Nuestro cuerpo es como una máquina. Hay que engrasarla, revisarla, meterle un buen carburante... Sólo tenemos una, y nunca es tarde para empezar a cuidarla

Entradas etiquetadas como ‘dolores’

Ordenadores=contracturas

Los seres humanos tenemos un mecanismo según el cual, de forma inconsciente, cambiamos de postura cuando un grupo muscular comienza a sobrecargarse. Sin embargo, en determinadas profesiones se fuerzan ciertas masas musculares al tener que mantener una postura fija.

Esto es lo que nos ocurre a las personas que trabajamos con el ordenador (así como relojeros, dentistas, taxistas…). Este intenso y continuo trabajo del músculo deriva en las contracturas.

Cuando tenemos este tipo de dolencias, debemos ir al médico y al fisioterapeuta para que nos traten las contracturas. Ellos son los más indicados para darnos consejos y, en caso de ser necesario, un tratamiento.

Sin embargo, a lo largo de años usando ordenadores (en el trabajo, en casa…), y de haberme hecho habitual de los fisioterapeutas, hay varias cosas que sé que debería hacer para evitar esas contracturas.

Son sencillas, pero normalmente no encontramos tiempo para hacerlas, se nos olvidan o buscamos excusas:

1. Cada 30 minutos, deberíamos hacer algún tipo de estiramiento y dar un pequeño paseo por nuestro sitio para cambiar de postura. Los estiramientos de cuello son muy importantes, aunque hay que hacerlos con suavidad, al igual que los de brazos (por el efecto del ratón).

2. Para que tus músculos estén en su mejor tono posible, realiza con frecuencia deporte y estiramientos que fortalezcan y den elasticidad a la zona del cuello y la espalda en general. El yoga es también ideal para esto.

3. Si eres de los que genera mucha tensión en el cuello y descubre que aprieta las muelas mientras trabaja (e incluso cuando duerme), pregunta a tu dentista si te ayudaría una férula de descarga.

4. Intenta seguir las normas para el buen uso de un ordenador (que el eje horizontal del monitor esté a la altura de tus ojos; descansa los brazos en los apoya brazos de la silla para permitir el descanso de los hombros; coloca la silla de manera que tu espalda esté derecha y relajada, tal vez usando algún cojín…).

Además, según muchos doctores, como el Dr. M. Sánchez Vara, “la acción del aire acondicionado puede actuar negativamente al provocar espasmos musculares en músculos previamente fatigados, ya que el frío contractura y no facilita la relajación”.

Ante esto, yo aconsejo tener siempre en el trabajo un jersey para cubrir la espalda y un pañuelo para el cuello.

¿Tienes contracturas por tu trabajo? ¿Qué haces para evitarlas?