Vamos a por récord con un trío y cambio de pareja en ‘La isla de las Tentaciones’

Carlos, sobrándole la ropa. (FOTO: TELECINCO)

Lo de esta edición es el no va más solo que sí que va a más. Lo último ha sido saber que se metieron tres en una cama, dos chicas y un chico, uno de ellos que nada tenía que ver con las muchachas, que antes habían estado con otros.

Esta gente sí que es liberal y no la constitución de Cádiz. Esta gente no es que crea en el amor libre, es que coge al amor libre, le da una maleta con ropa, 20.000 euros y pasaportes de varios países e inmunidad diplomática para que sea libre que te cagas.

Pero, ¿sabéis qué fue el programa de anoche? ¡UNA ENGAÑIFA! Nos habían prometido imágenes nuevas y lo único nuevo que vimos fue la entradilla de Sandra Barneda. Así que… sí: este post también es una engañifa. O no, no lo sé, porque en las imágenes de Carlos con Lola supimos que una segunda chica se metía en la cama con ellos, pero qué hacían, no.

Pero volveremos a eso…

1.- ¡Seguidme en redes como un barco de arrastre sigue a los jureles! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow.
2.- ¡Todos los viernes mando una newsletter con un resumen humorístico de las noticias de televisión de la semana! –> DARSE DE ALTA (aunque seas bajita).

El programa no debió llamarse ‘Hay más imágenes’, debió llamarse ‘Hay imágenes viejas que habéis visto medio millón de veces’, porque pusieron fragmentos de otras ediciones y de ésta, pero más pasados que la primera tortilla que hizo Matusalén.

A un programa de la tele que está compuesto por imágenes antiguas, cortadas y pegadas se le suele llamar “refrito”. Esto era un refrito hecho en aceite renegrido de haber estado friendo calamares.

Las pocas cosas destacables:

Vimos imágenes de Isaac en la piscina, con Marina, mientras sonaba la música de fondo de Aladdín. La coge de la nuca, la acerca a él y mientras suena yoooo te quieroooooo enseñaaaaaaar“. Qué. Qué le quieres enseñar. La torre gorda del palacio de Agrabah ¿eh, jodío?

También vimos una infinidad de caras inexpresivas de Sandra Barneda. La canción Poker Face de Lady Gaga habla de Sandra Barneda. Esa mujer es una genia para mirar sin expresar lo que está pensando, que debe ir del asombro a la pena pasando por el cabreo y la vergüenza ajena.

Esta mujer controla tanto sus emociones que le ponen un polígrafo y lo tiran porque piensan que está roto. ¿Sabéis el juego ese de mirarse y el que se ríe primero pierde? Sandra Barneda le ganó a la Mona Lisa.

Lo que vimos de nuevo fue a quién decidieron vetar las chicas. Ya sabéis que tenían el poder de joderle la cita a alguno de sus novios, impidiendo que le diera una cita a una soltera en concreto. “Aquí tenéis el adelanto exclusivo“, dijo Sandra. El adelanto no era ni la puntita.

Salían las chicas deliberando, y la mayoría diciendo que no. “Yo no lo quiero… yo para qué quiero eso”, dijo Lucía, que claro, no sabría a quién vetar, porque a Manué le quitas una y se lía con otra. Manué eligiendo con quién besarse pone menos pegas que un buitre en la parte de atrás de una carnicería.

El caso es que decidieron vetar a Carla, la churri con la que se ha besado Diego. “Que se joda y se quede sin cita”, dijo Lola como toda explicación. Lola, que se ha liado con Simone, tiene tatuado en el cachete izquierdo: “EL PERRO DEL HORTELANO, MI PRIMO HERMANO”.

Ella liarse sí, pero no, pero eh, a Diego que no se le ocurra meter el morro en hocico ajeno que ella le veta. Y no le hace un Lorena Bobbitt porque no le pilla a mano, pero yo soy Diego y empiezo a dormir boca abajo.

Y  las imágenes de Carlos, vaya por Dios, en la habitación de Lola, desnudándose.

Carlos: “¿Me puedo poner en bóxer?”, preguntó el maromo mientras YA SE ESTABA BAJANDO LOS PANTALONES.

“Lola, Carlos y una tercera persona en la misma cara, quién, por qué y qué ocurre entre ellos?”, nos dijo Sandra a la que nos ponían una imagen en la que se veía otro bulto en la cama, del que no se veía nada.

Lo que sí vimos es que Carlos se arrimaba a Lola que el bóxer ese estaba ladrando. Entre el culo de Lola y el pene de Carlos no había manera de meter un folio de canto.

Así que, sí, en puridad, había un trío en esa cama. Si se conocieron en el sentido bíblico de la palabra o si Carlos se fue a dormir con los testículos como almohadas viscolásticas, el jueves lo sabremos.

2 comentarios

  1. Dice ser _Teresa_

    Jajajajjaja!! Madre mìa, de verdad, es que no he oìdo/leìdo ingenio comentarista como el tuyo jamàs 😀 Eres genial, de verdad. Mira que llevo años siguièndote y leyèndote (aunque no me muestre, estoy siempre detràs del matojo), y es que no ha habido una sola vez en años (a-ños!!) que no mr rìa sola leyèndote. XD XD XD !!!!

    17 febrero 2021 | 10:13

  2. Dice ser Mikevalo

    Las entradas de este redactor o periodista en este periódico, son de muy baja calidad para un periódico serio

    17 febrero 2021 | 11:19

Los comentarios están cerrados.