La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Viajando con Chester’

Coronado sobre la situación de Isabel Pantoja: “Lo entiendo. Por amor se hacen muchas tonterías”

Coronado en 'Viajando con Chester", anoche.

Coronado en ‘Viajando con Chester”, anoche.

Al fin puedo ver Viajando con Chester. Mi religión íntima y personal me impide ver cualquier programa que presente Risto Mejide, lo siento. Simplemente, él y yo estamos en barcos distintos: él lleva un rumbo y yo llevo otro, y si nuestros barcos se cruzan me entra un mareo que ni cuando me monto en la montaña rusa del parque de atracciones. Pero ahora está Pepa Bueno (lo cual está bien, aunque el colmo hubiera sido que ficharan a Gemma Nierga, a la que adoro realmente: desde años espero su vuelta a la tele.). Y anoche ya se me cerraban los ojillos (el fin de semana ha sido intenso, ya os contaré, y Felipe González no contribuyó a mantenerme despierta precisamente) cuando apareció José Coronado en la pantalla. Qué hombre, qué caballero, qué bárbaro. Es tan maravilloso que yo no pienso tenerle en cuenta algunas de las cosas que dijo. Me gusta casi tanto como su hijo Nicolás, que es el no va más del hombre educado y evolucionado. El opuesto a Risto, para que nos entendamos.

Isabel Pantoja y José Coronado en 'Yo soy esa', 1990

Isabel Pantoja y José Coronado en ‘Yo soy esa’, 1990

Pero a lo que íbamos: Coronado. Pepa bueno, sabedora de que los titulares mandan, le preguntó cómo llevaba él la situación de la desafortunada folclórica y en la pantalla salieron unas imágenes de ellos dos jóvenes y cómplices en Yo soy esa, película que protagonizaron en 1990, que fue cuando las malas lenguas lanzaron el rumor de que tenían un idilio. Estupefacta me quedé al escuchar la respuesta del actor (y ojo: que a mí también me da penita Isabel Pantoja):

Con penita. Pero lo entiendo. Todos sabemos lo que es el amor: dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición. Por amor se hacen muchas tonterías. Yo creo que ella en ningún momento… no creo que sea una mujer tremendamente ambiciosa en lo económico, simplemente esto le vino porque siguió la estela de alguien que le estaba marcando la estela de ese camino. Y ahí pues… lo está pagando… esto le vino porque siguió la estela de alguien que estaba en su camino”.

Claro que, entre las tonterías que él reconoce haber hecho por amor (“ir a pedir perdón hasta Tokio a una novia que tenía”) y lo de Isabel Pantoja, hay un trecho. ¿Vería el programa la infanta Cristina?

Coronado también habló de amor. De por qué nunca le han durado las relaciones amorosas. “No me han durado porque yo siempre he sido mucho más corredor de velocidad que de fondo. Y la vida siempre me está ofreciendo cosas maravillosas y yo me las quiero beber todas. En el momento en que ya no crecía más la vida me ofrecía otra cosa que yo quería vivirla. Cuando he llegado a la cima de la montaña no me gusta ver la bajada, no lo soporto”.

Qué queréis que os diga: en este punto estoy de acuerdo con él. Y si todas sus ex hablan maravillosamente de él (Silvia Abascal ha dicho que le considera una de las mejores personas que conoce) por algo será. Porque es sincero, por ejemplo. Porque no termina sus relaciones con mentiras. Claro que de ahí a afirmar que con la fama es más difícil mantener una relación… la próxima vez que le vea le contaré cómo fue mi cortísimo idilio con un locutor de radio: ¡El tío se levantaba a las tres de la madrugada y pretendía que desayunáramos juntos!

La fama, contó, le hizo gracia en un principio, cuando era un joven modelo al que le pagaban un fortunón y le llevaba de viaje por todo el mundo. Eso fue antes de ver los peligros de los relumbrones de la popularidad. “Es mucho más difícil mantener una pareja en esta profesión que en cualquier otra porque están continuamente hablando de ti en las revistas y diciendo cosas.”

“Lo voy llevando mejor pero sigue desagradándome todo lo que es la estupidez esta que es la fama, que me parece que es terrible, sobre todo en los tiempos en los que vivimos”.

Qué paradoja: La fama es terrible para unos, un sueño para otros.

Total, que yo vi el programa en la cama, exactamente igual que él (sólo que yo sin sus compis de El Príncipe, Hiba y Álex González -abdominales de éste incluidos-, sutil diferencia) y soñé con que me pedía salir su hijo Nicolás y me llevaba a cenar. Como yo digo: por soñar que no quede, ¿verdad?

Hasta mañana

Rosy

P.S. Mañana desvelaré el nombre del ganador o ganadora del concurso del post anterior: ¡aún podéis hacer vuestras apuestas!