La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Rocío Carrasco’

Rocío Carrasco y Fidel Albiac se casan después de 16 años de amor

Cómo hemos cambiado. Lo pienso mientras veo en el Hola a una delgadísima Rocío Carrasco, que ha vuelto a la palestra desde hace algún tiempo y que… se casa. Se casa con el hombre ese por el que nadie apostaba nada, Fidel Albiac, alguien a quien han dejado verde según qué periodistas una media de 1.238 veces desde que empezaron a salir, aquel lejano 1999.

abrir

En aquellos tiempos lejanos Rocío Carrasco no había aprendido nada y acudía a los platós de televisión y se peleaba a gritos con Karmele Marchante, a quien llegó a llamar “lesbiana” (algo que no es cierto) y a acusar de asuntos un tanto delicados. Luego desapareció para siempre, comprendiendo que la vida vivida a través de los programas de televisión no es vida plena ni saludable, como comprendió Jesulín y como, lamentablemente, no llegó a comprender Carmina Ordóñez. Ella se dijo: “Mira, le doy vía libre a Antonio David, que diga lo que quiera, que haga lo que quiera, pero yo desaparezco”, y desapareciendo venció, porque Antonio David, aunque se forró durante mucho tiempo, finalmente cayó en el olvido y en el aburrimiento.

© Ejemplar de Rosy

© Ejemplar de Rosy

Juega con fuego Rocío Carrasco ahora, volviendo a la palestra, pero creo que es lista y no entrará más de la cuenta: sabe bien la vida que quiere, está guapa, y sigue enamorada hasta las trancas, tal y como me cuentan personas que la conocen.

Sabemos que la ceremonia será íntima (es decir, no invitarán a ese amigo al que una no soporta pero que le invitó a una en el pasado, ni tampoco a la prima de la cuñá que, entre Rocío y vosotras, es un tanto particular), que será en primavera y que ahora ya conoce el mundo gracias a una más que jugosa exclusiva que ya hay quien está criticando.

Los extremadamente críticos cuestionan que se case ahora, después de 15 años, para qué, se preguntan, como si en la vida hubiera que tener respuestas para todo. Se puede casar uno porque sí, señores, y para Rocío está claro que ha llegado el momento: ella lo siente así.

De Antonio David no sólo se divorció, sino que obtuvo la nulidad, así que puede casarse por la Iglesia o por el rito que ella quiera, aunque parece que lo religioso no entra en sus planes, según apunta Hola, que añade jugosos detalles como que el vestido será de Hannibal Laguna, un modelazo blanco que no sabemos si tendrá larga cola.

Felicidades, Rocío, felicidades, Fidel, por la boda (y por no invitar a esa prima pesadísima de la cuñá)