Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘blog’

Natalie Portman, convencida militante vegetariana

La solución para frenar el cambio climático pasa por hacerse vegetariano y dejar de criar vacas y cerdos en grandes cantidades, que se tiran unos cuescos nocivísimos para el medio ambiente. ¡cochinotes! Pero, os preguntaréis, ¿qué tiene eso que ver con el cine? Pues de momento nada, digo yo, a no ser que alguien encuentre alguna relación entre las aglomeraciones de las salas y la expulsión de efecto invernadero. Pero es que precisamente ayer, después de leer esta curiosa noticia, me encuentro con el post ‘vegetariano militante’ que Natalie Portman ha escrito en su recién inaugurado blog en The Huffingtonpost: ‘El libro Eating Animals de Jonathan Safran Foer me convirtió en vegetariana’.

En él Portman argumenta las razones de su militancia vegana, de la que habla sin rodeos, después de confesar que al principio sentía timidez en criticar las opciones que eligen los demás, porque “odia que los demás hagan eso con ella”.

El texto es largo y está inglés; pero hay que reconocerle que está bien escrito y muy currado, cosa que la honra.

Portman es una de esas poco corrientes estrellas de Hollywood que combina el glamour de la alfombra roja con otros intereses artísticos y sociales que fomenta sin descanso y de los que habla sin tapujos, pero sin agresividad. Sin embargo, no es fácil encontrar a actores famosos que digan lo que piensan sin el filtro moderador de sus publicistas. Sé que incluso hay mucha gente a la que le molesta que las estrellas se manifiesten sobre cualquier asunto. Yo, personalmente, agradezco que la gente se exprese con libertad. Me gusta saber qué piensan los demás.

Podré compartir o no la opinión de Portman, pero me gusta su sinceridad y su valentía por defender sus ideas, aunque se trate de asuntos aparentemente tan ‘nimios’ para muchos como comerse o no comerse un chuletón.