Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Entradas etiquetadas como ‘preparacion’

Cómo preparar el té verde

Hace unos días colgué un post sobre los beneficios del té verde, y muchos de los que lo leyeron me preguntaron cómo se prepara.

Yo soy una ferviente bebedora de infusiones (ahora mismo, mientras preparo éste, me estoy tomando una llamada Golden Flowers, de Pure Tea), pero tampoco me considero una experta en tiempos de cocción, de reposo, por lo que he buscado en distintos lugares información sobre cómo se prepara adecuadamente un té verde. Espero que a lo interesados os sirva de ayuda.

1. La primera fuente en la que he buscado ha sido el libro Anti Cáncer, del Dr. David Servan-Schreiber quien, tras hablar de los beneficios de esta hierba, nos explica cómo sacarle el máximo provecho: “Dejar en infusión 2 g. de té verde durante diez minutos en una tetera, y beber no más tarde de una hora. Tomar seis tazas al día. No guardar el té verde para después, ya que en cuestión de un par de horas ha perdido todos sus beneficiosos polifenoles”.

2. También he encontrado un interesante análisis del té verde en la revista Consumer, en la que recomienda, lo siguiente: “Las catequinas del té verde son solubles en agua, y el grado de extracción de éstas depende del tiempo de contacto de las hojas en agua. Por eso, para aprovechar al máximo las propiedades de cualquier té lo mejor es hacer una infusión larga, de cinco o diez minutos”.

Recomienda usar agua mineral, y que ésta no llegue a hervir, ya que la infusión saldría demasiado amarga: “Debe verterse el té en la tetera con las hojas justo antes de empezar a hervir, o en caso de que haya llegado al punto de ebullición, se ha de dejar enfriar un instante antes de verterlas”.

Recomienda también unos 2 gramos por taza y dejarlos reposar en agua entre 1 y 3 minutos como mínimo para que se desplieguen los aromas, aunque pueden dejarse en infusión hasta 5 minutos. Eso sí, hay que tener en cuenta que “cuanto más tiempo se dejen reposar, más pronunciado será el sabor amargo”.

3. Si tu interés es aprender a hacer un buen té verde japonés, aquí te dejo el enlace a la web tetere.com, en la que explica muy bien los pasos a seguir, con imágenes y todo.

Si eres de los que no les gusta el sabor del té verde (aunque dentro de este tipo de té, hay muchas variedades, con sabores más o menos intensos), puedes añadirle un poco de azúcar, miel, agave, limón o un chorrito de leche.

De todas formas, cuanto menos tiempo lo dejes reposar, más suave será su sabor.

Y a ti ¿te gusta el té verde? ¿Por qué lo consumes? ¿Cómo lo preparas?