BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Reflexiones de un once de febrero puñetero

Me he encontrado a mí mismo escribiendo esto por los foros de la forosfera (forrom-fomfera).

Amigo Lentejo (madre mía, cuanto tiempo), supongo que si tienes referencias de las largas distancias te podrá servir el esquema de paradas más largas/una o dos comidas tipo ensalada de pasta o bocata como Javi Sanz. Pero en este caso ten en cuenta que tienes el avituallamiento presente en cada km, con lo que las posibilidades de ir picando son mayores y los riesgos de pájara entre uno y otro son inexistentes.
En ruta, puedes olvidar totalmente riñoneras o mochilas con camelbak. En esta prueba podrás minimizar el equipamiento dado que máximo en 10 minutos (aunque hagas la vuelta caminando tranquilo) estás de nuevo en la plaza. El albero será el centro neurálgico de la movida con karaoke, pretendemos poner una pantalla gigante con proyecciones de fotos de las horas anteriores, y está el area de boxes donde parar a picar, comer, descansar, etc.
Yo también debutaré sobre 24h en circuito y mi idea es no dejar más de una hora sin comer sólido. Digamos que un chupito cada 2 giros o tres y picoteo cada 30 minutos. Aún tengo que mirar si dejo un tuper con ensalada de pasta o algo más contundente, para la merienda-cena. Es un esquema que me ha funcionado bien en los 101 de Ronda o los 100/24h de Corricolari.

Desde luego tenemos una temática que de puritito aburrida da pasmo. Yo quería hablar de comer, de amar, de un sol naranja como el que relame los tejados monótonos de adosados en Barajas. Y lo más que me ha salido ha sido un cannolino en otro foro. Día de escasez y un día más sin quedar con un amigo a tomarla.

Lo prometido es deuda. Bueno, Roma. Nadie va engañado a la Italia garibaldina (uh) y menos tras la unificación del empobrecimiento mussoliniano (abasso la polenta, forza la pasta). Las especialidades regionales han perdido mucho durante dos siglos y ahora es la nuva cocina la que ha de tirar de un país donde los sueldos están casi congelados y la percepción del coste de la vida es tremendo.

Quindi, si puo fare.
Llegada e intercambio de golpes con el sistema irredento y desorganizado. La cintura de los españoles nos permite ir tirando con desayunos a base de capuccino e tramenzzine (sandwiches de pan bimbo a la plancha) de spinazie, tonno, etc. O sea, pausa de media mañana con salado y zumo de naranja. Si bien yo prefiero el de arancia di sang o de fragola (fresa). Eso, 16º al solillo y una buena compañía, y …

Gelatti.
Teníamos pendiente regresar a una gelatteria de Trastevere pero se nos atravesó otra por medio, en S. Francesco a Rippa (al lado de la iglesia del mismo nombre, donde eyacula la Beata Ludovici Albertoni en éxtasis de Bernini). Esta, es una casera pero fundamental gelatteria donde cayeron unos cremosísimos nocciale+fragola y café+stracciatela. Al lado una conspiración/discusión de la gobernanta con unos tipos canosos con gabardina. Quejas varias sobre escándalos en la calle… no imagino que arreglarían allí. Por cierto, en una tienda de alimentación al lado vendían Coglioni di Mulo, una especie de morcón muy sanote con nombre digno de una estatua.
Así que cumplidos los ritos, tomadas unas sencillas cenas de pasta y más pasta y pizza y tal, destacar como cierre un…

Capuccino con canole. Siciliani
Me sentí como en el Harlem, como en un ataque de los Clemenza, de los Soprano pero en una Via del Corso de compras y de sábado y de modeleo. Volví a Modica, en la Sicilia sur, ciudad de donde no debia de haber dejado salir a mi familia en 2005. Cuando muerdes un canolino rompes el bizcocho que, si está hecho con amor, hace de colchón para esa ricotta con chocolate que rellena todos los poros de tu paladar.

Y poco más. Me refiero a cosa del gañote. En dos putos días poco más se puede saborear. Pero mientras vosotros habéis estado aquí esperando en la tierra del lomo embuchado, con lo que consideremos un empate técnico.

Verborrea, verbigratia, verbasco en los dedos y aire que flojea peinando las sienes. Hasta mañana.

Los comentarios están cerrados.