BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

¿Qué ’11-S electrónico’?

Una cosa es justificar la necesidad del puesto de trabajo que uno tiene, quizá exagerando un poco la utilidad de nuestros esfuerzos, Y muy otra es sembrar la desconfianza en una infraestructura vital para el futuro mediante irresponsables y descaradas manipulaciones. Cuando la Agencia Europea de Redes y Sistemas de Información (ENISA) avisa de la posibilidad de ‘un 11-S electrónico’ (traducción, mala, del desacreditadoPearl Harbor electrónico‘ estadounidense) están traspasando la línea que separa el razonable aviso de riesgos a prevenir del alarmismo injustificado y un tanto histérico. Esto no sólo refuerza la tecnofobia de los europeos, ya muy atrasados en este ámbito, sino que degrada la confianza en la agencia y su labor. ¿Es conveniente dejar la seguridad de la tecnología en manos de solapados tecnófobos que sólo son capaces de profetizar desgracias?

Es muy probable que las cifras citadas por la agencia sean ciertas, pero también son irrelevantes; lo cierto es que nadie, nunca, jamás, ha conseguido hacer daño a otra persona utilizando la Red, lo cual convierte la comparación de un ‘ataque’ cibernético con un terrible atentado terrorista en una burla cruel. Lo único que han conseguido los presuntos ‘ataques ciberterroristas’ o las ‘ciberguerras‘ es incordiar, tal vez a escala masiva, pero sin riesgo para la salud de la gente, y ni siquiera con gran daño económico. Llamar ‘ciberguerra’, o ‘ciberterrorismo’ a los ataques de denegación de servicio o a los problemas para acceder a un banco online forma parte de la misma venerable tradición tecnófoba que transforma en peligrosos ‘crackers’ a chavales que cambian páginas web. La ignorancia de quienes identifican pequeñas amenazas y gamberradas con peligrosísimos crímenes que deben ser drásticamente castigados podría excusarse, pero la mala voluntad no. Porque estas exageraciones tienen consecuencias: el atraso de Europa (y especialmente de España) en la Red es real , y los temores infundados de la gente también. Atizar irresponsablemente esos rumores, contribuyendo de modo oficial a una tecnofobia que es una amenaza para nuestro futuro, es peor que malvado: es estúpido. Las agencias europeas no debieran insultar la inteligencia de los europeos que les dan de comer.

3 comentarios

  1. Dice ser Héctor

    Los sistemas sociales caen muy fácilmente en situaciones representativas donde uno de los objetivos de los representantes es mantenerse donde están, y no sólo ser eficientes en las necesidades de los representados (por ejemplo el gobierno, una junta de vecinos o la SGAE, en orden de importancia).Así es que en este caso no culparé a la ignorancia, sino directamente a la mala fe.[offtopic] Por favor, vigilad un poco al creador de feeds que está fuera de hora y me ha aparecido esta entrada del blog en un tiempo futuro. ¿O es que habéis conseguido una velocidad de propagación superior a c?

    28 Mayo 2008 | 15:45

  2. Dice ser Goliat

    Pepe, reconócelo de una vez, el atraso de Europa (y especialmente de España) en la Red es debido en un 80% de culpa al PR€CIO exorbitado que tiene la banda ancha, el cual a su vez se deriva de las prebendas a las PTTs y a los accionistas de éstas y de los operadores “alternativos”, que comparten intereses muchas si no todas las veces con los políticos de turno. Si en España el MB estuviera al precio y con la calidad de Taiwan o Japón, otro gallo cantaría!!

    28 Mayo 2008 | 16:29

  3. Dice ser Retiario

    Estimado Goliat:El precio de las conexiones en España y en Europa es a todas luces excesivo. Sin embargo, la última encuesta sobre el uso de Internet en España del BBVA indica que para los españoles que no navegan el precio es la séptima razón en importancia, muy por debajo de la falta de interés (1ª), la complicación de uso y otras. Los datos están enlazados en https://blogs.20minutos.es/retiario/post/2008/05/08/porque-quieren…Muchas gracias por tu atención e interés, y un saludo.PP Cervera

    28 Mayo 2008 | 20:51

Los comentarios están cerrados.