BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Hasta el cuarenta de Mayo

Aquí, en el lado de los obreros sufrientes versión 3.0, los años parece que van asomando ya como los barcos al fondo de un espigón. Lenta pero firmemente. Nos agarraremos a la lentitud para ir cumpliendo y para escribir algún día las memorias de la generación del césped. Los que nacimos cuando más furibunda era la lucha de los 60 y 70, que tuvimos en los padres los más conspicuos teoricos y los que sacaron de la ilegalidad los partidos y sindicatos. Los que crecimos viendo la tostá de la transformación electoral e intelectual de los nuevos obreros. Los que nacimos 10 años tarde y llegamos al mercado laboral privado cuando las grandes empresas ya cerraban el grifo del pleno empleo y el mercado público estaba siendo copado por nuestros hermanos mayores (los del sesenta y cinco).

Entonces, vino lo de ‘no te quites el sayo’. Nos lo estábamos barruntando, no se por qué. Recibimos de la lucha de clases la formación más completa y las primeras grandes tarascadas. Los desvíos de fondos europeos, los fiascos de empresas públicas de vivienda, los nacimientos de las ETT y el descenso de los derechos laborales y de las nóminas.
Mientras, padres, el tío Andrés, vecinos, todos grandes luchadores y teóricos, cobraban un 50% de su salario en negro, en sobre, en B. Nosotros penábamos para sacar 1000 pavos de nuestras múltiples capacidades y titulaciones. Tanto daba. En las microempresas, contratas de servicios, empleos temporales donde subsistimos y muchos intentamos reproducir ese bienestar de nuestras familias, con nuestros 25 laborables de vacaciones, nuestro Peugeot 207 y hasta nuestros hijos en colegios públicos, nos encontramos que (a) si hacemos huelga se nos manda a la calle, (b) carecemos de cobertura legal y sindical y (c) que nuestro tío Andrés nos cuenta cenando en O’Cachelo que los de CGT y los del SEMAF andan a ver cómo montar la huelga de semana santa o la del 1 de Julio.

Pasan cuarenta años y, a ver, ¿de qué lado está mi conciencia de clase? ¿De qué lado está mi tio, que ya ha logrado que modifique mis hábitos de vacaciones y me ha follado más de uno de uno de mis veinticinco días (entre pitos y flautas él tiene más de 34)? Con todo, nos aferramos a las ideas. Los cuarenta parecen tiempo de resumenes para unos, como si fueran a palmarla ya. Yo creo que son años de abrir nuevas cajas. Decía el argentino loco -más o menos literalmente- que con cuarenta descubres que puedes empezar a hacer cosas como un segundo adolescente, que empieza a importar poco la etiqueta.

El domingo pensaba yo en estas cosas entre hipoxia e hipoxia y kilómetros por debajo de 4.20, entre soplidos y curvones de ese circuito asesino de cuarentones que se llama ‘la Tapia’. Luego lo refutaba en silencio, mirando a mis contertulios de café y tostadas, viendo como muchos han empezado a abrir paquetes y cajas con lacitos púrpura. Se pongan como se ponga, y los veía felicísimos con ese status. Con esa cosa de abuelo calabrés acodado en un banco.

Pues eso. En Mayo.

9 comentarios

  1. Dice ser Bandoneon

    No, mi amor. No llegamos tarde a nada. Ellos nostalgian el mayo del 68 y nosotros tiramos el muro de Berlin, ellos tomaron fabricas y universidades y nosotros la plaza de Tienamen, ellos pensaron el existencialismo y nosotros el posmodernismo, ellos cuba libre y nosotros perestroika y glasnost, ellos dijeron que hagamos el amor y no la guerra y nosotros hicimos el amor Y la guerra. Tan temprano llegamos que nosotros decretamos el fin de la historia y la empezamos de nuevo y creamos internet y el iPhone.

    Hay dos momentos en los que se acaba la vida: cuando el humano se muere que contra eso no hay nada que hacerle y cuando dice que ya tiene la vida hecha, que tampoco hay nada que hacerle. Ninguna de las dos cosas me pasó todavia y que no te pasen nunca.

    05 Abril 2010 | 22:04

  2. Dice ser Atalanta

    Gran post, Luis. Escribes bonito, equilibrio pefecto entre forma y fondo. Nunca he sido capaz de casar con una postura completamente, con una forma de ver la vida, ¡con una mujer! No creo que sea cosa de mi generación, es algo personal, una tara de fábrica, soy gris, soy duda, soy sólo impulsos. Como me conviene, como también soy del setenta, me apunto a la segunda adolescencia que díce el artentino loco. Saludos, Andrés.

    06 Abril 2010 | 09:01

  3. spanjaard

    Dall’mio amico Salvatore ho ascoltato ‘cáspita’ come imprecazione, come invocazione di malanni, di sventure. Pero que ya me diga Atalanta que escribo bonito… ¡El outing está de moda! ¡Todos fuera del armario que ya huele demasiado a Varon Dandy!

    06 Abril 2010 | 09:26

  4. Dice ser Locomotoro

    Bienvenido a los 40 “patorras man”. Como dice un español loco que todos conocemos….mola hacer cosas (Yoku dixit) y cuando dejes de hacerlas entonces……

    A disfrutar

    06 Abril 2010 | 13:41

  5. spanjaard

    Locomotoro, esas bielas son las que me consumen más que un Freelander. Pero son garantia de por vida para las más diversas barbaridades. Ya viste cómo subían el mortirolo.

    06 Abril 2010 | 14:17

  6. Dice ser Elage

    Bueno, bueno, Luis, yo entré el año pasado y en realidad no veo mucha diferencia con los 39. Al contrario, menos queda para jubilarse. También me uno a la segunda adolescencia de Andrés (saludo).

    06 Abril 2010 | 14:31

  7. Dice ser Atalanta77

    Luis, te digo lo que a Sergio. Me he apuntado al Tor de Geants. Cuando se vaya acercando la fecha -Septiembre-, ya te pediré consejo sobre material y demás.

    06 Abril 2010 | 16:18

  8. spanjaard

    ¿Te has apuntado a los toros?
    Jodó. Eso es valor.

    Besitos.

    06 Abril 2010 | 16:26

  9. Dice ser Santi Palillo

    Pues ya veras cuando entres en los cincuenta de junio, no es que haya mucha diferencia sino mayor intensidad en el proceso.

    07 Abril 2010 | 18:47

Los comentarios están cerrados.