y con lo poco que he visto tengo claro que su mayor legado no estará en una dictadura de premios y reconocimientos, sino en que ha cambiado por completo nuestras expectativas en cuanto a series de televisión. Porque pone el listón tan alto que los guionistas del futuro tendrán que esforzarse mucho para satisfacer al público.

HouseHouse of Cards. Destrozó todas las quinielas de nominaciones. Estaba claro que entraría en éstas tras su espectacular primera temporada, con un Kevin Spacey ídem. El quid está en si ha logrado atrapar tanto al jurado como hizo Homeland hace dos años. Y yo creo que sí lo ha conseguido. La inteligencia de Frank Underwood, la rebeldía de su mujer Claire y las filtraciones periodísticas son redondas y la dotan de ritmo; pero si a todo esto le añadimos las conspiraciones y la perfidia del taimado Underwood es fácil definirla como obra maestra. Y si a esto le sumas nombres como el de David Fincher, a la vez que un reparto solvente, estás muy cerca de la piedra rosetta seriéfila. Unas cotas de calidad que tienen toda la pinta de seguir aumentando. Ganará.

Game of Thrones. Está nominada porque es la más vista en todo el mundo. Porque engancha y es una adaptación brillante. Sin Juegoolvidar que es de las pocas series corales en las que todos los personajes resultan imprescindibles. O eso nos hace creer George RR Martin, que se va cargando a aquel que menos te esperas en el momento menos propicio. Pero no tiene ninguna opción, aun con bestialidades como el capítulo 9 de la tercera temporada, The Rains of Castamere; la masacre de la boda roja pasará a la historia de los mejores minutos televisivos. Sinceramente, a GOT NO le hacen falta reconocimientos en forma de estatuillas: todos sabemos que es tremenda . Su presencia aquí es una muestra de respeto a lo bien hecha que está, e incluso una concesión a los espectadores. Parece complicado que salga en algún momento de las nominadas durante los próximos años.

MadMad Men. Se presenta con la que ha sido su mejor temporada hasta la fecha, quizá la más comercial de todas. Es decir, la más digerible para muchos que tras ver un par de capítulos la acusan de aburrida. Prefiero apostar por definirla como elegante e incomprendida; e incluso inteligente, al ser una de esas series que te hacen sentirte inteligente por poder seguirla sin problema. Su handicap es que ya ha perdido la estela de Homeland y House of Cards en la carrera para el premio. Y es que el pescado parece estar tan vendido que ya ni se cuenta con ella de antemano, como ocurría años atrás cuando Matthew Weiner acababa subiendo al escenario a pesar de los rumores del fin de su etapa.

Downton Abbey. Repite su nominación del año pasado, algo reclamado por toda la crítica internacional y sus millones de espectadores en todo el mundo. Lord Grantham, su familia y sus sirvientes conforman la ficción Downtonperfecta para seguir en familia. Una consecuencia de abarcar todos los géneros posibles, desde el drama emotivo al humor clasista y cautivador. El peso que ha ido ganando Maggie Smith, que al principio era la secundaria que ponía las chanzas, no le ha causado más que buenas noticias. Algo muy necesario en una tercera temporada que ha cargado con los hechos más trágicos que les ha tocado a vivir a los Crawley. Su victoria debe pagarse por 20 a 1, como poco, ya que sus posibilidades son escasas. Y eso que Julian Fellowes no para de dar en la tecla correcta.

House of Cards rompe el guión establecido de los Emmy

Pocas sorpresas y varias novedades en las nominaciones a los Emmy 2013. Así podríamos resumir la ceremonia de este jueves que ha servido para dar a conocer a aquellas series, actores y profesionales de la televisión que optarán a los premios de la pequeña pantalla más importantes del mundo. A pesar de lo anterior, sí hay una serie que ha entrado con fuerza en el selecto grupo que suele acaparar las nominaciones: House of Cards.

ZoeBarnes

La ficción de Netflix optará a mejor serie de Drama, mejor actor con Kevin Spacey y mejor actriz con Robin Wright. Lo ‘malo’ es que todo lo que hemos conocido ya se esperaba. Es cierto que varias series que tienen menos de un año de vida o que nunca habían estado nominadas estarán este año en la gala que presentará Neil Patrick Harris el 22 de septiembre. Pero eso era algo que ya se intuía, por lo que no se pueden definir a los aspirantes a galardón como “sorprendentes” en esta edición. Pero vayamos por partes.

Siguiendo con el asunto de House of Cards, adivinar las nominadas a mejor drama no entrañaba mucha dificultad. Lo complicado era acertar en cuál se iba a quedar fuera. Finalmente, los platos rotos los ha pagado Boardwalk Empire. A pesar de que es imprescindible, el idealismo de The Newsroom, que era la otra que contaba con papeletas para no optar al premio, ha podido con ella. En cuanto a Game of Thrones, está claro que ha logrado entrar en la lista por el capítulo 9 de su tercera temporada; ese que traumatizó a todo aquel que no había leído el libro previamente. La otra novedad ha sido la inclusión de Downton Abbey, lo que se puede entender como un acto de justicia con algo tan maravilloso. Pero la batalla de esta categoría estará una vez más entre Homeland Mad Men. Y el año pasado ya venció la primera. Lo que más molesta de esta categoría es la enésima ausencia de Sons of AnarchySi la serie de moteros no es la mejor que hay en la actualidad junto a Homeland para los que eligen los nominados es que viven en otro mundo completamente aparte. Pero sin injusticias no existirían estos premios. Vera

En cuanto a las actrices, otra sorpresa además de Robin Wright: la de Vera Farmiga por Bates Motel. Que una intérprete que ya fue nominada al Oscar se quedase fuera de los Emmy hubiese sido curioso. Pero también se ha sido justo con ella, porque su gran papel en esta serie debía lograr algo más que estar enntre los preaspirantes. La que no ha podido continuar sus años de éxito pasados ha sido Julianna Margulies, que tras ganar varios años se queda fuera por primera vez. ¿Quién ganará aquí? Parece poco probable que Michelle Dockery, Kerry Washington, Elisabeth Moss y las anteriores derroten a Claire Danes. O eso debería ser lo normal. En cuanto a las secundarias, esa estatuilla tiene nombre: Maggie Smith. Aunque a mí personalmente me gustaría mucho que se la diesen a Christina Hendricks.
GypEn lo referente a las comedias lo más emocionante de este año será conocer la existencia de la serie que logre desbancar a Modern FamilyNo parece posible que Veep, que es la más novedosa, logre semejante éxito. Pero convertirse en la mejor serie de humor si está al alcance de The Big Bang TheoryLouie. La estimulante Girls sigue aporreando la puerta de la victoria, pero salvo sorpresa mayúscula deberá esperar otro año más. En cuanto a 30 Rock, parece que se la ha incluido como homenaje a su adiós esta temporada; pero sería bastante vergonzoso que se llevase el premio por esta razón. Los actores dramáticos principales parecían estar cantados, pero a última hora se ha colado Hugh Bonneville. El protagonista de Downton Abbey ha sido el probable responsable de dejar fuera a Steve Buscemi, que ha corrido la misma suerte que su serie. En esta categoría existe la incógnita de si se premiará al que se va (Bryan Cranston), al favorito (Damian Lewis) o al que su trabajo en este último año merece algo más que una mención (Jon Hamm). Por otro lado, los secundarios son de un alto nivel una vez más. Está claro que el gran favorito es Aaron Paul, con el permiso de Mandy Patikin y Peter Dinklage. Pero si hay un personaje que ha logrado calar en el espectador y que a mi parecer debería ganar es el Gyp Rosetti de Bobby Cannavale. Lo injusto aquí es la ausencia de Mads Mikkelsen, el Hannibal televisivo. Pero cuando le relegaron a los secundarios estaba cantado que se lo cargaban de cualquier nominación.

En los actores la mayor sorpresa está en los secundarios debido a la ausencia Eric Stonestreet. Sí están sus otros tres compañeros de la serie, y el favorito de ellos para el galardón será Ed O’Neill. Aunque hay que estar muy atentos a Adam Driver por su rol en Girls. En cuanto a los principales, Jim Parsons va a la cabeza de las quinielas seguido de cerca por Louis CK.

Lena

¿Quién ganará en mejor actriz cómica protagonista? Todas las miradas apuntan a Lena Dunham, a pesar de la dura competencia que tiene con auténticas bestias como Edie Falco o Tina Fey. Aún así, tampoco hay que desmerecer a Julia Louis Dreyfus y Amy Poehler, que están estupendas en sus respectivas ficciones. De Laura Dern prefiero no decir nada, ya que Enlightened me parece un tostón. Pasando a las secundarias, si ganase Julie Dowen de nuevo no sería extraño. Pero deberá andarse con ojo con Mayim Bialik, que podría ser una de las sorpresas de estos Emmy.

Jessica

Sobre las miniseries nominadas lo primero que hay que decir es que debéis verlas todas. Las seis son magníficas. Aunque una de ellas no lo sea como tal, a pesar de que se empeñen en encuadrarla en esta categoría. Es el caso de American Horror Story, que con su temporada de Asylum ha vuelto a pegar en el sofa a todo aquel que se pusiese a verla. ¿Ganará? Probablemente. El problema es que tiene enfrente a otras cinco genialidades, e igual se premia a La Biblia por su gran adaptación.

La serie de terror de Ryan Murphy también posee actores aspirantes en todas las categorías de miniseries salvo en la de mejor actor. En ésta, Al Pacino (Phil Spector) vuelve a destacar como el rival a batir. Pero para eso estarán Matt Damon (Behind the Candelabra) y Benedict Cumberbatch (Parade’s End); especialmente este último, al que muchos consideran el mejor intérprete televisivo de la actualidad. No sabemos si AHS saldrá victoriosa en mejor actor y actriz secundarios de miniserie. Lo que sí sería casi un insulto es que el premio a mejor actriz principal en este ámbito no fuese para Jessica Lange. Aunque lo dispute con Helen Mirren (Phil Spector) y Sigourney Weaver (Political Animals), si no se lo lleva los Emmy se retratarán como ya acostumbran.

En definitiva, más de lo mismo con novatos esperados en un año bastante flojo para la ficción norteamericana (y británica). Esperemos que el próximo sea mejor.

Mejor serie de Drama 

Homeland
Breaking Bad
House of Cards
Game of Thrones
Mad Men
Downton Abbey

Mejor actor de drama
Hugh Bonneville (Downton Abbey)
Jon Hamm (Mad Men)
Kevin Spacey (House of Cards)
Damien Lewis (Homeland)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Jeff Daniels (The Newsroom)

Mejor actriz de drama
Michelle Dockery (Downton Abbey)
Vera Farmiga (Bates Motel)
Connie Briton (Nashville)
Claire Danes (Homeland)
Elisabeth Moss (Mad Men)
Kerry Washington (Scandal)
Robin Wright (House of Cards)

Mejor actor secundario de drama
Bobby Cannavale (Boardwalk Empire)
Jim Carter (Downton Abbey)
Jonathan Banks (Breaking Bad)
Peter Dinklage (Game of Thrones)
Mandy Patinkin (Homeland)
Aaron Paul (Breaking Bad)

Mejor actriz secundaria de drama
Anna Gunn (Breaking Bad)
Maggie Smith (Downton Abbey)
Emilia Clarke (Game of Thrones)
Christine Baranski (The Good Wife)
Morena Baccarin (Homeland)
Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor comedia
30 Rock
Louie
Modern Family
Veep
The Big Bang Theory
Girls

Mejor actor de comedia
Alec Baldwin (30 Rock)
Jason Bateman (Arrested Development)
Luois CK (Louie)
Matt Leblanc (Episodes)
Jim Parsons (The Big Bang Theory)
Don Cheadle (House of Lies)

Mejor actriz de comedia
Laura Dern (Enlightened)
Lena Dunham (Girls)
Edie Falco (Nurse Jackie)
Tina Fey (30 Rock)
Julia Louis-Dreyfus (Veep)
Amy Poehler (Parks and Recreation)

Mejor actor secundario de comedia
Adam Driver (Girls)
Jesse Tyler Ferguson (Modern Family)
Ed O’Neill (Modern Family)
Ty Burrell (Modern Family)
Tony Hale (Veep)
Bill Hader (Saturday Night Live)

Mejor actriz secundaria de comedia
Mayim Bialik (The Big Bang Theory)
Jane Lynch (Glee)
Sofía Vergara (Modern Family)
Julie Bowen (Modern Family)
Merritt Wever (Nurse Jackie)
Jane Krakowski (30 Rock)
Anna Clumsky (Veep)

Mejor Miniserie o TV Movie
American Horror Story: Asylum
Behind the Candelabra
The Bible
Phil Spector
Top of the Lake
Political Animals

Mejor actor de miniserie o TV Movie
Michael Douglas (Behind the Candelabra)
Matt Damon (Behind the Candelabra)
Toby Jones (The Girl)
Benedict Cumberbatch (Parade’s End)
Al Pacino (Phil Spector)

Mejor actriz de miniserie o TV Movie
Jessica Lange (American Horror Story: Asylum)
Laura Linney (The Big C)
Helen Mirren (Phil Spector)
Elisabeth Moss (Top of the Lake)
Sigourney Weaver (Political Animals)

Mejor actor secundario de miniserie o TV Movie
James Cromwell (American Horror Story: Asylum)
Zachary Quinto (American Horror Story: Asylum)
Scott Bakula (Behind the Candelabra)
John Benjamin Hickey (The Big C)
Peter Mullan (Top of the Lake)

Mejor actriz secundario de miniserie o TV Movie
Sarah Paulson (American Horror Story: Asylum)
Imelda Staunton (The Girl)
Ellen Burstyn (Political Animals)
Charlitte Rampling (Restless)
Alfre Woodard (Steel Magnolias)

 

Así fue la ceremonia en directo

15.06. Hasta aquí el directo. Os invito a leer en un rato el post resumen sobre las nominaciones de este año para los Emmy.

15.04. Los secundarios aspirantes a galardón en drama. Ellas: Anna Gunn, Maggie Smith, Emilia Clarke, Christine Baranski, Morena Baccarin y Christina Hendricks. Ellos: Bobby Cannavale, Jonathan Banks, Aaron Paul, Jim Carter, Peter Dinklage, Mandy Patinkin (Homeland).

15.00. En comedia, nominados a mejor actor: Alec Baldwin, Jason Bateman, Louis CK, Don Cheadle, Matt Leblanc y Jim Parsons. Como mejor actriz en este ámbito, las candidatas son: Laura Dern, Lena Dunham, Eddie Falco, Tina Fey, Amy Poehler y Julia Louis Dreyfus.

14.54. La categoría con más sorpresas ha sido la de mejor actriz de drama. Se ha quedado fuera Julianna Margulies, y han entrado Vera Farmiga y Robin Wright. La lista la completan Connie Britton, Claire Danes, Michelle Dockery, Elisabeth Moss y Kerry Washington.

14.50. Ya ha terminado la ceremonia para anunciar los nominados. Desde ahora, repasamos qué series han logrado la candidatura. En comedia, optarán al premio 30 Rock, The Big Bang Theory, Girls, Louie, Modern Family, Veep.

14.48. Series nominadas a mejor drama: Mad Men, Homeland, House of Cards, Breaking Bad, Game of Thrones y Downton Abbey.

14.46. Como se esperaba, American Horror Story está nominada en la categoría de miniserie.

14.45. Sin sorpresas en la categoría de mejor actor de comedia: entran Alec Baldwin y Louis Ck.

14.44. Esto va como un tiro. Se ha colado Robin Wright en la categoría de mejor actriz, así como Vera Farmiga.

14.43. Actores principales de drama: Hugh Bonneville, Bryan Cranston, Damian Lewis, Jon Hamm, Jeff Daniels y Kevin Spacey.

14.42. Ya salen Paul y Harris. Pareja inédita para dar a conocer los afortunados que optan a la nominación.

14.41. Se hacen de rogar los presentadores. Siguen saliendo los ejecutivos de los Emmy y CBS para dar sus discursos.

14.35. Pero Mara tendrá sustituto: junto a Aaron Paul aparecerá Neil Patrick Harris. A la presentación de la gala suma el anuncio de los nominados.

14.33. Alan Perris está haciendo las presentaciones del equipo de los Emmy de este año. Y parece que se confirma: Kate Mara no anunciará los nominados. Problemas con el avión, ha dicho Perris.

14.31. Parece ser que Kate Mara no estará en la presentación de los nominados. ¿Será una broma?

14.25. En comedia existen muchas series dispuestas a poner fin a la hegemonía de Modern Family. Ficciones como Louie, Girls The Big Bang Theory acechan a la ganadora de estos últimos años.

 14.21. Kerry Washington (Scandal) y Matthew Rhys (The Americans) también están en las quinielas para obtener la nominación como mejor actriz y actor dramático respectivamente. En los secundarios, sorprende la presencia de Mads Mikkelsen (Hannibal), ya que es el auténtico protagonista de la serie en la que participa y quizá debería estar en la categoría principal.

14.18. Entre los candidatos a dar la sorpresa todas las miradas apuntan hacia Tatiana Maslany, por su papel en Orphan Black. También está por ver qué ocurre con Game of Thrones, que podría quedarse fuera en la categoría de mejor serie de drama por toda la competencia que existe.

14.13. Está previsto que el acto donde se comunicarán los nominados empiece entre las 14.15 y las 14.30 hora española. Y lo presentarán dos posibles candidatos a los premios: Kate Mara, por su papel de Zoe Barnes en House of Cards, y Aaron Paul, que se ha hecho dos veces con el galardón en la categoría de Mejor secundario de drama por Breaking Bad.

 

Me gusta este Juego

Admito que suelo ser uno de esos que se leen un libro conocido antes de que se estrene la peli. Sí, soy de esa especie tan odiosa que, creyendo que es su obligación, debe conocer mejor la historia que el resto antes de verla en una pantalla gigante.

Con las series me ha pasado lo contrario: he leído la historia después de ver la adaptación televisiva. Eso hice con Crematorio, la que fue, es y será la mejor ficción española de la historia, ya que leí el libro de Rafael Chirbes tras pasármelo genial con la adaptación que hicieron los hermanos Sánchez-Cabezudo. Y ahí lo dejo, porque si me pongo a hablar de José Sancho y el papel que hizo…

Volviendo al tema, hice igual con Canción de Hielo y Fuego, los libros de Juego de Tronos. Y hace unos tres meses acabé Tormenta de Espadas, el tercer libro de la saga y cuya primera parte hemos visto en la tercera temporada de la serie, que finalizó el domingo pasado en Estados Unidos. Y que, como era previsible, ha superado a las dos anteriores. O a mí, al menos, me gusta este Juego más que ningún otro.

A esto ha contribuido la consolidación como protagonista absoluta de Daenerys (Emilia Clarke), personaje preferido por todos, y a la que todo el mundo llama ‘madre’. Su presencia eclipsa al resto de una manera que no se veía desde que Messi retiró a Ronaldinho. Algo que, aunque ella disfruta porque cada vez le salen más admiradores, hace sufrir a otros.

Porque todos hemos sido en algún momento de nuestra vida Jorah Mormont. El pagafantas del mar Angosto no soporta la idea de quedarse sin la khaleesi, a la que quiere, ama, venera y desea. Pero todo esto no le sirve de nada, y sigue sin comerse una rosca. Y para rematar, van y se lo ponen más difícil (y ahí me quedo, para no spoilear). A Mormont hay que entenderle: yo tampoco querría que la ‘Madre de dragones’ fuese eso, mi madre. La querría como novia y mamá de mis hijos. Y quién no.

Jorah

Uno al que me gustaría ver en pantalla junto a Daenerys, aunque sea prácticamente imposible por el desarrollo de la historia, es a Ramsay Nieve. El papelón de Iwan Rheon es de los que jamás olvidas por todo lo que transmite sólo con sus ojos. Sólo necesita eso para dejarnos claro que es un psicópata, un sádico y un torturador que mete miedo en el cuerpo, ayudándose además de su sonrisa socarrona. Pero de esto sabe mucho más Theon Greyjoy.

El sufrimiento de Sansa, la odisea de Arya, el ‘choca esos cinco’ de Jaime Lannister, la tirante relación entre Lord Tywin y Tyrion, el amor cruel de Jon Nieve e Ygritte, la valentía de Samwell o las veleidades proxenetas de Margaery Tyrell han sido otros de los aspectos que merecen ser destacados de algunos personajes. Es decir, de los que quedan vivos, que a este paso vamos a acabar como el Congreso de los Diputados en los días previos a un puente: sin presencia humana.

Porque sí, en esta temporada, como en el libro, es en la que más personajes emblemáticos caen en desgracia. George RR Martin lo ha avisado siempre: no quiere ser predecible. Y hasta es capaz de generar una tristeza sin igual o una indignación exagerada, como pasó con la Boda Roja en el episodio 9 de esta temporada, y cuyas reacciones nos alegraron el Youtube recientemente. Y sí, repito: hay gente indignada con lo que ha pasado en una serie de ficción adaptada de un libro basado en un mundo de fantasía que recuerda a la Edad Media. Y hasta han escrito o han grabado vídeos sobre lo mal que les ha sentado una matanza ficticia. ¿Qué narices es eso? Anda que no tenemos donde elegir para indignarnos y preocuparnos. Y nos vamos a lo más trivial.

Para el año que viene queda lo mejor, y para los próximos la cosa parece que solo puede mejorar, ya que David Benioff y D.B. Weiss se están esforzando para que así sea. Y ya os aviso, desde mi experiencia privilegiada de haber leído tres de los libros. ¿Lo habéis pasado mal en esta temporada? Pues preparaos para lo que se avecina. El ‘Rosario de la Aurora’ que tanto mencionaba mi abuela cuando pasaba algo malo es una broma comparado con los capítulos de los años venideros.

Todo ello en medio de rumores de precuelas, parones de la serie, posibles reducciones de personajes, que el rodaje de la serie alcance a los libros ya publicados, o mi preferida de la retahíla: los que se empeñan en matar a RR Martin y están convencidos de que no acabará de escribir la historia. Pero, ¿por qué se va a morir? Sí, está obeso, es sedentario y no se priva de nada… Vale, igual hay razones para pensarlo, pero no tiene que ser así. El hombre sólo tiene 64 años, y hay que ser optimistas. Mientras se encuentre bien y acabe los libros, por mí como si le da al cochinillo en el desayuno, la merienda y la cena. Porque alguien que se inventa platos rarísimos para que se los coman sus personajes de fantasía, a dieta no se va a poner. Y menos aún porque se lo digan en el interné.

Un post dedicado a David Yagüe.