Archivo de la categoría ‘Sin categoría’

¿Nos cortamos cuando hablamos de sexo?

Hablar de sexo nos sigue poniendo el rubor en las mejillas y hace que nos suba la temperatura corporal. A pesar de que el modo de practicarlo, con las nuevas tecnologías, se ha diversificado y ampliado, en expresarnos sobre ello seguimos estando, en muchos casos, como en la Edad Media y el obscurantismo.

Para empezar, ni si quiera nos ponemos de acuerdo con lo que consideramos como sexo.

Un estudio del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana realizado en 2010 determinó que no existía un consenso sobre lo que la gente consideraba qué era sexo y preguntó a personas entre 18 y 96 años (500 personas) qué significaba el término para ellos. ¿El sexo oral, por ejemplo, se considera sexo? No, para alrededor del 30%. ¿Y el sexo anal? Para el 20% por ciento de los participantes, no. Un sorprendente número de hombres mayores no consideraron el coito pene-vagina como sexo.

Quizás como casi todo, este problema se resuelva con EDUCACIÓN.

El 50% de las mujeres y el 51% de los hombres afirman NO haber recibido una educación sexual suficiente. Y el 90% de la juventud dice haber aprendido sobre sexo a través del porno.

Recuperando mis orígenes de reportera he salido a la calle para ver si me convenzo de que ya no sentimos vergüenza al hablar de sexo y, mucho menos, con nuestra pareja. De si confesamos nuestras fantasías, si compartimos nuestros gustos o, por falta de comunicación, dejamos la creatividad para fuera de la cama y no dentro.

Sobre estar preparados para hablar de sexo, he comprobado que no no tiene edad sino proyección de un antiguo tabú que nos sigue condicionando. Lo veamos como lo veamos, hablar de sexo corta y más si alguien te para en la calle y te pregunta.

¿Le cuentas a tu pareja lo que te gusta en la cama?

Ya es hora de apostar por una educación sexual en la que veamos el sexo como algo normal y necesario.

Fake news, los riesgos de estar mal informados, un debate con Encarna Samitier, Ana Pardo de Vera y Carmen Torres

A golpe de clic, sin movernos de casa y usando un solo dedo, estamos sometidos diariamente a una cantidad de información que somos incapaces de procesar. Tanto es así, que saltamos de un lado a otro, leyendo apenas los titulares y, dejando en nuestra retina memorizados datos que, no sabemos qué nivel de veracidad tienen. Eso sí, nos decidimos, en un golpe de impulsividad, darle difusión en nuestras redes hasta llegar a que esa noticia se haga viral. ¿En qué lugar del proceso queda la comprobación de la veracidad? La voracidad con la que consumimos datos sin control y la velocidad con la que se expande la información, ha creado en los últimos años un desafío global.

¿Cómo detener las llamadas fake news? ¿Por dónde empezar? ¡Cuántas noticias falsas, titulares engañosos, bulos lanzados ex profeso con la intención de intoxicar la cadena imperante! El juego de la información se ha convertido en un pantanoso lugar donde pocos saben nadar.

¿Qué futuro nos espera si no detenemos esta avalancha? ¿Cómo reconocer la información de calidad de las trust news? ¿Cómo evitar que el choque de narrativas sobre un mismo punto termine dando por válido lo que es falso? Hay ejemplos en Reino Unido con el Brexit, con la llegada de Trump. ¿Se puede regular? ¿Es el fin de la información?. Para 2022 se espera que en España se consuman más noticias falsas que reales. Algoritmos de análisis en las grandes plataformas ya se han puesto en marcha para realizar la primera criba, incluso acompañadas de algún símbolo distintivo.

Hace cuatro años, se creó LENA, Leading European Newpeaper Alliance, la alianza de periódicos líderes en Europa con el objetivo de compartir los riesgos de la transformación de la era digital de la información. Se llegó a la conclusión de la necesidad de priorizar la calidad ante la cantidad ¿Se está cumpliendo? ¿Cuál es el balance? ¿Podemos escapar de las fake news?.

El primer You Tube Live de la temporada ha arrancado con uno de los principales desafíos de nuestra era. Algo todavía no resuelto, una avalancha agresiva que necesita ser reconocida.

Tres mujeres líderes en el periodismo escrito me han acompañado para debatir la cuestión, los riesgos de estar mal informados. Son Encarna Samitier, directora de 20minutos, Ana Pardo de Vera, directora de Público y Carmen Torres, periodista de El Independiente.

¿Nos atrevemos a explorar y compartir lo que nos da placer?, una charla con Barbara Miller #placerfemenino

Viajar a otras realidades y culturas abre la mente. Es una frase no sólo popular sino fácilmente comprobable cuando decides ponerte a andar y dejar de mirarte el ombligo. Nace también una necesidad de ser solidaria con causas ajenas, pero que al mismo tiempo nos tienen conectadas. Así ocurre con la mujer y su sexualidad en el mundo. Por desgracia se siguen produciendo auténticas atrocidades en pro de la tradición, la fe o la cultura con respecto a la mujer y sus derechos. Y más profundamente en su derecho a una sexualidad libre. Conceptos como ablación, matrimonio de conveniencia, desconocimiento y tabú sobre el sexo femenino no nos resultan tan lejanos, pero quizás no les ponemos cara a todo ello.

La directora Barbara Miller nos invita con el documental #placerfemenino a recorrer el mundo y conocer a cinco mujeres que han sufrido y sufren todo ello. Una representación valiente y arriesgada de otras tantas mujeres que siguen castradas de libertades y también de libertad sexual.

Vivir en un país como España no hace que nos alejemos de esas realidades porque hasta hace bien poco, por no decir nuestras abuelas, no se permitían el goce en la cama o, no concebían el sexo como para el disfrute propio sino para el de su marido. Estar disponibles y apetecibles para cuando quisieran. Una imagen muy triste que nos ha dejado más de un resquicio en todas nosotras.

¿Vivimos libremente nuestra sexualidad? ¿Conocemos lo que nos da placer y lo practicamos sin tabúes? ¿Seguimos condicionadas por la imagen de ‘objeto sexual’ que la sociedad sigue ofertando sobre la mujer?.

Charlar con Barbara Miller nos lleva a reivindicarnos y, como Kathy Bates en Tomates Verdes Fritos, querer coger un espejo y contemplar con gusto nuestra vagina.

“Disney nos ha hecho idiotas”. Una charla con María Hesse, Feminista Ilustrada (María Murnau) y P8ladas (Laura Santolaya)

¿Qué concepto del amor tenemos metido en la cabeza? ¿Qué es lo que nos han vendido y sobretodo qué es lo que hemos comprado? La posición, los roles en el amor y los cuentos chinos o americanos de qué tenemos que sentir, qué debemos esperar y qué descartar. Por suerte, lo del príncipe azul parece que comienza a verse como una pantomima sobre el arquetipo del amad@ ideal. Pero a pesar de ello… ¿Seguimos con el lío de lo que debería ser porque nos lo han contado y no es?.

¿Buscamos en lo que llamamos amor una aguja en un pajar? Tod@s estamos atrapados, hombres y mujeres en el mito de Disney y tratamos de sobrevivir como buenamente podemos, pero nuestro nivel de frustración aumenta si no somos capaces de diferenciar el mito a la realidad. O dicho de otro modo que ahora está muy de moda: la famosa expectativa a la realidad.

Para deconstruir esa imagen me ayudan tres reconocidas ilustradoras jóvenes con un estilo muy distinto. María Hesse, María Murmau (Feminista Ilustrada) y Laura Santolaya (P8ladas)

Una charla de amigas para poner la nota discordante a la imagen tóxica del amor, a las esclavitud de nuestras creencias. Darle punta y quitarle hierro al sentimiento maestro que tanto nos ofrece para bien y para mal.

Laura Santolaya (P8ladas): “Si no te bloquean en redes sociales cuando lo dejas, es que no lo estás haciendo bien como ex”.

María Murnau (Feminista Ilustrada): “Disney nos hace parecer imbéciles”.

María Hesse: “En el terreno artístico, a las mujeres se nos ha narrado desde el punto de vista masculino”.

¿Cómo hacer de la pareja el mejor equipo?, por la psicóloga clínica Imma Puig

Hace unos años me convencí de que miramos la pareja en VHS mientras vivimos y estamos en la era digital. Así nuestra doble frustración en tratar de encajarla en un packaging que no es el suyo ya. En esta era tecnológica nos resulta mucho más fácil hacer de nuestro móvil nuestro mejor equipo que de nuestra pareja. En mi época de escuela no nos enseñaban a gestionar las emociones y, ahora, sólo en algunas, cuando debiera ser una asignatura obligatoria.

¿Cómo ser amados del modo que deseamos? ¿Cómo terminar con los estigmas relacionados con la pareja? ¿Cómo lograr estar conectados de quien amamos?.

Inma Puig, reputada psicóloga clínica con amplia experiencia en la gestión de equipos: quince años en el FC Barcelona y seis años ya leva en el restaurante Can Roca, ofrece las claves para lograr de la pareja el mejor equipo: “Todas las personas somos como las plantas; todas necesitamos lo mismo pero en diferentes dosis”. Un buen principio que, unido a la lógica de nuestra anatomía (“Tenemos dos orejas y una boca”), nos lleva a dos premisas fundamentales: la escucha y el cuidado.

Inma hace un recorrido por cómo sentirnos reconocidos, cuidados y confortables dentro de la pareja. ¿Cómo lograrlo? “Como todo en la vida, las cosas importantes requieren su tiempo”.

El One to One con Inma Puig te hace mirar a la pareja de otro modo, olvidarte de las quejas e involucrarte como en el mejor de los equipos. Puede ser una buena tarea para el verano y disfrute de las vacaciones con tiempo libre junto a la persona que amas.

Frases destacadas de Inma Puig:

  • Para que te quieran has de estar dispuesto a querer.
  • Existe la contabilidad A, la contabilidad B y la contabilidad Emocional.
  • Vivir en pareja es un arte.
  • Cuidar es querer
  • Los conflictos son inevitables.
  • Si no hay conflicto, no hay pareja.
  • Hay que escuchar el doble de lo que se habla si quieres entender al otro.
  • Si quieres que alguien se comprometa dale confianza.
  • Todo lo que vale la pena, necesita tiempo.

El feminismo no es fácil

¿Por qué cuando hablamos de feminismo sigue el ruido y la confusión? ¿Por qué miramos la diferencia y no aquello que nos une? ¿ Por qué pedir la igualdad es, como cuentan algunos, tarea intrínseca de la mujer?

Se ha hablado poco de las mujeres del 27, llamadas Sin Sombrero, que abanderaron junto a otros intelectuales, la lucha por los derechos y la erradicación de conceptos o creencias que nos limitaban o condicionaban por nuestro género.

Marisa Mallo, María Teresa León, María Zambrano, Josefina de la Torre, Ernestina de Campoucín, Concha Méndez, Margarita Gil, Rosa Chacel. Todas ellas emprendieron un camino sin retorno a favor de no conformarse y apostar por sus sueños y una vida más justa. Poco se ha conocido de sus trabajos, de sus escritos, de sus pinturas, de sus méritos. Ellas quisieron adelantar el reloj de aquella España y decidieron vivir en consecuencia.

En esta nueva ola del feminismo… ¿Qué reivindicarían? ¿Dónde militarían? ¿Qué nos contarían? ¿En qué lugar de la sociedad estarían?

Junto a la investigadora y licenciada en derecho María Teresa Rodríguez de Castro y las jóvenes activistas feministas Zúa Mendez y Teresa Lozano, integrantes de Towanda Rebels me embarco como lo hicieron las Sin Sombrero en una charla –para cambiar el mundo- siendo y queriendo convertirme en como dice Rodríguez de Castro: “Una nómada del conocimiento”.

Todas ellas llegan a la misma conclusión: “El feminismo no es fácil”. Incomoda y saca de la zona de confort.

Zua Méndez – Towanda Rebels: “A nosotras nos han robado los referentes”

María Teresa Rodríguez de Castro: “La voz de las mujeres no se tiene que perder, que no se silencien nuestras voces”

Teresa Lozano – Towanda Rebels: “Nos han educado que ya no tenemos que luchar que ya existe la igualdad. Esa es la mentira”

Agatha Ruiz de la Prada y cómo lograr hacer lo que te da la gana

¿Quién no se ha planteado nunca la fórmula perfecta para lograr hacer y decir lo que te dé la gana? Los condicionantes, los miedos, las ataduras… siempre hay una excusa que nos impide ser o mostrarnos como realmente queremos. Lo de que el pensar y el hacer está en equilibrio es un logro y sólo hay algunas personas que ‘aparentemente’ lo consiguen.

Para mí, sin duda, una de ellas es Ágatha Ruiz de la Prada. Una de las diseñadoras españolas más internacionales, a la que ni la fama, ni sus orígenes aristocráticos le han impedido expresarse y crear un universo propio.

Ella está por encima de la convención por que le aburre, y disfruta de la espontaneidad y de la verborrea ágil. Es transparente, divertida y creadora en cualquier faceta de su vida. No mira, ofrece si le apetece y apuesta por lo que le gusta y quiere. Definir a alguien así hace que todo sueño parezca sencillo, pero entrama la mayor de las complejidades: que es: saber pasar de tus propios límites y dedicarte de pleno a la vida y lo que te llena.

Ágatha nos ofrece en este One to One una generosa masterclass recorriendo su vida y sus encrucijadas y, cómo logró superarlas hasta llegar al punto de hoy. Ella no ve mérito en esa capacidad: “Es como si estás delgada estás delgada. Yo soy así. No hay más”.

Puede que sea precisamente esa la clave: aceptarse y dejarse de darle vueltas a la vida.

En esta charla descubrirás a una Ágatha distinta y seguramente comprenderás mucho más ese universo de colores que construyó como refugio, frente a una melancolía triste de la que decidió huir.

“Mi vida ha sido una lucha contra la depresión”, una frase que me confesó y que me dejó muy reflexiva. Como muchas otras que dijo siempre con la ligereza de quien ha decidido hace tiempo abandonar las capas y mostrarse cual es.

10.000 pasos al día, ¿y si empezamos por ahí?

En verano todos somos conscientes, mucho más conscientes, del estado de nuestro cuerpo, pero no priorizando la salud y la forma sino el aspecto porque toca lucir palmito en las playas.
Se aprovechan las vacaciones no sólo para descansar sino para reflexionar sobre ‘la nueva temporada’: qué propósitos alcanzar a partir de septiembre.

Apuntarse al gimnasio o practicar deporte con regularidad suele estar en la lista de la mayoría, esa misma que, meses más tarde se nos cae por incumplida. Nos apuntamos al gimnasio, pero sólo nos ven para pagar cada mes la cuota. La falta de constancia nos atrapa con excusas diversas que nos impiden llevar una práctica saludable para que nuestros músculos estén activos y no se atrofien.

He conversado con tres de las mejores entrenadoras de este país. Cris Diaz ex nadadora profesional y entrenadora personal, Paula Butragueño, runner, mindfulness e Isabel del Barrio, triatleta.

Ellas trabajan a diario con esa necesidad de cultivar la constancia, con esa necesidad de mover el cuerpo y lograr que la salud esté por encima de la estética. En este afterwork nos ofrecen pautas para comenzar, caminos por donde enfocar nuestra nueva vida y argumentos para no dejarlo para más tarde. ¡Ya!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dar 10.000 pasos al día. Algo que descubrí en esta charla y, desde entonces, trato de cumplir con la cifra. Me doy cuenta que estar frente al ordenador o tirados en el sofá aumenta nuestro sedentarismo y nos impide cumplir con ese mínimo garantizado ¿Y si empezamos por ahí?

Márcate ese mismo reto: 10.000 pasos al día. No falles. Comienza y puede que comiences a sentir que tu cuerpo se despierta y se encuentra mucho más enérgico que antes.
Pon el contador a cero cada día y ¡dale al deporte!.

¿Por qué ser vegano o lo contrario?

Comenzábamos el año 2019 con el listado de tendencias que nos esperaban para los siguientes 365 días. Una de ellas, según The Economist, era el veganismo.

Hoy la decisión de hacerse vegetariano o vegano nos la hemos planteado nosotros mismos o alguien de nuestro círculo más cercano. Hace diez años, según Google, apenas no había rastro de búsquedas relacionadas con ser vegano, ahora en España se han multiplicado un 70%.

¿Eso en qué se traduce? No sólo en un aumento de la venta de los alimentos de origen no animal, sino también en un cambio de modo de vida y, consecuentemente, de construcción de las sociedades futuras.

La conciencia relacionada con el maltrato animal, con el exceso y abuso de proteínas animales en nuestra alimentación, ha llevado el debate a la calle. Como en las grandes cuestiones existe división. “Solo pido que ellos no exijan al resto que no coman carne”, me comentaba una mujer; la misma que los consideraba “radicales”.

Recuperando mi carácter curioso salgo a la calle para plantear a la gente ¿Por qué ser vegano o lo contrario? Compruebo que seguimos adolecidos por las etiquetas, los conceptos y los intereses de otros que afectan a nuestra propia opinión. Ser vegano poco a poco ha dejado de ser alguien que vive en una comuna y va vestido al estilo hippy de los setenta. Ser vegano es una filosofía de vida que pide respeto a los animales y una ley justa y transparente para ellos.

¿Tienes una opinión propia de la cuestión? Escuchar la opinion de la calle puede que termine por convencerte de que lo importante es informarnos y reflexionar sobre esta tendencia al alza que llega con la fuerza de una ola.

El mercado se guía como siempre por sus intereses económicos, y es el primero que suele rastrear estas tendencias y, por desgracia, la política de los últimos. A veces pienso cómo es posible que el mercado sea tan flexible, variable y mutable a los acontecimientos, y la política un búnker pesado y aletargado para poder virar por donde sopla el viento de las necesidades sociales.

Yo no soy vegana ,y por el momento no me lo he planteado, pero respeto cualquier decisión y trato de aprender de ellos y de lo que hablan: una mayor sensibilidad social; una mayor consciencia con nuestro entorno y nuestros compañeros de vida.

La gurú del Magnesio: Ana María Lajusticia

En algunos lugares del mundo, como Japón, los ancianos sigue siendo el pilar de la sociedad y son consultados como, en la antigüedad o en antiguas tribus, como gurús de la experiencia. En nuestra cultura parece que no hemos heredado ese respeto sino que nos quedamos con la idea de la Edad Media, de que la senectud es una época oscura donde el ser humano es apartado de las riendas de la sociedad y pseudo obligado a la reclusión, la soledad o el silencio.

Desde pequeña he visto con admiración la cana y me ha hipnotizado la profundidad de la mirada de los ancianos. Llevan la vida dentro de sus pupilas y me gusta hablar con aquellos para los que el tiempo ha dejado de ser prisa.


Por ello y por encima de todo, ha sido para mi un auténtico placer que Ana María Lajusticia me haya concedido su última entrevista antes de retirarse de los medios.

Tiene 94 años y sigue formulando con una claridad envidiable ¿Su secreto? Muchos la han bautizado como la ‘Gurú del magnesio’, pero esta química recuerda que la fórmula es el cuidado permanente del cuerpo, escucharlo y “enfadarse poco”.

Ella ha hecho de su vida una lucha por aquello que creía: los beneficios del magnesio. Creó su propia línea de productos tan conocidos ahora que llevan su cara y su nombre –“Estaba tan segura de que no me equivocaba con lo que recomendaba que por eso quise que llevaran mi cara”- Ella tuvo muy claro cuál era su Hikigai – su propósito de vida- que dicen los japoneses – los más longevos del mundo- que es la base para vivir muchos años y con buena calidad de salud.

Charlamos de la necesidad de cuidarse, de su lucha y de aquellos que durante años la han criticado. Ella responde con claridad y con respeto la escucho mientras contemplo su mirada profunda, que esconde todo lo vivido en sus 94 años.

No ha perdido un ápice de ilusión, ni de pasión por lo que hace.

A su edad es otra Role Model, otra mujer Masterclass que nos enseña lo que ha aprendido sobre el magnesio, sus propiedades y la salud: nuestro manantial más preciado.