Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘subida IVA’

Con la subida del IVA el cine ya es oficialmente un producto de lujo

El IVA del cine se incrementa trece puntos (del 8 al 21 %). Oír esto me trae a la memoria una de las frasecillas más recurrente de mi abuela (cuando mi abuela tenía memoria y echaba mano de sus dichos y refranes): “Entre todos la mataron y ella sola se murió”.


Después de despreciar olímpicamente al cine y a sus creadores-unos rojos todos, unos deslenguados que les abochornan en las fiestas- el Gobierno de Rajoy deja caer la guillotina para decapitar sin miramientos un sector que agoniza.

Que necesitaba inyección de capital para poner en marcha nuevos proyectos: pues se corta el grifo y se deja que pasen a mejor vida esas películas inútiles que nadie quiere ver. (Ya tenemos cine yanqui, deben de estar pensando, que es más luminoso y optimista).

Que el cine sufría los efectos de la piratería (motivada entre otras razones, no lo olvidemos, por el precio injustificadamente alto de las entradas): pues hacemos la cabriola del más difícil todavía y lo encarecemos un poquito más. Quien quiera caprichos, que se los pague, y el que no pueda pagárselos: QUE-SE-JODA (que es una frase muy de moda).

Que prometí a los exhibidores y distribuidores que no se lo iba a poner más difícil: pues ‘donde dije digo digo diego’, que lo de tener palabra es algo obsoleto, propio de bonachones bobalicones. Hay que madurar, ¡leñe!

Los exhibidores pronostican que si el incremento del IVA se traslada al precio de las entradas, el 70% de las salas podrían cerrar. El panorama es tremendo.

Muchos dirán que era inevitable, que los recortes tocan todos los sectores, algunos tan sensibles como la educación o la sanidad; pero yo me pregunto, ¿era necesario esto?

No entro a juzgar la política económica y fiscal del Gobierno, no es asunto de este blog, pero sí opino sobre lo concerniente al cine y en este aspecto solo se me ocurre que la decisión adoptada por el Consejo de Ministros responde a algo tan sencillo como la falta de interés. A Rajoy y a su gente no les gusta el cine y no lo valoran. Tampoco entienden que sea una forma de expresión cultural ni creen que un país que produce películas es un país vivo, que crece mientras crea, que refleja en una pantalla las inquietudes de su gente y sus fantasías, que exorciza sus demonios en imágenes. ¿A quién demonios le importa todo esto? ¿Ayuda acaso a bajar la prima?

Con esta decisión dan alas a los piratas, una lástima, justo ahora que iniciativas valientes como las de Paco León nos habían enseñado que había otras formas de rentabilizar el cine, con mucha gente dispuesta a apoyarlas.