BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Posmodernidad

Estoy releyendo a David Harvey, en concreto The Condition of Postmodernity (1990), en el que miraba el estado de salud de la posmodernidad que pretendía tumbar los conceptos fordistas para las sociedades y las ciudades. Recuerdo que, en un seminario que coorganicé, Harvey nos sacó lágrimas de las carcajadas con las que recibíamos su condena a quienes pretendían llenar de ’simbolos’, ‘conceptos’ y ‘escenarios’ las relaciones casi inmutables del análisis marxista. Con un inglés cachondísimo iba riéndose del estado de las nuevas etiquetas para los viejos problemas. Cierto; se intenta terminar con esa trampa, con que ahora no hay ideologías, que la globalidad y el localismo son un plasma donde una brillante idea proyecta al individuo a la escala planetaria. El referendum de Arenys es un ejemplo de lo contrario; los bastiones del pensamiento romántico (naciones, estados, el destino de los pueblos, etc) siguen vigentes. Lo malo es que solo éstos ocupan portadas, cuando otros más importantes siguen igual de vigentes tras mucha posmodernidad que se quiera. En concreto, los de acumulación capitalista, regulación y desigualdad entre clases sociales. Pero de esto no se habla. Incluso algunos se averguenzan de sacarlo. Habrá que mandar un email a Harvey a ver si tiene pensado escribir un ‘Rethinking PostModernity after World Crisis’.

Aparte pero hablando de lo mismo, interesante el repaso de S13 en su blog sobre los movimientos del mercado del outdoor. De un lado la modernidad abriéndose paso de nuevo a base de viejas cuentas. Beneficios y pérdidas, ventas y resultados. Del otro, los intentos de despuntar en un minimercado segmentado y los batacazos de muchas nuevas etiquetas de ropa y equipación que vemos año a año, siendo en algunos casos compradas o jointventurizadas por los grandes, los gigantes como Nike (anuncia un 3% de crecimiento, tras mucho llorar por la crisis y los países donde tiene sus producciones) o Kamik o, incluso, una tocada Adidas que rediseña nuevos mercados.

Aquí tenemos un negocio de tintes posmodernos que se está viendo constreñido por los mecanismos de la modernidad capitalista. De sus bárbaros métodos de ajuste, ya inventados en las reconversiones mineras, en los expolios financieros de 1928. Quiero pensar, así, de cabeza, si estarán de acuerdo los creadores de las nuevas ideas (ordenadores personales, redes, palms, el outdoors, headhunting, la consultoría, el teatro alternativo, la contracultura musical, los intercambios P2P) cuando se sientan amoldados a unos rígidos marcos de creación y negociado, y más de uno vea en su cuenta de correo la respuesta de su amigo del alma ‘¡tío!, ¡pero como te pueden haber despedido a tí!’.

A él, que introdujo los 3 conceptos más innovadores del desarrollo de esa empresa. A ella, la guru del resurgir de ese centro cultural. Por arriba no entienden de posmodernidad ni de conceptos.

3 comentarios

  1. Dice ser Bandoneon

    Alguna vez alguien debería analizar las consecuencias sociales del postmodernismo y enjuiciar como corresponde a los Fukuyama’s Boys.
    te voy a prestar cuando lo termine el manifiesto de Slow Food Nation, de 1986. Entre los posmos y los antiglobalizacion hubo mucho jamon en el sanguche.

    15 Septiembre 2009 | 12:08

  2. spanjaard

    He ido a unos clientes por la zona de Hermosilla y es increibol lo difícil que va a estar eliminar la cultura del liberalismo fukuyama. Menudas pintas lleva el personal por el place-to-be madrileño. Eso sí, calculo que estos les dará igual pasar del capitalismo burbujeante posmoderno al capitalismo posfeudal. Total, les ha ido siempre bien con ambos sendos los dos.

    15 Septiembre 2009 | 12:29

  3. Dice ser Celemin

    A los globalizadores o globalizantes les da igual la modernidad y los estilos. Lo suyo es la distribución de la riqueza (para ellos y los suyos). Y no creen en las naciones a la hora de evadir y de hacer negocios. Pero en lo demás, son más nacionalistas que papista el papa.

    Saludos, Gran Luis.

    16 Septiembre 2009 | 07:22

Los comentarios están cerrados.