Archivo de junio, 2021

La libertad interior que el ego esconde

Todos necesitamos un ego sano para realizar el proceso de individuación. Es decir, responder con nuestra vida a las preguntas: quién soy, porque estoy aquí y qué voy a hacer.

No terminar este proceso nos priva de la densidad psicológica, emocional y espiritual necesaria para seguir desarrollándonos. Como demuestra la psicología de desarrollo, el ego es un paso necesario en la evolución como humanos.

El ego… ¿tu enemigo?

Llega momento en que tu ego se convierte en una piedra enorme en el camino con la que no dejas de tropezar. El ego tiene muchos problemas. Para empezar es terriblemente miope a la hora de percibir. Recibe una versión distorsionada de lo que pasa, o como diría él, de lo que “te pasa”. Porque según el ego todo lo que pasa te pasa a ti. Desde este centralismo interno, actúa de centinela juzgando todo el rato: bueno o malo, amigo o enemigo, seguro o riesgoso. Vivir desde el ego significa vivir en un estado defensivo constante, lo que resulta agotador.

Sin embargo, cuando intentas dominar al ego a través de fuerza de voluntad, no puedes. ¿Por qué? Porque es el mismo ego quien lo intenta. Es como intentar quitar el amarillo de una pared, con más pintura amarilla: por mucho que te esfuerces, ¡la pared es cada vez más amarilla!

Hombre con foto

(Kyle Glenn, UNSPLASH)

La alternativa que te recomiendo es simplemente observar a tu ego – ¡ojo, sin juzgarlo! Observa sus juicios constantes, sus intentos de dominar el cotarro, su intención de manipular, de conseguir. Contempla su permanente estar en guardia. Mira los dramas de serie barata que proyecta. Observa también el resultado de las acciones guiadas por él.

Dónde habita la libertad interior

Cuando lleves cierto tiempo observándote sin intentar cambiar nada ocurrirán cambios. Al aflojar la sed infinita que mueve al ego, tu impulsividad se reducirá. Verás a tu juicio desaparecer como una nube empujada por un suave viento. Emergerá la solución a un problema sin saber de dónde. Y aunque tus problemas no desaparecerán, despertarás a tu experiencia de una forma nueva. Todo ello porqué habrás expandido el espacio entre lo que percibes – y cómo lo percibes-  y tu reacción a ello. Y es precisamente en es ese espacio libre de ego donde habita la verdadera libertad interior.

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

No te tomes tan en serio porque… no existes

Una de las enseñanzas fundamentales de Buda es que no existe un yo separado. Se denomina la doctrina del no-yo. Cuando Buda promulgó esta comprensión del ser humano hace más de dos mil años, sacudió los cimientos de las creencias del momento. Ahora, en plena cultura narcisista y egocéntrica esta verdad se me presenta como algo provocadoramente radical pero sobretodo necesario e inspirador.

El hecho que no exista un yo, no significa que no existas. Negar la existencia del yo – es decir del ego – no significa que lo que exista sea nada. El budismo no es una espiritualidad nihilista. De lo que Buda se dio cuenta es que suponer que existimos como ente separado y continuo en el tiempo es la fuente de sufrimiento por excelencia de los seres humanos.

Mujer con círculo blanco

(Caroline, UNSPLASH)

¿Si no existes tú, qué es lo que existe?

Existe un sustrato básico del que todo emerge. Una sopa cósmica de potencial de la que nacen estados, formas, energías, fuerzas. Existen distintos estados egoicos que generan acciones y reacciones. Existes tú, un puñado de células que quieren vivir.

A una parte de ti le entra pánico, cuando se da cuenta del sustrato básico sobre el que no tiene control. El miedo nace de no querer ver la verdadera naturaleza de las cosas. El miedo contrae y separa, y así nace tu ego. Y con él la primera dualidad: todo lo que no eres tú. A partir de ahí, tu ego expande sus tentáculos en una madeja abominable, modela lo que percibes, cómo lo percibes, sesga tu consciencia y condiciona tus actos en una rueda sin fin.

Chögyam Trungpa Rinpoche lo asemeja a estar conduciendo un coche a gran velocidad. Lo estás conduciendo y todo va bien, pero de pronto, te acecha el pensamiento de que has estado yendo demasiado rápido sin darte cuenta. Te entra pánico, le das al freno bruscamente y probablemente tienes un accidente1. El ego es la tensión y todo lo que genera después, preocupaciones, racionalizaciones, acciones, interpretaciones. Y el accidente son todos los problemas en los que nos mete.

Más allá del lenguaje

El lenguaje insiste en separarnos los unos de los otros y por esa razón no nos ayuda a experimentar la verdadera naturaleza de las cosas. Thich Nhat Hanh2 lo describe exquisitamente cuando afirma que somos aquello que hacemos en cada momento. Tu eres el viaje y el viajero. Eres el coche y la carretera. Eres la avería y la puesta de sol.

Sí, la vida va a gran velocidad, pero no necesitas controlarla. Tal vez ya te hayas percatado de que intentarlo es una mala idea, por mucho que tu ego se empeñe. Te invito entonces a darte permiso para ser cada una de tus experiencias, sin apegarte a ninguna, ni tomarte demasiado en serio, pues al fin y al cabo…no existes 😉

 

(1) Del libro Glimpses of Abhidharma

(2) Del libro The sun. My heart

 

Te puede interesar:

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

Cómo cultivar la resiliencia cada día

“Tu gran error es el de actuar el drama como si estuvieras solo. Como si la vida fuese un progresivo y astuto crimen, sin testigos de las sutiles y minúsculas transgresiones. Sentirte abandonado es negar la intimidad con tus alrededores”.

Con estas líneas David Whyte1 describe la actitud anti-resiliente por antonomasia: obcecarnos con nuestros pequeños o grandes dramas, pretendiendo que estamos solos y abandonados.

Esta semana participo en una jornada con Gaspar Hernández – periodista, escritor y un referente en temas de consciencia -, sobre la resiliencia, entendida como la capacidad de superar crisis y traumas vitales, saliendo reforzado de ellos. Existen muchos ángulos para abordar esa capacidad. Viktor Frankl, de su experiencia en dos campos de concentración nazis, lo aborda encontrando un propósito más allá de uno mismo. Boris Cyrulnik lo fundamenta en el poder de buscar y recibir apoyo de personas de nuestro entorno que nos ayuden a resurgir de las cenizas. Otro vehículo es la creatividad como motor para crear sentido e integrar experiencias traumáticas, entre muchos otros.

TODO SON RELACIONES

Lo que tienen en común las prácticas para desarrollar la resiliencia es que se fundamentan en una relación particular. Una relación que vincula aquello traumático que nos ha pasado con algo más allá de nosotros, un proyecto o un propósito: entablar una relación terapéutica, expresar nuestro dolor de una forma creativa, tomar la responsabilidad de cuidar de alguien…Al hacerlo, ocurren dos cosas fundamentales. La primera es que dejamos de hundirnos en el agujero de la soledad y empezamos a no tomarnos tan en serio a nosotros mismos. En la segunda, nuestro sentido de identidad se expande conectándonos a los otros, a la vida y sus infinitas posibilidades.

Flor amarilla

(Leuchtturm81, PIXABAY)

LA RESILIENCIA DE CADA MOMENTO

No hace falta que nos pasen cosas gordas para cultivar la resiliencia. Lo mejor para estar preparados cuando estas lleguen, y te aseguro que lo harán, es practicar la resiliencia cada día a día, o mejor aún: cada instante. Cada momento, eliges consciente o inconscientemente tener una actitud resiliente o dramática. Tu personalidad, tu bagaje y tu situación personal te posicionan más a un lado u a otro de la ecuación. En estos ejemplos recojo dos formas de reaccionar al mismo hecho. Las de la segunda columna te hacen más débil, las de la tercera más fuerte:

 

LO QUE OCURRE DRAMA RESILIENCIA
Se ha estropeado la lavadora “Oh vaya, lo que me faltaba, qué mala suerte.” “Llamo al técnico que venga cuanto antes.”
Tu hijo ha sacado notas bajas “Con todo lo que le he dado y así me lo paga.” “Hablaré con él y buscaremos soluciones juntos.”
No te encuentras bien “Oh vaya, seguro que es algo grave.” No paras de darle vueltas al asunto. “Elijo no preocuparme y pido hora al médico.”
Te has quedado sin trabajo por el covid “No voy a salir nunca de ésta, esto va para largo, y a mi edad…” “Empiezo a buscar trabajo y también ayuda para aguantar hasta que lo encuentre.”

 

Hacerte consciente de tu actitud es clave para dejar de vivir en permanente estado de guerrilla. El mundo no es tu enemigo. Como dice Whyte en el mismo poema, “Suelta el peso de tu aislamiento y entra en conversación” (···) porque: “Todo te está esperando”.

 

(1) Del poema Everything is waiting for you.

 

Encuéntrame en Facebook y en Instagram.

Cómo marcar límites o el arte de gestionar lealtades

Jorgelina, a quien acompañé en un programa de coaching, cuando se trataba de relaciones no concebía un término medio: o lo daba todo o no quería saber nada del otro. Le ocurría en el ámbito laboral con su jefe y colegas, pero también en el personal, con sus hijos y pareja. Esto la agotaba, llenándola de frustración.

Casi todos hemos pasado por esto y a muchos todavía nos cuesta marcar límites, sobretodo cuando se trata de personas con las que tenemos un vínculo afectivo o profesional.

Una forma de entender porque sucede, es atender al concepto de lealtad. La dificultad en poner límites, es decir, saber decir que no, modular la respuesta a algo que te piden, decir lo que piensas, etcétera responde al tipo de lealtad que generas con las personas que te rodean.

Lealtades sin examinar

No creo que existan personas tóxicas sino más bien lealtades sin examinar. Hay personas con  carisma, con capacidad de persuasión, con el hábito de criticar, personas que proyectan todo el rato, personas con problemas psicológicos, personas que ya no tenemos ganas de ver, etcétera. Una razón de la popularidad del concepto de “persona tóxica” responde a la práctica que tanto gusta de echar pelotas fuera.

En cambio si sueltas la idea de personas tóxicas y tomas el de lealtades sin examinar todo cambia. Entonces, te encuentras frente a una relación con unas reglas del juego, que te limitan y tal vez limitan al otro, pero que “has comprado”. Verlo así, te convierte en actor con la capacidad y responsabilidad de transformar estas reglas por otras mejores.

(Priscilla du Preez, UNSPLASH)

(Priscilla du Preez, UNSPLASH)

Ganar tiempo

Una forma de aprender a gestionar tus lealtades sin examinar o lo que es lo mismo, tu capacidad de poner límites consiste en practicarla. No hay otra forma. Al empezar es importante plantearte de qué forma quieres relacionarte con esta persona. Un enemigo de la gestión de lealtades es sentirte con la obligación de responder al momento cuando te preguntan algo. Si este es tu caso, aprende a decir la sencilla frase: “mmh, gracias por la propuesta, voy a pensarlo y te digo algo”.

Que no te importe decepcionar

Una vez sabes lo que quieres llega el momento de comunicarlo. Al principio, te sentirás incómodo diciéndole a tu jefe que esta semana no tendrá el informe. Te costará a horrores decir a tus padres que estas Navidades no las pasarás con ellos, o a tu pareja que vas a pasar el día de su cumple fuera. La incomodidad a la que me refiero empieza por lo físico: por ejemplo un nudo en la garganta, en el estómago, o tensiones de todo tipo. Esta tensión sube a la cabeza con todo tipo de racionalizaciones, culpabilidad y justificaciones. El modo de actuar entonces, es prestando atención a la sensación y soltando la película mental.

En cuanto a las consecuencias, tal vez te preocupe decepcionar a otros. A veces, se decepcionarán y tienes que aceptarlo. En otras ocasiones alucinarán con tu asertividad y decidirán ellos también desarrollar esta capacidad imprescindible.

Las reglas del juego de tu vida

Con la práctica, puedes llegar a convertirte en un as marcando límites o lo que es lo mismo, creando las reglas del juego de tu vida. Si lo consigues, por mucho que te cueste, ganarás seguro.

 

Te puede interesar:

 

 Encuéntrame en Facebook y en Instagram.