Videojuegos, gadgets, curiosidades, archiperres y otras paranoias digitales

Entradas etiquetadas como ‘bibliotecas’

El terrorismo cultural llega a las bibliotecas

Se acerca un nuevo plan para el fomento de las bibliotecas en nuestro país. Tendrán más presupuesto, adquirirán más obras, las de siempre y las de más autores noveles. Pues no. En este país cada vez se va a leer menos en las bibliotecas públicas, o de menos autores. Eso es lo que se desprende de la nueva Ley del Libro, del nuevo canon por préstamo bibliotecario, una ley hecha a la medida de las sociedades gestoras de derechos de autor, en este caso CEDRO.

La Comisión de Cultura del Congreso ha aprobado el dictamen sobre el proyecto de la Ley del Libro, que se debatirá la semana. El nuevo canon establece un canon por cada libro para prestar de 0,20 euros.

Los usuarios en principio están tranquilos porque el coste de todos los préstamos corre por cuenta del Ministerio de Cultura y de las Comunidades Autónomas, pero el problema va un paso más allá de quién paga y quién recibe. Por un lado, los autores que más venden no necesitan de ese ingreso. Por otro, es previsible que los autores que menos venden desaparezcan de las bibliotecas, ya que éstas tendrán menos dinero para invertir en la compra de ejemplares (es probable que vean reducido su presupuesto) y, en consecuencia, elegirán los que saben que son un ‘alquiler seguro’. Triste, muy triste.

Hace tiempo que se puso en marcha la campaña “No al préstamo de pago”. Los autores que forman parte de esta campaña no están locos ni, por supuesto, son idiotas. Consideran que la entrada en vigor del “préstamo de pago”, supone pagar dos veces por el mismo producto. Si las bibliotecas ya abonan derechos de autor cada vez que compran un ejemplar con depósito legal, no se justifica el cobro de un canon añadido.

En 2004, CEDRO obtuvo un beneficio neto de 26 millones de euros (datos de Josep Puig de Bellacasa, presidente de Cedro, Boletín informativo nº 46). A este nuevo canon habrá que empezar a sumar el incremento que supone el (también) nuevo canon sobre los dispositivos multifunción, y ése sí sale directamente de nuestro bolsillo.