BLOGS

Ciencia, tecnología, dibujos animados ¿Acaso se puede pedir más?

El cifrado, Beckham, el etarra y el capo

A los gobiernos, en general, no les gusta la alta criptografía en manos del público. Y eso se debe a que a los gobiernos, en general, les gusta espiar a sus ciudadanos. Lo cual puede ser útil y buena cosa en muchos casos, y si no que se lo pregunten a Bernardo ‘Benny u tratturi‘ Provenzano, el capo de la mafia que cayó preso en Corleone en parte debido a su deficiente cifrado. O a los terroristas de ETA capturados tras ser descifrados los archivos informáticos de Ibón Fernández ‘Súsper’. Pero puede ser mala cosa en otros, y hasta pésima. Como puede atestiguar el futbolista David Beckham, al que en seis meses han robado no uno, sino dos BMWs X5 blindados de 100.000 euros, según parece por culpa de la mala criptografía. El sistema de control electrónico de estos vehículos usa claves de 40 bits, sencillas de romper hoy con un ordenador personal. Aunque parezca mentira esos coches de lujo son más vulnerables al robo que las compras en Internet; y no hace falta ni arañar la cerradura.

En el inmediato futuro nuestra privacidad, nuestras relaciones comerciales, incluso nuestra identidad misma van a depender cada vez más del uso de sistemas de cifrado decentes. Una encriptación débil, por ejemplo dotada de ‘puertas traseras’ controladas por el gobierno, es un riesgo creciente para nuestra vida y hacienda. La buena criptografía es ya necesaria higiene para todos.

1 comentario

  1. Dice ser Criptonomicon

    Los algoritmos de cifrado “fuerte” están prohibidos en EEUU, es un delito usarlos. Es curioso, porque si el cifrado es muy fuerte, efectivamente los “malos” pueden comunicarse sin miedo a ninguna intervencion de su mensaje. La tecnología siempre implica ese doble juego: Potencia para todos. Para el uso bueno y para el malo.Aún recuerdo, no hace tanto, cuando salían en las noticias la frase, a veces en titulares: “Y los ladrone utilizaron el teléfono móvil para coordinarse”

    13 Mayo 2006 | 22:04

Los comentarios están cerrados.