BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

La guerra en el cerebro

La esencia de la guerra no es matar gente: es matar gente hasta que la gente hace lo que uno quiere que hagan, imponer la voluntad propia al enemigo. Pero ¿qué le ocurre a la guerra cuando es posible imponer la voluntad sin matar a nadie? Hackear el cerebro del enemigo es el epítome de la guerra, un sueño imperialista desatado. Imagínese poder controlar al enemigo a distancia sin dañarlo, e imagine semejante poder en manos… de alguien a quien detesta. Ésta es la inquietante posibilidad que abre el nuevo armamento que está desplegando el ejército estadounidense: el Active Denial System (ADS).

ADS es un arma no letal: un estrecho rayo de microondas provoca un intenso calor en una capa microscópica superficial de la piel, engañando al sistema nervioso, que cree estar en llamas: el efecto, según quienes lo han experimentado, es imposible de resistir. La gente se aparta, grita y huye sin control tras apenas segundos de exposición. Para colmo, al ser un arma de energía, tiene las ventajas de las pistolas láser de la ciencia ficción: instantaneidad y acción en línea recta. Sin embargo 10.000 irradiados dan fe de que el haz es inofensivo; en realidad se trata de un engaño al cerebro, un hacking del sistema nervioso periférico que permite deshacer muchedumbres con un simple barrido de antena. De momento el control de manifestaciones sin causar bajas es su misión.

Pero nada impide desplegar un sistema de este tipo en otras plataformas [pdf] o con otras intenciones. Pueden usarse montajes fijos para proteger edificios, que en la práctica quedarían vedados a cualquier aproximación, o para controlar prisioneros; como en las peores fantasías futuristas atravesar la línea roja sería castigado con un dolor insoportable. O podrían utilizarse desde aviones o helicópteros, quizá en un barrido de poblaciones enteras infligiendo dolor a cualquier persona expuesta sin provocar daños materiales. Las posibilidades de provocar dolor a distancia a voluntad son infinitas; y el dolor es un mecanismo básico de autoprotección que el cerebro no nos permite ignorar.

Tortura al por mayor y sin daño físico: el sueño de cualquier gobernante psicópata. ¿Cuánto tiempo tardará este tipo de arma en caer en las manos equivocadas? ¿O en ser usado contra la población civil por un gobierno tiránico? Por otro lado, sistemas de este tipo pueden evitar muchas muertes en situaciones comprometidas donde antes se hubiesen utilizado letales balas o granadas. La guerra nunca es moralmente nítida, ni siquiera cuando las armas no matan.

Imagen tomada de Globalsecurity.

6 comentarios

  1. Dice ser mced

    Probablemente el arma más espantosa que ha concebido la mente humana.Imaginemos: cuando se tortura a alguien por medio de elevar su temperatura, llega un momento en el que se destruyen los receptores cutáneos y el suplicio deja de tener efecto. Con este maravilloso invento, puedes atormentar a alguien sin más límite que su propio ciclo vital. Lo más parecido que se puede encontrar al infierno cristiano.Y si uno lee entre líneas, hay un dato inquietante. Fijáos que no dice “controlar disturbios violentos” o “evitar linchamientos”, sino simplemente “controlar manifestaciones”. Para los alma mater del proyecto, una protesta contra el poder es algo a vigilar e incluso reprimir mediante un arma de inclasificable violencia. Joder, Orwell, cómo lo estás clavando…Afortunadamente, si el funcionamiento se basa en microondas, habrá medios para protegerse.

    21 Febrero 2007 | 9:58

  2. Dice ser delfin

    LA PEOR ARMA DE TODAS YA HACE TIEMPO QUE ESTA INVENTADA ,ES NUESTRO PROPIO CEREBRO.

    21 Febrero 2007 | 10:14

  3. Dice ser Zarate

    “¿Cuánto tiempo tardará este tipo de arma en caer en las manos equivocadas?”YA esta en las manos equivocadas…..

    21 Febrero 2007 | 10:26

  4. Dice ser DAVID

    Señor Cervera.Realmente es un arma mortífera, cruel, asesina, aunque no mate directamente a la persona. Y las secuelas?Lo triste del caso es que no he leido ninguna condena de los gobiernos europeos a Estados Unidos por construir ese artefacto de muerte. Quisiera saber la reaccion de esos dignisimos gobiernos europeos si fuera Irán y no Estados Unidos el realizador de esas armas. O es que piensa la vieja y culta Europa que Estados Unidos vacilaria en emplearla contra ella si sus intereses alli se vieran amenazados. No hay que echarse a temblar, tenemos, todos los seres humanos de este planeta en peligro de extincion, exigirle a ese Gobierno de Estados Unidos que desista de fabricar esa y otras terribles armas. Contra quién? Contra la URSS?

    21 Febrero 2007 | 13:41

  5. Dice ser cristina

    Esto me recuerda mucho a la pelicula El Secreto de la piramide, donde los personajes se mataban a si mismo tras recibir un veneno que les hacia creer que se quemaban, que les perseguia un animal… el futuro es incierto, pero espero que siga siendo futuro. Todo esto es un autentico tepindro.

    21 Febrero 2007 | 17:34

  6. Dice ser RadiouKacz

    Pero si los soldados llevan casco, ¿eso no les protege de las microondas?¿o les saltaran chispas entre las cejas, como cuando metes un tenedor en el microondas? (Niños, no lo probeis en casa)

    22 Febrero 2007 | 23:32

Los comentarios están cerrados.