BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Dicotomía nipona (y 2)

A huevo el post de ayer. Esta misma mañana se hacen eco del último número del British Medical Journal en el que se destilan científicas conclusiones sobre (malos) hábitos de comida calculados por universitarios japoneses. Pego del original y traduzco para impedidos:

Participantes: 3287 adultos (1122 varones, 2165 mujeres) entre 30-69 años participando en encuesta sobre riesgo cardiovascular de 2003 a 2006.
Resultados: Indice de masa corporal (sobrepeso si > 25.0) y hábitos dietarios de comer hasta hartarse y velocidad de comer.
Resultados: 571 (50.9%) de varones y 1265 (58.4%) de mujeres declaran comer hasta sentirse llenos, y 523 (45.6%) de varones y 785 (36.3%) de mujeres declaran comer a toda velocidad

“Dada la importancia de prevenir el sobrepeso, los especialistas médicos deben coordinarse con los padres […]. Discutir sobre cómo reemplazar comidas y bebidas de alto valor energético por platos sanos y agua; sobre qué implica una dieta saludable, sobre cuáles son las raciones adecuadas, sobre la importancia de comer en entornos que no distraigan y con un adulto o sobre la necesidad de alimentarse con calma y relajado podrían servir de gran ayuda“, concluyen los investigadores de varias universidades de Osaka, Pekin, etc. ¿No hemos quedado en que el país del sol naciente es la cuna de la comida zen, que es conocida por su énfasis en la estacionalidad de los alimentos (shun), calidad y presentación de sus ingredientes (wiki)?. La realidad de esa sociedad, que se calza unas asics y guantes blancos para agruparse en clonaciones por miles con un dorsal en el pecho, es que pocos conocen su comida tradicional (para más cachondeo, de origen chino).

¿Rebeldía contra el bol de arroz blanco, los cinco cuencos y platos separados antes de la comida?, ¿o choque generacional entre una sociedad aldeana a la que han embutido como a los gansos, metido en una espiral de producción en masa y sin final, trabajando para respirar mientras respiras para trabajar? Intuyo que la suma agonística de horarios occidentales más modos de producción occidentales da una organización del tiempo y de los hábitos a la manera occidental, vamos, digo yo. Más aún: leí no recuerdo donde que el milagro japonés (era un artículo de orientación marxista de Valeria Cattaneo) venía de una asimilación de la lucha de clases hacia una ‘cooperación de clases’ en el modelo productivo capitalista. Esto sería una bomba de relojería; convertir a los trabajadores en diseñadores del modo de producción. ¿El sueño de cualquier currela? ¿O la asimilación total de tus pulsos, latidos y digestiones por ese trabajo que termina reorganizandote a tí?.

Así que ahora toca apechugar. Obesidad, malos hábitos y no quiero ni preguntar qué y dónde se comen el pincho tortilla de las 11 o el menú ‘potage de zemana santa, escalope milanesa, pa nvino i pohtre’. Nada más hay que verles lo felices que posan en la foto que sustraigo sin permiso de El Mundo (si me la quitan, conseguiré más). Sin duda un palo más al que añador a la crisis del milagro japonés de los años 90 (una crisis financiera y de créditos similar a la actual). Lo divertido es saber qué pensarán aquellos que escribían “El milagro japonés es un ejemplo de ello, y se lo debe a la educación, junto a otros valores como el patriotismo, la laboriosidad, la conservación de las tradiciones, el amor a la naturaleza, la tecnología, etc., valores estos inculcados al pueblo japonés a través de la enseñanza“. Sin duda un orgullo que ahora tendrán que meterse por la fibra de vidrio. El milagro japonés duró hasta que surgió el milagro chino o de los Tigres.

No me extraña que se hayan lanzado a correr maratones. Desesperaditos.

Addendas.

Como veis, he quitado la foto porque no era de nipones comiendo hamburguesones. Recoloco palabras y añado aquí lo más parecido a este preocupante hecho del que hablamos hoy. Anda que, valientes mantas los de El Mundo (sección web, maquetación): usais fotos de oficinistas norteamericanos o europeos para ilustrar una noticia sobre el japón modenno. ¿No llevaban una bolsa del pans&company con su logo antiguo? ¿Desde cuando teníais guardada la foto? ¿Seguis la máxima “todo material no visto desde hace años parece nuevo a ojos del lector”?. ¡Gastaros los euros!

3 comentarios

  1. Dice ser Pedro Escudero

    Vamos, que nosotros pensando que los japoneses son todos un grupo de luchadores de artes marciales capaces de controlar incluso el ritmo de su respiración, y resulta que son como nosotros, gente agobiada a la que han metido en ciudades como si fueran sardinas. Por cierto muy interesante el artículo de Valeria Cattaneo, todo un hallazgo.

    Te he añadido a mis enlaces, creo que pasaré por aquí tanto como me deje el tiempo 🙂

    Un saludo,

    Pedro.

    Ps: A trotar cuando quieras, pero me temo nos pillará un poco lejos xD

    22 Octubre 2008 | 10:49

  2. Dice ser Dr. Maturin

    Resultados: 571 (50.9%) de varones y 1265 (58.4%) de mujeres declaran comer hasta sentirse llenos,

    y 523 (45.6%) de varones y 785 (36.3%) de mujeres declaran comer a toda velocidad.

    ¡¡ Que gentuza !!! a ver si aprenden de nosotros, y comen con más moderación.

    Si va a tener Vd. razón con la perra esa que les ha cogido.

    Ni verlos quiero.

    Dr. Maturin

    22 Octubre 2008 | 19:47

  3. spanjaard

    Talmente.

    “¡¡Otra de oreja!!”
    “Conozco yo un sitio en Madrid donde te ponen hasta que te caes de espaldas”
    “Hijo, no dejes nada en el plato”
    “¿No te lo terminas?, ¿que no te ha gustado mi vida?”

    23 Octubre 2008 | 06:15

Los comentarios están cerrados.