BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

Infecciosa locura

Tenemos una relación complicada con los habitantes más importantes del planeta, los microorganismos. A lo largo de miles de millones de años hemos luchado contra ellos, hemos integrado a algunos en la esencia misma de nuestras células y hemos servido de hogar a incontables variedades de ellos, dentro y fuera de nuestros cuerpos, hasta tal punto que privados de nuestra flora bacteriana seríamos incapaces de digerir los alimentos y moriríamos. Sirviendo así de fertilizante a otras bacterias. Desde el principio de los tiempos nos han aniquilado por millones, en plagas terribles y en incidentes cotidianos: un simple corte o arañazo puede acabar con nosotros si es colonizado por la bacteria indebida. Son resistentes, implacables, e incluso físicamente fuertes. Hace muy poco aprendimos a utilizar antibióticos para mantenerlas a raya, y otras enfermedades pasaron a preocuparnos más, aunque las infecciones siguen matando a millones de nosotros cada año. Lo que estamos descubriendo es que quizá maten a muchos más de los que creemos, porque determinadas enfermedades que pensábamos provocadas por la dieta, el desgaste o defectos del desarrollo tal vez sean infecciosas. Por ejemplo, la locura.

Algunas evidencias apuntan a que determinadas enfermedades mentales, como la esquizofrenia, podrían ser producto de infecciones, quizá prenatales, tal vez al provocar una exagerada respuesta inmunitaria. Al mismo tiempo, un mapa del metabolismo mundial sugiere importantes diferencias en el funcionamiento bioquímico de distintas poblaciones humanas; diferencias que están relacionadas con la incidencia de enfermedades cardiovasculares y que podrían deberse a la dieta o a variaciones por áreas geográficas de nuestras bacterias intestinales. Si se confirma que la ateroesclerosis es producto de una infección, como piensan algunos científicos, podríamos concluir que las bacterias y virus son imprescindibles para nosotros, pero al mismo tiempo nos enloquecen, nos rompen el corazón y, si nos descuidamos, nos matan. ¿Quiénes son los parásitos en esta relación, cabe preguntar?

4 comentarios

  1. Dice ser Holo

    Curioso que últimamente he leido un artículo y un capítulo en un libro sobre el mismo tema.Cada vez se descubre que más enfermedades que considerabamos causada por otros factores es fruto de la acción de un tipo de bacteria. También mencionaron la posibilidad de que la obesidad viniera de la mano de una infección bacteriana.A veces hablamos de las baceterias como si ya estuvieran superadas, como si fueran invasores de segunda división, y que los realmente peligrosos fueran los virus, y nada más lejos de la realidad.También cabría mencionar, sobre el párrafo:”Hace muy poco aprendimos a utilizar antibióticos para mantenerlas a raya, y otras enfermedades pasaron a preocuparnos más, aunque las infecciones siguen matando a millones de nosotros cada año”Que es cierto, pero a base de atiborrar al ganado de antibióticos, y de atiborrarnos nosotros mismos al mínimo dolor de cabeza, estamos consiguiendo que las bacterias se vuelvan resistentes. A este paso en un futuro el mismo efecto tendrá que tomemos antibióticos o un vaso de agua.

    21 Abril 2008 | 11:04

  2. Dice ser Sonrisa Radiante

    Las infecciones siempre han estado desde los albores de la humanidad,lo que se hace cada vez más dificil es combatirlas.S.R.:)

    21 Abril 2008 | 14:58

  3. Dice ser ishar

    Resulta extraño un articulo de tal indole en el retiario, pero no lo critico, tambien es interesante 😉

    21 Abril 2008 | 18:05

  4. Dice ser Hugo Peñalver

    Yo SÍ que me estoy volviendo loco.Yo he descubierto algo muy preocupante, y para que no me hagan nada he tenido que huir, esconderme en el sótano abandonado desde el que os escribo.Aquí lo cuento todo: http://es.youtube.com/watch?v=hkzDe1HzG0ghttp://es.youtube.com/watch?v=hkzDe1HzG0g

    11 Mayo 2008 | 21:25

Los comentarios están cerrados.