BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

El Bulli ha muerto, viva el Bollo

Se ha montado pistonuda con el anuncio de Ferrán Adriá de remitir el ritmo de sus sesiones en el denominado (varias veces) ‘mejor restaurante del mundo’. Así, el ‘mejor cocinero del mundo’ después de la madre de cada uno pasa página en uno de los momentos más brillantes y de mayor promoción de las bestialidades culinarias españolas. Pero no todo el mundo entiende que Adriá se dedique a la promoción absoluta; estoy hablando de un proyecto de I+D; este país, en el tema culinario, debería tener unos cuantos centros dedicados a eso, pues es un sector estratégico importante en un país turístico como el nuestro. Y la Administración debe implicarse, creo que de esto se ha empezado a dar cuenta. El momento de crisis es fatal, y yo, por supuesto, nunca me atrevería a fijar las prioridades. Entiendo que la primera sea dar trabajo a la gente”.

Por otro lado del mantel, el singular colegio donde van mis hijos se lanza como pionero en acoger las premisas del proyecto Thao. Nestle, DVK seguros, Ferrero, y unas cuantas instituciones públicas se ponen a medir el estado de la obesidad infantil en España. Literalmente, “un programa de prevención de la obesidad infantil […] tiene como finalidad ilusionar y movilizar a todos los ciudadanos hacia un estilo de vida saludable y se enmarca dentro de los planteamientos y la filosofía por la Estrategia Naos, la estrategia llevada a cabo por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), del Ministerio de Sanidad y Consumo, con el fin de prevenir la obesidad infantil en España“. Y es que algo más que buenas palabras son necesarias.

Veo corretear los blandurrios de la clase de mis hijos en este singular colegio de barrio y observo una demoledora estadística hecha a sobaquillo. La comento comiendo con Hasan. Todos los alumnos hijos de inmigrantes ecuatorianos, colombianos, peruanos, y resto de latinos, tienen un preocupante sobrepeso o, al menos, una redondez que sobrepasa lo saludable. El ‘Abderra’ no, estos son 12 hermanos magrebíes que lucen quijada fina. Dani ‘ruso’ es adoptado y anda por la media (chandalero y cabezón). Pero los latinos, sin excepción, son unos torreznos. Atención a la teoría: uno de los síntomas de integración es, para los padres aterrizados en un país, que a los hijos no les falte un euro para chuches. Teoría número dos, esta refutada por Seguridad Alimentaria: los inmigrantes acaban de cabeza en la ‘dieta de la crisis’, empobreciendo su dieta forzados por huevos debido a disponer de menores ingresos. Me pongo en la piel de los padres que cobran 500 pavos en negro fregando oficinas o conduciendo una Transit y los oigo pensar en alto. Un bollo, una chuche, ay pobrecito, deja al niño que si los compañeros de su clase invitan al cumpleaños en el McDonalds de la gasolinera, el niño no más va a ser de menos. Y no saben que están abocando a un reblandecimiento casi osmótico de su crío. Ganar poco dinero no es disculpa para malgastarlo contra tu salud, por dios. La sobreprotección de los recién llegados al estado de bienestar, joder, qué delirio. Salimos de un país donde la miseria es una torta, papas medio viudas -dirán- no vamos a dejar que el crío no coma unos gusanitos.

En competiciones escolares de atletismo (centrándome, que al fin y al cabo para leer mejores ensayos no venís a un blog de correr a pie), he visto como existe un enjambre de adultos de origen latinoamericano que rodean a un niño ya de por sí acolchado por los michelines, las arepas y los litros de refrescante Fernandes. En USA se anunciaron ya hace años las cifras de obesidad de las minorías negra e hispana respecto de la población blanca. Ojo, no están relacionadas al nivel socioeconómico como diferenciador de otros grupos raciales, según las investigaciones (FoodNavigator), sino que parece una combinación entre predisposición genética en todos los grupos raciales amerindios y latinos, y la dificultad de romper con las sedentarias costumbres familiares a las que los latinos se aferran en un país nuevo. Y es que entrar en una nueva sociedad curte. El proceso de inmersión cultural de la minoría hispana está fabulosamente descrito en “Latino Families“, de Miranda et al (THE FAMILY JOURNAL: COUNSELING AND THERAPY FOR COUPLES AND FAMILIES, Vol. 14 No. 3, July 2006 268-273). Aunque en España el salto es menor y el idioma y las costumbres sociales las mismas, se percibe un desesperante blindaje de los niños frente a saltar, correr, hacer el bestia. Solo tienes que pasar por un colegio y comprobarlo. En definitiva, un montón de hilos del que tirar para encontrar lecturas interesantísimas.

Abocado Ferrán a la parte divulgativa, brindamos en casa por él con una vulgarísima imitación de su Risotto Joselito.

8 comentarios

  1. Dice ser Bandoneon

    Y los infernales horarios españoles que cortan el dia en dos obligando al almuerzo largo y la falta de una abuela que cocine y tradiciones de alimentación ideales para el trabajo duro pero fatales para quien sienta el culo todo el dia atras del volante o el ordenador y el elogio del supermercado y del todo ya hecho. Hemos entregado nuestros paladares a la industria alimentaria y ella nos lo paga con grasas hidrogendas.

    17 Febrero 2010 | 07:55

  2. spanjaard

    Loores y gloria al diseñador de la salsa criolla y el tomate con pesto de rúcula.

    17 Febrero 2010 | 07:57

  3. Dice ser Dr. Maturin

    Querido Spanjaard:

    Este es su mejor artículo en lo que va de año (IMHO).

    Y si me lo permite, voy a tomar algunas de sus ideas para mi próximo libro, que se titula “¡ siéntate niño !” que es una guía para diagnosticar, sí o sí, hiperactividad en toda clase de impúberes (ya sean pícnicos o atléticos que eso da igual –en realidad ninguno se está quieto-), y que no te pongan pegas en la farmacia cuando compras su medicación. ¡ que reticentes son algunos, con lo contentos que se ponen los profesores…!

    Bueno, me voy a un Congreso, que me ha invitado un laboratorio y es de mala educación llegar tarde.…

    Dr. Maturin (Stephen)

    17 Febrero 2010 | 20:31

  4. spanjaard

    Dr Maturin, solo es abrir veta. En cuanto tenga un dealer de substancias psicorelajantes, páseme un twit o un cantazo o algo. Salud y provechoso libro.

    17 Febrero 2010 | 21:30

  5. Dice ser longvictor

    ¡Qué bueno Spanjaard!. El otro día en una carrera aquí en Gijón vi en la línea de salida a unos ecuatorianos, me lo dijo su camiseta con grandes letras ECUADOR. Durante la carrera pensaba lo poco habituales que son nuestros vecinos a apuntarse a este tipo de historias. No los localicé en la meta y me quedé sin resultado del experimento. ¡Buena pinta el arroz!

    17 Febrero 2010 | 22:47

  6. spanjaard

    RIIIIIIIII
    SOOOOOOOO
    TOOOOOOOO

    18 Febrero 2010 | 06:58

  7. Dice ser Bandoneon

    ¿El risotto serrano se hace licuando la grasa del jamon? ¿es ese? Alguna vez vi la receta pero no me tentó. Me dio la sensación de que debia ser demasiado fuerte de sabor. ¿Cual es la diferencia entre el risotto y el arroz con algo, mas alla de la intencionalidad del chef y el precio en el menú?

    18 Febrero 2010 | 14:10

  8. spanjaard

    El risotto debe quedar más acuoso, ten en cuenta que los ‘tanos’ añaden parmiggiano rallado para darle más cremosidad. Un arroz (incluso el arroz caldero o arroces caldosos levantinos) chupa más caldo.

    Se licua la grasa del jamon con 2cl de aceite de oliva. No queda fuerte porque eso solo se usa para ligar. El caldo que absorbe es un consomé finito de jamón que haces con 200 o 300gr y mucha agua.

    18 Febrero 2010 | 14:19

Los comentarios están cerrados.