Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

La prueba de la astrología

No se podía pedir un mejor diseño experimental para comprobar la tesis central de la astrología, que dice que la influencia de los astros sobre nosotros en el momento de nuestro nacimiento determina nuestras futuras capacidades, intereses y hechos. Más de 2.000 bebés británicos nacidos a principios de marzo de 1958 en hospitales de Londres, muchos de ellos con diferencias de minutos tan sólo en sus edades, han sido seguidos por médicos durante años. El objetivo del seguimiento era comprobar de qué manera afectan a largo plazo a la salud cuestiones relacionadas con las costumbres, como la dieta, pero incidentalmente la inmensa masa de datos acumulada sobre este grupo a lo largo de los años ha servido para demostrar que la astrología no funciona. A pesar de lo que pudieran opinar en el pasado ilustres practicantes como Kepler o Newton.

Según el estudio ha sido imposible encontrar ningún tipo de sesgo, preferencia o desvío en alguna dirección preferente entre los 2.000 ‘gemelos del tiempo’, como les denomina el artículo. Si la tesis central de la astrología fuese cierta la influencia de las esferas tendría que ser común a todos ellos, o muy similar, ya que nacieron casi a la vez y casi en el mismo lugar. Tendrían que tener alguna característica o querencia parecida. Pero las completas estadísticas sobre su estado de salud y psicológico que se han acumulado durante todos estos años no muestran ninguna; si hubiese alguna desviación estaría por debajo del umbral de detección estadística. Lo cual no es extraño, porque uno de los signos de la pseudociencia es precisamente ése: postular efectos que están cerca de, o dentro, del umbral de error de medición. En este caso, el experimento es concluyente: la influencia de los astros en el momento de nuestro nacimiento sobre nuestra vida posterior es inexistente. No esperen, sin embargo, que este resultado provoque la quiebra de demasiados astrólogos, o la desaparición de los horóscopos de los periódicos (incluyendo, ay, 20 minutos). ¿Desde cuándo los aficionados a lo oculto han dejado que la realidad les estropee una buena creencia?

Grabado Flammarion coloreado; imagen obtenida de Wikipedia Commons, cedida por Hugo Heikenwaelder.

56 comentarios

  1. Dice ser cilindro de nuevo escéptico

    A mi la astrología me sirvió en la juventud ligona para “descartar”, al tío que me preguntaba ¿qué horóscopo eres?, reflexión mía: a éste no le doy el tfo. Si bien es cierto, que he notado mucho más interesadas a las féminas en estos temas que a los sres. La cuestión, según mi punto de vista, no tiene solución, para los que creen en la astrología los estudios científicos que se hagan al respecto no les importan.

    10 mayo 2008 | 21:27

  2. Hola a todos,he leído casi todos los comentarios y realmente me asombra vuestra falta de información.Para hablar de un tema, por lo menos, hay que saber y enterarse de qué estamos hablando.La astrología, como cualquier otro estudio, no se aprende en dos días, lleva muchos años comprender su verdadero significado y cómo poder efectuar una interpretación.Obviamente, los conceptos no salen colgados de los árboles, nos guiamos por estadísticas que fueron efectuadas tanto por astrólogos como por científicos, éstos muchas veces tratando de probar la ineficacia de la Astrología.El ejemplo que se pone al principio, habla de niños nacidos casi en la misma localidad y casi a la misma hora, y ese casi, hace toda la diferencia.Un astrólogo serio, no trabaja con casi una hora de nacimiento, lo hace con una hora justa o bien la rectifica a partir de acontecimientos en la vida de la persona, o bien, de no poseer datos, que también pasa, no hace ningún estudio, así de simple.La Astrología no es creencia, no es adivinación como dicen algunos por aquí.Nosotros no adivinamos nada, partimos de un mapa con determinadas configuraciones únicas para esa persona y de allí hacemos los análisis, basándonos en muchos datos, entre otros, lo que es estadístico.Si, obviamente, habrá generaciones que tendrán cosas en común, pero para que se pueda considerar alguien gemelo astrológico como dice el artículo de inicio, debe haber nacido, el mismo día, a la misma hora, en la misma localidad y si me pongo “científica” en el mismo hospital, y en un medio socioeconómico y cultural similar, y este mismo medio hará que las experiencias que ambas personas tengan sean similares.Toda diferencia en estos datos, pues hará la diferencia en el desarrollo de sus vidas.Por cierto, como en cualquier profesión, hay timadores, charlatanes y cuenta cuentos, no por eso uno deja de consultar un médico, un abogado o un psicólogo.Existe toda una comunidad de Astrólogos a nivel mundial, donde nos encontramos para analizar, juzgar casos, aprender unos de otros, de las experiencias propias y ajenas, estamos en continuo aprendizaje, estudio y discusión.Que nos equivocamos, si, somos humanos y lo hacemos como cualquier otro trabajador, donde hay un margen de error.Pero la satisfacción más grande, es recibir año tras año a nuestros consultantes, y que éstos nos hagan su devolución de nuestro estudio, y uno comprueba que aquello que se prometió para el año, se dio, y no porque el consultante esté hipnotizado por nosotros, ni siquiera que esté influenciado por lo que nosotros podamos decir en nuestro estudio, pues la mayoría de las veces, los acontecimientos se suceden sin que la persona tenga intervención alguna.Yo, como Astróloga en ejercicio, tanto en consultas como en enseñanza, no me siento en la obligación de demostrar nada a nadie, sin embargo, si trato, cada vez que puedo, difundir lo que es la Astrología seriamente encarada.Y por favor, olvídense de los horóscopos de radio, televisión y prensa, son un mamarracho que toda la comunidad rechaza y esta es una de las cosas que justamente nos pone en un mal lugar. Muchas veces estas predicciones ni siquiera están hechas por astrólogos, la hacen editores y productores, lo he visto yo misma, nadie me lo contó.Y otra cosa, horóscopo no es la predicción, palabra Horóscopo (oroskopos) de origen Griego, se compone de “hora” (como tiempo) y “SKOPEO” (observación), y está referido al Ascendente, justamente dado por la hora de nacimiento y a la carta natal erigida con este dato.

    20 mayo 2008 | 14:57

  3. Dice ser Retiario

    Estimada Bettina Marfetán:Si, como usted indica, en el destino de las personas influyen no sólo ‘haber nacido, el mismo día, a la misma hora, en la misma localidad y si me pongo “científica” en el mismo hospital’, sino también ‘en un medio socioeconómico y cultural similar, y este mismo medio hará que las experiencias que ambas personas tengan sean similares.’, ¿cómo se pueden diferenciar ambas influencias? Ya sabemos que la clase socioeconómica y cultural es muy importante a la hora de decidir el destino de la gente; lo que ignoramos, puesto que no se puede medir, es la importancia de las configuraciones de los astros. La única manera de hacer este tipo de comprobaciones es mediante estadísticas; utilizando grandes números. Por eso el estudio citado es importante: un gran número de personas, con variación socioeconómica y cultural que lo único que tenían en común eran sus factores de importancia astrológica: lugar y fecha de nacimiento (no idénticas, pero sí cercanas).Si existiera alguna influencia relacionada con esos factores, habría aparecido un sesgo en la evolución de esas personas a lo largo del tiempo. Y no aparece. ¿O es que los astros actúan de modo diferente en distintas personas? Eso querría decir que lo importante son las diferencias entre la gente, y no los astros. ¿O es que factores astrológicos muy cercanos entre sí no muestran proximidad ninguna? Una vez más, esto indicaría que los astros marcan muy poco, y que lo importante son otros factores.Todas las fuerzas que conocemos en el universo están relacionadas con la distancia, y pequeñas variaciones de su actividad provocan pequeñas variaciones en sus efectos, lo cual permite detectarlas en análisis estadísticos. Si la influencia de los astros no se comporta así, no es de este universo. Es decir, no existe.Muchas gracias por su atención e interés, y un saludo.PP Cervera

    20 mayo 2008 | 17:30

  4. Estimado Cervera,gracias por leer mi comentario.En el caso que plantea, dos personas nacidas a la misma hora, el mismo día y en el mismo lugar, en medios socioeconómicos y culturales diferentes, tendrán las mismas experiencias también, cada cual a su nivel, aunque he comprobado que muchas veces sucede que la persona del medio más bajo aspira a lo mismo que la otra nacida en un medio, pongámosle rico, y logra efectuar su preparación igual, con más esfuerzo, pero termina con la misma carrera universitaria y tiene una trayectoria en su medio, similar.El nivel de riqueza o de pobreza, convengamos que lo que da (a cualquier persona) es la oportunidad o la falta de ella, entonces uno deberá esforzarse más que el otro, sus relaciones planetarias influirán en las mismas áreas de vida, con la misma intensidad, y la diferencia estará dada en que cada uno de ellos tendrá una facilidad o una dificultad en mayor o menor grado pero en la misma área, obviamente serán dificultades para ambos o bien facilidades para ambos, no es que esto funcione para uno de una forma y para el otro, de otra forma.No todos sentimos los aspectos planetarios (la relación entre planetas) de la misma forma, por esto es que la astrología no es adivinatoria, y uno en la consulta debe hablar con el consultante con el fin de corroborar hechos pasados para saber qué tanto influye un aspecto en su vida.Como en toda profesión, hay más de una biblioteca en cuanto a lo que un mapa natal significa.Unos dirán que aquello que no esté prometido en la carta natal, no tendrá lugar en la vida de la persona.Otros dirán, los astros inclinan pero no obligan.Obviemente, el primer concepto es absolutamente determinista, y si nos atenemos a él, entonces en el ejemplo debo decirle que ambos inexorablemente, rico y pobre, tendrán el mismo destino.Si nos atenemos al otro concepto, entoces habrá una inclinación pero la persona tendrá el libre albedrío para aceptar o rechazar las oportunidades y los desafíos de la vida, y cada quien actuará como haya aprendido a hacerlo de acuerdo a sus propias vivencias.Convendrá conmigo, que si estuviéramos hablando de leyes, aceptaría sin problemas que haya más de una biblioteca o de una teorización.Espero pues, que también pueda aceptar que en mi profesión ocurre exactamente lo mismo y que cada astrólogo de acuerdo a su preparación, aceptará una u otra postura.Saludos cordiales,

    21 mayo 2008 | 2:07

  5. Dice ser Victor

    La astrologia tiene gente a favor y en contra, yo no se, pero aca hay un articulito en que reflexionar:http://www.connuestroperu.com/index.php?option=com_content&task=v

    07 junio 2008 | 6:07

  6. Dice ser manuel (iceman)

    He leído casi todos los comentarios, pero hay uno que ha retado a quien se atreva a cuestionar tal acertijo. Este señor, ha puesto en su comentario sus datos, incluso ha puesto su email por si es cierto. De hecho en este mismo blog tiene varios comentarios. O bien, no ha recibido contestación privada o no; lo que sí es cierto, es que si hubiese recibido contestación, lo hubiese dado a conocer aquí mismo: lo que me hace suponer que ha pensado ¡¡un engaño más!!Por otra parte estoy leyendo un libro del “XIX Congreso Ibérico de Astrología”, celebrado en Sevilla en el 2002, y editado o impreso en los talleres de la Imprenta Provincial de la Diputación de Sevilla. Me ha dado por leerlo, y la verdad tengo un “cacao” astrológico que me parece inverosímil tal que me parece que lo voy a dejar, porque entre casas astrales, etc., cada vez entiendo menos. He dicho.

    10 junio 2008 | 21:33

Los comentarios están cerrados.