Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘paul newman’

En 2008 me aburrí, me divertí, sentí vergüenza ajena, algo de envidia…

Esto se acaba. 2008 no da para más. Cinematográficamente hablando ha sido un año algo mediocre. Cerramos la temporada con la sensación de no haber visto ni un solo peliculón, en todo caso alguna que otra buena película. Además del resumen del año que ya ofreció 20minutos hace unos días, yo me quedo con estos otros hechos destacados.

Para mí 2008 será, sobre todo, el año en que despedí a algunos de mis ídolos cinematográficos: Paul Newman, Rafael Azcona, Sidney Pollack y Robert Mulligan.

También fue el año en el que confirmé mi sospecha de que los españoles, a veces, somos más de pueblo que las margaritas (y vaya por delante mi respeto hacia la gente que tiene la suerte de vivir en un pueblo). ¿Que por qué digo esto? Porque perdimos la cabeza con el rodaje de Woody Allen en Barcelona y Oviedo (iniciado en julio de 2007) y ya se nos fue totalmente el sentido de la mesura con el estreno de ‘Vicky Cristina Barcelona’, en septiembre de este año. Durante semanas no había ninguna otra noticia de cine que mereciera aparecer en portada. Todo era Woody, su ‘spanish comedy’, la relación entre Bardem y Pe, etc, etc. Y eso que se trata de una de las comedias menos inspiradas de su autor, en la que Oviedo aparece mucho mejor retratada que Barcelona (a pesar de lo que se decía por ahí), y en la que Allen tira de tópicos para reflejar la sociedad española. Eso sí, gracias a ella Bardem y Pe aspiran a ‘muchisísimos’ premios internacionales.

También dimos muestras de desequilibrios nerviosos al hablar del Oscar a Bardem (que hubiera seguido siendo un actor excepcional sin el dichoso galardón).

2008 además fue el año en el que volvimos a reencontrarnos con Indiana Jones, nos estremecimos con el Joker de ‘El caballero oscuro’ y nos rendimos ante el ingenio de Sidney Lumet en ‘Antes que el diablo sepa que has muerto’; aunque quien realmente nos robó el corazón fue Wall-E, un robot de limpieza que amenaza con convertirse en el mejor personaje del año.

Álex de la Iglesia y Miguel Bardem fueron los directores de las películas españolas más taquilleras del año gracias a’ Los crímenes de Oxford’ y ‘Mortadelo y Filemón. Misión salvar la Tierra’, respectivamente, aunque también habrían podido figurar en dicha categoría Steven Soderbergh, Woody Allen o Fréderic Forestier y Thomas Langmann por ‘Vicky Cristina Barcelona’, ‘Che. El argentino’ y ‘Astérix en los Juegos Olímpicos’. Películas todas ellas consideradas españolas por su producción. (Si no me creéis podéis echar un vistazo a lo que dice el Ministerio de Cultura).

Y para terminar y para que no os aburráis y dejéis de leer, 2008 fue el año en el que nos morimos de envidia (yo al menos) al ver que una comedia francesa: ‘Bienvenido al norte’, de Dany Boon, conseguía vender más de 20 millones de entradas en Francia. Es decir que uno de cada tres franceses (¡Uno de cada tres!¡Uno de cada tres!) ) la ha visto. A eso se le llama ser profeta en su tierra, algo que cada vez parece más lejos de conseguir ninguna película española. (‘Bienvenido al norte’-foto superior-se estrena en España el 16 de enero).

Un abrazo a todos y Feliz 2009. Que veáis mucho y buen cine.

Charlton Heston supera a Newman con un matrimonio de 63 años

Mi actor preferido, Paul Newman, celebra mañana sus Bodas de Oro con Joanne Woodward. Es toda una proeza, lo es para la gente corriente, pero debe de ser algo así como una extravagancia, por lo inusual, para la gente de Hollywood. Desde que lo vi por primera vez en una película (¿Sería en ‘Éxodo‘?) , sabía que Newman no era como los demás. Nadie con esos ojos puede ser como los demás. Intento hacer memoria de matrimonios duraderos en la Meca del Cine para valorar aun más lo que han conseguido estos dos grandes actores que tanta complicidad tienen y, aunque matrimonios duraderos hay bastantes, ganan por goleada los compromisos fugaces, casi de chiste (dejo a un lado lo de Eddie Murphy, que debería hacérselo mirar). El duro de Robert Mitchum estuvo casado durante 57 años con una aspirante a actriz, Dorothy Mitchum, paciente, inteligente y buena conocedora de las debilidades de su marido, que toleró como pudo porque al final Mitchum siempre volvía a casa. La vida con Mitchum debía de ser bastante entretenida. En su caso la muerte del actor los separó, el 1 de julio de 1997. Tampoco le ha ido mal a Kirk Douglas, quien tras separse de su primera mujer (como hizo Newman) encontró en la segunda, Anne Buydens, su pareja más estable. Ya llevan juntos 53 años. El suyo también apunta a ser un caso que solo la muerte separará (Douglas ya tiene 91 años). Otro nonagenario con solera, Richard Widmark, permaneció 55 años unido, no sé si fielmente, a Jean Hazlewood, que murió en 1997. El actor se volvió a casar cuando tenía 85 años.

Y la lista sigue, Gregory Peck, que estuvo casi 50 años con su segunda mujer, Veronique Passani; Sofia Loren, compañera durante más de 50 años del productor Carlo Ponti; Anne Bancroft y Mel Brooks, Sean Connery y Micheline Roquebrune… Pero a todos, de momento, les gana el Cid Charlton Heston, que lleva nada menos que 63 años casados con su, lo doy por hecho, paciente esposa, la actriz Lydia Clarke.

¿El secreto para una unión tan larga? Pues no lo sé, seguro que tener mala memoria ayuda. ¿o no?