BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

El avión de los Mil Nombres

Luchó en Guadalcanal y fue vital en la campaña del Pacífico, de Birmania a Japón. Se usó para lanzar paracaidistas sobre Normandía y para mantenerlos en combate cuando quedaron atrapados en Bastogne, Bélgica. Transportó material de guerra por encima del Himalaya a China durante la Segunda Guerra Mundial y suministros básicos a Berlín durante el bloqueo en la Guerra Fría. Entre otras increíbles adaptaciones, transportó equipos electrónicos de escucha y fue adaptado para la misión de ataque al suelo, en la que combatió en Vietnam. Durante años y años y años ha servido como transporte de uso general en aplicaciones civiles y militares por todo el mundo, España incluida; los soviéticos le hicieron el mayor de los piropos desarrollando una copia prácticamente indistinguible, el Lisunov Li-2. Es un camión con alas, fácil de pilotar, robusto hasta la exageración, fiable y económico de operar, que ha sido utilizado en todo el mundo. Se le conoce como ‘el avión de los 1000 nombres’ porque ése es el número mínimo de apodos que ha tenido a lo largo de su historia. Es el Dc-3, C-47, Skytrain, Dakota, C-53, Skytrooper, ‘Old Fatso‘, Tubby, ‘The Beast‘, Three, ‘Old Metuselah‘, ‘Biscuit Bomber‘, ‘Puff the Magic Dragon‘, Spooky, ‘The Dragon Ship‘ (en su versión de ataque al suelo), etc., pero el nombre más conocido y usado en su uso militar fue ‘Gooney Bird‘ (pájaro chiflado); según sus pilotos porque el avión era tan bobo que desconocía que no podía hacer lo que hacía.

Hoy, 73 años después de su primer vuelo, sigue volando en todo el mundo como carguero por compañías y ejércitos. De hecho los escurridizos chicos de Operaciones Especiales de los Estados Unidos lo utilizan para pasar inadvertidos en Sudamérica, Asia y África, donde aún es común. Naturalmente, usan una versión que sus abuelos jamás hubiesen reconocido: la BT-67, con motores turbohélice y hélices de cinco palas en lugar de los radiales con hélices tripala del original, equipada con electrónica moderna que incluye radar de evitación del terreno y hasta alargada en ciertos rincones para ampliar la capacidad de carga y retocada la nariz para mejorar su (pobre) aerodinámica. Para comprender el camino recorrido basta comparar la cabina del C-47 original [arriba] con la del BT-67 actual [der.]. Pero tres cuartos de siglo más tarde sigue siendo reconociblemente un Dc-3 ‘Gooney Bird‘ al servicio de las fuerzas armadas estadounidenses. En estos tiempos de cosas de usar y tirar, da que pensar.

Corregido el país donde está Bastogne el 02/06/2007. Gracias, Mastermind.

5 comentarios

  1. Dice ser m , )

    Lo mejor es la secuencia de ‘Perdita Durango’ en el cementerio de aviones.

    30 Noviembre -0001 | 0:00

  2. Dice ser Alfredo

    Mi primer vuelo, en mayo del 55, desde el aeropuerto de Sevilla a Madrid, y con el que me quedé enganchado a la Aviación, fue en un DC3.Veinte y tres años más tarde, en diciembre del 78,volé desde Johannesburgo a Skukuza, en el Kruger National Park. La sensación fue exactamente la misma. La Compañía aerea era el piloto, el copiloto y la azafata (esposa del Piloto), con un promedio de 45 años de edad, y todos hacían de todo tanto en tierra como en el aire. Por cierto la azafata llevaba guantes, sombrerito y traje sastre, y rozaba la perfección, en todos los aspectos. Supongo que es el mejor avíon que se ha construido.

    01 Junio 2007 | 11:02

  3. Dice ser Antonio

    Maravillosa entrada. Sueño con tener la suerte de volar algún día en uno… ¡¡aunque tenga que hacerme de la CIA!!

    01 Junio 2007 | 19:22

  4. Dice ser Mastermind

    Una pequeña corrección a este, por otra parte, interesante artículo: Bastogne está en Bélgica.

    02 Junio 2007 | 17:58

  5. Dice ser Retiario

    Estimado Mastermind:Errar es humano; disculpar, divino. Las prisas es lo que tienen. Gracias por el soplo, y un saludo.PP Cervera

    02 Junio 2007 | 20:26

Los comentarios están cerrados.