Entradas etiquetadas como ‘Expedición Imposible’

Lío en la primera emisión de ‘Expedición Imposible’

Lo que no puede ser, no puede ser, y además, es imposible.

O no.

Y en eso están en Expedición Imposible, en conseguir que Marruecos nos declare la guerra abiertamente por haberles enviado elementos subversivos al territorio patrio.

De hecho, no descarto que el programa lo montara el CNI para abandonar allí a ciertos ciudadanos como el que deja a la abuela en la gasolinera y pone capó rumbo a Torrevieja.

Ya sabéis cómo va el tema: 9 parejas de famosos compitiendo en ruta por ser los primeros en llegar. Las formas de vida que concursan son:

Cristina y Alejandro (en adelante, ‘Los Toreros’).

Marbelys y Lola (en adelante ‘Las Famas’).

Leti y Raquel Mosquera (en adelante, Las Mosqueras). Leticia Sabater nos regaló, así para empezar, una confesión: “tengo dolor de ano, porque desde que he llegado he cagado como 150 veces”. Y quiere novio señores. Pues como no sea un fabricante de fibra…

Elisabeth y Noelia (en adelante Las Modelos). Ellas saben mucho de geografía, ¿pues no estuvieron en Marruecos el año pasado? “pero en Túnez”, dijeron. Como yo, que estuve en EE UU, pero por la parte de Moscú.

Rocío y Alex (en adelante, Los triunfitos).

María y Romi Abradelo (en adelante Las Abradelos). “Mi hermana tiene incontinencia”, dijo una. Da igual cuál.

Mireia y Felipe (en adelante, Los Potatos).

Ismael e Iván (en adelante, Los Hermanos).

David y Daniel (en adelante, Los Tróspidos).

Como veis, son todo famosos de primera línea, de estos que dices que si se quedan en una duna del desierto secos como la mojama tampoco es que el país se hunda.

La cosa es que habrá 12 etapas. El primero que llegue en cada una de ellas se lleva un Dirham (moneda de marruecos) de oro (del que cagó el moro) valorado en 3.000 euros (según un Compro Oro del centro). Los últimos en llegar serán “evacuados forzosamente“.

O sea lo que hace la mafia, que te evacúa la vida del cuerpo. Que te envenenan con plomo pero a lo bruto. Que te dan clases de submarinismo sin botella…

1ª ETAPA:

La primera parte de la etapa consistía en subir una duna de arena. Sí, podía ser una duna de lacasitos, pero es que en el desierto de ponen asquerosos.

La prueba era de tal lógica, que un lugareño vio a los 18 gilipollas correr hacia la duna y exclamó: “¿Pero a dónde van si sólo hay arena?”. Pero nada, los famosos allí iban, todo motivados.

Y cada cual se motiva como quiere. Por ejemplo, Daniel, de los Tróspidos, pensó que la duna era un pezón que conquistar. Con el peligro de que podía haber acabado encaramado a una teta de Raquel Mosquera, que se las saca de la camiseta, se tumba en el desierto y en Google Maps la etiquetan como la cordillera del Atlas.

Porque Mosquera no es tonta, no, así que ella y Leti decidieron subir las dunas “con inteligencia“. Lo que pasa es que Inteligencia tenía cosas que hacer en casa y no pudo ir, pobrecilla.

Las mejores fueron las Modelos. Qué manera de echar el bofe. Fíjate que estaba Spielberg viendo el programa y se ha inspirado para hacer una peli que se llamará “Las pechugas al sol”, sobre la desgarradora historia de dos pares de tetas que se quedan como pasas revenidas de estar bajo el Lorenzo.

Elisabeh no tardó en quedarse atrás y Noelia no tardó en abandonarla, allí, sentada en una duna dejándose morir. Ahora hay una leyenda bereber que habla de una mujer de patas largas que se aparece herniada entre las dunas en las noches sin luna.

Los primeros en coronar la duna fueron los Toreros, que tenían otro concurso por la tarde y querían rematar la cosa rapidito. Total, sólo hacía 45 grados de nada, que si te sientas tienes que despegar los huevos del suelo con una espátula.

Los demás fueron llegando poco a poco, en posición de gato obeso, así como a cuatro patas y como si les pesaran las extremidades como jamones de Falete.

El siguiente tramo debían hacerlo en camello. Ay, amigos. Yo vi a Raquel Mosquera en el camello y se me hizo clavadita a Brad Pitt en Leyendas de Pasión. Los bereberes han pasado a llamarla Al Ag Brajam Mujaca, que significa: “Mujer con jorobas que monta camello”. Cuando los niños no se portan bien les dicen “va a venir a por ti la Al Ag Brajam Mujaca”. Los niños, o se trauman o sacan todo sobresalientes.

Ismael estuvo acertado al decir “El camello de Mosquera va a pedir el libro de reclamaciones“. JA JA JA. Que sueltecito y que chulito.

Las Abradelas se pusieron a cantar con coreografía de esas que eran picantonas cuando Franco era aún un niño con bigotito. Llovió. Ahora el Sháhara es un vergel y le hacen la competencia a Holanda plantando tulipanes.

¿Sabéis eso de que las modelos están buenas? Bueno pues el camello de Elisabeth y Noelia también lo había oído. Por eso se pasó toda la travesía lamiendo y mordiendo a las jamonas, a ver a qué sabían. Por la noche lo estaban enterrando, envenenado por el maquillaje.

La tercera fase de la primera parte de la primera etapa, es igual a la parte contratante de la primera parte y… perdón, que me he liado.

Vamos, que tenían que buscar agua para los camellos debajo de las piedras. Y allí se pusieron a excavar en el desierto, como el que hace un foso en la playa, para rodear el castillo de arena mientras guiris de piel púrpura pasean por la orilla.

Los camellos no querían beber. Más que nada porque no les daban agua, les daban barro cochinero. Y claro, los camellos, acostumbrados a ir de casa en casa con los Reyes Magos bebiendo agua limpita en barreño, decían que esa mierda se la bebiera su santa madre.

El caso es que en el trayecto en camello, ya fuera por despiste o porque son más tramposas que un wonder-bra, las Mosqueras se saltaron dos puntos de control, atajando camino como si al final hubiera un donut y Mosquera tuviera hambre.

Y ahí empezó el lío, porque las Abradelas se chivaron. Las Abradelas, que bien me caen. Tanto, que si tuviera que elegir entre cenar con ellas o con un par de orcos de Mordor con almorranas, elegiría a los orcos y les echaba yo mismo el hemoal.

Los Hermanos estaban por entonces como cuando estaban en GH, haciéndose los simpáticos y diciendo muchas chorradas. Les faltó lavarse los dientes delante de un espejo. ¿Es que nadie les ha dicho que en este programa nadie vota?

El caso es que los Toreros fueron los primeros en completar la etapa. Esta gente entrenaba terminators en su otra vida.

Por ser los primeros podían decidir: O clasificarse directamente y descansar todo el día siguiente, pero perder la posibilidad de ganar los 3000 euros, o competir para ganarlos. Decidieron descansar.

Pero además, debían elegir a qué pareja “desterrar”, lo que implicaba no poder participar en la cena-fiesta y dormir apartados del grupo. Desterraron a los tróspidos.

Y allí se fueron los muchachos, a una tienda de campaña en lo alto un monte, a lo Brokeback Mountain pardillo. Ni que decir tiene quién iba a morder terruños y quien no.

Allí, solos, calentando unas tristes salchichas como penes de chiuahua, eran la pura estampa de la desolación. Eso lo hacen en la Puerta del Sol y la gente les echa monedas.

MARIA Y ROMY-5 copia

A todo eso llegó la movida. Las Abradelas, que se ganan la vida suministrando veneno a una empresa farmacéutica, se chivaron delante de todos los demás y de Raquel Sánchez Silva de lo del atajo de las Mosqueras.

Y no lo dijeron sin más, porque al poco llegaron las imitaciones ofensivas, los lloros, los teatros y las indirectas de esas que se las echas a un carro de combate y les haces un agujero en el blindaje.

Y es que las Abradelas viven en un drama contínuo, como si su vida fuera un folletín de cuando la mili se hacía con lanza. A estas dos les dio su primer papel Lope de Vega. Después de contar con ellas le dejaron de llamar lo de Fénix de los ingenios.

El caso es que al día siguiente, en la salida de la segunda parte de la primera etapa, a las Mosqueras las bajaron un puesto en la clasificación. “Lo siento, Raquel, de verdad”, dijeron las Abradelas.

FALSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Madre del amor hermoso, señores y señoras. Si le ponen un polígrafo en ese momento, explota el aparato. Si la Abradela sentía que jodieran a la Mosquera a mi me dan pena los mojones que se van al tirar de la cadena.

Pero aquello no hizo sino de acicate para la Mosquera, que para desesperación de Leti empezó con sus “esprines”. Veréis, en un momento dado gritaba: ¡¡ESPRÍN, ESPRÍN!! Y salía echando leches que si tiras a King África por un barranco no ves un culo gordo moverse tan deprisa.

Que zancadas, oye. Ahora mismo está Usain Bolt estudiando los vídeos para mejorar su técnica y pensando en ponerse unas mamellas talla 210 para correr como la Mosquera.

Y las Abradelas no pudieron con el ESPRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIN, y Romi acabó vomitando en pleno desierto, dejándolo todo perdido. A ver quién friega eso ahora.

La segunda parte de la segunda parte de la primera etapa consistía en tres camiones sin ruedas. Los primeros en llegar decidían en qué camiones iba cada pareja, formando grupos.

Los hermanos fueron los primeros y decidieron que ellos iban solos en un camión y repartieron a los demás en los otros dos.

La cagaron como cagaban los diplodocus cuando comían plantujos en mal estado. Porque su idea era irse solos y retrasar a los demás, pero no contaron con que siendo dos eran solo dos para montar dos enormes ruedas de camión.

Y no es que sean precisamente los chavales mecánicos de Fernando Alonso, que mira que hicieron el patán para apretar cuatro tuercas… Si alguna vez vuestra vida depende que estos dos os arreglen el coche, es mejor que os echéis un par de avemarías y os deis por jodidos…

Después de eso la cosa se precipitó. Llegaron a unas ruinas donde debían encontrar cajas dentro de las cuales había serpientes, que debían contar. Si acertaban el número, les daban un mapa bueno, si no, les daban un mapa que más les valía enrollarlo y metérselo por el culo.

El caso es que Las Famas y los Tróspidos, que habían estado por detrás toda la carrera, se hicieron con el mapa bueno, lo que les puso en cabeza. De hecho, las Famas ganaron la etapa y los 3.000 euros, y los Tróspidos quedaron segundos.

Los demás, por el medio.

Y en la cola… Bueno, por un lado las Modelos, con Elisabeth sufriendo desmayos duna sí, duna no, y los Hermanos con el mapa chungo y encima interpretándolo mal, que se hicieron una ruta turística por la zona, por la zona de África, digo, porque creo que hasta pasaron la frontera con Mauritania.

Pasó, claro, lo que tenía que pasar, que los Grandes Hermanos, acostumbrados a estar en una casa tocándose los huevamenes a dos manos todo el día, llegaron los últimos y se fueron a su casa. OOOOOH.

¡No olvidéis que aunque haya acabado Gandía Shore aquí se comenta de todo! ¡Reality blog show nunca cierra, amigos!