BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

'Doin' it and doin' it and doin' it!'

Compartimos en nuestra casa ciertas peculiaridades con el imperio derribado de la manera más estrepitosa de la historia: el británico. Quizá sea una empatía especial de ciudadanos sufrientes -más que herederos- de otro imperio mandado a la basura por la ineptitud de sus gerentes: el español o flamenco español o Habsburgo o el trozo que nos correspondiese en la película. Esto viene ya de largo. Mi crianza en tierras de her majesty the queer me hizo apreciarlos más y conocerlos mejor. Arrastré a la anglofilia a mi santa novia por aquellos entonces y, con su parte de irreverencia jebrea, hemos dado a luz a dos piezas de puzzle de cuidado. Así las cosas, ahora toca pulirlas, fijarlas y darles esplendor. Y para eso está la BBC.

La cadena decana de los canales europeos catalogó en su momento un show de la Nueva Comedia Británica como apto para mayores de 7 años. En su día hablé de mi vinculación casi dependiente de Bottom. Está en la retina de cuantos la vieron que, hombre, Eddy Hitler y Richard Richie son personajes para bastante mayores de 7 años. Sus diálogos, peleas ficticias, referencias constantes al sexo y a las animaladas de la clase baja son delicias que, además, fueron bastante bien dobladas y traducidas a subtítulo (a la venta en pack de las 3 temporadas en los principales comercios).

La pregunta es, ¿demasiado violentos y explícitos para niños de 7 años? ¿Un sketch en un baño de caballeros donde eligen, textura, diseño y sabor de unos condones es far too much para unas mentes infantiles? Y mi respuesta es, ¿debe evitarse a los críos apreciar la verdad transformada en parodia, y 3 minutos hilarantes que terminan en la elección de condones rajados, con la bandera británica y sabor cheese and onion?

Quizá la adorada BBC nos está previniendo de un peligro, de la sobreprotección mental de personas que tarde o temprano se terminan dando con una realidad que resulta básicamente sucia, bizarra, llena de personajes que actuan de manera irracional, incluso dentro de su familia. Lo fácil sería colocar a los creadores de The Young Ones como dos marginales bastardos cuyas patochadas no deberían verse sin un certificado de salud mental, o teniendo más de 18 años. ¡Como si tener 18 años te diera madurez automáticamente! Con la mayoría de edad lo único que funciona automáticamente son las ganas de tocarse los genitales, ver los vídeos de Cristina Aguilera o los Jonas Brothers y que te dejen comprar litros de cerveza o de ron con limón.

Unas mentes de 7 años están rodeadas la mayor parte del tiempo de un bedel con un pasado oscuro, una junta directiva de colegio que plantea debates sobre uniformes en el cole antes que ayuda para los niños de infantil que aún se hacen pis, un padre que torea las tareas del hogar, una madre que intenta llegar a todo a base de ansiolíticos, abuelos que suplen formación con cariño rural y miedos por todo, algún vecino que recibe la visita de la policía local a altas horas y un monitor de fútbol con antecedentes por varias causas, al mismo tiempo que los transportan en coche porque ir por la calle caminando es peligroso. Además sus cabecitas son bombardeadas con anuncios de juguetes inútiles y sexistas, comida basura, necesidades superficiales, mientras les evitamos jugar en la calle, llena ésta de peligros. Visten como les manda media docena de actores del gran comercio, hablan necesariamente por móviles que podían evitar hasta la adolescencia, juegan a consolas que los aturden y hacen politoxicómanos electrónicos y no leen ni escriben correctamente mientras se les protege contra las páginas pornográficas. Tampoco piensan de manera crítica. Degluten mensajes. Si uno lee mal o solo lo que está en negrita, suele suceder eso.

Y todo esto viene a cuento porque esta mañana me he levantado para correr 12 kilómetros bajo la llovizna a las 5 y media de la madrugada y me ha dado por pensar si estamos bien de la cabeza, si los chalados somos nosotros o son Eddie y Ritchie.

3 comentarios

  1. Dice ser PabloNSN

    ¿A las cinco y media? Yo me levanté un día de la semana pasada a las seis menos cuarto para algo parecido y ya me quedé similarmente pensativo (sobre todo al toparme por ahí con otros que tal bailan). No sé que tal están Eddie y Ritchie de la azotea, pero ya te digo yo a ti que tú…

    02 Diciembre 2009 | 19:42

  2. spanjaard

    Richie:: What kind?
    Eddie:: Rubber ones.
    Richie:: No, there’s ribbed, the tickler, and ultrasensitive.
    Eddie:: Ripped? Who wants a ripped condom?
    Richie:: Must be for people who want to get pregnant. Well I don’t think ultrasensitives our style, do you? The tickler it is. Oh, what colour?
    Eddie:: What have they got?
    Richie:: There’s black, gold, union jack and leopard skin. Which do you think’s the most romantic?
    Eddie:: Well union jack, obviously!
    Richie:: Right, a union jack tickler it is. Oh, what flavour?
    Eddie:: Flavour?
    Richie:: Yeah, there’s chocolate, strawberry, marmite and cheese and onion.
    Eddie:: Well everyone likes cheese and onion, don’t they?
    Richie:: Of course they do. A cheese and onion union jack tickler it is. Bagsy me first go with it.

    De: http://en.wikiquote.org/wiki/Bottom

    02 Diciembre 2009 | 20:09

  3. Dice ser Bandoneon

    Viendo la calidad de la pornografía actual yo creo que tenemos la obligación estetica de proteger a los niños tanto de esa bazofia como del sentido del humor ingles. Terry Gillian es genial para el cine y espantoso para tenerlo todo el dia en casa. Me bajé Titanic del P2P y tendrias que ver los dos pedazos de icebergs que tenia la protagonista. Era asquerosamente excesivo.

    02 Diciembre 2009 | 21:24

Los comentarios están cerrados.