BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Líneas, veo líneas por todos lados

Unas nos delimitan por dónde tirar en medio de una travesia, marcadas en negro fino sobre el mapa abusivamente decorado con líneas y arrugas y dobleces de mil andadas. Las mejores, las líneas más quebradas y las peores, aunque sea un contrasentido geométrico, las rectas. Las primeras del día tienen forma de túnel oscuro, te llevan hasta la claridad de la cocina. Luego llegas a comprender lo de la muerte y la luz del final, que a partir de ahora deberá ser definido como la línea que te lleva a tu último café matinal. Líneas (antes, 625) en LCD extraplanos de gran definición que se juntan formando colores y presentadores de informativos, que reportan sobre las líneas maestras de la política antiterrorista, la línea de ruta de la paz en Oriente Medio, que hablan de esas líneas verdes o azules que te acompañan camino del apeadero de tren.

Las hay visibles, como la C1 de Cercanías, la 8 de Metro. Invisibles parciales, como las que andan soterrando u horadando tuneladoras. Visibles temporales como las de plástico que ponían el otro día para delimitar una zona acotada por que el jesusín acuchilló a la mari y la policía dibujaba sobre cuaderno de notas unas líneas de investigación y otras de bolígrafo. Líneas rectas me llevan a una comisaría donde figuras curvas esperan su turno de asilo y refugio, justo al lado de la zona reservada para motos reservadas para directivos de periódico a los que no les dan línea en el parking primera línea de calle y de ascensor a las plantas nobles.

Ahí es cuando menos me gusta pisarlas. Me cambio algunas veces de acera por precaución. Una línea blanca parpadeante como de fluorescente de cocina materna, sobre fondo negro en fundido, me antepone al irreal caso de que algún día los terroristas cambien de línea y un día pongan una carga explosiva cuando paso por delante de esos voceros de la verdad única y de la cárcel y policía para todos.

9 comentarios

  1. Dice ser merak

    … y las de la mano…

    30 Enero 2007 | 10:37

  2. Dice ser Conejín

    Muy interesante disertación. Te han dicho alguna vez que escribes muy bien? Me gusta mucho la forma en la que escribes. Te he votado hoy, si por casualidad te interesara que te votara más veces pasate a comunicarmelo a mi blog. Saluditos de: http://www.espacioblog.com/petitlapin

    30 Enero 2007 | 11:09

  3. Dice ser JP

    Me ha gustado lo que he leido.Un Blog distinto , volverè

    30 Enero 2007 | 11:31

  4. Dice ser scop

    Pues debe quedarte poco para bingo 😉

    30 Enero 2007 | 11:52

  5. Dice ser Spanjaard

    Je je. Y no he dicho nada de la línea de la concepción o de la lucha por la línea que mantienen mis compañeras de trabajo.

    30 Enero 2007 | 12:10

  6. Dice ser Anonymous

    Y yo que pensé que hablabas de rayas, como las de mi chandalcabesc

    30 Enero 2007 | 16:05

  7. Dice ser Emilio

    Hombre, los chicos aunque no lo confesemos también miramos lo de mantener la línea, yo por lo menos sí.

    30 Enero 2007 | 16:38

  8. Dice ser c.o.v.

    …verdomme, Spanjaard, dat was goed!Tjonge toch, het was gewoon AF.Dat verdient een punt, jong.

    30 Enero 2007 | 19:02

  9. Dice ser Macario

    Coño, Santi-Scop me ha pisado la coña :-))

    31 Enero 2007 | 09:31

Los comentarios están cerrados.