Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘john wayne’

Ya conozco a una persona que nunca ha ido al cine

“Nunca he ido al cine”. Cuando me lo dijo pensé que se estaba quedando conmigo, que lo decía por ver mi cara de asombro, por pura provocación. No lo consiguió, porque puse mi mejor cara de póquer (que tampoco es que esté muy lograda, he de reconocer) y salí de la carnicería como si tal.

Pero me fui a casa dándole vueltas. ¿Y si es verdad que mi carnicero no ha ido nunca al cine? La conversación se había iniciado gracias a otra clienta que despotricaba contra las películas inacabables en televisión. “Es que siempre me quedo dormida”, decía, “solo hay anuncios. Para eso prefiero ir al cine, aunque hace mucho que no voy, porque mi marido se aburre y es muy caro. Me escapo con una amiga, a ver las que acaban bien, que para penas, ya tengo mi casa”.

Y en medio de esa conversación, frente a las bandejas de higadillos y alitas de pollo, va mi carnicero, un hombretón de unos 60 años, con mucha cara de guasa, y suelta: “Ahí no me verás gastándome el dinero. Bobadas”. “Pero Manolo, si tú pagas por ver al Atlético, más tontería que esa” (suelta un espontáneo detrás de nosotras).”Ojo, a esos sinvergüenzas que no corren, ni me los mientes, que tengo el abono y ya ni voy”… y la conversación aquí se desvió un rato para hablar de “los chavales”, “el Forlán”, “Quique Flores”, “el Kun”, etc. y de improviso se recondujo al cine: “Por eso al cine no voy, ya basta de sacacuartos. Nunca, eh, es que nunca he ido. Ni siquiera de joven, cuando llegué a Madrid, nada. Eso era para los señoritos, y yo tenía que ahorrar y mandar dinero a casa. Menudo era mi padre. Anda que no me controlaba lo que ganaba. Lo que tenía me lo gastaba en chatos, en el baile, con la Dora y sus amigas, que menudas eran, cómo se pegaban al panadero (parece que por entonces Manolo era aprendiz de panadero). Mis hijas sí iban antes mucho, y se llevaban a su madre, pero yo no. Yo de esas tonterías no quiero, si además es todo mentira“.

-“¿Pero no ha visto nunca ninguna película, ni siquiera en la tele? No sé una del Oeste, con John Wayne”, le pregunto.
– “Sí, del Oeste sí me gustan, pero si total las ponen en la tele no? y no te creas que yo ya no aguanto, me quedo dormido”. Y la conversación vuelve a dirigirse al espontáneo de detrás sobre el fútbol y “los sinvergüenzas de los jugadores, que cobran millones y no corren“.

Todavía no sé si Manolo me decía la verdad. De ser cierto, él sería la primera persona que conozco que nunca ha ido al cine, porque incluso mis abuelos paternos, que vivieron toda la vida en un pequeño pueblo de Salamanca, hicieron sus escapadas a la capital para ver los éxitos de su época. Vosotros, ¿conocéis más casos así?

Por favor, no dejéis a los Coen hacer remakes

Leo que Joel y Ethan Coen andan enfrascados en la preparación del remake de ‘Valor de Ley’ (‘True Grit’), el western de Henry Hathaway con el que John Wayne consiguió un Oscar, y se me han puesto los pelos de punta. No es que después de varias semanas ausente del blog, sin leer vuestras críticas y comentarios, me haya vuelto más ñoña y melindrosa, es que me gustan mucho los Coen, es decir, casi siempre me parecen originales y creativos, excepto cuando se ponen a hacer remakes de clásicos que no necesitan segundas versiones.

En su día no entendí que quisieran atreverse a volver a rodar ‘The Ladykillers’, basada en la película homónima (‘El quinteto de la muerte’ en español) de Alexander Mackendrick. Vale que ellos le imprimieron su sello personal, que la adaptaron a los tiempos modernos, etc, etc; pero ¿aportaron algo nuevo? ¿hubo alguien que no se acordara en todo momento de la gran película que intentaban rehacer, revisar, versionar, o como queráis llamarlo? Yo desde luego me llevé un gran chasco, o mejor dicho, corroboré mis expectativas (que no eran buenas).

Ahora vuelven a revisar un clásico, aunque para evitar prejuicios, como los que yo tengo, dicen que se van a alejar de la versión de Hathaway, y que van a centrarse mucho más en la novela de Charles Portis en la que se basa la película. El punto de vista predominante no será el del viejo sheriff (papel interpretado por Wayne), si no el de la joven que lo contrata para vengar la muerte de su padre (papel que en el clásico interpretó Kim Darby). Veremos. Ojalá el impulso creativo de los Coen me demuestre que estoy equivocada, que además de hacernos reír o temblar con títulos tan personales como ‘Quemar después de leer’ o ‘No es país para viejos’, pueden aportar algo nuevo a tramas y personajes ya consagrados.