BLOGS

Videojuegos, gadgets, curiosidades, archiperres y otras paranoias digitales

Descarga mas-iva

La última tienda de música online nacida en nuestro país ha sido PixBox, de Terra, que cuenta con el apoyo de varias entidades de gestión de derechos de autor como la SGAE, y cuyas canciones incorporan la tecnología DRM de Microsoft.

A simple vista, la oferta es muy ventajosa: por 11,5 euros al mes hay barra libre de descargas de las más de 1 millón de canciones disponibles, más vídeos y conciertos. Si nos metemos en el tema de la descarga individual ya son más de 14 euros por un disco completo si es novedad y 1,33 euros por cada canción individual, y ya empiezo a no ver muy bien dónde está la oferta de adquirir las canciones a través de Internet con este sistema que reduce costes por fabricación, distribución, etc.

Sigo leyendo las condiciones y veo que cumpliendo la ley sólo puedo pasar las canciones por las que he pagado a 3 ordenadores y después se acabó, sólo puedo ‘recuperar la licencia’ hasta un máximo de 3 veces.

Cuando yo compro un disco en soporte CD lo puedo escuchar en todos los ordenadores y reproductores que quiera. Entonces, ¿por qué me limitan la utilización que puedo hacer de estas canciones por las que he pagado? Tal vez siempre he estado equivocada y DRM son las siglas de Demencial Rights Management.

7 comentarios

  1. Dice ser Jaime

    Si no fuera un atraco a mano armada no estaria apoyado por los de la SGAE…

    31 Mayo 2006 | 11:44

  2. Dice ser Chinpoko

    La venta de música por Internet es uno de los misterios más grandes que rodea a la industria discográfica. Cada vez que a alguien se le ocurre un método “legal” para vender canciones, tiene que añadirle las puñeteras trabas para hacerlo inviable, porque seguimos empeñados en considerar a todos los consumidores “potenciales criminales” y se nos trata como futuros delincuentes. Lo de PixBox de Terra tiene buena pinta hasta que vas leyendo la letra pequeña. ¿Cómo puede costar 1,33 euros una canción “nueva”, sin soporte físico ni carátula ni nada de nada? ¿Cómo pueden cobrar por un disco completo lo mismo que si te compras el CD original? Y la barra libre, ¿dónde tiene sus limitaciones, además de en la tecnología, que deja fuera al 90% de los MP3 del mercado? ¿Quedan excluidas las novedades? Por no hablar de lo que la inminente Ley de Propiedad Intelectual nos va a añadir a la historia: comprar una sola canción pero pagar derechos por el archivo original, el CD al que la grabes, el reproductor MP3 al que la pases y el equipo de música en el que puedas escucharla. Eso se llama doble imposición (más bien, cuádruple), y lo gracioso es que no es legal… ¿O sí?

    31 Mayo 2006 | 11:45

  3. Dice ser yop

    todos se quieren sumar al carro Apple, ricos en base a vender canciones a 1€

    31 Mayo 2006 | 14:51

  4. Dice ser Rockero Rojo

    Yo creo q ponen tantas pegas xq si fuera facil los musicos venderian sus proias cnaciones desde sus paginas web y la sgae y las multinacionales se moririan de hambre.

    31 Mayo 2006 | 15:36

  5. Dice ser roba

    Cada vez que leo cosas así, pongo el kazza y el emule a todo trapo y descargo sin parar. Ni un duro a esta banda de ladrones

    31 Mayo 2006 | 15:51

  6. Dice ser Jose

    http://www.espacinsular.org/Buena, tiene toda la lógica.Prefiero mejor el disco que comprar en linea

    15 Junio 2006 | 19:22

  7. Dice ser Carlos Guerrero

    Crónica de una muerte anunciada.No es que sea un pesimista, soy un optimista bien informado, y las previsiones de futuro que había pronosticado con la llegada del “MARAVILLOSO” sistema DVD se están cumpliendo.Paso Mayo y sus primeros calores, Junio con sus exámenes finales y las piscinas, los mundiales, con la desastrosa participación española (afortunadamente para nosotros), y todo sigue igual… ¡a la baja!No hay expectativas claras hoy en día, de poder hacer previsiones seguras sobres ventas futuras, los días que eran buenos, ya no lo son, y estos (los malos) se suceden, en decidía y amargura.Ya no me muerdo más los labios hasta llagarme, cuando un cliente que no recordaba vuelve, y sin ningún rubor, le dice a su acompañante en voz alta para que se oiga: “…no jodas, no la lleves que ya la tengo; te la paso luego…” Con esas no vale la protección SONY contra el pirateo. Pienso que esta se fabrico para el fastidio del video club, que observa como sus clientes se dicen unos a otros: “… Esta pelí Mari no la lleves, es de las rojas y no se ve…”Unos instantes mas tarde, ofreces con un celó inusitado, las novedades que acabas de desempaquetar, y te responden grandilocuentemente, “pero buen hombre ya las he visto hace mas de tres meses” con una sonrisa cómplice y radiante, en tu misma cara, para que luego después, te llegue el gracioso de turno comentando: “ya no tienes tanto jaleo como antes, ¡he!” Y piensa tranquilo, que si fuese esto una película de bandas, cogerías tu “Recorta”, para borrar esas sonrisas malignas, a fuego y a sangre.Pues si, ya no tengo tanto jaleo, he recortado las compras a mi proveedor habitual en más de un cincuenta por ciento. Los compañeros contactados han hecho lo mismo, otros piensan cerrar o cambiar de negocio.Haciendo un pequeño estudio por encima, no muy rigurosos, con un titulo puntero, como por ejemplo “Plan oculto”, al menos, con una sola copia de ellas, mis primeros clientes consultados, juraron sobre sagrado, haber CLONADO al menos doce veces este titulo. Es decir, esta copia original, a engendrado otras 12 más, (que yo sepa), que ha su vez, engendraran como ratas, otras tantas…Pues bien, a pesar de los rayones y mocos, de las roturas que yo no he sido, de los manteros, de los mochileros, de los bares traidores y cómplices, de Internet y de su alta velocidades, de los pagos por visionado, de los decodificadores, de las parabólicas y televisiones terrestres, de las clonaciones, de los intercambios masivos entre vecinos y amigos, de las ventas de particulares en fabricas y oficinas, de los préstamos gratuitos de las bibliotecas, de los cines de verano de los ayuntamientos, de las grabadoras a 20 euros, de los soporte digitales a un precio ridículo, del impuesto revolucionario, de la desbandada loca de clientes…(¡Uf!) seguimos existiendo… esta hazaña no la realiza ni el gran capitán.Para poner otro ejemplo representativo, un cliente mío que trabaja en un cine reputado de Valladolid, me confesaba que este pasado viernes, día de estreno del “Poseidón”, con otras películas punteras (Cars, etc.) en otras salas no habían ni siquiera llegado a vender cien entradas en las tres sesiones de la jornada. Ya lo ven, con estas perspectivas tan halagüeñas, nuestro futuro es muy incierto. Empecé hace más de veinte años, con treinta Abriles, ahora deberé seguramente reciclarme, pero con cincuenta.¿Que hacen mientras los responsables de todo este berenjenal, en sus poltronas de cuero?Video club Rondilla.

    09 Agosto 2006 | 22:54

Los comentarios están cerrados.