Sin efectos especiales Sin efectos especiales

-No deberías llevar esa ropa. -¿Por qué? Sólo es una blusa y una falda. -Entonces no deberías llevar ese cuerpo. 'Fuego en el cuerpo', de Lawrence Kasdan

Entradas etiquetadas como ‘agora’

¿Tú también quieres que esta noche gane ‘Celda 211’ el Goya?

Esta noche es la noche de San Valentín. Ya se sabe: velas, música romántica, champagne, love is in the air…y Buenafuente en la tele, oficiando de maestro de ceremonias de la ‘gran noche del cine español’.

Este año me he prometido a mí misma hacer un esfuerzo para vencer el sueño y seguir la gala hasta el final. Buenafuente y el presidente de la Academia, Alex de la Iglesia, se merecen un voto de confianza, aunque, como ya dijo Alex hace unos días por si esperábamos demasiado de esa cita,”Los Goya serán un espectáculo simpático, aunque será como intentar hacer divertido un bautizo”.

Esta noche estaré nerviosa, lo reconozco, me he apostado una cena por mi película favorita y espero ganar. Claro que parto con cierta ventaja porque he apostado por ‘Celda 211’, que veo que también es la favorita de la mayoría del público y la que cuenta con más candidaturas, 16; pero tampoco las tengo todas conmigo porque a la Academia también le gustan las sorpresas. De actores, me gustaría que se lo llevara Luis Tosar y de actrices, me decantaría por Rachel Weisz, que está espléndida en ‘Ágora’.

Y a vosotros ¿quién os gustaría que ganara esta noche?

En 20minutos.es te contaremos en directo lo que sucede en el Palacio de Congreso del Campo de las Naciones. También podrás enterarte de las anécdotas más divertidas a través de twitter, en @20m y @MirenM y la cuenta de 20minutos de Facebook.

‘Ágora’, impecable visualmente, pero poco emocionante

Espectacular visualmente, mucho más entretenida de lo que me habían dicho, técnicamente muy buena; pero condenada a ser olvidada fácilmente.

He intentado no leer demasiado sobre ella. Últimamente me he propuesto llegar a los filmes con la mirada mucho menos prejuiciada, pero con ‘Ágora’ ha sido imposible lograrlo: menuda campaña de presencia en los medios desde que la presentaron en mayo en Cannes.

Amenábar es un director que respeto, y mucho. Tiene tanto mérito lo que ha conseguido. Intenta siempre ser original, es valiente, no se achanta ante los grandes nombres con los que trabajan ni ante los grandes presupuestos. Cuando veo que tiene mi edad y que es capaz de manejar sin temblar un presupuesto de 50 millones de euros no puedo más que sentir admiración por él.

En Ágora uno tiene la sensación de estar viendo una gran producción de Hollywood, y lo digo con el aspecto positivo que esto tiene de estar ante un producto técnicamente inmejorable, visualmente impactante, donde los efectos especiales no chirrían, la ambientación es impecable y el ritmo no decae. ‘Ágora’ te hace pasar el rato, y eso tiene mérito en una producción de 120 minutos. Solo le veo un gran pero: que no te engancha. Sales del cine razonablemente contenta; no has mirado ni una sola vez el reloj, Rachel Weisz está espectacular, los temas centrales de la película invitan a la reflexión: la intolerancia religiosa, el fanatismo, la lucha por el poder; pero a pesar de todo esto, sabes que será difícil recordar ‘Ágora’ dentro de poco. Le falta un poco de alma, le falta emoción. Qué poca química desprenden Rachel Weisz y los actores masculinos encargados de darle réplica, me refiero a Oscar Isaac y Max Minghella, sus enamorados, los dos hombres que la pretenden. Ella está perfecta, bellísima, es una gran actriz; pero a ellos les falta mucha chispa, les falta carisma, sutileza. Tampoco están mucho mejor el resto de actores masculinos. El puzle no encaja.

Y ese desequilibrio se traslada también a algunas escenas, que debían ser memorables, pero no lo son.

Ahora hemos sabido que Amenábar se ha visto obligado a recortar el metraje más de 20 minutos para intentar vender mejor la película (con problemas de distribución en EEUU), eso quizá explicaría que eche de menos algunas escenas claves que habrían contribuido a hacer más emocionante el filme, o que la escena final, que podía haber sido tan emotiva, aparezca algo fría y desaprovechada.

¿Nos devolverá la edición en DVD un montaje más emocionante? Ojalá. El error de casting de los actores me temo que ya no tiene remedio.