El precio del sexo: 2.500 euros por acostarse dentro de ‘La Casa Fuerte’

Mahi y Rafa, haciendo… nada.

He visto mercados de ganado donde el tema del apareamiento se trataba con más delicadeza que en La Casa Fuerte. Y por mucho menos dinero, además. Pero, por otro lado, también es enternecedor cómo la gente se solidariza y supera barreras y conflictos cuando de la cópula se trata.

Os hablo de Mahi y Rafa en La casa fuerte. Ya sabéis que desde que entraron en el concurso, siendo pareja y teniendo habitación, no han querido tener sexo. ¿He usado el plural? Ah, pues no: es Mahi la que no quiere. Más que nada, porque se les vería y además, porque tú follas en un reality y luego JJV quiere saber qué tal, que hay informes de la CIA con menos datos de los que JJV necesita sobre un polvo.

Mi madre da la catequesis a los niños del pueblo que van a hacer la primera comunión”, nos explicó anoche Mahi sobre sus reticencias. Claro, eso lo explica todo. No sea que los niños hagan preguntas incómodas y se desvíe el tema del cuerpo de Cristo al cuerpo de Rafa.

Y es que Rafa sí que quiere. Rafa tiene los cántaros del amor que no se los mueve ni una aguadora polaca con medalla olímpica en halterofilia. Tiene los testículos tan hinchados que el diseño de las patas abiertas de la Torre Eiffel se inspiró en cómo camina Rafa.

Así que JJV les dijo que les daba una noche de amor sin cámaras a cambio de algo. “Pero no nos pongas pruebas físicas, un cante o una poesía o algo”, dijo Mahi, que piensa que con la poesía se folla. Claro. Por eso se murió Bécquer, de follar mucho. Te vas a una discoteca a recitar a Neruda y te tienen que apartar a las chicas los de seguridad.

Pero no, el trato era un poco menos artístico: si Mahi y Rafa renunciaban a 3.000 de los 14.000 euros que tienen en la caja, podrían pasar una noche sin cámaras. A Rafa en ese momento los testículos le hacían chirivitas.

cállate y toma mi dinero GIF de Product Hunt

“No vale tanto nuestro amor… yo paso… ¡3.000 euros!“, dijo Mahi al segundo, ante la decepción de Rafa, que estaba ya contando el dinero. Si llega a tener una hucha de cerdito, la rompe. “3.000 euros son muchos euros… llevamos mucho tiempo juntos y nos queda mucha vida por delante, no me urge tanto“, dijo Mahi, que tiene la vagina como un oso pardo. ¿De peluda? No, que puede hibernar.

Ese “no ME urge” estaba bien usado, porque a su lado veíamos a Rafa como sentado encima de dos odres. A Rafa en Ryanair le cobran suplemento de maleta para subir a cabina por llevar dos bultos de mano.

“Si hubieras dicho 30 euros… eso sí lo valgo, pero 3.000 euros me parece mucho, soy humilde“, reconoció Rafa, resignado.

Mahi ofreció “500 o 600 euros”, lo que vale la suite de un hotel. Y aún lo decía con pena la muchacha. Mahi es más agarrada que el superglue mezclado con cola. Ah, no, con cola no, perdón. Mahi va a comprar preservativos y le regatea a la farmacéutica.

“¿Se lo dejamos en 1.500 euros? 1.500 y media noche me dicen en dirección“, dijo JJV, porque la dirección esperaba que echaran el caliqueño y salieran de la habitación con Rafa aún guardándose el ciruelo y Mahi escondiendo teta.

“El coche que nos compramos nos costó 3.000 euros y lo compramos a medias”, alegó Mahi, que reconoció que es de la cofradía del puño cerrado. Antes sacas un lingote de oro del Banco de España que una propina a esta mujer. Le das dinero a Mahi y es como echarlo en un agujero negro: nunca más vuelve a salir de allí y nadie sabe qué pasa con él una vez dentro.

¿Por qué no hacemos un crowfounding? ¿Alguien estaría dispuesto a ayudar a Rafa y a Mahi a hacer el amor?”, dijo JJV, que tiene espíritu de mamporrero solidario. Y… mirad: llegan a hacer colecta para comprar libros a los niños pobres y no pone ni dios, que he visto a recortadores de toros escaquearse peor que algunos a los que les ponen delante la hucha de la Cruz Roja, pero para el vicio…

Samira y Pavón pusieron 500 euros, con las reticencias de Samira, que tenía cara de hacerle mucha ilusión gastar su dinero en eso. La misma ilusión que casarse con un cerdo muerto, esa ilusión. Pavón sin embargo estaba ilusionadísimo, que solo le faltó poner 5 eurillos más para comprar palomitas e ir a ver el espectáculo.

Rebeca y Cristini pusieron 500 euros más. Y aún Tom y Sandra, archienemigos ahora de Rafa y Mahi, también 500 euros. “Es una buena causa”, dijo Tom, que tú le estás apuñalando y le pides 50 euros para comprar condones y te los da con su último aliento, porque el follisque siempre es una buena causa.

Lo que no puede ser es que folléis por la cara, 1.000 euros me tenéis que dar“, les dijo a la pareja JJV, convenciendo por fin a Mahi, que por un tercio de lo que cuesta su coche sí que folla. Así que en total, por 2.500 euros, hubo trato para tener sexo en La Casa Fuerte.

El desliz y problema de vestuario de Rafa en ‘La casa fuerte’: “Me voy a tener que poner un calzoncillo”

La vida y los testículos de Rafa siempre se abren camino. (FOTO: TELECINCO).

A veces un atuendo tiene que actuar más como una cárcel que como una forma de vestir. Eso es lo que le pasó a Rafa, que tiene unos atributos masculinos que habrían podido fugarse de la isla de Alcatraz. Si el Equipo A no tardaba en fugarse de la prisión donde les tenían recluídos era porque iban delante los testículos de Rafa.

Pero llegaremos a eso en un ratito. Antes, veamos qué pasó ayer en La Casa Fuerte…

¡PERO SEGUIDME EN REDES! Vamos, si os da por ahí: Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow.

Samira hizo una tarta de galletas con el mismo cuidado en el aspecto que tuvo el doctor Frankenstein al hacer al monstruo. Esa tarta se mira en un espejo y llora. No es que fuera una tarta fea de “oh, te ha quedado mal”, era fea de “¡PERO QUIÉN LE HA ECHADO ÁCIDO A LA TARTA!”.

Yo soy de aceptar todo tipo de postres, dulces, todo lo que se me ofrezca, lo cojo“, dijo aún así Albert, porque él no dice que no. ¿Sabéis la leyenda esa de los señores siniestros esos que ofrecían a los niños caramelos con droga a la puerta de los colegios? Pues el niño siempre era Albert. De los cinco a los doce años Albert no tiene recuerdos de lo colocado que iba.

La vida de Albert:

Aurah se puso ciega a comer tarta, porque cuando la leche va en una tarta al parecer no la mata. Ella, que dijo que no podía beber leche sin lactosa y que iba a morir de inanición.

En fin. Varios de los concursantes, con Rebeca a la cabeza, hicieron un telegrama de la organización falso, usando uno antiguo y escribiendo encima con boli. Un trabajo de falsificación tan bueno que si Rebeca se pone le das una servilleta y un boli y te hace un boleto que puedes cobrar el Euromillones.

La cosa era que todos creyeran que podían ir a jugar a la carpa y así fue. Todos menos Marta, a la que le dolía la barriga como si tuviera dentro a Alien dando una fiesta de pijamas con un gremlin y un critter.

Mahi y Rafa no se fiaban de que Marta estuviera mala, porque a ellos las bajas médicas y eso no les bastan. O hueles a muerto y tienes gusanos o no se creen que te pase algo. Así que se fueron a comprobarlo, más que nada para verificar que no les estuviera robando comida.

Al verla agonizante en su cama le dijeron: “Es que estábamos preocupados”. Sí, por si aún podía moverse darle con la de los ojitos negros para que no robe.

“Pareces un angelito durmiendo”, le dijeron, pero Marta tenía una cara de destruida que si los angelitos fueran así los habían tapado con Titanlux en la capilla sixtina.

– Hola, María, vengo a anunciarte…

– Sí, sí, anuncia lo que quieras, pero no me mires, Gabriel, joder, qué horror de cara.

Y así.

Hay cosas que uno no quiere ver: a su abuela practicando sexo, a su perro siendo devorado por un caimán y a Rafa vestido de mamachicho. El muchacho es el anticlímax. Además, tuvo un pequeño problema con el tanga dorado: “Se me ven los huevos por un lado”, dijo.

“Si me quedaba un poco de dignidad, si mis sobrinos me tenían un poco de respeto, lo he perdido ya”, dijo él. Se fueron a ver a Cristini vestido así Mahi y él y la brasileña dijo “me encanta”. No resultó muy creíble porque lo dijo con la mano delante de la boca como para vomitar. A Rafa no le tocaba Chicho ni con un palo. Y si le toca, es cada vez menos, en lugar de cada vez más. .

Se pusieron a saltar y a bailar y sí: el huevamen de Rafa amenazaba con salir a saludar en cualquier momento. Eso era como dos calvos con pelusa tratando de sacar la cabeza por una escotilla.

Los testículos de Rafa:

El entrenador que mató de un abrazo a King Kong regresó.

“Estoy mala”, dijo Marta para librarse del entrenamiento, pero luego resultó que su malura era que estaba “gandula”. Para Marta la falta de ganas debería ser motivo de baja laboral y de incapacidad permanente, con paga y chalet en la playa para tomar el aire del mar.

Albert aprovechó un despiste para irse a duchar en una de las habitaciones, a la que entró por un ventanuco. Y luego nos enseñó el culo. El culo de Albert es como un anuncio de sandías albinas siamesas. Ese culo lo pilla una señora mayor y se lo pellizca cual mofletes hasta que le sangren las nalgas.

Y de culo a culo: esta vez el de Tom. Si el de Albert parecía vivo, el de Tom parece de cartón. El francés trató de moverlo de forma sexy y era como si estuvieran meneando una momia inca. El culo de Tom no tiene vida. A ese culo le pones un fonendoscopio y se oye llorar.

Cristini empujó a Samira a la piscina. En diciembre. En la sierra de Madrid. Los pezones no es que se le pusieran tiesos del frío, es que con esos pezones se podía cortar vidrio. Con esos pezones le da un abrazo a Robocop y le perfora un pulmón.

Y se acabó lo que se daba.

Aurah Ruiz se ve al borde de la muerte… o cómo montar un drama tonto por capricho

Aurah cuando duerme es Amy Winehouse echando la siesta antes de un concierto. (FOTO: TELECINCO)

Cuando una está a disgusto, está a disgusto y cuando quiere dar por saco, da por saco. Estas máximas creo que Aurah Ruiz podría llevarlas tatuadas de lo a gala que las lleva y así parece haberlo demostrado en La Casa Fuerte, donde se ha quejado desde el minuto uno, exagerando las cosas que parece una abuela andaluza hablando de la delgadez de su nieto de 190 kilos.

La muchacha ha entrado a concursar y le ha tocado estar en la zona mala, ya sabéis que hay unos concursantes que tienen habitaciones y lujos y otros que tienen menos comodidades que un faquir haciendo el 69 con una motosierra.

Aurah vio el panorama y empezó a quejarse de todo. “La cama está más dura que una piedra“, dijo ella. Una piedra, claro, porque está dura. Aurah tiene una capacidad para la metáfora que ni Gustavo Adolfo Bécquer bebiendo LSD con RedBull.

Me parece todo una mierda“, dijo ella, que pensaba que entraba a concursar a La casa que flipas de lujosa te cagas pata abajo del gusto y los jeques de Dubai están que no mean por venir aquí. Pero no.

Pero la verdadera tragedia, que a su lado los griegos escribían comedias ligeras para el teatro, llegó cuando Aurah descubrió que no había leche sin lactosa en ese momento. ¿Que nunca va a haber? No, sencillamente se había acabado.

“Mañana no me levanto de la cama, porque me va a dar una hipoglucemia y me voy a quedar tiesa, porque no hay ni leche para yo comer. Pues hala, llévenme a La Paz“, dijo Aurah. JODER. Aurah es la positividad hecha persona. Es más optimista que un Teletubbie viendo amanecer.

Y Tony, que la miraba con cara de haber pagado por ver una película de Pitingo y Álex Ubago sobreviviendo al fin del mundo por la caída de un meteorito lleno de Zombis, le dijo que había pavo para cenar y más cosas.

No quiero pavo, tío, quiero un puto vaso de leche“, respondió Aurah, porque ella o bebe leche sin lactosa o se deja morir. Es como un ternero con el colon sensible, la pobre.

Si todas las leches van a ser enteras yo qué bebo, ¿nada?“, se quejó después, porque claro, el único líquido que el ser humano es capaz de meterse por el gaznate es la leche sin lactosa. El agua son los padres.

Por la mañana, la primera de Aurah, se presentó un entrenador personal que al primero que entrena es así mismo. Tenía sus músculos y los de Peter la Anguila. Era un acaparador de músculos. El Amancio Ortega de la musculatura.

¿Sabéis lo que es el pilla pilla?“, les dijo, por si los concursantes de La Casa Fuerte se han criado con lobos en la selva. Pero ese alegre calentamiento era sólo una trampa.

Como empezaron todos a vacilar, a cantar y a ser felices, el entrenador se molestó y les puso una tabla que no era una tabla, era un tablón con clavos oxidados. Y claro, Aurah allí sin alimentar, sin beber leche, que es la espinaca de Popeye, pero en Aurah, al borde de la inanición.

Y… ¿le pasó algo? ¿llegó la señora Hipoglucemia? ¿Se quedó tiesa? ¿La llevaron a La Paz, al Retiro o al cine o algo? 

No. Casualmente no le pasó nada. Drama tonto desactivado. 

¿Cuál es el trauma de los guionistas de ‘La Casa Fuerte’ con la música que han querido asesinarla?

Las caras de Mahi, por dios, oyendo a sus compañeros cantar.

Esta semana tienen que hacer una canción. Compuesta por ellos. Yo no sé qué trauma o el porqué del odio de los guionistas de La Casa Fuerte hacia la música, pero obligar a esta gente a componer una canción es como obligar a un mono a operar a corazón abierto.

“Mira mis curvas / soy de silicona / en La Casa Fuerte / soy una leona”, es la letra de la canción de Rebeca y Cristini. Joder. Y yo pensando que en Mecano eran malos rimando

El caso es que a Rebeca, que tiene más oído que James Rhodes con auriculares, no le gusta cómo canta Cristini. “La melodía no es la correcta, hemos quedado en que no dirías nada”, le dijo, porque ella es muy de incluir a la gente en el equipo. Si Rebeca montara una función de fin de curso en el colegio, Cristini haría de roca al fondo del escenario.

Samira canta moviendo la cabeza hacia los lados como una paloma coja. Así las notas salen mejor. María Callas lo hacía mucho, cantaba que parecía la licuadora de mi abuela.

A todo esto Mahi se quiere morir. Oye a sus compañeros y pone caras como de haberle recetado supositorios de medio kilo.

Marta sigue renegando de sus tareas de limpieza. Más en concreto de la de “limpiar el baño donde ella caga“. Ella es Samira. A Marta la llevas a limpiar Chernóbil con un paño de gasa y te deja el reactor como los chorros del oro, pero no le pidas que limpie el baño de Samira porque se le revuelve el ADN.

Ya sabéis que Albert pasó por el espejo de las lloreras, digo del alma y eso le hizo hablar después con sus compañeros sobre su vida y milagros. “Ya no me gusta ganar”, dijo el muchacho. Le tocan los euromillones y quema el boleto, porque NO LE GUSTA GANAR, HOSTIA YA JODER, PUTA DE OROS, QUE NO.

“Tengo dolores por todas partes”, confesó también. Si buscáis a Albert podéis encontrarle jugando al cinquillo en el hogar del jubilado. Este chico tiene el piso decorado con tapetes de ganchillo por todas partes.

Isa Pantoja recibió clases de canto de Rebeca. Es raro que ella necesite clases de canto, siendo como es cantante consumada, con videoclip y todo.

“Me paso la noche entera / cuidando las gallinas fuera / sin nada en la nevera”, era la letra de Chabelita, a lo que Rebeca dijo “¡qué buena la métrica!”. Pero vamos, que si llega a estar vivo Freddie Mercuri le compra los derechos de la canción para Queen.

Los únicos que cantan bien son Rafa y Mahi y van y hacen una canción que le parecería ñoña y llorona a Alex Ubago. Y por favor, que alguien le diga a Rafa que el bigote no. BIGOTE, NO.

El vestuario que la organización les ha dejado es muy guay. Un redactor del programa estuvo tres días esperando en la parte de atrás de un teatro de variedades esperando a que sacaran la basura y luego se tiró como un fiera al contenedor. Y ha sacado de todo, oye.

A Samira le han puesto un corsé con pezoneras. Pavón parece Cocodrilo Dundee trasnochado. Asraf es una versión de Conan, de un Conan al que no le dieron suficiente leche y pasó una meningitis mala y se quedó mal.

Sonia Monroy tiene la tarea de despertar a los residentes. El problema es que cuando Sonia duerme es como si entrara en coma. Hay gente que murió en el siglo XII y se despierta con más facilidad que Sonia.

Y luego es que la muchacha sigue llorando porque se le ha ido JD. Normal que no pueda despertarse, si se le deben quedar unas legañas que no las quitas ni con aguarrás.

Mahi es muy considerada. Se fue a buscar a Albert, que tenía que limpiar su baño. “Es que me estoy haciendo caca, y no me gustaría que tú entraras a limpiar justo después”, le informó, como el que ha echado Cucal.

Me esperaré a que se disipe todo ese ambiente que hayas creado“, le respondió Albert, que no quería entrar ahí y tener que respirar. Antes esnifa bolitas del ombligo de un camionero turco.

“Es un chaval tan guapete y bien parecido que da como cosa hablar con él de caca”, dijo Mahi. Claro, porque a los feos les puedes hablar de mierda sin ningún reparo. Hay que joderse, además de troll te hablan de zurraspas.

“Lo mejor de esta vida es cagar todas las mañanas y no tengo problemas en plantar un pino todas las mañanas”, nos explicó Mahi, porque ella no caga, ella hace arte. Mahi es la Velázquez de los zurullos. Si hubiera un premio Nobel del Ñordo, ella lo ganaba todos los años.

“Ya he hecho, caca, ya está hecho. Calcula… unos cinco o diez minutos… no ha ido muy mal la cosa, pero por si acaso”, le dijo Mahi a Albert después de cagar en tiempo récord. Los que están diseñando el Hyperloop están basando el diseño en el tracto intestinal de Mahi.

Y de Mahi, que caga bien, a Marta Peñate, que está que no caga por Albert. Está muy enamoradita, la pobre. El problema es que Albert no corresponde. Nunca enamorado, siempre inamorado.

La curiosa relación familiar entre la cantante Rebeca y el actor Benicio del Toro

Benicio y Rebeca, que son familia turuleta. (FOTO: GTRES Y TELECINCO)

Pues mira, resulta que Rebeca tiene familia en Jollivú. Nada más y nada menos que Benicio del Toro, mira tú por donde. Como yo, que tengo familia también allí. Ah, no, en Mataluenga. Bueno, es casi lo mismo.

¡Pero si queréis saber qué les une… seguidme en redes! No, en serio, está todo un poco más abajo, no hace falta.

Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @RealityBlogShow / Facebook: Gus Superviviente Hernández. 

“La casa esperaba que iba a ser peor”, dijo Tony. A saber en qué sitios ha dormido este hombre si la tienda de campaña esa no le parece tan mala, teniendo en cuenta que no tiene ducha. Tony se ha empadronado en sitios donde las pulgas no se atrevían a ir.

Le enseñaron la cocina y tenía cacharros sin lavar y mierda como si acabara de pasar por ahí una vaca con colitis, pero le dijeron que son limpios, pero que no les había dado tiempo a lavar los cacharros. Ni ninguna de las demás cosas. Esta gente lleva la palabra DISENTERÍA tatuada.

“Voy a estar normal”, dijo Chabelita, porque normalmente debe estar anormal. “En el fondo cuando pienso que me van a decir cosas fuertes luego resulta que es menos de lo que me imagino“, dijo sobre lo que le han contado de las peleas de su madre y su hermano.

JODER, ¿pero qué cojones piensa que le van a contar? ¿Que Paquirrín le ha dado un tirón al bolso de su madre montado en una moto? ¿Que Pantoja ha emparedado a Paquirrín en un hueco de Cantora?

En una conversación entre Chabe y Asraf vimos cómo éste sacaba del cesto de la ropa sucia la prenda que se iba a poner. Asraf piensa que dejas la ropa en el cesto y por la noche unos duendecillos vienen y te la lavan, la secan y te la vuelven a dejar allí para que no te des cuenta y pienses que está sucia. El olor a rancio es por el sudor de los putos duendecillos, que les huele fuerte.

“Te voy a contar una cosa básica de Tom: cuando no le gusta lo que le estás hablando, no entiende el idioma“, ha dicho Marta de su compañero, porque Marta siempre tiene una cosa bonita que decir de los demás. Solo que de pequeña no vio Barrio Sésamo y no sabe que “bonita” es una cosa buena, y “fea” es una cosa mala y las confunde. Es daltónica de las ofensas.

Resulta que Rebeca es prima del actor Benicio del Toro. Tócate los huevos. “Le veo muy poco. Tengo contacto con su familia”, dijo en un momento íntimo en el que se vino arriba.

“Entonces es súper millonario ¿no?“, preguntó Asraf, que como se descuide deja a Chabelita y está roneandose a Benicio sin que el pobre señor sepa qué está pasando.

“¿Y si me deja algo de herencia?“, se preguntó a su vez Rebeca, que quiere mucho a su familia pero no hace falta tampoco que vivan demasiado.

Y es que el nombre completo de Rebeca es Rebeca Pous del Toro. Quién nos lo iba a decir, mira tú. El que la crió como padre fue el pintor Jose María Pous, y el hermano de éste era cantante de boleros, Eliseo del Toro, y a su vez padre de Benicio Del Toro, o sea, que este último es primo de Rebeca.

Y luego contó la obra y milagros de su madre. “Tengo una foto de Salvador Dalí haciéndole un dibujo a mi madre”, dijo. Joder, espero que ese dibujo lo guardara, porque vale un cojón y parte del otro.

“La foto mítica del avión de Iberia del que bajan los Beatles y hay una chica poniéndoles una montera, esa es mi madre“, contó también.

Yo estoy ahí y me vengo arriba y le cuento que mi padre era el que le clavó la lanza a Jesús, que mató a Kennedy y que fue el primero en pisar la Luna pero que no dijo nada porque era un hombre humilde.

“Venga, hazme la cucharilla ya, hombre”, le dijo Mahi a Rafa un día antes de dormir, que como Mahi no quiere tener sexo en la casa, tiene los huevos que se los van a exponer en un museo del tamaño que ya tienen. Como globos. A Rafa lo sientas en una cuerda de tender con los cojones pintados y puede trabajar decorando cumpleaños.

Marta se levantó una mañana espídica y se puso a cocinar un desayuno que no lo hace ni una madre estadounidense adicta al speed. Hizo un desayuno que solo con mirarlo podría matar a un diabético.

Ella sigue con su acoso y derribo a Albert. El muchacho, por agradecerle lo del desayuno le puso una flor en la cama y ella se lo tomó como si le hubiera regalado un anillo de diamantes con un grupo de mariachis cantando.

Y ella se fue a abrazarle emocionada. Albert la acaricia como a un perro de lanas.

El caso es que a ella y a Albert les tocó, por decisión de los residentes, que ellos se encargarán esta semana de limpiar baños y cocina. A Marta le molestó, porque “si alguien te cae mal limpiarle el váter te da rabia“. Claro, frotar zurraspas de alguien simpático es maravilloso. Da hasta gustito.

– Joder, qué asco, en este váter hay una anchoa pegada!!

– Pero si es del Paco, que es un cachondo…

– ¡Ah, bueno, pues nada, la limpio con la lengua! ja ja ja.

Las habitaciones son cosa de Toni y Sonia. Toni barre echándolo todo debajo de la cama. Joder, debajo de la cama de Toni debe haber sedimentos con restos de ceniza de cuando el Vesubio.

Sonia… bueno, es que Sonia no hace nada más que llorar, porque se le ha ido su JD y está triste como si hubiera perdido un brazo. “Dios le da las peores batallas a sus mejores guerreros”, le dijo en una carta JD, como consuelo. Joder con Dios, tienen que estar los guerreros esos hasta los cojones ya de comerse los marrones.

Lo más inquietante es que Sonia habla con su peluche de mono y no sólo eso, es que hace que el mono hable. “Es que todo lo que dice es cierto, tienes que ser fuerte mami y no llorar”, dijo el mono. Me cagué vivo. Ese mono se te aparece asomando por un lado de la cama y mojas el colchón.

Y chimpón.

Localizan por fin a la niña de la curva, el misterio ha sido resuelto… es Marta Peñate

La Marta de la curva. La niña de la curva va condudiendo, la ve y baja los seguros del coche.

Ni Jiménez del Oso, ni Tristanbraker, ni Iker Jiménez, ni un camionero camino del Albacete: al final ha sido Marta Peñate, esa mujer que sería capaz de discutir con un teletubbie, la que ha localizado a la niña de la curva. Bueno, a lo que ella cree que es la niña de la curva.

Si queréis conocer el misterio… ¡Tenéis que seguirme en redes! Bueno, eso solo si no queréis que por la noche se os aparezca Pitingo y os cante al oído.

Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández.

El caso es que Marta, oh, sorpresa, tuvo una bronca con Antonio Pavón y Samira. La enésima en la casa. Hay verdades inmutables, como que el sol sale cada mañana y que no pasa un día sin bronca de Marta.

Albert, al que Marta le ha caído como compañera como le podía haber caído un cilicio en el pene, le decía “Marta, por favor, que nos vas a llevar a la ruina”. La mujer del que inventó los vídeos Beta le decía lo mismo. 

Eres el mayor falso que me he encontrado en el universo“, comenzó diciéndole Marta a Pavón, porque Marta estuvo de grumete en la Enterprise y ha recorrido el universo más que Madrid un autobusero de la EMT.

El caso es que Samira fue al dormitorio de los acampados a preguntar una cosa de buenas maneras y Marta la recibió un poco mal, que sólo le faltó echarle aceite hirviendo desde lo alto de la muralla.

Samira, con cajas destempladas y hasta las mismos y santísimos ovarios de Marta, se marchó haciéndole un calvo, que, para que lo entienda James Rhodes, significa enseñar el culo.

¡Ojalá que España conozca tu verdadera cara!“, dijo Marta. Bueno, la cara no, pero el culo sí que nos lo ha dado a conocer. Dos besos.

Más tarde, llegó la bronca padre. Y es que lo peor que le podría pasar a Marta es ser la única superviviente de un apocalipsis y quedarse sin nadie con el que discutir.

Se dedicaron a discutir con una puerta de por medio. Una abría, Marta, la otra cerraba, Samira. La puerta era de cristal. Si alguna vez alguien tiene que dispararme, quiero ese cristal para que me proteja, porque si aguantó esos portazos, aguanta los tiros de un carro de combate.

Marta en un momento dado entró en posesión de un espíritu. De uno que estuviera ya fatal de lo suyo antes de morir y empezó a decir UUUURG GRUUUUG MUUUUURCCC y cosas así, como de búfalo atragantándose.

Y entonces, Samira lo vio claro: “¡PARECES LA NIÑA DE LA CURVA!“, le espetó.

Misterio resuelto: La leyenda de la niña de la curva comenzó con Marta Peñate un día que estaba esperando el bus. Los conductores al pasar la veían y mojaban de pis las tapicerías.

Hay otra posibilidad: la niña de la curva no se subía a los coches para avisar del peligro de la carretera, sino porque Marta la perseguía para montarle una bronca y claro, ser un espíritu vagando en el mundo de los vivos, vale, pero que Marta te abronque ni si quiera la niña esa podía soportarlo.

¿Qué son los “viajes a Dubái” de los que se habla en ‘La casa fuerte’? ¿Tiene que ver con la prostitución?

Samira, gritándose con Marta, en ‘La Casa Fuerte’.

La madre del cordero. Está La casa fuerte que parece una guerra sin cuartel. Es más, a la mayoría de los reclutas que fueron a la Primera Guerra Mundial habrían preferido ir a una trinchera embarrada que concursar en La casa fuerte.

Pero hay una cosa que se sale de madre: las insinuaciones de prostitución entre las concursantes. Y más concretamente las que afectan a Samira y que provienen, ahora, de Marta Peñate.

Anoche Marta volvió a sacar el tema de “los viajes a Dubái”, echándoselo en cara a Samira. ¿Qué son los viajes a Dubai? Lo que Marta insinúa o parece insinuar por lo que dice, es que Samira ejerce la prostitución.

En Dubái hay montado todo un entramado por el que se ofrecen los servicios sexuales de mujeres occidentales a multimillonarios que residen o están de paso allí. Así que hay mujeres de todo el mundo que viajan allí para ejercer la prostitución, con remuneraciones desorbitadas.

Por eso Samira se indigna y afecta tanto cada vez que le dicen eso y por eso Marta y Cristini deberían cerrar la boca cuando hablan de eso. 

Samira ha estado en Dubai y de hecho, hay fotos de ella en su Instagram posando en coches de lujo y demás. En una de las primera galas, Cristini le dijo a Samira: “La barata eres tú que vas a Dubái y vuelves rapidito, yo me quedo más tiempo allí“. Marta, esta última gala, dijo que Samira había tratado de invitarla a ir a Dubai, insinuando que con fines poco santos.

“Te propuso un viaje a Dubái y resultó que no era para hacer turismo”, le dijo JJV a Marta, que respondió: “No sé para qué era… cada uno puede interpretarlo como quiera“.  “Se me planteó todo… me dijo que tenía un amigo guapo en Dubái, pero no era como se me había planteado”, añadió. Si Marta no hablaba de lo que todo el mundo pensaba que se estaba hablando, debió hablar y no dejar eso en el aire.

Samira respondió: “No tengo nada que esconder, no le he escrito a Marta para intercambio, ni para que se venda, ni para comprarla… siempre se insinúan cosas que no son“. Y después, dijo lo que tenía que decir: “Aquí cada uno se acuesta con quien le da la gana, estamos en el siglo XXI. Tú puedes insinuar y nadie te puede decir nada”.

Eso es. Nadie. NADIE y menos por un reality, debería decir esas cosas de una mujer. Menos, otra mujer. Es que no hemos aprendido nada. Se hable de prostitución o no, no me gusta la gente que a la mínima que tiene un conflicto ataca a la yugular, de forma desproporcionada, a hacer el mayor daño posible.

Espero que esto pare ya.

Isa Pantoja y su novio Asraf se juegan una enfermedad infecciosa en ‘La casa fuerte’

Isa Pantoja, bebiendo leche cruda de cabra. (FOTO: TELECINCO)

La tumba de Louis Pasteur en el Institut Pasteur de París anoche sufrió una convulsión, un temblor. Era el propio Pasteur revolviéndose en la fosa después de ver a Isa Pantoja y Asraf bebiendo leche cruda de una cabra a la que habían ordeñado con las manos llenas de escupitajos de cuatro personas diferentes. Qué higiénico todo…

Pero ya llegaremos a eso, antes, os cuento lo que ha pasado últimamente en La casa fuerte.

Asraf, Isa, Sandra, Tom, catorce veterinarios, treinta bomberos y ocho brigadas del ejército fueron a mirar por la noche qué hacían las gallinas. Por la noche. “Están dormidas”, dijo Asraf, cuyo descubrimiento y afirmación ha ensombrecido al “TIERRA” de Rodrigo de Triana al ver por primera vez las Américas.

Pero las tienen en un gallinero abierto en plena sierra de Madrid en invierno… esas gallinas van a poner cubitos de hielo. De hecho, ha desaparecido ya una gallina. Seguramente se la comieron las demás para entrar en calor.

Si alguna vez en la vida os ha faltado algo, ha sido Cristini la que se lo llevó. Incluso vuestra inocencia, la robó ella.

Cristini es una maestra del robo y el estraperlo. Se dedica a ir donde los acampados a hacer trueques o, directamente, saquearlos con la complicidad de Sandra. Fue a verla una noche en albornoz y salió de allí que llevaba más productos que un camión del Mercadona. Si a Cristini la coge ningún apocalipsis cuando viene de donde los acampados, sobrevive y encima coge peso.

Según se iba Albert la pilló y le hizo un cacheo que te miran menos en una revisión en el ginecólogo. Y claro, le encontró de todo. ¿Qué hizo, denunciarla? No, porque Albert no es gilipollas. La cameló para que le robara de la otra casa una bolsa de patatas. Joder, Albert, corrompe más que el moho en una bolsa de pan bimbo.

El caso es que cumplió y sacó la bolsa de patatas. A Cristini le encargas que te saque las Meninas del Prado y te las saca.

“Albert me echa de menos, me lo demuestra cada día”, dijo Cristini. Albert sólo echa de menos los carbohidratos. Si se pudiera follar una biomolécula, Albert fornicaría con los carbohidratos.

El caso es que lo que hacía Cristini por lo bajini lo hicieron los demás a lo zoco árabe. Eso parecía una subasta de ganado. En el parqué de Wall Street hay más calma un día de baja de mercados.

Todo esto desató una oleada de robos que llevó a Tom y Marta a idear una alarma con una lata y una cuerda. Lo que pasa es que la pusieron en el sentido inverso a la apertura de la puerta, así que un gato muerto habría sido mejor alarma que eso.

Y claro, llegó Asraf por la noche, con un cuchillo de trinchar mamuts y se coló, robándoles, no preguntéis por qué, la ‘olla chochete’ y una sartén. No les robó comida porque “pobrecillos”. Eso, les roba la dignidad de lavarse tol papo y la forma de preparar la comida, pero él muy ufano se creía la magnanimidad hecha carne.

No sabéis lo orgullosa que estaba Isa Pantoja al verle llegar, le acariciaba la cara mirándole con admiración. Le lleva Asraf un premio Nobel de Física e Isa ni se levanta del sofá, pero le lleva una olla para lavarse el coño y se hincha de orgullo.

JD está más salido que el cabo de Hornos. Tiene los cojones que parecen odres. Estaba Sonia hablando de que le gusta hacer manualidades cuando le dijo: “Como te gusta hacer manualidades, ven a hacerme una manualidad”. Fino. Muy fino.

Por si no era suficiente con hacer sufrir a las gallinas, les llevaron cabras para que las ordeñaran. Si DJ ya se había puesto palote con lo de las manualidades, viendo ordeñar yo creo que ya se puso a cuatro patas diciendo beeeeee beeeeeee a ver si le sacaban algo a él.

Asraf se escupió en las manos para hacer el ordeñado. Y luego le escupieron en la mano también Albert y Marta. E Isa, después. En ese balde no había leche, había babas. El ternero de esa cabra antes se deja morir de hambre antes que volver a mamar de esas ubres.

El caso es que Isa y Asraf ganaron, porque con lo de las babas dejaron a la cabra seca como Bob Esponja en el Sáhara.

Y llegó la cerdada. Asraf bebió leche de la jarra directamente, al poco de sacarla de la cabra. Sin hervir siquiera. Que vivan las bacterias, los microorganismos patógenos y la madre que los parió. Padentro. Y luego fue Isa y también, bebió. “Estaba suave y tenía gusto a cabra”, dijo. Gusto a enfermedad del siglo XV, a eso sabía esa leche.

Décadas de seguridad alimentaria para esto…

Albert, el maromo incómodo por las insinuaciones de Marta Peñate en ‘La Casa Fuerte’

Marta Peñate, haciendo martitadas. (FOTO: TELECINCO)

“Una Miss siempre vuelve con su faja”, dijo Cristini, contenta porque ahora lleva una banda de color dorado, como si fuera la jefa de los Oompa Loompas y viniera de batir el chocolate. O de fumárselo, porque lo de la faja lo dijo un poco entrecortada, así como un adolescente después de salir de un coche de interior londinense.

Marta ha llegado a la casa y se ha puesto a poner pegas a todo. Lo primero, las sábanas, que no son de su gusto. Es que es muy fina. A Marta le pones un guisante debajo del colchón y se levanta con las lumbares quebradas, porque lo nota.

Y luego me llaman a mí la pija tonta“, se quejaba mientras revisaba la limpieza de todas y cada una de las superficies. Mister Proper se llamó así hasta que Marta le pasó un paño y entonces ya era Don Limpio.

“La comida es tuya, incluso limpiar puedes, cuando quieras“, le dijo Albert, insinuándole que si le molesta que le coma la mierda puede limpiarla ella misma. Mara pija no sé si es, pero sueca, descarado, porque se hizo la ídem para evitar tener que tocar una sola mota de polvo.

Después de echarle a Albert unas insinuaciones sexuales que harían sonrojarse a Nacho Vidal, Marta de fue a dorarle la píldora a Cristini, pero se pasó y más que dorarla se la tostó. “Estás buenísima, te lo digo yo, que soy sincera, estás buenísima y no te gires porque cada vez que te veo el culo me da una envidia que me da asco”, le dijo a la brasileña, que es feliz con nada y se fue de allí como unas castañuelas.

Antes de irse, Cristini, con mucho misterio, se acercó a la cocina y les dijo bajito: “Yo cociné unas cositas…”. Joder, ni Walter White haciendo Metanfetamina era tan discreto.

Y se llevó un huevo de recuerdo. Cristini ha pasado a mejor vida y aún así se lleva comida. Ella sin viandas no viaja. Si os subís en un avión y huele a merluza frita, es Cristini, que va dos filas más atrás. Y porque no le dejan llevar gallinas o lechones.

Los que perdieron la habitación, Sandra y Tom, están más revueltos que una lagartija en una lavadora. “Yo no me fío ya ni de las plantas”, dijo Sandra, que claro, saliendo con Tom, ha perdido la fe. Los Teletubbies dejaron de hablarse y empezaron a mirarse de reojo entre ellos después de salir con Tom.

– Pues yo seré tonto, pero no veo el mal en la gente, dijo Tom.

– Te lo digo siempre, que eres tonto, le confirmó Sandra.

ME DESCOJONO

Marta le suelta a Albert insinuaciones y bromas de albañil de 60 años y Albert la mira con la misma cara de una vaca mirando pasar un tren. Más tarde, se arañaba la cara él mismo y decía: “ES INTENSA, ¿EH?”. Albert preferiría de compañera a la sífilis con tal de que la sífilis no le hablara.

A la mañana siguiente Marta se levantó como si de pequeña se hubiera caído en una marmita de café. Para desgracia de Albert, que de pequeño se cayó en una marmita de valium y todo lo que sea más rápido que un caracol con la cadera rota le marea.

“Marta no para de hablar. A mí me gusta mucho escuchar, pero marta habla mucho“, dijo el muchacho. El cuadro de El Grito de Munch no tenía las manos en las orejas hasta que Marta fue a verle al museo y le contó unas cosas.

Como los suyos no le hacían ni puto caso, se fue a buscar a los residentes. Rafa apareció en silencio y Marta casi se caga en el pijama. Rafa es como un coche eléctrico, no hace ruido. Mahi hay veces que cuando está la luz apagada tiene que palparle el pecho a su novio para saber que no está muerto y aún respira.

Cuando me aburro reconozco que tiendo a engancharme con la gente“, alegó Marta en un confesionario. Si Marta fuera presidenta de Alemania y pasara un día sin hacer nada, arrancaba la III Guerra Mundial por no agobiarse.

Sandra, por su parte, se levantó destruidísima. Qué mal le ha sentado estar en la tienda de campaña. A Sandra la llevas de acampada tres días y te traes de vuelta a la momia de Ramsés II.

La construcción del gallinero va bien. Bien jodido. Si esta gente hubiera construido las pirámides hoy en día no las conoceríamos. Son capaces de hacer que vuelque una esfera.

Sonia Monroy ha contribuido haciéndoles un jacuzzi a las gallinas. Un “polluzzi”. El Polluzzi es básicamente un agujero en el suelo en el que no cabe nu media gallina. Relajarse ahí no sé, pero lo mismo lo usan de “cagaderuzzi”.

Ah, también les hizo un corazón en el suelo. “Un símbolo de amor, que sepan que van a ser queridas y amadas”, dijo Cristini. Sí, claro, sólo van a que les roben los huevos.

“Le ha gustado el polluzzi”, dijo Sonia, después de meter a la gallina a roscachapa en el puto agujero, que estaba la gallina pensando que prefería estar con un zorro que con Sonia.

“Decidimos ponerle al gallinero Cantora, porque es una casita muy acogedora“, dijo Isa Pantoja. Sí, creo que lo de acogedora es la característica más destacada de Cantora. La llamaron Cantora por no llamarla Remanso de Paz.

Se vistieron de bailes regionales. Mahi vestida de euskal Jantziak y con las lentillas de colores parecía la cosa con la que sueñan las monjas endemoniadas cuando tienen pesadillas. Joder. Se queda de pie al borde de una carretera y los coches no sólo no paran, sino que la embisten

Seguiremos informando.

De por qué se acabaron las galas de realities en este blog después de diez años

Lara Álvarez se pregunta el porqué de mi decisión, JJV se descojona de ella. (FOTO: T5)

Hola a todos y todas.

Hace ya como diez años empecé este blog. Bueno, más o menos, era uno que se llamaba El ojo de Gran Hermano, pero siempre lo alterné con este otro para los programas que no eran GH.

El caso es que desde entonces vengo comentando las galas de todos los realities en directo que se han emitido. He faltado en diez años a un puñado sólo y siempre por causa mayor.

Pero no lo haré más. No os preocupéis: SIGUE HABIENDO BLOG y seguirá el mismo humor basto como bragas de esparto. Pero ahora comentaré los resúmenes diarios.

Hay muchas cosas que me han llevado a tomar esta decisión. En primer lugar, el contenido. Cuando empecé el blog me puse la norma de que sólo comentaría lo que pasara dentro del reality en cuestión. Yo hablo de concursantes, no de personas, así que sólo comento lo que hacen en el concurso.

Pero ahora eso es imposible, porque en las galas se pasan horas, literalmente, hablando de lo que pasa o deja de pasar fuera. Eso ni me gusta, ni me da juego, ni me divierte. Los resúmenes diarios siguen centrándose en el concurso, en las cosas que la gente que está dentro hace o deja de hacer.

Por otro lado, hay tres galas semanales de cuatro horas que acaban a las dos de la madrugada. Demasiado para cualquiera. Y no es sólo una cuestión de dedicación, es que están muy vacías de contenido. Y una vez más, eso no me da juego. Si no pasan cosas, no tengo qué decir.

Si Tom, Sandra y Samira están una hora hablando de si se besaron o no Tom y Samira y así tres galas seguidas… se me acaban las bromas al respecto.

Además, no os dejo huérfanos. En 20minutos.es siempre tenemos la mañana después de cada gala dos o tres noticias con lo más importante que haya pasado, así que tendréis información de sobra.

Así que aquí seguiremos, comentando lo que pase en los realities, dentro de ellos. ¡Nos seguimos leyendo!

NOTA: Si queréis comentar aquesta información… ¡TWITTER: @RealityBlogShow / Instagram: @GusHernandezGH / Facebook: Gus Superviviente Hernández.