Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘El caballero oscuro: La leyenda renace’

‘El caballero oscuro: La leyenda renace’, un broche digno para un gran Batman

Hace casi cuatro años (hubiera dicho que había sido antes de ayer) invité a mi amigo Chechu a compartir este blog para que escribiera su crítica de ‘El caballero oscuro’. Chechu es probablemente una de las personas que conozco que más sabe de cómics (y eso que en la redacción de 20minutos estoy rodeada de verdaderos expertos), y en su día tuvo dos magníficas tiendas especializadas que la crisis ha barrido sin contemplaciones. Porque tiene mucha autoridad sobre el tema y porque es, además, un gran cinéfilo, entonces le pedí su opinión sobre aquella entrega de Batman. Hoy vuelvo a hacerlo para ‘El Caballero oscuro: La leyenda renace‘.

La crítica es, esta vez, algo menos entusiasta, pero merece la pena leer sus razones.

No era una película fácil para Christopher Nolan. Cuando le entregaron las riendas de la franquicia del murciélago allá por 2003, el listón estaba tan bajo que con hacer las cosas de modo mínimamente coherente los fans íbamos a dar palmas con las orejas. Las perrerías perpetradas por Joel Schumacher habían sido de tal magnitud (hasta el punto de que ‘Batman & Robin’ supone probablemente el único borrón en la carrera de George Clooney desde que este alcanzara el estrellato) que, sinceramente, cualquier cosa nos servía.

Pero ‘Batman Begins’ no es cualquier cosa. Frente a la explosión (hortera) de color de las pelis de Shumachery el delirio barroco de Burton, Nolan nos daba el Batman que todos queremos. Adulto, oscuro, atormentado. Cierto que no era una peli redonda (por Dios, ¡si pasaba por allí una despistada Katie Holmes!) y que las escenas de acción eran, por decirlo de manera suave, “confusas”. Pero nos dejó satisfechos y con ganas de más. Parecía que DC/Warner se habían puesto las pilas ante la ofensiva cinematográfica de Marvel (ay, qué ingenuos éramos; pero esa es otra historia). Y en esas llegó ‘The Dark Knight‘, y para no ser redundante, me remito a mi anterior visita a este blog. El listón se había elevado hasta el infinito, y los que esperaban ansiosos el desenlace de la trilogía ya no eran sólo los seguidores del cómic.

Y claro, en esa tesitura, la sensación es que Nolan ha despachado esta tercera entrega con oficio, pero faltándole fuelle, o ganas, o las dos cosas. Porque la peli está bien, pero supone claramente un coitus interruptus con respecto a la anterior y tiene varios lastres importantes.

Para empezar, mientras que en ‘El Caballero Oscuro’ la intensidad se mantenía de principio a fin, aquí a la película le cuesta arrancar más de 1 hora, con un comienzo moroso, con situaciones poco creíbles y una ausencia de épica que alguna situación requería. El referente comiquero más claro en esta primera parte sería el Dark Knight de Miller, con un Batman retirado y envejecido. Pero su regreso es un poco… peregrino (¿lleva 8 años sin asomar el morro, llega un jovenzuelo que se identifica con él, le comenta no sé qué de una tal Bane, y ale hop, vamos a desempolvar el traje?).

Y mejor no hablar del “romance” (o mas bien, polvete de una noche) con el personaje de Marion Cotillard, tan traído por los pelos que chirría, con la única razón de que la revelación final sea mas impactante. Otro detalle que a un comiquero le causa cierta irritación es la desnaturalización de Gotham, que parece una ciudad como cualquier otra, tanto da Chicago como Nueva York. No hace falta llegar a los extremos de Burton, pero en algo se tiene que notar su sordidez, su negrura. Cierto que es también algo que también pasaba en la segunda, pero mira por dónde, allí nos pasó mas desapercibido, quizás porque la historia nos tenía atrapados. Y para mí, el gran problema de la cinta es el villano, Bane, que nos habían vendido en la promoción como el oponente definitivo de Batman, y que no tiene carisma alguno, y que palidece ante el fresco recuerdo de Heath Ledger y su Joker. Si, en el cómic también le parte la espalda a Batman en una viñeta que la película reproduce casi al milímetro, pero desde luego no forma parte del panteón de los villanos más ilustres del hombre murciélago. La revuelta popular que encabeza, con un claro mensaje sociopolítico dada la situación actual, me sobra en una historia de estas características. Sencillamente, no es el lugar. Aparte de que acaba resultando de un fascismo que enturbia el resultado final de la película. Para el seguidor habitual de las viñetas toda esa parte le remitirá claramente a la saga de Tierra de Nadie.

Pero claro que tenemos cosas buenas, lo suficientemente buenas como para inclinar la balanza a favor de la película. El tramo final (bueno, prácticamente los 90 minutos finales) tiene todo lo que nos había faltado antes durante el aletargante primer acto, grandiosidad, intensidad, épica, diálogos grandilocuentes que no nos hacen sonrojarnos. Ahí si que Nolan nos clava a la butaca. Uno de los aspecto mas criticados de la cinta es la limitada presencia de Batman en pantalla. Una peli de Batman… sin Batman. Siempre he considerado que Batman, aparte del superhéroe físico, es un símbolo, y su universo de secundarios es tan rico que muchas veces nos interesan mas que el propio Bruce Wayne. Gordon, Catwoman, Alfred, etc. No sólo no me molesta sino que incluso lo agradezco. Y el epílogo es lo que definitivamente nos reconcilia con Nolan y hace palpitar nuestro corazón de fan, es sencillamente emocionante, incluida la introducción de Robin, tan diferente en la forma a los cómics como similar en el fondo.

En definitiva, un broche, sino de oro, sí digno a este Batman, que nos deja una película para la historia y otras dos entregas más que decentes. El peligro, que futuras traslaciones del cómic a la pantalla quieran lo que los frikis ya llaman nolanizarse, es decir, adoptar un tono más adulto y sombrío, que evidentemente no pega para cualquier superhéroe. De momento ya ha habido una víctima, el nuevo Spiderman. Bueno, siempre nos quedarán ‘Los Vengadores‘.

Batman nota en taquilla los efectos de la masacre de Denver

La nueva entrega de Batman lleva recaudados 537 millones de dólares en todo el mundo. Parece una burrada de dinero, y lo es, pero al parecer comparado con lo que recaudó la entrega anterior en el mismo periodo de tiempo es poco, varias decenas de millones menos (sobre todo en EEUU) y al parecer hay una razón para ello: la masacre de Denver. Restado el efecto de las ‘olimpiadas’, los expertos achacan al tiroteo la menor recaudación en taquilla.

Según la empresa de investigación NRG, recogidos en The Hollywood Reporter, entre un 20 y un 25% de los espectadores dudaban si ir a ver la película durante el fin de semana.

Recuerdo que el día del tiroteo los compañeros de la redacción nos preguntábamos si algo así afectaría a la taquilla. Pensábamos en nosotros mismos, en el estado de ánimo que teníamos tras conocer la noticia.

Yo tenía pensado verla el sábado siguiente al estreno, pero tras pasarme todo el viernes leyendo sobre el tema y escuchando las declaraciones de los testigos, se me quitaron las ganas, y eso que llevaba meses esperándola.  Después de dormir y de tomar cierta distancia, me decidí: pese al mal cuerpo que se me había quedado, Christopher Nolan, Bale, Oldman, Hardy y compañía merecían el esfuerzo. Reconozco, sin embargo, que al comenzar la proyección sentí cierta desazón, no pude evitar pensar que esas eran las últimas imágenes que habían visto las víctimas de Denver, otros aficionados cualquiera como yo, gente que jamás imaginó acabar así.

Me alegré de haber ido. Desde mi punto de vista ‘El caballero oscuro: La leyenda renacees el capítulo más flojo de la trilogía de Nolan, infinitamente peor que ‘El caballero oscuro’, pero mantiene un toque de calidad, una elegancia en las escenas de acción que la hace muy atractiva y entretenida.

Y vosotros, ¿habéis dejado de ir a ver la película por lo que pasó? ¿El tiroteo os hizo dudar?

Tom Hardy, irreconocible en ‘Batman’, y otros como él a los que también es difícil distinguir

Cuando vi la imagen que corona este párrafo tuve que leer dos veces el pie de foto para asegurarme de que realmente había leído el nombre de Tom Hardy. Sí, es él, el actor al que había empezado a seguir la pista en ‘Origen‘, que me sorprendió enormemente en ‘El topo‘ y que después, gracias a la dvdteca, he redescubierto en películas que ya había visto. En esta ocasión hace de malo, malísimo, en el superestreno del fin de semana: ”El caballero oscuro: La leyenda renace‘. Por si os ha pasado como a mí, y os cuesta ponerle cara a la mole y la máscara de arriba, os dejo un collage que he hecho con algunos de sus looks  .

El caso del inglés Hardy, que en septiembre cumplirá 35 años, me recuerda el de otras metamorfosis impresionantes que periódicamente nos deja el cine. Como los ejemplos son tantos y tan variados: gente que adelgaza para meterse en un papel, que engorda, que se afea, que envejece, que se deforma… he optado por recordar solamente los que comparten con Hardy la ganancia de peso. En algunos casos los kilos de más se manifestaron en michelines fofos y feos; en otros, la subida de peso se hizo gracias al gimnasio y a la creación de una masa muscular espectacular. A bote pronto me he acordado de esto casos que me impresionaron.

Matt Damon, en ‘Invictus‘. Quién nos iba a decir que el ‘blandito’ Damon sería un héroe de acción en la saga de Bourne, o un deportista supercachas.

Eric Bana en ‘Chopper‘. Cualquiera que sea fan del guapo Bana entenderá el desasosiego que se siente a ve esta imagen.

Christian Bale en ‘American Psycho‘. Del niñito de ‘El imperio del Sol‘, como se ve, no queda nada.

Charlize Theron en ‘Monster‘. Un ejemplo clásico, cómo no quedar fascinado al saber que ese rostro también es el de la bella Charlize.

  Jake Gyllenhaal en ‘Jarhead‘. Otro que pone al mal tiempo buen músculo.

Jared Leto, en ‘El asesinato de John Lennon‘. No hay palabras para describir lo que pienso al ver a Leto en este estado. Solo se me ocurre una pregunta: ¿Por qué, Leto? ¿por qué?

y Javier Bardem, en ‘No es país para viejos‘. Aquí el mérito se lo reparten al cincuenta por cierto el peso y el peinado.

¿Algún otro ejemplo que queráis recordar?