BLOGS

Un blog acerca de todo lo que se sujeta sobre las columnas de un diario cualquiera. Por ejemplo, el nuestro

Dos columnas para la muerte de Ortega

El País, en El Acento, ese desenfadado y casi siempre interesante editorialillo diario, este pasado viernes:

Días antes [del fallecimiento de Ortega y Gasset], el Ministerio de Información había remitido una nota a la prensa en la que, “ante la posible contingencia” de la muerte del autor de La rebelión de las masas, ordenaba titular la noticia a dos columnas, como máximo, y, sobre todo, no llamarle “maestro”.

El artículo utiliza la anécdota para ilustrar la conversión al catolicismo del fundador del Partido Comunista italiano, pero la instrucción del Ministerio de Información, ese “a dos columnas, como máximo”, es ilustrativa también de una forma de componer gráficamente las noticias muy arraigada en los periódicos de hace tiempo: el uso tasado del ancho, medido en columnas, para denotar la importancia que se le concede a una determinada noticia.

Aunque en el texto se menciona al católico diario Ya (la portada de la imagen, compuesta a siete columnas, es de 1965), no es necesario remontarse a la antañona y muy intervenida prensa del franquismo para encontrar ejemplos de esa manera de poner las noticias en página. El propio El País, sin ir más lejos, era la referencia dominante de este tipo de diarios llamados (por oposición a los que los manuales llamaban desdeñosamente amarillos, sensacionalistas o populares) como valorativos o interpretativos, que concedían a cada noticia un espacio escrupulosamente derivado de su relevancia informativa. Hoy día ningún periódico español –tampoco El País– hace un uso tan rígido del columnaje, y a la ecuación del ancho de las noticias se le suelen añadir otro tipo de factores quizá más prosaicos: el emplazamiento de la noticia dentro de una u otra sección, el ancho al que se hayan titulado la página anterior y la siguiente, que la información lleve o no lleve foto y que ésta sea horizontal o vertical, etc. Esto ocurre en páginas interiores, pero vale también para las portadas. En las de 20 minutos tenemos un esquema fijo, y nuestros titulares de apertura sólo rebasan cuatro de las cinco columnas en que se divide nuestra retícula en ocasiones muy especiales.

Pero, ¿qué hacer cuando la noticia es tan excepcional que el ancho de todas las columnas disponibles resulta insuficiente para evidenciar la importancia de una noticia? Pues, generalmente, subir el cuerpo. lo subió hasta el 96 que tiene reservado para las grandes ocasiones; más recientemente, The Telegraph, de Calcuta, lo ha hecho hasta bastante más allá del 720 que permite el programa de referencia de maquetación, como contaba, tan bien como suele, Herminio Javier Fernández en su blog CuatroTipos.

D. Velasco

1 comentario

  1. Dice ser idealista

    y al ser una palabra muy corta..entonces hay que subir el tipo de letra.

    04 Diciembre 2008 | 16:48

Los comentarios están cerrados.