Archivo de febrero, 2021

Atracción sexual: modo de empleo (I)

¿LIBERADOS?

Hace unos cuantos años ya de la liberación sexual, los locos 70, la década en la que nací… y sin embargo, tal vez no sean suficientes. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de liberación sexual? A menudo consiste en acostarse con quién nos dé la gana. Esta actitud fue, en gran parte, una reacción a largos años de represión, no solamente en lo sexual. En cambio, la verdadera libertad pasa por hacer consciente lo que nos mueve, y en elegir una forma de ser y actuar alineada con uno mismo.

CULPABILIDAD

El conflicto interno en relación a la sexualidad es algo que emerge a menudo en mi práctica de coaching, apuntando que estamos lejos de ser libres en esta dimensión. Un conflicto frecuente entre mujeres, es la culpabilidad por sentir atracción sexual hacia personas que no son su pareja. Instituciones patriarcales que han situado a la mujer en una situación de inferioridad y una interpretación represiva de la sexualidad por parte de la religión oficial, todavía pesan en nuestro inconsciente colectivo.

Hombre

(Jens Lindner, UNSPLASH)

TENDRÉ QUE HACER ALGO…

Un día, una amiga me texteó. ¿Oye, sabes si tal está bien con la pareja? Hace tiempo que me resulta atractivo, estamos conectados en redes sociales y tengo ganas de tirarle los tejos. De una guisa similar, un hombre al que acompañé a través del coaching, me explicaba que le gustaba fantasear imaginando historias, con mujeres hacia las que sentía atracción. No hago daño a nadie, y sin embargo, me siento en conflicto por pensar que tal vez tendría que hacer algo, vivir una aventura o dejarlo con mi pareja actual…¿Cómo puedo saber si una de ellas no es el amor de mi vida? También me pesa sostener la tensión sexual… – me explicaba.

LA IMPRONTA DE HOLLYWOOD

El hecho de que la atracción sexual hacia alguien venga pegada al pensamiento de: “tengo que hacer algo con ello” es un regalo de las influyentes películas y series de Hollywood. Este “hacer algo” con la atracción abarca desde un polvo rápido, al lo dejo todo porque es el amor mi vida. Las películas son concentrados de vida, repletas de acción y en las que todo pasa deprisa. El problema surge cuando intentamos aplicar la misma fórmula a nuestro día a día…

Por ello, en el próximo post, te daré tres pautas prácticas sobre cómo gestionar la atracción sexual hacia otra persona de forma consciente.

TE PUEDE INTERESAR

 

Si puede, no vaya al médico. ¿En serio?

SI PUEDE, NO VAYA AL MÉDICO. ¿EN SERIO?

En su último libro Si puede, no vaya al médico, el cirujano Antonio Sitges Serra alerta en palabras de Huxley, respaldadas por 40 años de práctica, que con todos los avances médicos, pronto estaremos todos enfermos.

HIPOCONDRÍACOS EN SERIE

Con puntos en común al libro Curación Cuántica de D. Chopra, Sitges explica cómo la tecnología, los medios de comunicación y el personal médico se confabulan para convertirnos en hipocondríacos en serie. El autor describe que somos bombardeados constantemente sobre los peligros de enfermar, nos sentimos empujados a preocuparnos, a ir al médico, a hacernos pruebas, tests, controles,…y con tanto buscar algo encuentran. Y, añade, una vez lo hacen, el riesgo de entrar en una espiral degenerativa de intervenciones innecesarias, pruebas, stress emocional y demás factores nos puede llevar al desastre.

Persona con estetoscopio

(Online marketing, UNSPLASH)

PSICOSIS COVID

En plena psicosis por la covid, estamos más pendientes de nuestra salud que nunca. Entonces ¿qué hacemos? ¿Pasamos de todo y nos olvidamos de ir al médico? ¿O lo contrario, nos observamos constantemente, rozando la hipocondría con sus nocivos efectos y saturando las consultas médicas?

LOS LÍMITES DEL MIEDO

Detrás de estar muy pendiente de la salud de uno, está el miedo a enfermar. Y en un plano más o menos cercano, el miedo a morir. La emoción del miedo nos avisa del peligro. Anticipa un escenario adverso y su inteligencia nos habla de cautela. Con este mensaje se activa la alerta en nuestro cuerpo, preparándonos para la lucha, la huida o la congelación. A veces el miedo nos puede salvar la vida. Sin embargo, vivir permanentemente presos del miedo – o su variante, la ansiedad – no es recomendable, puesto que la misma emoción nos consume.

DESCÉNTRATE

Un antídoto a la excesiva preocupación por la salud de uno mismo consiste en descentrarse. Tengo cierta tendencia a la hipocondría y mi profesión, basada en acompañar a otras personas a desarrollarse a través del coaching es el antídoto perfecto para descentrarme y ponerme en mi sitio. Al crecer te enseñaron a estar centrado, pero ¿que tal si te descentras un poco o del todo? Dejas de pensar en ti, por unas horas o por unos días y te centras en otra persona, en otro tema, en otro proyecto. Al hacerlo la garra del miedo aflojará, creando espacio para experiencia nueva.

ACEPTAR EL ERROR

En cualquier caso, tanto si dejas que el miedo a enfermar se apropie temporalmente de tu salud, como si evitas ir al médico cuando deberías ir, date un respiro. Nuestra capacidad de errar es marca de la casa de la estirpe humana. Médicos incluidos. Ellos por supuesto, también se equivocan.

Te puede interesar:

La sexta extinción masiva y tú

LA SEXTA EXTINCIÓN MASIVA

La semana pasada, en dos círculos con los que colaboro se habló del momento actual como la sexta extinción masiva del planeta Tierra. La vida en nuestro planeta se ha extinguido cinco veces en el pasado, y ha resurgido de nuevo a partir de las pocas formas de vida que sobrevivieron.

Googleo sobre la sexta extinción masiva y entiendo que no hay consenso científico sobre sus causas. Sin embargo, estudios rigurosos alertan del ritmo alarmante de las especies que se extinguen y de su efecto cascada en los ecosistemas. Estamos jodidos, me digo. Al mismo tiempo una parte en mi se relaja, como si no fuera nada nuevo, porque en cierta forma… no lo es. El ancestral Sutra budista de Los cuatro recordatorios, nos invita a considerar esa verdad y tres más para vivir con sentido.

La Tierra

(NASA, UNSPLASH)

NO PERMANENCIA

Lo único que sabemos con certeza es que nuestra vida, con extinción masiva o no, es limitada. Tiene un punto final. Por mucho que nos distraigamos, por mucho que lo neguemos, por mucho que miremos hacia otro lado. ¿Qué efecto tiene en ti entrar en contacto con esta verdad? Al considerarlo tienes dos opciones: hundirte en la miseria o despertar al milagro de estar vivo.

TU EXISTENCIA ES PRECIOSA

Sí, lo es por lo singular de tu forma. Eres una persona única, con experiencias, dones y capacidades particulares. No importa si estás enfermo, si tu vida no es como te gustaría, ni tampoco si tuviste mala suerte. No importa que te equivocaras en el pasado. Deja de identificarte con todo ello y experimenta esa parte de ti que nunca ha cambiado. Esa con la que estabas en contacto de niño: tu consciencia. Esa parte que rehúsa etiquetas y simplemente responde a “yo soy” sin nada que le siga. Cada momento es un instante nuevo en el que despertar a ella, a tu verdadera esencia.

EL CÓMO IMPORTA: LEY DE LA CAUSA Y EFECTO

Aunque te digas que tu vida es pequeña, que solo eres uno entre muchos, que no hay para tanto,… no te engañes, no da igual de qué forma vives. No lo da porque nuestras acciones físicas o mentales tienen consecuencias para el prójimo y el entorno: o bien lo machacan o bien lo liberan. Y esta elección se da en cada momento.

LA FUTILIDAD DE BUSCAR FUERA

Ayer, una persona a la que acompaño a través del coaching, considerando un cambio profesional me preguntaba: ¿Qué pasa si luego el nuevo trabajo no me ilusiona? Buscar la ilusión (o cualquier estado interno) en las circunstancias externas raramente funciona,  pues al hacerlo cedemos parte de nuestro poder. El ciclo de Samsara, nos habla de la imposibilidad de encontrar la felicidad fuera de nosotros. Vivir así en el mundo es una receta para hundirnos pues como dice la Dakini, todo lo que puede ser perdido, será perdido.

Solamente hay un espacio donde ir más allá de los vaivenes de la vida y encontrar el sentido: dentro de ti. Ya y ¿cómo llegar allí? tal vez te preguntes. Bien, pues lee con atención: con quererlo basta. Ella, tu intención, te mostrará el camino.

 

Te puede interesar:

Por qué no tienes que “aguantar” hasta que pase todo

PARA UN MOMENTO Y PIENSA

Recuerdo un anuncio de tele de hace años, en el que la actriz Andy McDowell, decía algo como, “antes de teñirte el pelo, ¡para un momento y piensa!”. Lo decía con tal intensidad que parecía que había mucho en juego. Podría haber dicho perfectamente: “antes de hipotecarte con la compra de un piso, para un instante y reflexiona”. O “antes de hacerte un tratamiento de fertilidad, para un momento y medita”.

LOS PENSAMIENTOS NOS PIENSAN

La frase del publicista, advertía del gran peligro de ir al tuntún en semejante momento crucial. ¿A quién se le ocurriría hacer algo así, cuando lo que está en juego es nada menos que nuestra cabellera? No es nuestra estabilidad financiera, tampoco nuestra profesión, ni tampoco nuestra familia. Guasas a parte, a lo que voy, es que….el problema de nuestras vidas no es que no pensemos, sino atención, todo lo contrario: pensamos demasiado. Mejor dicho, en palabras del físico David Bohm los pensamientos nos piensan y no sabemos como pararlos lo que tiene un problema: es agotador.

MEMES, PENSAMIENTOS Y OTROS VIRUS

Los pensamientos no se quedan en nuestra cabeza y ya, sino que algunos se propagan entre nosotros, como…¡un virus! Sí, se trata de un tipo de meme. Los pensamientos son información. Cada pensamiento está vinculado a un conjunto de emociones que de instalarse se hacen con nuestro estado de ánimo y añaden tensión. Hay pensamientos-meme que empoderan. Durante el tiempo en el que viví en EEUU, recuerdo como el “que tengas un gran día” y el “todo es posible” me insuflaban entusiasmo a todas horas.

Mujer sentada con mascarilla

(Dusan Jovic, UNSPLASH)

MEMES TÓXICOS

Luego hay pensamientos-memes que suavemente nos matan. Uno de pernicioso con el que no paro de cruzarme es el que responde a la pregunta de “¿Cómo estás?”. El perverso pensamiento-meme-virus responde así: “aguantando hasta que pase todo”. Te puedes decir, bueno, es una frase hecha, no tiene más. Te equivocas y es justamente así es como logran propagarse los pensamientos-meme dañinos, y… hundirte en la miseria.

AGUANTAR TE ESTÁ MATANDO

¿Aguantando el qué? ¿Es que aguantas algo con tus manos? Tal vez aguantes algo con tu mente. Pues claro, aguantas, esperas, aguardas,…a que pase todo. Y mientras lo haces una parte de ti está congelada, está muerta. Yo te pregunto: ¿de qué te sirve pensar así, o mejor dicho, que te piensen así? ¿es que te ayuda en algo comprar ese “aguantar”? Al contrario, te hunde un poquito más cada día, pues aguantar es cansado y tú solo tienes un par de brazos. Y mientras aguantas, tu vida, esa que viniste a vivir, pasa de largo, devorada sin piedad por el tiempo.

VACÚNATE

Las buenas noticias es que puedes inocularte de este pensamiento-meme-virus. Hazlo inyectándote el pensamiento “estoy vivo y doy gracias por ello”. No olvides pincharte un recordatorio diario. Sus efectos no tardarán en llegar. Pensarás menos, descansarás más y gozarás de la broma sagrada de estar vivo.