Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘BBC’

El fracaso de los Peaky Blinders de Cillian Murphy

Existen determinados asuntos a los que calificamos de éxito solo con leer o escuchar las características que atesoran. Vaticinar un supuesto acierto es un vicio que todos tenemos, aunque en los tiempos que vivimos tengamos más posibilidades que nunca de equivocarnos. Las series, como debe ser, no son una excepción. No es la primera vez que prevemos que una o varias van a triunfar para que luego resulten un fracaso. A mí ya me había pasado en esta temporada con The Blacklist. Y ahora, otra vez.

Peaky4

Las particularidades de mi nueva decepción eran muy prometedoras; confluían una cadena que solo emite maravillas, como la BBC; uno de mis actores preferidos (y creo que de muchos), que no es otro que Cillian Murphy (Origen, Batman Begins Red Lights); y un argumento basado en mi temática de referencia, la mafia y los gánsters (la RAE insta a escribirlo así); y encima, ambientada en el Reino Unido de los años 20. Eso es, a grandes rasgos, Peaky Blinders. Una de esas británicas que apuntaba a maravilla. Hasta que la he visto y me he cerciorado de que no se merece tal calificativo.

Peaky5

La historia sobre una modesta familia de mafiosos a la que teme toda la ciudad que se dedica a las apuestas ilegales y a recolectar dinero por ‘protección’ llama la atención de cualquiera. Si además, le añades una historia paralela, como contar los estragos que han causado en los personajes la I Guerra Mundial, pues le sumas una carga dramática que te permite varias formar de narrar. Una miríada de aparentes virtudes que deberían formar un mecanismo perfecto de entretenimiento y buena ficción. Pero ni por esas.

Peaky6

Para el que le interesa más la historia para decidirse o no, la serie va sobre esta familia de mafiosos que tiene planes para hacerse con el control de las carreras de caballos que controlan otros gánsters. Un robo equivocado lo cambiará todo: sin querer, se hacen con varias cajas que contienen armas muy potentes y cuya desaparición hace saltar las alarmas en el Gobierno británico. Todo por el miedo a que el IRA se haga con ellas.

La matriarca de los Shelby, Polly (Helen McCrory, Harry Potter), le pide al líder, Tommy (Cillian Murphy), que se deshaga de ellas. Algo a lo que él se niega, ya que quiere obtener réditos de este latrocinio involuntario. Será entonces cuando aparezca el inspector Campbell (Sam Neill, Parque Jurásico), un policía que ha tenido éxito en su lucha contra los terroristas en Belfast, y al que un jovencísimo Winston Churchill encargará la misión de recuperar las armas. Aunque para hallarlas tenga que usar métodos poco ortodoxos.

El porqué del fracaso

Peaky Blinders empieza bien. En los dos primeros episodios los Shelby ponen las cartas sobre la mesa, algo que se agradece, y la interpretación de los actores es sublime. No se le puede pedir más. A partir del tercer capítulo es cuando empieza a flojear. Los gánsters son demasiado amables. Su lentitud no es soportable: es excesiva. Las tramas avanzan a duras penas y aparecen otras que, aunque podrían encajar, de primeras te dejan la sensación de haber entrado con calzador. Y así hasta su final de temporada.Peaky1

Escudarse en una argumento atractivo y en contar con gente de la talla de Sam Neill, Helen McRory o Annabelle Wallis (Los Tudor) no vale si tu serie es un peñazo. Es como tener la plantilla del Barça y acabar último. Y es que muchas estrellas juntas no siempre se traducen en un producto fastuoso (algo de lo que sabe mucho Florentino Pérez, por acabar con la referencias futboleras).

Peaky2Peaky Blinders es oficiosamente el fracaso más exitoso de la temporada británica. Su creador, el prolífico Steven Knight, ha logrado crear dos personajes casi perfectos (los de Tommy Shelby y el inspector Campbell), mientras el resto da la talla. Pero se la ha pegado con el ritmo que ha imprimido a las tramas y con éstas en sí. Sencillamente, no atrapa.

La banda sonora es otro aspecto que me ralla la maldita cabeza. Incorporar de fondo canciones de Jack White (ya sea en solitario, The White Stripes o The Raconteurs) y música de un estilo similar me parecería genial en otro tipo de serie. Incluso sería un punto a favor. El problema es cuando lo haces en una serie ambientada en los años 20. A mí me chirría. Llamadme purista, pero creo que no pega. No todo es malo, claro.Peaky3

A favor de Peaky Blinders: que su temporada sea de seis episodios, las ya mencionadas interpretaciones y la idea. En contra tiene lo demás. No engancha, es soporífera y algunas historias no casan con el argumento principal. Le sobran las excesivas tribulaciones de algunos personajes, como el repetitivo trauma de Tommy Shelby con la guerra que le lleva a ser un adicto a las drogas; y le falta más acción, frescura y ritmo; e incluso más “mafia”, es decir, asesinatos, enfrentamientos, extorsión y menos amabilidad por parte de los chicos malos. Porque los gánsters son de todo menos indulgentes.

Si os gustan Cillian Murphy y Sam Neill, deberíais verla. Pero os vais a aburrir.

Comedias para un puente sin horarios: Brooklyn Nine-nine y The Wrong Mans

Tras el desajuste biológico provocado por una noche de Halloween que hizo estragos entre estómagos y horarios habituales, lo que lleva al descontrol absoluto de un día que puedes dar prácticamente por perdido, permanecer en casa es casi una obligación. Y si eres de los valientes que han empalmado la noche del jueves con esta anterior del viernes no te queda otra opción que no salir de la cama o de trasladarte al sofá y no moverte más en todo el día. Wrong1

Y qué mejor para esta jornada post desenfreno que una serie (o más) con las que no tengas que pensar mucho y que, además, puede que te hagan reír. A mí hay dos que  me han funcionado en esas mañanas o tardes en las que no me apetece hacer nada de nada. Se trata de Brooklyn 99, que es la absurda, y The Wrong Mans, más inteligente y compleja.

Empecemos por la segunda, que nos pilla más cerca por ser británica. Esta disparatada comedia de BBC lleva a la televisión una historia basada en todo lo contrario a esa frase que dice “estar en el momento adecuado en el lugar adecuado”. Y es que aquí los dos protagonistas, Sam (Mathew Baynton) y Phil (James Corden), uno que trabaja para un ayuntamiento y otro que es uno de los conserjes del edificio, se encuentran de repente implicados en un asunto turbio en el que están implicados los servicios secretos, la policía o mafias de distinta procedencia.

Wrong2Todo esto les ocurre después de que uno de ellos se encuentre un teléfono tirado en la carretera y responda a una llamada, donde una voz le avisa que debe pagar una cantidad de dinero determinada para evitar la muerte de una mujer que está secuestrada. Y en lugar de apartarse y entregar el móvil a las autoridades, los muy inconscientes optan por hacer caso a las advertencias que no van dirigidas a ellos y ya se meten hasta el cuello en unas tramas donde los asesinatos y las traiciones son constantes.

The Wrong Mans es un no parar de dislates con los que no puedes dejar de reír por la mala suerte que tienen los dos protagonistas a la hora de meterse en líos. Problemas que no buscan y que van enlazando para su desgracia, poniendo siempre en juego su propia integridad. Por ejemplo, cuando rescatan a una persona y esta misma les acuse de asesinato teniendo pruebas que les implican en este. Situaciones desternillantes causadas por el drama de dos individuos naif a los que persigue la mala suerte. Y lo mejor de todo: un argumento novedoso. Hay que verla.

La comedia de Andy Samberg

Brooklyn Nine-nine, emitida por Fox, va sobre una estación de policía de Nueva York (como el nombre indica) en la que abundan los agentes peculiares. La historia es la típica: lidian con casos de asesinatos, robos o secuestros, como en todos los distritos de la ciudad. La cuestión es que los policías hacen competiciones para ver quién detiene más o se pisotean los unos a otros para resolver casos. También están los que tienen miedo a las armas o llevan años sin resolver casos por pura pereza. “La ley, pero sin orden”, como dice uno de sus lemas. Brook2

La serie está protagonizada por Andy Samberg, muy conocido en Estados Unidos e Internet por ser uno de los habituales de Saturday Night Live e intérprete de temas tan virales e hilarantes como I just had sex o Jizz in my pants con The Lonely Island, banda surgida del mismo programa. El resto del elenco lo conforman actores de la pequeña pantalla bastante conocidos, como Andre Braugher, Stephanie Beatriz, Terry Crews o Melissa Fumero.

Brook1Brooklyn Nine-nine es muy tonta. No gusta a muchos porque su humor es típico, aunque resultón. Tampoco abusa de los chistes sexuales o negros, sino que vive de las situaciones y los reproches que se dan entre sus personajes. Pero a mí me gusta. Simplemente porque me hace reír y es entretenida a la vez que frívola.

Que la protagonice Samberg tiene una ventaja y un inconveniente. La primera es el tirón que tiene este actor para atraer a un gran sector del público. La segunda es que no son pocos los que no le soportan y no le pueden ni ver porque no sabe hacer otra cosa que el payaso. Aquí repite ese papel de ir de gracioso, triunfador y líder. Y le sienta perfectamente. A mí al menos me parece gracioso, al contrario de lo que me pasa con Stephen Merchant, a colación de la otra vez que hablé sobre comedias. Es absurda, pero al menos va de cara y no intenta ir de profunda.

De Niro por Gandolfini en Criminal Justice: no, gracias

La muerte de James Gandolfini tuvo consecuencias inesperadas para el mundo televisivo. Tanto que iba a producir una miniserie en su cadena fetiche, la HBO, en la que también iba a tener un rol importante. La ínclita es Criminal Justice, adaptación de una ficción original emitida por la BBC en 2008 sobre un chaval que acaba en casa de una chica desconocida con la que se acuesta y se droga.

GandolfiniA la mañana siguiente, se despierta y se la encuentra muerta a puñaladas. Él no sabe qué narices ha ocurrido, ya que la resaca y el mono no le permiten recordar nada de lo que pasó horas antes. La situación le vale una acusación por asesinato, de la que le defenderá un abogado penalista que iba a estar encarnado por Gandolfini durante los siete episodios que está previsto que abarque la historia. Ese letrado será ahora Robert de Niro, que como ya ha confirmado la propia cadena se incorpora al rodaje para hacer el papel destinado al Soprano.

Todo esto ocurre en el marco del Upper West Side neoyorquino, espacio de fastuosidad y muy propicio para cualquier historia criminal que se precie. Y ya si cuenta con la marca HBO resulta apetecible de forma indefectible. Pero si se te cae el que tiraría del carro tienes un problema muy serio. Reemplazarle por alguien de un peso similar no iba a ser fácil. En este caso no valía un casting, ya que lo que necesitas es una bestia interpretativa. Con cualquier decisión, aunque seas la mismísima Home Box Office, te van a caer por todas partes porque el que ha fallecido es insuperable.

Y entonces eliges a Robert de Niro. Un histórico. Antiguo Corleone. Ganador del Oscar. Responsable de papeles antológicos. Pero que es pasado. Siendo pragmáticos, estás cambiando a un italo-americano por otro. El fallo es que pasas de un actor excelso a otro que ha llevado su carrera por unos derroteros nada favorables para él mismo. Caviar por sucedáneo. Que no, vamos.

Robert1

De Niro ya no es el de El Padrino, Toro Salvaje o Taxi Driver. Es el que se presta a hacer el ridículo en filmes como Grudge Match, un escarnio en el que comparte pantalla con Sylvester Stallone. Aquí ambos son boxeadores retirados que 30 años atrás se enfrentaron en un combate. Y que ahora, tras volver a encontrarse, deciden repetir su famosa pelea de hace tres décadas. Tampoco es el que años atrás nos encantó a todos en Casino o Goodfellas y ahora ha pasado a filmes (buenísimos) como El lado bueno de las cosas, donde no me encajaba en absoluto y por la que le acabaron nominando al Oscar. Supongo que por pleitesía, ya que hasta Bradley Cooper se lo come.

Robert

Lo que le ocurre a De Niro es igual a lo que le pasa a Al Pacino, que tampoco ha estado muy acertado en los papeles que ha elegido en los últimos años. O al menos el último bueno que le recuerdo es en The Insider. Si no me creéis es que no habéis visto vergüenzas como 88 minutos. En algunos momentos he pensado en que todo responde a una especie de síndrome Corleone, ya que los dos protagonizaron las cintas de Francis Ford Coppola; pero me niego a llamarlo así por respeto a Marlon Brando.

Sé que es muy osado atreverse a poner a caer de un burro a alguien que fue un genio. Pero ahí está la cuestión: ya no lo es. Si estuviésemos hablando de una miniserie que iba a protagonizar él desde el principio, pues muy bien. A lo mejor estábamos ante un resurgir, por otra parte inesperado.

No me creo que Robert de Niro vaya a hacer un papelón inaudito. La decepción que han supuesto en estos años tanto él como Pacino por su penoso criterio llevan a no confiar más en que puedan recordar a los de años atrás. Y menos aún por Gandolfini, que hizo pocas cosas tras Los Soprano, pero supo elegirlas.

Amar a James Gandolfini es una necesidad si te gustan las series. Y desconfiar de Robert de Niro también lo es si te consideras exigente y con algo de criterio. Menos mal que para viejos que envejecen bien en el cine tenemos a Jack Nicholson y Clint Eastwood.

Nueva temporada

Septiembre es el inicio de todo. Estudios, el trabajo normal del día a día, y por supuesto, la génesis de la temporada 2013/2014 de series de televisión. Un ejercicio seriéfilo en el que no volveremos a ver jamás a Dexter Morgan (Dexter, muy pronto) y a Walter White (Breaking Bad, el 29 de septiembre). Es decir, este verano está marcado por despedidas muy destacadas, como son las de dos de las mejores series de estos últimos años. Aunque una haya envejecido mejor que la otra, que ha pasado la etapa del deceso hasta llegar a ser un zombi. También se ha marchado Luther. Para siempre (aunque se habla de posible película). Aquí tendrá la despedida que se merece, a pesar de que la marcha de Idris Elba para dedicarse de lleno al cine fuese inexorable.

Luther2Antes de pasar a lo que vendrá a partir de este mes me gustaría hacer un recorrido por lo que hemos podido ver durante julio y agosto, además de por lo que yo he mismo he rescatado para ponerme al día. Está claro que la estrella ha sido Orange is the New Black, por su frescura en forma de gran guión y su humor negro. Todo el que la ha visto está deseando que llegue la próxima temporada y se ha alegrado las vacaciones gracias a estas reclusas histriónicas e hilarantes.

El otro soplo de aire fresco, dentro de lo escaso que nos han ofrecido las cadenas, ha sido Ray Donovan. El ‘nuevo chico malo’ de Showtime no ha alcanzado unas cotas de calidad espectaculares, pero es fácil augurarle un futuro de éxitos y capítulos inolvidables. Seguirá solucionando todo lo que le encarguen durante algunos años más. Seguro.

Y de lo que ya conocíamos, al menos para mí, lo único que ha pasado del aprobado es la sexta temporada de True Blood. Quizá algunos penséis que estoy loco, pero me lo he pasado como un niño gracias a los vampiros de Bon Temps. Y quiero ver el primero de la séptima YA. Los que hayáis visto la finale de esta entrega sabréis a qué me refiero.

Verano de capítulos

Como decía antes, he aprovechado este tiempo para ponerme al día con unas cuantas ficciones que tenía pendientes. Todas tendrán su reseña en las próximas fechas. Una de estas ha sido Arrow, emitida por Antena 3 este verano. El justiciero ricachón y su particular concepto de la justicia forman un cóctel de entretenimiento muy recomendable. 65646_568776363143230_552143621_n

También he caído en las manos de seda de Gillian Anderson en The Fall. ¿O acaso existe un ser más maravilloso en la Tierra que la actriz británica? Yo creo que no. Y eso a pesar de que está en un rol que ya conocemos: el de detective, como en Expediente X. Aquí Anderson debe perseguir a un asesino al que todos conocemos desde el capítulo uno, así como a su familia y a sus víctimas. Todo en un ambiente tétrico y pausado, además de interesante.

Siguiendo con lo británico, lo más original y estrambótico que he disfrutado ha sido Utopia. El cómic con secretos que harían temblar al mundo y los frikis que acaban siendo sus guardianes por error frente a una organización de asesinos van camino de convertirse en serie de culto. Otra imprescindible sin duda alguna.

BansheePero lo mejor que he podido hacer ha sido recuperar Banshee. En resumen: un ladrón que sale de la cárcel y que está sentenciado a muerte por un gangster al que robó que por una serie de catastróficas desdichas acaba siendo sheriff de un pequeño pueblo estadounidense. Todo aderezado con acción, violencia y sexo a raudales.

Aunque esta última es la cara del tiempo que he empleado en ver capítulos, también hay una cruz: el adiós de Skins. Los seis capítulos con los que ha finalizado la mejor serie de adolescentes de la historia no han estado a la altura de su pasado. Una auténtica pena, dado el potencial de Bryan Elsley y Jamie Brittain. Pero de donde no se puede sacar…

Las nuevas seriesAgents

Dejando el pasado de lado, la pregunta con respecto al futuro es clara: ¿Qué vamos a ver próximamente? Jamás recomendaré series que no haya visto previamente, por lo que solo puedo ceñirme a relataros algunas de las ficciones que mejor campaña publicitaria, oficial o no, están teniendo. Así, podríamos hablar de Masters of Sex, Agents of Shield (spin-off de Los Vengadores), Dracula (con Jonathan Rhys Meyers), Believe (Alfonso Cuarón y JJ Abrams), Sleepy Hollow (adaptación futurista de la peli que ya lo fue de un libro), The Michael J. Fox Show, Penny Dreadful (Juan Antonio Bayona mediante), The Black List, The Tomorrow People (el nuevo Arrow)… Y aún faltan las británicas además de muchas otras estadounidenses. Y ya lo digo: esta selección que he hecho no tiene intención alguna. Solo son los nombres de los que más se habla.

BehindTampoco hay que olvidar a las series españolas. A las que parecen interesantes de antemano, como Galerías Velvet, se suman otras que dan escalofríos solo de verlas anunciadas. Sí, me refiero a Vivo cantando. Pero habrá que verla para poder opinar, aun con suspicacias.

No hay que olvidar que el comienzo de temporada es sinónimo de Emmy. Y los de este año van a estar muy interesantes. Hasta que llegue el 15 de septiembre y la gala correspondiente, os presentaré a los candidatos de cada una de las categorías más destacadas. Por supuesto, podéis decir quiénes son vuestros favoritos, tanto en los comentarios como en las encuestas / listas que pondré a vuestra disposición próximamente. ¿Confirmará Homeland su hegemonía? ¿Habrá premio de despedida para Bryan Cranston? ¿Podrá alguien con Claire Danes? ¿Behind the Candeblabra tiene rival en las miniseries? ¿Y Modern Family en las comedias? Todo eso lo sabremos en pocos días. Aún así, hagamos nuestras cábalas.

Como siempre, estoy a vuestra disposición en el email. Bienvenidos de nuevo.

House of Cards rompe el guión establecido de los Emmy

Pocas sorpresas y varias novedades en las nominaciones a los Emmy 2013. Así podríamos resumir la ceremonia de este jueves que ha servido para dar a conocer a aquellas series, actores y profesionales de la televisión que optarán a los premios de la pequeña pantalla más importantes del mundo. A pesar de lo anterior, sí hay una serie que ha entrado con fuerza en el selecto grupo que suele acaparar las nominaciones: House of Cards.

ZoeBarnes

La ficción de Netflix optará a mejor serie de Drama, mejor actor con Kevin Spacey y mejor actriz con Robin Wright. Lo ‘malo’ es que todo lo que hemos conocido ya se esperaba. Es cierto que varias series que tienen menos de un año de vida o que nunca habían estado nominadas estarán este año en la gala que presentará Neil Patrick Harris el 22 de septiembre. Pero eso era algo que ya se intuía, por lo que no se pueden definir a los aspirantes a galardón como “sorprendentes” en esta edición. Pero vayamos por partes.

Siguiendo con el asunto de House of Cards, adivinar las nominadas a mejor drama no entrañaba mucha dificultad. Lo complicado era acertar en cuál se iba a quedar fuera. Finalmente, los platos rotos los ha pagado Boardwalk Empire. A pesar de que es imprescindible, el idealismo de The Newsroom, que era la otra que contaba con papeletas para no optar al premio, ha podido con ella. En cuanto a Game of Thrones, está claro que ha logrado entrar en la lista por el capítulo 9 de su tercera temporada; ese que traumatizó a todo aquel que no había leído el libro previamente. La otra novedad ha sido la inclusión de Downton Abbey, lo que se puede entender como un acto de justicia con algo tan maravilloso. Pero la batalla de esta categoría estará una vez más entre Homeland Mad Men. Y el año pasado ya venció la primera. Lo que más molesta de esta categoría es la enésima ausencia de Sons of AnarchySi la serie de moteros no es la mejor que hay en la actualidad junto a Homeland para los que eligen los nominados es que viven en otro mundo completamente aparte. Pero sin injusticias no existirían estos premios. Vera

En cuanto a las actrices, otra sorpresa además de Robin Wright: la de Vera Farmiga por Bates Motel. Que una intérprete que ya fue nominada al Oscar se quedase fuera de los Emmy hubiese sido curioso. Pero también se ha sido justo con ella, porque su gran papel en esta serie debía lograr algo más que estar enntre los preaspirantes. La que no ha podido continuar sus años de éxito pasados ha sido Julianna Margulies, que tras ganar varios años se queda fuera por primera vez. ¿Quién ganará aquí? Parece poco probable que Michelle Dockery, Kerry Washington, Elisabeth Moss y las anteriores derroten a Claire Danes. O eso debería ser lo normal. En cuanto a las secundarias, esa estatuilla tiene nombre: Maggie Smith. Aunque a mí personalmente me gustaría mucho que se la diesen a Christina Hendricks.
GypEn lo referente a las comedias lo más emocionante de este año será conocer la existencia de la serie que logre desbancar a Modern FamilyNo parece posible que Veep, que es la más novedosa, logre semejante éxito. Pero convertirse en la mejor serie de humor si está al alcance de The Big Bang TheoryLouie. La estimulante Girls sigue aporreando la puerta de la victoria, pero salvo sorpresa mayúscula deberá esperar otro año más. En cuanto a 30 Rock, parece que se la ha incluido como homenaje a su adiós esta temporada; pero sería bastante vergonzoso que se llevase el premio por esta razón. Los actores dramáticos principales parecían estar cantados, pero a última hora se ha colado Hugh Bonneville. El protagonista de Downton Abbey ha sido el probable responsable de dejar fuera a Steve Buscemi, que ha corrido la misma suerte que su serie. En esta categoría existe la incógnita de si se premiará al que se va (Bryan Cranston), al favorito (Damian Lewis) o al que su trabajo en este último año merece algo más que una mención (Jon Hamm). Por otro lado, los secundarios son de un alto nivel una vez más. Está claro que el gran favorito es Aaron Paul, con el permiso de Mandy Patikin y Peter Dinklage. Pero si hay un personaje que ha logrado calar en el espectador y que a mi parecer debería ganar es el Gyp Rosetti de Bobby Cannavale. Lo injusto aquí es la ausencia de Mads Mikkelsen, el Hannibal televisivo. Pero cuando le relegaron a los secundarios estaba cantado que se lo cargaban de cualquier nominación.

En los actores la mayor sorpresa está en los secundarios debido a la ausencia Eric Stonestreet. Sí están sus otros tres compañeros de la serie, y el favorito de ellos para el galardón será Ed O’Neill. Aunque hay que estar muy atentos a Adam Driver por su rol en Girls. En cuanto a los principales, Jim Parsons va a la cabeza de las quinielas seguido de cerca por Louis CK.

Lena

¿Quién ganará en mejor actriz cómica protagonista? Todas las miradas apuntan a Lena Dunham, a pesar de la dura competencia que tiene con auténticas bestias como Edie Falco o Tina Fey. Aún así, tampoco hay que desmerecer a Julia Louis Dreyfus y Amy Poehler, que están estupendas en sus respectivas ficciones. De Laura Dern prefiero no decir nada, ya que Enlightened me parece un tostón. Pasando a las secundarias, si ganase Julie Dowen de nuevo no sería extraño. Pero deberá andarse con ojo con Mayim Bialik, que podría ser una de las sorpresas de estos Emmy.

Jessica

Sobre las miniseries nominadas lo primero que hay que decir es que debéis verlas todas. Las seis son magníficas. Aunque una de ellas no lo sea como tal, a pesar de que se empeñen en encuadrarla en esta categoría. Es el caso de American Horror Story, que con su temporada de Asylum ha vuelto a pegar en el sofa a todo aquel que se pusiese a verla. ¿Ganará? Probablemente. El problema es que tiene enfrente a otras cinco genialidades, e igual se premia a La Biblia por su gran adaptación.

La serie de terror de Ryan Murphy también posee actores aspirantes en todas las categorías de miniseries salvo en la de mejor actor. En ésta, Al Pacino (Phil Spector) vuelve a destacar como el rival a batir. Pero para eso estarán Matt Damon (Behind the Candelabra) y Benedict Cumberbatch (Parade’s End); especialmente este último, al que muchos consideran el mejor intérprete televisivo de la actualidad. No sabemos si AHS saldrá victoriosa en mejor actor y actriz secundarios de miniserie. Lo que sí sería casi un insulto es que el premio a mejor actriz principal en este ámbito no fuese para Jessica Lange. Aunque lo dispute con Helen Mirren (Phil Spector) y Sigourney Weaver (Political Animals), si no se lo lleva los Emmy se retratarán como ya acostumbran.

En definitiva, más de lo mismo con novatos esperados en un año bastante flojo para la ficción norteamericana (y británica). Esperemos que el próximo sea mejor.

Mejor serie de Drama 

Homeland
Breaking Bad
House of Cards
Game of Thrones
Mad Men
Downton Abbey

Mejor actor de drama
Hugh Bonneville (Downton Abbey)
Jon Hamm (Mad Men)
Kevin Spacey (House of Cards)
Damien Lewis (Homeland)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Jeff Daniels (The Newsroom)

Mejor actriz de drama
Michelle Dockery (Downton Abbey)
Vera Farmiga (Bates Motel)
Connie Briton (Nashville)
Claire Danes (Homeland)
Elisabeth Moss (Mad Men)
Kerry Washington (Scandal)
Robin Wright (House of Cards)

Mejor actor secundario de drama
Bobby Cannavale (Boardwalk Empire)
Jim Carter (Downton Abbey)
Jonathan Banks (Breaking Bad)
Peter Dinklage (Game of Thrones)
Mandy Patinkin (Homeland)
Aaron Paul (Breaking Bad)

Mejor actriz secundaria de drama
Anna Gunn (Breaking Bad)
Maggie Smith (Downton Abbey)
Emilia Clarke (Game of Thrones)
Christine Baranski (The Good Wife)
Morena Baccarin (Homeland)
Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor comedia
30 Rock
Louie
Modern Family
Veep
The Big Bang Theory
Girls

Mejor actor de comedia
Alec Baldwin (30 Rock)
Jason Bateman (Arrested Development)
Luois CK (Louie)
Matt Leblanc (Episodes)
Jim Parsons (The Big Bang Theory)
Don Cheadle (House of Lies)

Mejor actriz de comedia
Laura Dern (Enlightened)
Lena Dunham (Girls)
Edie Falco (Nurse Jackie)
Tina Fey (30 Rock)
Julia Louis-Dreyfus (Veep)
Amy Poehler (Parks and Recreation)

Mejor actor secundario de comedia
Adam Driver (Girls)
Jesse Tyler Ferguson (Modern Family)
Ed O’Neill (Modern Family)
Ty Burrell (Modern Family)
Tony Hale (Veep)
Bill Hader (Saturday Night Live)

Mejor actriz secundaria de comedia
Mayim Bialik (The Big Bang Theory)
Jane Lynch (Glee)
Sofía Vergara (Modern Family)
Julie Bowen (Modern Family)
Merritt Wever (Nurse Jackie)
Jane Krakowski (30 Rock)
Anna Clumsky (Veep)

Mejor Miniserie o TV Movie
American Horror Story: Asylum
Behind the Candelabra
The Bible
Phil Spector
Top of the Lake
Political Animals

Mejor actor de miniserie o TV Movie
Michael Douglas (Behind the Candelabra)
Matt Damon (Behind the Candelabra)
Toby Jones (The Girl)
Benedict Cumberbatch (Parade’s End)
Al Pacino (Phil Spector)

Mejor actriz de miniserie o TV Movie
Jessica Lange (American Horror Story: Asylum)
Laura Linney (The Big C)
Helen Mirren (Phil Spector)
Elisabeth Moss (Top of the Lake)
Sigourney Weaver (Political Animals)

Mejor actor secundario de miniserie o TV Movie
James Cromwell (American Horror Story: Asylum)
Zachary Quinto (American Horror Story: Asylum)
Scott Bakula (Behind the Candelabra)
John Benjamin Hickey (The Big C)
Peter Mullan (Top of the Lake)

Mejor actriz secundario de miniserie o TV Movie
Sarah Paulson (American Horror Story: Asylum)
Imelda Staunton (The Girl)
Ellen Burstyn (Political Animals)
Charlitte Rampling (Restless)
Alfre Woodard (Steel Magnolias)

 

Así fue la ceremonia en directo

15.06. Hasta aquí el directo. Os invito a leer en un rato el post resumen sobre las nominaciones de este año para los Emmy.

15.04. Los secundarios aspirantes a galardón en drama. Ellas: Anna Gunn, Maggie Smith, Emilia Clarke, Christine Baranski, Morena Baccarin y Christina Hendricks. Ellos: Bobby Cannavale, Jonathan Banks, Aaron Paul, Jim Carter, Peter Dinklage, Mandy Patinkin (Homeland).

15.00. En comedia, nominados a mejor actor: Alec Baldwin, Jason Bateman, Louis CK, Don Cheadle, Matt Leblanc y Jim Parsons. Como mejor actriz en este ámbito, las candidatas son: Laura Dern, Lena Dunham, Eddie Falco, Tina Fey, Amy Poehler y Julia Louis Dreyfus.

14.54. La categoría con más sorpresas ha sido la de mejor actriz de drama. Se ha quedado fuera Julianna Margulies, y han entrado Vera Farmiga y Robin Wright. La lista la completan Connie Britton, Claire Danes, Michelle Dockery, Elisabeth Moss y Kerry Washington.

14.50. Ya ha terminado la ceremonia para anunciar los nominados. Desde ahora, repasamos qué series han logrado la candidatura. En comedia, optarán al premio 30 Rock, The Big Bang Theory, Girls, Louie, Modern Family, Veep.

14.48. Series nominadas a mejor drama: Mad Men, Homeland, House of Cards, Breaking Bad, Game of Thrones y Downton Abbey.

14.46. Como se esperaba, American Horror Story está nominada en la categoría de miniserie.

14.45. Sin sorpresas en la categoría de mejor actor de comedia: entran Alec Baldwin y Louis Ck.

14.44. Esto va como un tiro. Se ha colado Robin Wright en la categoría de mejor actriz, así como Vera Farmiga.

14.43. Actores principales de drama: Hugh Bonneville, Bryan Cranston, Damian Lewis, Jon Hamm, Jeff Daniels y Kevin Spacey.

14.42. Ya salen Paul y Harris. Pareja inédita para dar a conocer los afortunados que optan a la nominación.

14.41. Se hacen de rogar los presentadores. Siguen saliendo los ejecutivos de los Emmy y CBS para dar sus discursos.

14.35. Pero Mara tendrá sustituto: junto a Aaron Paul aparecerá Neil Patrick Harris. A la presentación de la gala suma el anuncio de los nominados.

14.33. Alan Perris está haciendo las presentaciones del equipo de los Emmy de este año. Y parece que se confirma: Kate Mara no anunciará los nominados. Problemas con el avión, ha dicho Perris.

14.31. Parece ser que Kate Mara no estará en la presentación de los nominados. ¿Será una broma?

14.25. En comedia existen muchas series dispuestas a poner fin a la hegemonía de Modern Family. Ficciones como Louie, Girls The Big Bang Theory acechan a la ganadora de estos últimos años.

 14.21. Kerry Washington (Scandal) y Matthew Rhys (The Americans) también están en las quinielas para obtener la nominación como mejor actriz y actor dramático respectivamente. En los secundarios, sorprende la presencia de Mads Mikkelsen (Hannibal), ya que es el auténtico protagonista de la serie en la que participa y quizá debería estar en la categoría principal.

14.18. Entre los candidatos a dar la sorpresa todas las miradas apuntan hacia Tatiana Maslany, por su papel en Orphan Black. También está por ver qué ocurre con Game of Thrones, que podría quedarse fuera en la categoría de mejor serie de drama por toda la competencia que existe.

14.13. Está previsto que el acto donde se comunicarán los nominados empiece entre las 14.15 y las 14.30 hora española. Y lo presentarán dos posibles candidatos a los premios: Kate Mara, por su papel de Zoe Barnes en House of Cards, y Aaron Paul, que se ha hecho dos veces con el galardón en la categoría de Mejor secundario de drama por Breaking Bad.

 

Un verano con Luther

Que haya menos series en antena durante el verano es una bendición para aquellos que queremos (debemos) seguir tantas. Esto te permite aprovechar para ver aquellas que tienes pendientes, ponerte al día con los capítulos que te faltan de otros, o simplemente dedicarte a las habituales de estos meses más ligeros en cuanto a variedad. Porque hay cadenas que prefieren reservar para la estación vacacional algunas joyas ineludibles. Y una de esas es LutherQue no es ni mucho menos la típica ficción sobre polis que resuelven casos.

Luther1He de admitir que quizá hable desde el enamoramiento, debido a que considero a Idris Elba el dios actual de la interpretación. No existe un actor televisivo en la actualidad que le llegue a la suela de los zapatos a este pedazo de negro que es bueno en todo lo que se proponga. Cuando quiere ser un cerdo sin escrúpulos, lo es. Si le corresponde hacer de un narcotraficante ambicioso, como hizo en The Wire, crea un personaje inolvidable. Y si como en este caso lo que toca es un policía atribulado con unos métodos expeditivos para resolver casos, lo clava.

Para los que no sepáis de qué estoy hablando, Luther es eso: un policía leguleyo muy peculiar que es tan bruto como inteligente. Por el que todos se preocupan, ya que es complicado prever qué se trae entre manos y cuál va a ser su siguiente locura. Pero sobre todo, un tipo avispado que gracias al buen guión y al talento de Elba no se destapa en ningún momento como el típico detective listillo que desentraña los casos de una forma creíble y sin advenimientos. Vamos, que no resuelve los crímenes con supuestas señales en farolas o semáforos como hace Dan Brown.

En esta serie de la BBC, que acaba de estrenar su tercera temporada, John Luther y sus compañeros se enfrentan a casos que podríamos definir como creepys siendo generosos. La grima que dan los malos es insólita, y a veces hasta tienes que retirar la vista del asco que puedes llegar a sentir. Pero es que encima son escurridizos y parecen casi imposibles de atrapar. Esto es lo mejor que tiene esta auténtica obligación televisiva: unas tramas originales, en las que hay artificios, y que siempre te hacen reflexionar sobre por qué se cometen cierto tipo de crímenes.

Luther2Porque las historias, como el protagonista, incluyen una enseñanza útil. Aportan algo que no te deja indiferente. No existe esa trascendencia que me he hartado de repetir que no soporto, ni siquiera una carga moral. Y lo que es más importante: Luther entretiene. La ves con alegría y la disfrutas. Es de las que te da sensación de mono cada vez que se acaban sus cortas temporadas veraniegas. Por eso es imprescindible.

Gran parte de culpa de los elogios anteriores la tiene Idris Elba (que suena mucho para ser el nuevo James Bond). Este hombre te engatusa quieras o no. Logra que empaticemos con su policía contundente e iconoclasta sin esforzarse mucho. Es lo que tiene ser el mejor (aunque imagino que sobre esta aserción habrá debate). Porque este rol que desempeña no es el del típico agente de la ley que ve una prueba donde antes no había nada. Este cae bien y no rechina la forma en la que alcanza sus objetivos.

Si buscáis series para el verano, Luther os enganchará desde el minuto 1. Y si os gustan las historias nada convencionales, más aún.