Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘angelina jolie’

El irresistible encanto de un ‘indignado’ llamado Brad Pitt

Recuerdo cuando de adolescente mis amigas hablaban de Brad Pitt como si fuera dios. Era lo más de lo más. El más guapo, el más rubio, el que tenía los ojos más bonitos y más azules; tenía el mejor culo, la mejor sonrisa; él era el macho alfa de Hollywood…, pero a mí no me gustaba.

Es decir, objetivamente era incapaz de negar que tenía una mirada preciosa y que era dueño de un pelazo que ya hubiera querido para mí, pero, como decía mi amiga Marga, tenía algo de ‘gran gorila blanco’ que impedía que lo viera como el adonis que era para el resto del mundo. Le faltaba chispa, no tenía gracia. No, él no era el actor con el que yo cubría las paredes de mi cuarto.

Además, tenía esa manía horrible de hacer todo tipo de muecas para simular que actuaba. ¡Qué manera patética de intentar llorar en ‘Leyendas de Pasión’! ¡Qué mohínes más absurdos derrochó en ‘El río de la vida’! Pero pasó el tiempo y cual buen ribera del duero mejoró. Si mis prejuicios me hicieron pensar que lo que había visto en Doce monos era un espejismo, un actuación inspirada que le había salido de carambola, me equivoqué, porque tras ella llegaron ‘El club de la lucha‘; ‘Snatch (Cerdos y diamantes)‘; ‘El asesinato de Jesse James…’; Quemar después de leer; Malditos bastardosBrad Pitt sabía actuar, y lo hacía en ocasiones muy bien.

Y después llegó Angelina, y junto a ella empezó a hacer declaraciones incendiarias, impensables para una superestrella de Hollywood. “En el mundo del crimen se mata como se despide en las empresas -¡uy, Pitt!, cuánta razón tienes, nunca es nada personal, “solo negocios”-; “Bajo las garras del capitalismo más salvaje todo está permitido. El mundo no es igual para todos”; “La falta de regulación condujo a esta epidemia de avaricia”… Imagino los sofocos de sus publicistas: “¡Chico, que te pierdes!”, que si a Obama lo llaman socialista en EE UU por defender su sistema de salud, imagina la que te puede caer a ti. Y ahí ya es cuando decido que me rindo ante este hombre, al que ya no le veo ni rastro de ‘gran gorila blanco’ , que encima produce y protagoniza películas interesantes, como la que hoy se estrena: Mátalos suavemente.

La noche de los Globos de Oro, la noche de George Clooney

Gane o no gane, ésta es sin duda la noche de George Clooney. Está nominado a cuatros Globos de Oro: como productor de Los idus de Marzo, como guionista y director de esa misma película, y como actor por Los descendientes, de Alexander Payne. Hace ya mucho tiempo que Hollywood tomó en serio a Clooney, ese actor ‘medio showman’ que no pierde ocasión para demostrar que la naturaleza ha sido insultantemente generosa con él (guapo, inteligente, con sentido del humor…). Así que lo de esta noche no es una sorpresa. Dicen por ahí que en la categoría de mejor actor es donde tiene más posibilidades, pero independientemente de lo que pase, Clooney ya se ha convertido en el protagonista de la noche.

Clooney ya tiene dos Globos de Oro, como actor secundario por Syriana, y como actor de comedia en O Brother! y lo lógico será verlo también nominado en alguna de las categorías de los Oscar.

Otro que esta noche tiene más de una oportunidad para llevarse un premio es Ryan Gosling, doblemente nominado como actor por Los Idus de Marzo y por Crazy, Studio, love. Aunque si logra algún premio será otro el que suba a agradecerlo, porque según leo en People no acudirá a la ceremonia porque está rodando los exteriores de Only God forgives.

No quiero cerrar el post sin olvidar a nuestro Pedro, que compite con la mismísima Angelina (sí, la que le ha pedido curro) y con Nader y Simin una separación; y a Idris Elba y Hugh Bonneville, dos actores que me encantan y que están nominados por las series de televisión Luther y Downton Abbey respectivamente.

A los que vayáis a ver la gala, disfrutad. Espero que Ricky Gervais esté a la altura de la inmensa expectación que ha despertado.

Angelina Jolie, Sarah Jessica Parker y las razones de su éxito… económico

Se parecen como un huevo a una gallina. No sé a quién le oí decir esta frase por primera vez, pero ayer, cuando leía la noticia de las actrices mejor pagadas de Hollywood, la frase atravesó mi cabeza como una exhalación. Angelina Jolie y Sarah Jessica Parker, las mejor pagadas del cine, tienen tan poco en común que cuesta imaginarlas en la misma lista. Y no lo digo porque una sea considerada la mujer más sexy del cine y la otra sea solamente un ejemplo del mucho partido que te puede sacar un buen estilista (dicho con toda la envidia del mundo); ni porque una represente la faceta más comprometida y solidaria del estrellato y la otra la parte más comercial (la Parker se forra con los anuncios), sino porque ni siquiera las películas que protagonizan se parecen ligeramente. ¿Son estrellas? Parece que sí. ¿Arrastran a la gente al cine? Imagino que dependerá de ellas y de algo más, pero si les pagan ese dinero debe de ser porque alguien cree que lo valen.

¿Y son buenas actrices? Pues depende de cómo se tercie, creo yo.

Angelina está bastante bien casi siempre (aunque hay películas como The Tourist que podía habernos ahorrado) y Sarah es muy buena haciendo de Carrie Bradshaw, una periodista petarda que nos la ha pegado con queso durante años en la tele y que, gracias a su apasionada legión de fans, se ha permitido el lujo de pasearse por la gran pantalla. Nos lo tenemos merecido.

Y que por qué salgo yo ahora con todo esto, pues porque miro y remiro esa famosa lista, intentando encontrar un lazo de unión entre todas las afortunadas, algo que explique el motivo de su éxito descomunal, la justificación de sus sueldos estratosféricos, y no lo encuentro. ¡Pero si me faltan muchas de las mejores! (pienso) ¡Pero si sus últimas películas son un truño!

Es que hablamos de cine, me dicen, pero sigo dándole vueltas al coco hasta que leo que la nueva directora del FMI, Christine Lagarde, en época de vacas famélicas y llamamientos desesperados a la austeridad, se ha subido el sueldo un 11% (que subirá después unido al IPC, y no a la productividad como se pide para los curritos) hasta los 323.000 euros anuales. Y, entonces, siento lástima por Lagarde. Pobre, tan preparada, tanto ‘fondo’ político, tantos apretones de manos dados con desgana para acabar cobrando calderilla comparada con las chicas del celuloide. Y nosotros, aquí, sin coger el chiste.

 

Angelina Jolie convierte la violencia en algo glamouroso

Ni éste…

ni éste

La poderosa y estricta Advertising Standards Authority (ASA), que vigila que la publicidad del Reino Unido no se desmadre, es decir, que mantenga unos estándares altos de calidad, se ha manifestado públicamente en contra de los dos pósteres promocionales que Universal Pictures había puesto en circulación para promocionar ‘Wanted’, el último filme de acción que protagonizan Angelina Jolie y James McAvoy.

El argumento de esta organización es que han recibido numerosas críticas de personas que consideran que el póster ensalza las armas, al mostrarlas de una forma ‘glamurosa’, al lado de la Jolie. Además critican que sea un póster muy poco apropiado para los niños. La distribuidora se defendió diciendo que se trata de un filme basado en un cómic y que, por consiguiente, el póster refleja su espíritu.

No sé qué pensaréis vosotros de todo esto, pero a mí me parece que se sacan las cosas de quicio.

En primer lugar, no sé si el póster es o no apropiado para niños (sinceramente no lo veo nada escandaloso), pero desde luego que la película no lo es. En España se estrena el 12 de septiembre y está clasificada para mayores de 18 años. Eso debería de dar una pista de por dónde van los tiros (cinematográficos).

Y en segundo lugar, personalmente pienso que cualquier cosa que se pusiera al lado de Angelina Jolie (incluso un nabo), acabaría revestido de cierto glamour. Qué le vamos a hacer algunas arrastran esa maldición consigo.

En el Reino Unido ninguno de los dos pósteres está ya en la calle, aunque quizá más que a presiones de la ASA se deba a que el filme se estrenó en junio. En España, ajena por el momento a la polémica, el cartel oficial es el que os dejo abajo.

¿Qué opináis vosotros de todo esto? ¿No creéis que este tipo de polémicas, algo absurdas, en el fondo ayudan a promocionar las películas?