BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

El fin del periquito solidario

Tal día como hoy en 1918 murió en su jaula del Zoo de Cincinnati ‘Incas’, el último periquito de las Carolinas, Conuropsis carolinensis. La última hembra, ‘Lady Jane’, había muerto un año antes. El periquito de las Carolinas era el único miembro de la familia de los loros y cacatúas originario de Norteamérica, y era un pájaro abundante y hermoso con su cabeza amarilla y rojiza. Abundante, claro está, antes de la llegada de los colonos europeos. Se alimentaba fundamentalmente de ‘arrancamoños‘, una planta que parasita los campos de cultivo, por lo cual los agricultores consideraban plaga al pájaro y lo mataban, aunque en realidad les favorecía. Extremadamente gregario, el periquito de las Carolinas compartía además una característica con otros periquitos y cacatúas que lo hizo especialmente vulnerable a la depredación humana: era un pájaro solidario.

Cuando un miembro de una bandada era herido o muerto por cazadores, el resto de sus componentes invariablemente acudían a su lado con la aparente intención de socorrer o acompañar a los congéneres caídos. Lo cual facilitaba sobremanera a los cazadores su tarea de matar más ejemplares… que atraían de nuevo a la bandada, y vuelta a empezar. El espectáculo era tan conmovedor que llegaba a descolocar incluso a curtidos cazadores profesionales. La masacre durante los siglos XVIII y XIX llegó a tales proporciones que en 1904 se vio en Florida el último ejemplar salvaje. A pesar de que era un animal fácil de capturar y criar en cautividad no hubo un esfuerzo de recuperación digno de tal nombre; posiblemente las últimas y aisladas poblaciones cayeron víctimas de plagas transmitidas por aves domésticas. Como la Paloma Migratoria, la Gallina de Heath y no pocas tribus indias, la combinación de la presión del Hombre Blanco y las enfermedades importadas al Nuevo Mundo acabó con el periquito de las Carolinas. Hoy hace 89 años.

3 comentarios

  1. Dice ser jose de PR

    yo tuve una mala experiencia con una periquita. era tan brava que le puse de nombre “akemi”. la tuve que dejar ir.

    21 Febrero 2007 | 21:10

  2. Dice ser Oso

    Al final quedaremos sólo humanos sobre la faz de la tierra y tendremos que darnos al canibalismo…Yo tengo tres ninfas (también conocidas por carolinas) que no sé si será familiares de estos que comenta usted. Lo que sí se es que el pasado 21 de diciembre se murió una…Uno de los que quedan es inteligente como nunca pensé que podría ser un pájaro. Lo último con lo que nos sorprendió fue anidando en la cortina del salón. Tendrían que verle cómo se pone cuando oye una bolsa de maices abrirse.Un saludo cordial.

    21 Febrero 2007 | 23:28

  3. Dice ser Monipeni

    También había nosequé tipo de paloma a millones en EEUU. Bandadas tan grandes que oscurecían el cielo. Tantas que la gente se las cargaba alegremente, incluso desde los trenes en marcha. Ya no queda ni una…

    22 Febrero 2007 | 9:25

Los comentarios están cerrados.