Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘frank capra’

¿La película de la Navidad? Yo echaré de menos ‘¡Qué bello es vivir’!

En Inglaterra hay una lucha a muerte entre los seguidores de Rage Against the Machine y Joe McElderry, último ganador de ‘The X factor’, por ver quién de los dos se alza se alza con el título de rey de la Navidad, o más correctamente, por ver cuál de sus respectivos temas: ‘Killing in the name’ o ‘The climb’, se alza con el dichoso título de canción de la Navidad. En el cine no hay nada parecido…o sí, porque si yo pienso en la película de la Navidad, en una película que haya marcado año tras año este periodo del año es ‘¡Qué bello es vivir!’ ¿Habéis contado alguna vez cuántos años seguidos la han puesto? Y cuántas de esas veces habéis acabado viéndola por enésima vez, a pesar de haber encarado el comienzo de la emisión con un: “¡Puf, ¿otra vez ésta?”.

Si mi guía de televisión no me falla, de momento, no hay ninguna cadena que la haya programado para este año y, qué queréis que os diga, la echo de menos. Estas navidades me pillan algo más ñoña que otros años y me apetecía una dosis del buenorrollismo que destila Frank Capra, ese gran inocente, que no ingenuo, capaz de proclamar a voces que todo el mundo puede portarse bien (como dijo una vez Ana María Matute).

Y para vosotros ¿Cuál sería la película de la Navidad, de haber alguna? ¿También echaréis de menos ‘¡Qué bello es vivir!’ o la tenéis atragantada?

P.D. ¡Feliz Navidad a todos! Atacad los turrones sin piedad, y sonreíd y pensad en otra cosa si os toca dar conversación a los miembros más petardos de vuestras familias.

Decepcionante ‘Juno’

A ‘Juno’ la han vendido como la Pequeña Miss Sushine de 2007, es decir una película indie, de bajo presupuesto, llena de talento, que triunfa en la taquilla estadounidense y se cuela en los Oscar, echándole un pulso a superproducciones como ‘Pozos de ambición’ o ‘Expiación’.

Fui a verla este fin de semana. Entre el tráiler que vi y todas las críticas y artículos que he leído sobre ella, tenía mucha curiosidad. Y me decepcionó. No porque la película sea mala, no lo es, ni mucho menos. Me reí, me entretuvo, escuché buena música y salí del cine con una sonrisa en los labios, pero con la sensación de haber visto una película hueca, una fast-comedy, de calidad, eso sí, como la comida rápida que empaqueta Ferrán Adriá en su franquicia.

Esperaba mucho más de ella. Mucho más que unos diálogos cortantes como cuchillos, ingeniosos y unos personajes entrañables (J.K. Simmons, Mac, el padre de Juno, es para llevárselo por ahí de vacaciones). Esperaba algo más de mala leche, de invitación a la reflexión, de realismo. A fin de cuentas Juno va de una chica de 16 años que se queda embarazada, trasmite la noticia a su familia y: ¡no pasa nada!. El buen rollo es generalizado. Va a entregar su hijo en adopción, no quiere abortar, pero nada de traumatizar a la audiencia, que estamos ante una comedia, la chica y su familia se toman el asunto con filosofía, es más, todo va como la seda porque Juno ha sido lo suficientemente valiente como para no abortar (no recuerdo si su madrastra se refiere a ella como vikinga, amazona o algo así, precisamente por haber tomado esta decisión). ¿No es ése un mensaje muy conservador?

Me encanta que se barnicen con humor los grandes problemas o dramas de la vida, pero, por favor, que en algún momento del camino, vislumbremos, aunque sean entre penumbras, la verdadera dimensión de lo que está pasando. Por eso me gustó tanto ‘Full Monty’. Es una comedia, se ríe del paro y sus consecuencias, te tronchas con ella, pero los personajes son reales, sufren el drama, a pesar de reírse de él. Salen ganando aunque el camino no ha sido fácil. Billy Wilder era un maestro en eso.

En Juno no hay nada de eso. Solo el contratiempo que surge con la familia de adopción (no adelanto nada para no desvelar la trama) pone una pequeña chinita, del tamaño de una juanola, en el dulce camino de Juno hacia la maternidad adolescente. Ni siquiera Frank Capra, el optimista oficial del cine de la época dorada de Hollywood, se hubiera atrevido a tanto. Lo siento, será muy indie, muy de moda, y la película revelación de 2007; pero para mí tiene la complejidad emocional de Bambi, con la diferencia de que ‘Juno’ tiene mejores diálogos .