Entradas etiquetadas como ‘pareja’

Cuando el sexo lo es todo: activa tu deseo con estas tres pautas

El sexo no es tan importante. ¿De veras? Durante mi adolescencia, recuerdo una conversación sobre sexualidad con mi madre en la que me decía algo como, “bueno el sexo realmente no es tan importante. A veces es más gozoso una caricia o una muestra de ternura que el sexo en sí”. La escuché tomando nota, diciéndome que vale pero que lo averiguaría por mi misma.

En Occidente, se mezclan una visión de la sexualidad que convierte los cuerpos en objetos y la práctica sexual en un mero deporte, con un poso de menosprecio por el cuerpo y lo sexual de raíces religiosas. En cambio en otras concepciones como la del Budismo o del Taoísmo el sexo se considera una dimensión sagrada que nos conecta profundamente a la vida, y a la que acercarse con respeto y devoción.

En mi acompañamiento de coach integral, la sexualidad es una dimensión más a explorar y a menudo a trabajar. Las personas que están desconectadas de su sexualidad, están desconectadas de su deseo: no saben lo que quieren y por tanto no pueden crearlo.

Recientemente acompañaba a través del coaching a una persona preocupada por cómo se había deteriorado su relación de pareja. Me explicaba como los encuentros sexuales se habían, sin quererlo, caído de la agenda. “Bueno, yo me voy a dormir más tarde, mi pareja más pronto y mira, no nos encontramos”, me decía. Ninguno de los dos se responsabilizaba del estado de las cosas.

Pies en la cama

(Womanizer WOW tech, UNSPLASH)

CUANDO EL SEXO CAE DE LA AGENDA

Aunque común en muchas parejas – yo caigo en él de forma periódica – olvidar la práctica sexual es un error garrafal. Las relaciones sexuales no son algo que ocurren y ya, como en las películas. Son algo a cultivar. A nutrir. A explorar. Una dimensión de la pareja en constante evolución y que la mantiene en contacto íntimo más allá de los encuentros en si. Aunque en la pareja, el sexo no lo es todo, sin él, la pareja no prospera.

TRES PAUTAS PARA ACTIVAR TU DESEO

Por ello te doy tres pautas para activar tu deseo sexual y compartirlo con tu pareja como la más sublime de las invitaciones:

  • Conecta con tu deseo e intención. Siéntelo en tu cuerpo. Expándelo a todas tus células a través de la respiración. Lleva el deseo en tu piel como la mejor ropa.
  • Quítale a tu mente las llaves de tu sexualidad y dáselas a tu cuerpo. Deja que él sea tu embajador y hable por ti. Goza de los gestos, las caricias, las miradas…son el camino que, sabio, tu cuerpo está trazando.
  • Recibe aquello que viene a ti. Es tan importante desear, como darnos permiso para recibir aquello deseado. Tu deseo ha generado una respuesta en tu pareja que ahora viene a ti. Recíbela abierto: sin juicios ni comparaciones.

El deseo sexual no es deseo sin más. Es la misma fuerza del universo del que formamos parte, pulsando a través nuestro. Por ello, honrar esta fuerza dándole el lugar en que se merece en nuestro día a día es honrar la vida.

TE PUEDE INTERESAR

Encuéntrame en  Facebook y en Instagram.

¿Por qué amar a tu soledad es clave para una buena relación de pareja?

CUANDO EVITAS LA SOLEDAD

Delta nunca había vivido sola. Pasó de estar con su madre a vivir con su pareja. De algún modo, ellos habían decidido por ella: cuándo casarse, lo que le convenía, lo que no…Ahora, en sus treinta y pocos, un malestar enorme la sumía en su día a día. Se sentía mal con muchos aspectos de su vida, y especialmente con su pareja que la amaba muchísimo.

Miguel y Luisa empezaron a salir después de la universidad. Pasaron de vivir en la residencia a vivir juntos. Llevaban ya varios años y los dos no veían claro si querían seguir juntos. Se sentían fusionados pero cansados el uno del otro. No se imaginaban la vida sin el otro pero tampoco con él.

Muchos de los problemas que tenemos como adultos ocurren por no ser amigos de nuestra soledad. Tal vez seas tú una de las muchas personas que temen a su soledad. La rehúyen como si se tratara de un monstruo abominable. Lo hacen llenándose la agenda de actividades y ocupando sus minutos para que no quede nada de espacio para sentirla. Hoy día, con tantos estímulos a nuestro alcance, ignorar la soledad es casi inevitable.

Sin embargo, no te lo aconsejo. Porque si rehúyes tu soledad, te rehúyes a ti mismo. Y distanciarse de uno mismo nunca funciona.

TAPAR LA SOLEDAD CON LA PAREJA

Hay dos formas fundamentales de entrar en una relación de pareja. O dos formas de amar. Desde la dependencia o desde la abundancia.

Amar desde la abundancia, significa amar al otro habiendo desarrollado amor por uno mismo. Según Erich Fromm esté es un requisito indispensable para el amor maduro y duradero. En mi experiencia, la soledad es el portal al amor a uno mismo.

Al amar desde la dependencia, buscamos en el otro algo que nos falta. Necesitamos que el otro nos complete porque – creemos que – nosotros no somos suficientemente buenos. O mejor dicho, necesitamos que el otro nos ame porque nosotros no nos podemos amar del todo, del mismo modo que tampoco sabemos estar en solos.

Silueta de hombre

(Benjamin Davies, UNSPLASH)

TU SOLEDAD, UNA ALIADA PARA LA RELACIÓN DE PAREJA

Por contradictorio que parezca, aprender a estar solos, es el mejor antídoto para aprender el difícil y delicado arte de amar. Lo es porque nos conecta con nosotros mismos, nos enseña a conocernos y a disfrutar de nuestra propia compañía. Cuando esto ocurre, entramos en la relación sin perdernos en ella. Hemos desarrollado la capacidad de abrirnos a otra persona sumando, listos para apreciar, celebrar y tolerar todo lo que sucede en este complejo proceso.

 

Te puede interesar:

 

Encuéntrame en  Facebook y en Instagram.

 

Atracción sexual: modo de empleo. 3 pautas para gestionarla sin abrasarse

Este post es una continuación del post anterior, sobre cómo gestionar la atracción sexual hacia otra persona. En él te doy tres pautas para caminar sobre este delicado terreno con claridad y consciencia.

1- ABRIRSE A LA ENERGÍA

A Occidente – nuestro mundo – le encanta la acción. Pero… ¿y si cuando sientes atracción hacia alguien no haces nada? O mejor dicho, no haces nada siguiendo unas determinadas pautas. La primera es abrirte a la sensación de atracción. Deja que ésta te atraviese, siente como pulsa por todas tus células y date cuenta de cómo es la misma fuerza del universo que palpita en tu interior. Disfruta de la sensación tal y como se presenta en tu cuerpo, sin juicios, ni expectativas. Si logras abrirte plenamente a la emoción, verás como a menudo ésta inunda todo tu ser y luego se va.

2- SOLTAR LA HISTORIA

La segunda pauta, consiste en soltar cualquier película mental sobre lo que significa esta atracción. Si emerge alguna obsérvala y déjala pasar como una nube arrastrada por un viento suave. De este modo cortamos las pesadas cadenas del querer entender, interpretar y cualificar todo lo que nos pasa. Incluida la natural atracción hacia otros seres de este planeta.

Dos mujeres en el mar

(Ale Romo, UNSPLASH)

3- ELEGIR EL CAUCE

La tercera consiste en escuchar el cauce que quiere tomar la energía. Si se ha disipado, ya está resuelto. Si no, un cauce obvio y sobre el que te invito a la cautela, consiste aproximarse a la otra persona. Una forma distinta, es dejar que esta energía se transforme en creatividad o inspiración, algo recomendable si la relación es profesional o de amistad. También puedes elegir volcarla en tu pareja actual, ya sabes lo de comer en casa o en satisfacerla tu mismo.  

TE PUEDE INTERESAR:

Atracción sexual: modo de empleo. ¿Cómo destapar creencias que nos confunden?

¿LIBERADOS?

Hace unos cuantos años ya de la liberación sexual, los locos 70, la década en la que nací… y sin embargo, tal vez no sean suficientes. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de liberación sexual? A menudo consiste en acostarse con quién nos dé la gana. Esta actitud fue, en gran parte, una reacción a largos años de represión, no solamente en lo sexual. En cambio, la verdadera libertad pasa por hacer consciente lo que nos mueve, y en elegir una forma de ser y actuar alineada con uno mismo.

CULPABILIDAD

El conflicto interno en relación a la sexualidad es algo que emerge a menudo en mi práctica de coaching, apuntando que estamos lejos de ser libres en esta dimensión. Un conflicto frecuente entre mujeres, es la culpabilidad por sentir atracción sexual hacia personas que no son su pareja. Instituciones patriarcales que han situado a la mujer en una situación de inferioridad y una interpretación represiva de la sexualidad por parte de la religión oficial, todavía pesan en nuestro inconsciente colectivo.

Hombre

(Jens Lindner, UNSPLASH)

TENDRÉ QUE HACER ALGO…

Un día, una amiga me texteó. ¿Oye, sabes si tal está bien con la pareja? Hace tiempo que me resulta atractivo, estamos conectados en redes sociales y tengo ganas de tirarle los tejos. De una guisa similar, un hombre al que acompañé a través del coaching, me explicaba que le gustaba fantasear imaginando historias, con mujeres hacia las que sentía atracción. No hago daño a nadie, y sin embargo, me siento en conflicto por pensar que tal vez tendría que hacer algo, vivir una aventura o dejarlo con mi pareja actual…¿Cómo puedo saber si una de ellas no es el amor de mi vida? También me pesa sostener la tensión sexual… – me explicaba.

LA IMPRONTA DE HOLLYWOOD

El hecho de que la atracción sexual hacia alguien venga pegada al pensamiento de: “tengo que hacer algo con ello” es un regalo de las influyentes películas y series de Hollywood. Este “hacer algo” con la atracción abarca desde un polvo rápido, al lo dejo todo porque es el amor mi vida. Las películas son concentrados de vida, repletas de acción y en las que todo pasa deprisa. El problema surge cuando intentamos aplicar la misma fórmula a nuestro día a día…

Por ello, en el próximo post, te daré tres pautas prácticas sobre cómo gestionar la atracción sexual hacia otra persona de forma consciente.

TE PUEDE INTERESAR