Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘Colin Firth’

‘Variety’ califica de “racista” a ‘Intocable’, los franceses se indignan y los Weinstein preparan el remake

Intocable‘ es la película francesa más exitosa de todos los tiempos. Ni ‘The Artist‘ puede compararse con el empuje de esta comedia que lleva vendidas más de 19 millones de entradas en Francia, un país con 66 millones de personas, al loro con la proporción, y que en España también va camino de batir récords. En casi tres semanas ha recaudado 5, 5 millones de euros y lleva dos semanas consecutivas liderando la taquilla, por delante de ‘Todos los días de mi vida‘ o ‘Blancanieves (Mirror, Mirror)‘, como contaba hace unos días Carles Rull.

Hasta ahí, todo perfecto, los franceses están que lo vierten, henchidos de orgullo patrio. Tienen una película que acaba de ganar el Oscar a la mejor producción y otra que ganaría el Oscar a la más rentable, pero… pero va ‘Variety‘ y les llama racistas, lo que no genera muy buena publicidad de cara al estreno de Intocable en EEUU, previsto para mayo.

“Ofensiva”, “una comedia vergonzosa”, “Una película que refleja el tipo de racismo del tío Tom que uno espera que se haya abandonado las pantallas americanas”. ‘Variety’ carga a gusto contra el filme de Olivier Nakache y Eric Toledano, al que acusa de apelar a una audiencia descerebrada, propensa a la risa fácil. No le gusta a ‘Variety’ que el encargado de alegrar la vida de un tetrapléjico blanco sea un chico negro de los suburbios, con antecedentes penales. Y aunque reconoce la capacidad interpretativa de Omar Sy, concluye que su papel es el de “un mono, con todas las asociaciones racistas que eso conlleva”. Clasismo, racismo, humor fácil… el cóctel parece demasiado indigesto para el delicado estómago del crítico francés.

Esta contundente crítica de ‘Variety’, de la que se han hecho eco otros medios, como ‘The New York Times‘, ha caído como una bomba en Francia. ¿Qué demonios les pasa a los yanquis? Vienen a decir muchos medios. ¿Es falta de sentido del humor?

Para mí se trata de llevar lo políticamente correcto hasta extremos delirantes. No puedo imaginar un filme más ingenuo e inocuo que éste. ¿Es  por eso por lo que los Weinstein ya preparan un remake, previsiblemente aún más comedido y cándido, con Colin Firth de protagonista?

Hugh Grant cumple 50 años ejerciendo de galán con sentido del humor

Hay quien siente una antipatía irremediable por él, no le ve maldita la gracia y lo considera soso e inexpresivo. Yo no soy una de ellas. Me gusta Hugh Grant, incluso en las películas (prácticamente todas) en las que parece interpretarse a sí mismo me conmueve y despierta en mí cierto sentimiento maternal. Tiene Grant un algo gracioso, pero desvalido, que logra hacer olvidar las muchas películas mediocres que ha interpretado. Hoy ese niño grande cumple medio siglo, justo un día antes que otro de los grandes galanes británicos, Colin Firth, haga lo propio. Cosas de las alineaciones estelares o de las meras coincidencias.

Si me pongo a pensar en la primera película suya que me llamó la atención me viene a la cabeza ‘Maurice‘, aunque ésta es una de las pocas películas suyas en las que no está contratado para hacer reír. Después vendría la también ‘seria’ ‘Remando al viento‘ y un poco más tarde la ristra de comedias románticas más o menos afortunadas que lo convirtieron en estrella: ‘Cuatro bodas y un funeral’, ‘Love Actually‘ ‘Notting Hill‘, ‘Un niño grande‘, ‘El diario de Bridget Jones‘, ‘Tú la letra, yo la música‘, ‘Nueve meses‘, ‘Amor con preaviso‘… un poco de todo: películas buenas, malas y horrendas como ‘¿Qué fue de los Morgan?‘ o ‘Mickey ojos azules‘… Entre medias se colaba algún título en el que Grant se esforzaba por cambiar de registro como ‘Lo que queda del día‘, ‘Lunas de hiel‘ o ‘Sentido y sensibilidad‘, títulos sobresalientes dentro de una filmografía eminentemente romántica.

Dejo al margen intencionadamente los escabrosos titulares a los que dio lugar en 1995 y su bien merecida fama de gruñón comeperiodistas. Me quedo con sus interpretaciones no aptas para todos los gustos y sus ingeniosas y rápidas salidas a cualquier tipo de pregunta.

Felicidades Grant. Mañana felicitaremos a Firth.