¿De qué nos protegemos? ¿Tenemos miedo a sentir?

En los tiempos donde la tecnología cubre nuestras vidas de píxeles, accesibilidad y chats sin rostro, reflexiono sobre la capa invisible que construimos ante el miedo a mostrarnos y, sobre todo a sentir.

¿Qué nos impide mostrarnos?

En la sección de esta semana del canal de You Tube, elucubro sobre ello e invito a practicar la vulnerabilidad: a mostrarnos en nuestro cielo e infierno, a compartir aquello que nos duele sin sentir culpa, frustración o miedo.

Y me pregunto también: ¿a qué se debe ese miedo? Acaso debemos ir más a la escuela emocional y dejar un poco de lado el gobierno de la mente. En la gestión de nuestras emociones, pocos aprobarían y muchos suspenderíamos.

Mi queridísima Imma Puig, que ayer presentaba su libro Revolución Emocional en Madrid, constata que, tras la tecnológica, la cuarta revolución corresponde a la emocional. A imprimir la importancia de garantizar unas relaciones sinceras y transparentes. En la deliberación sobre este mundo que nos llama a la asolación con el caramelo del horizonte infinito y poderoso de distintos modos de comunicarnos, estamos abandonando el poderoso bálsamo liberador de la vulnerabilidad.

¿A qué le tenemos miedo? ¿Por qué decidimos callar y hacernos los fuertes?

Un paseo por los rincones de nuestras emociones, de nuestros cajones de sastre que piden ser acariciados, escuchados y entendidos… una reflexión a dejar de alejarnos y practicar el mantra “TE NECESITO” como un resonador que aleje la creencia de que la fragilidad nos debilita cuando, en realidad, es todo lo contrario.

Sirve para enterrar hachas invisibles y batallas de molinos quijotescos que suceden en nuestro interior. ¿Y sabes por qué? Porque decidimos escondernos al mundo y renunciar a nosotros.

Practica vulnerabilidad y súmate al mantra “TE NECESITO”.

El futuro ya está aquí

¿Qué piensan las máquinas? ¿Podrán llegar a sentir? ¿Hasta qué punto la IA, la Inteligencia Artificial, llena nuestras vidas? Somos esclavos del online y hemos abandonado el off line?.

En el afterwork de mi canal de YouTube esta semana reúno a tres mujeres que caminan cada día en la delgada línea que separa el presente y el futuro. Son tres mujeres, impulsoras de startups, acostumbradas a un lenguaje y unas programaciones que llenan nuestras neveras, nuestros ordenadores, incluso nuestros gustos, pero a ojos comunes nos son invisibles. Según el autor de XXI cuestiones sobre el siglo XXI, el israelí Noah Harari, en no menos de treinta años más del cincuenta por ciento de la población pasará a ser ‘irrelevante’ por no trabajar un solo día en su vida o, simplemente, no ser tenidos en cuenta para las decisiones de valores de cambio sociales.

Desde que era pequeña hasta ahora, la sociedad se ha transformado y poco queda de entonces. El año dos mil llegó con una proclama futurista de un mundo que se parece bastante, aunque sin coches ni patinetes voladores todavía.

La palabra futuro sigue teniendo en todos un efecto reflexivo, inspiración e incluso de novelas, para los más mayores, de Asimov o Julio Verne, pero para ellas y otros como ellas, es sólo una palabra.

Cristina Aranda, cofundadora de Mujeres TECH: “El futuro está sucediendo ahora mismo”. Coincide con ello la CEP de la Startup Gudog, Loli Garrido: “El futuro es ayer, llegamos tarde a muchas cosas”.

En esta carrera perdida para estar en el tren del hoy tecnológico ya llamado futuro. ¿Cómo no perdernos? ¿Por dónde empezar? ¿Qué debemos tener en cuenta y qué descartar?.

Esta es una primera clase para dummies sobre cómo no morir en el intento y sobrevivir en el hoy tecnológico.

No quiero ser pesimista ni verme convertida en lo que decían mis abuelos: “nuestros tiempos eran mejores”.

Comparto la visión de Marta Romero, Ceo de WorkToday: “El futuro me lo imagino apoyándonos mucho en la tecnología para poder dar soluciones nuevas”.

Claves para trazar tu propia línea del éxito

Éxito es una palabra que, aunque no viene de éxtasis, bien podríamos decir que es lo que provoca en muchos con el simple hecho de imaginarse en la llamada cresta de la ola.

En la sociedad de los sueños edulcorados con el poder, la fama y el reconocimiento, la carrera por alcanzar el éxito se ha convertido en una autopista muy transitada, pero con un tráfico muy desorientado por la falta de señales que orienten correctamente el camino.

¿Sabemos definir realmente lo que es el éxito? De pensar en la línea del éxito. ¿Cómo nos la imaginamos?

Nunca he creído en las fórmulas para alcanzar metas, pero sí en claves, en recomendaciones que nos ofrecen el norte adecuado para no perdernos en nuestra brújula.

.
La mujer masterclass de esta semana es Sarah Harmon. Ella no sólo puede hablar por sus propios méritos, sino por la cantidad de estadísticas que manejaba en sus cinco años como CEO de Linkedin, la mayor red profesional del mundo.

Desde hace unos meses capitanea Habitissimo en España y Portugal y sigue sus mismas normas: no quedarse en la zona de confort y afrontar nuevos retos sin que el miedo le paralice.

Sarah nos habla de algo fundamental para alcanzar nuestro propio éxito: aprender cada día algo nuevo. Tener presente que igual que el mundo está en permanente movimiento, nosotros también y debemos estar preparados para cualquier cambio o circunstancia. Para ello hay que entrenar la resiliencia y saber que de los mayores fracasos se alcanzan, en la línea del éxito, las mayores cotas de la vida.

Desde mi charla con Sarah comprendí la importancia de establecer y fortalecer tu red relacional; no sólo para el trabajo sino también para lo personal. Porque son ellos, los que en los valles, te motivan, te sustentan y te recuerdan el propósito acordado: ser feliz con lo que tienes y con lo que haces. Eso podría ser una buena definición a todas las escalas de éxito.

Parece una obviedad, verdad. Día a día descubro que las mayores obviedades son las más difíciles de alcanzar.

Decepcionada pero… ¡a votar!

Las nuevas elecciones del próximo 10 de noviembre nos han sentado a todos como un jarro de agua fría. Hemos seguido con desespero cómo se cumplía el plazo de pactos y la incapacidad política para formar gobierno. Los EGOS son muy malos; lo dicen los que entienden de psicoanálisis, pero parece que nuestros políticos de análisis hacen poco y mucho de pelea de gallos para ver quien es el más chulo del corral.

En este vídeo nuevo de YouTube, en mi sección bautizada como YO PIENSO, comparto reflexiones sobre cuestiones que me preocupan y ocupan. La decepción es un mal estado que, de dejarnos llevar, nos atrae al abatimiento, a la falta de ilusión y la pesadumbre.

No podemos evitar la decepción, pero sí reflexionar bien sobre cómo gestionarla. La responsabilidad de nuestra acción no puede ser promovida por la rabia, el enfado o la contaminación de una inoperancia política.

Planean sombras de baja participación para las próximas elecciones y pudiera ser, que pensaras… ¡Merecido se lo tienen! Pero el precio es para nosotros, los ciudadanos, no para ellos. Porque nuestra fuerza sigue siendo el voto, aunque le hayan perdido el respeto por EGO y más tonterías del poder.

Te invito que reflexiones conmigo, que compartas tu decepción y, que por unos minutos, te sientes, veas el vídeo y te des ese tiempo para saber qué harás.

¿Me acompañas? ¿Me cuentas? ¿Me compartes tus inquietudes?

No hay mejor modo que el debate, que la compañía en tiempos de decepción para recuperar la ilusión por un futuro… estoy segura que mejor.

¿Nos cortamos cuando hablamos de sexo?

Hablar de sexo nos sigue poniendo el rubor en las mejillas y hace que nos suba la temperatura corporal. A pesar de que el modo de practicarlo, con las nuevas tecnologías, se ha diversificado y ampliado, en expresarnos sobre ello seguimos estando, en muchos casos, como en la Edad Media y el obscurantismo.

Para empezar, ni si quiera nos ponemos de acuerdo con lo que consideramos como sexo.

Un estudio del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana realizado en 2010 determinó que no existía un consenso sobre lo que la gente consideraba qué era sexo y preguntó a personas entre 18 y 96 años (500 personas) qué significaba el término para ellos. ¿El sexo oral, por ejemplo, se considera sexo? No, para alrededor del 30%. ¿Y el sexo anal? Para el 20% por ciento de los participantes, no. Un sorprendente número de hombres mayores no consideraron el coito pene-vagina como sexo.

Quizás como casi todo, este problema se resuelva con EDUCACIÓN.

El 50% de las mujeres y el 51% de los hombres afirman NO haber recibido una educación sexual suficiente. Y el 90% de la juventud dice haber aprendido sobre sexo a través del porno.

Recuperando mis orígenes de reportera he salido a la calle para ver si me convenzo de que ya no sentimos vergüenza al hablar de sexo y, mucho menos, con nuestra pareja. De si confesamos nuestras fantasías, si compartimos nuestros gustos o, por falta de comunicación, dejamos la creatividad para fuera de la cama y no dentro.

Sobre estar preparados para hablar de sexo, he comprobado que no no tiene edad sino proyección de un antiguo tabú que nos sigue condicionando. Lo veamos como lo veamos, hablar de sexo corta y más si alguien te para en la calle y te pregunta.

¿Le cuentas a tu pareja lo que te gusta en la cama?

Ya es hora de apostar por una educación sexual en la que veamos el sexo como algo normal y necesario.

Fake news, los riesgos de estar mal informados, un debate con Encarna Samitier, Ana Pardo de Vera y Carmen Torres

A golpe de clic, sin movernos de casa y usando un solo dedo, estamos sometidos diariamente a una cantidad de información que somos incapaces de procesar. Tanto es así, que saltamos de un lado a otro, leyendo apenas los titulares y, dejando en nuestra retina memorizados datos que, no sabemos qué nivel de veracidad tienen. Eso sí, nos decidimos, en un golpe de impulsividad, darle difusión en nuestras redes hasta llegar a que esa noticia se haga viral. ¿En qué lugar del proceso queda la comprobación de la veracidad? La voracidad con la que consumimos datos sin control y la velocidad con la que se expande la información, ha creado en los últimos años un desafío global.

¿Cómo detener las llamadas fake news? ¿Por dónde empezar? ¡Cuántas noticias falsas, titulares engañosos, bulos lanzados ex profeso con la intención de intoxicar la cadena imperante! El juego de la información se ha convertido en un pantanoso lugar donde pocos saben nadar.

¿Qué futuro nos espera si no detenemos esta avalancha? ¿Cómo reconocer la información de calidad de las trust news? ¿Cómo evitar que el choque de narrativas sobre un mismo punto termine dando por válido lo que es falso? Hay ejemplos en Reino Unido con el Brexit, con la llegada de Trump. ¿Se puede regular? ¿Es el fin de la información?. Para 2022 se espera que en España se consuman más noticias falsas que reales. Algoritmos de análisis en las grandes plataformas ya se han puesto en marcha para realizar la primera criba, incluso acompañadas de algún símbolo distintivo.

Hace cuatro años, se creó LENA, Leading European Newpeaper Alliance, la alianza de periódicos líderes en Europa con el objetivo de compartir los riesgos de la transformación de la era digital de la información. Se llegó a la conclusión de la necesidad de priorizar la calidad ante la cantidad ¿Se está cumpliendo? ¿Cuál es el balance? ¿Podemos escapar de las fake news?.

El primer You Tube Live de la temporada ha arrancado con uno de los principales desafíos de nuestra era. Algo todavía no resuelto, una avalancha agresiva que necesita ser reconocida.

Tres mujeres líderes en el periodismo escrito me han acompañado para debatir la cuestión, los riesgos de estar mal informados. Son Encarna Samitier, directora de 20minutos, Ana Pardo de Vera, directora de Público y Carmen Torres, periodista de El Independiente.

¿Nos atrevemos a explorar y compartir lo que nos da placer?, una charla con Barbara Miller #placerfemenino

Viajar a otras realidades y culturas abre la mente. Es una frase no sólo popular sino fácilmente comprobable cuando decides ponerte a andar y dejar de mirarte el ombligo. Nace también una necesidad de ser solidaria con causas ajenas, pero que al mismo tiempo nos tienen conectadas. Así ocurre con la mujer y su sexualidad en el mundo. Por desgracia se siguen produciendo auténticas atrocidades en pro de la tradición, la fe o la cultura con respecto a la mujer y sus derechos. Y más profundamente en su derecho a una sexualidad libre. Conceptos como ablación, matrimonio de conveniencia, desconocimiento y tabú sobre el sexo femenino no nos resultan tan lejanos, pero quizás no les ponemos cara a todo ello.

La directora Barbara Miller nos invita con el documental #placerfemenino a recorrer el mundo y conocer a cinco mujeres que han sufrido y sufren todo ello. Una representación valiente y arriesgada de otras tantas mujeres que siguen castradas de libertades y también de libertad sexual.

Vivir en un país como España no hace que nos alejemos de esas realidades porque hasta hace bien poco, por no decir nuestras abuelas, no se permitían el goce en la cama o, no concebían el sexo como para el disfrute propio sino para el de su marido. Estar disponibles y apetecibles para cuando quisieran. Una imagen muy triste que nos ha dejado más de un resquicio en todas nosotras.

¿Vivimos libremente nuestra sexualidad? ¿Conocemos lo que nos da placer y lo practicamos sin tabúes? ¿Seguimos condicionadas por la imagen de ‘objeto sexual’ que la sociedad sigue ofertando sobre la mujer?.

Charlar con Barbara Miller nos lleva a reivindicarnos y, como Kathy Bates en Tomates Verdes Fritos, querer coger un espejo y contemplar con gusto nuestra vagina.

“Disney nos ha hecho idiotas”. Una charla con María Hesse, Feminista Ilustrada (María Murnau) y P8ladas (Laura Santolaya)

¿Qué concepto del amor tenemos metido en la cabeza? ¿Qué es lo que nos han vendido y sobretodo qué es lo que hemos comprado? La posición, los roles en el amor y los cuentos chinos o americanos de qué tenemos que sentir, qué debemos esperar y qué descartar. Por suerte, lo del príncipe azul parece que comienza a verse como una pantomima sobre el arquetipo del amad@ ideal. Pero a pesar de ello… ¿Seguimos con el lío de lo que debería ser porque nos lo han contado y no es?.

¿Buscamos en lo que llamamos amor una aguja en un pajar? Tod@s estamos atrapados, hombres y mujeres en el mito de Disney y tratamos de sobrevivir como buenamente podemos, pero nuestro nivel de frustración aumenta si no somos capaces de diferenciar el mito a la realidad. O dicho de otro modo que ahora está muy de moda: la famosa expectativa a la realidad.

Para deconstruir esa imagen me ayudan tres reconocidas ilustradoras jóvenes con un estilo muy distinto. María Hesse, María Murmau (Feminista Ilustrada) y Laura Santolaya (P8ladas)

Una charla de amigas para poner la nota discordante a la imagen tóxica del amor, a las esclavitud de nuestras creencias. Darle punta y quitarle hierro al sentimiento maestro que tanto nos ofrece para bien y para mal.

Laura Santolaya (P8ladas): “Si no te bloquean en redes sociales cuando lo dejas, es que no lo estás haciendo bien como ex”.

María Murnau (Feminista Ilustrada): “Disney nos hace parecer imbéciles”.

María Hesse: “En el terreno artístico, a las mujeres se nos ha narrado desde el punto de vista masculino”.

¿Cómo hacer de la pareja el mejor equipo?, por la psicóloga clínica Imma Puig

Hace unos años me convencí de que miramos la pareja en VHS mientras vivimos y estamos en la era digital. Así nuestra doble frustración en tratar de encajarla en un packaging que no es el suyo ya. En esta era tecnológica nos resulta mucho más fácil hacer de nuestro móvil nuestro mejor equipo que de nuestra pareja. En mi época de escuela no nos enseñaban a gestionar las emociones y, ahora, sólo en algunas, cuando debiera ser una asignatura obligatoria.

¿Cómo ser amados del modo que deseamos? ¿Cómo terminar con los estigmas relacionados con la pareja? ¿Cómo lograr estar conectados de quien amamos?.

Inma Puig, reputada psicóloga clínica con amplia experiencia en la gestión de equipos: quince años en el FC Barcelona y seis años ya leva en el restaurante Can Roca, ofrece las claves para lograr de la pareja el mejor equipo: “Todas las personas somos como las plantas; todas necesitamos lo mismo pero en diferentes dosis”. Un buen principio que, unido a la lógica de nuestra anatomía (“Tenemos dos orejas y una boca”), nos lleva a dos premisas fundamentales: la escucha y el cuidado.

Inma hace un recorrido por cómo sentirnos reconocidos, cuidados y confortables dentro de la pareja. ¿Cómo lograrlo? “Como todo en la vida, las cosas importantes requieren su tiempo”.

El One to One con Inma Puig te hace mirar a la pareja de otro modo, olvidarte de las quejas e involucrarte como en el mejor de los equipos. Puede ser una buena tarea para el verano y disfrute de las vacaciones con tiempo libre junto a la persona que amas.

Frases destacadas de Inma Puig:

  • Para que te quieran has de estar dispuesto a querer.
  • Existe la contabilidad A, la contabilidad B y la contabilidad Emocional.
  • Vivir en pareja es un arte.
  • Cuidar es querer
  • Los conflictos son inevitables.
  • Si no hay conflicto, no hay pareja.
  • Hay que escuchar el doble de lo que se habla si quieres entender al otro.
  • Si quieres que alguien se comprometa dale confianza.
  • Todo lo que vale la pena, necesita tiempo.

El feminismo no es fácil

¿Por qué cuando hablamos de feminismo sigue el ruido y la confusión? ¿Por qué miramos la diferencia y no aquello que nos une? ¿ Por qué pedir la igualdad es, como cuentan algunos, tarea intrínseca de la mujer?

Se ha hablado poco de las mujeres del 27, llamadas Sin Sombrero, que abanderaron junto a otros intelectuales, la lucha por los derechos y la erradicación de conceptos o creencias que nos limitaban o condicionaban por nuestro género.

Marisa Mallo, María Teresa León, María Zambrano, Josefina de la Torre, Ernestina de Campoucín, Concha Méndez, Margarita Gil, Rosa Chacel. Todas ellas emprendieron un camino sin retorno a favor de no conformarse y apostar por sus sueños y una vida más justa. Poco se ha conocido de sus trabajos, de sus escritos, de sus pinturas, de sus méritos. Ellas quisieron adelantar el reloj de aquella España y decidieron vivir en consecuencia.

En esta nueva ola del feminismo… ¿Qué reivindicarían? ¿Dónde militarían? ¿Qué nos contarían? ¿En qué lugar de la sociedad estarían?

Junto a la investigadora y licenciada en derecho María Teresa Rodríguez de Castro y las jóvenes activistas feministas Zúa Mendez y Teresa Lozano, integrantes de Towanda Rebels me embarco como lo hicieron las Sin Sombrero en una charla –para cambiar el mundo- siendo y queriendo convertirme en como dice Rodríguez de Castro: “Una nómada del conocimiento”.

Todas ellas llegan a la misma conclusión: “El feminismo no es fácil”. Incomoda y saca de la zona de confort.

Zua Méndez – Towanda Rebels: “A nosotras nos han robado los referentes”

María Teresa Rodríguez de Castro: “La voz de las mujeres no se tiene que perder, que no se silencien nuestras voces”

Teresa Lozano – Towanda Rebels: “Nos han educado que ya no tenemos que luchar que ya existe la igualdad. Esa es la mentira”