La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Toda la verdad sobre el veto de Alejandra Rubio a Lydia Lozano en el Deluxe: «Estoy flipando»

El pasado sábado por la noche, Alejandra Rubio se sentó por primera vez en el plató del Deluxe. La hija de Terelu Campos, se convirtió más que nunca en ‘personaje’ para ser entrevistada por su propia madre, para darle algún que otro zasca a su madre y al Universo Sálvame y para hablar de sus trifulcas con su tía Carmen Borrego:

 

Y al margen de todo esto, la entrevista de la nietísima de María Teresa Campos ha sido bastante polémica porque, al parecer, habría vetado a Lydia Lozano, Miguel Frigenti y Laura Fa.

Tal y como se comentó ayer en Socialité, Alejandra Rubio no quiso que estos tres colaboradores del programa pudiesen hacerle preguntas, optando así por Alonso Caparrós, Antonio Montero, Paloma García Pelayo, Belén Rodríguez y Kiko Matamoros.

Alejandra optó por tener a su alrededor a personas que le harían pasar una mejor velada. Algo que no ha sentado nada bien:

«Mal empieza en este mundo si empieza jugando con el trabajo y el pan de la gente, pero a cada uno se le conoce por sus actos. Es un pan sin sal y a mí no me aporta nada» ha dicho Frigenti muy mosqueado.

«Empieza cobarde y con una actitud de diva que no entiendo bien. A lo mejor es algo que ha visto en casa«, comentaba Laura Fa añadiendo más leña al fuego y asegurándose un enfrentamiento futuro con Terelu.

Y, como no, Lydia Lozano, más contundente, más profesional y más honesta, arrojaba algo de verdad sobre el tema al decir antes las cámaras de Socialité: «No me ha vetado. Es absolutamente falso. Si queréis meter mierda diciendo que Alejandra me ha vetado, no es verdad».

 

 

¿Cuál es la verdad? Pues que, llamándole «veto» o no, a Alejandra Rubio, la cúpula de La Fábrica de la Tele, productora de los programas, le dio la posibilidad de escoger qué colaboradores prefería que se sentasen en el Deluxe para hacerle preguntas y Alejandra Rubio eligió a los más afines a ella y su familia asegurándose, de ese modo, que se le trataría mejor. ¿Es un veto? Sí, pero indirecto y más elegante.

Estoy deseando que llegue el día en el que Alejandra Rubio y Kiko Hernández coincidan en un plató…

Los comentarios están cerrados.