Patético en grado sumo: Ana María Aldón finge que no sabe lo que es un condón en ‘Ven a cenar conmigo’

Ana María, oh, la sorpresa hecha carne… (FOTO: TELECINCO)

Que la tele es espectáculo y show y esas cosas lo saben aquí y en la Conchinchina, que es una parte de China donde hay muchas conchins, como todo el mundo sabe.  Pero de ahí a hacerse la tonta como si te acabaras de caer de un guindo de doscientos metros de altura hay un trecho largo.

Es lo que hizo Ana María Aldón en Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition (Telecinco), donde concursa con gente como María Jesús Ruiz, Jorge Sanz y José Antonio Avilés, que convierte cualquier programa de Gourmet a Kebab caducado.

El caso es que aprovechando que Avilés se iba a la cocina a comerse todo lo que debería estar sacando a la mesa, los invitados se fueron a cotillear a su cuarto, como si hubiera sido una cosa espontánea y no una de las partes del programa. Es como si pagas a la cajera del DIA después de pasar la compra como si fuera una idea loca que se te acaba de ocurrir.

El caso es que llegaron a la habitación, que tenía menos muebles que la casa de una zarigüeya y María Jesús dijo deslumbrada “¡Menudo privilegio!”. Uy, sí, había una cama. Esta mujer duerme sobre cuatro piedras y se tapa con un saco de cebollas que robó en una frutería paquistaní.

Lo único que decoraba la habitación era una foto de Avilés desnudo, enseñando el culo. Ni que fuera Cristina Pedroche, que no tiene fotos con ropa. Imaginaos que eso se pone de moda y vais a casa de Federico Jiménez Losantos, por ejemplo.

En la mesita de noche (a María Jesús no apoyar las cosas encima de una caja de cartón le debió parecer un lujo) había un neceser, oh, qué casualidad. María Jesús Aldón se tiró a abrirlo como los de La casa de Papel cuando ven una hucha.

“No abras eso por dios, qué asco, qué asco, metedlo todo ahí no toquéis nada“, decía Jorge Sanz haciendo arcadas, como si estuvieran abriendo un cubo de residuos biológicos de un hospital.

Entonces era cuando Ana María sacaba un condón y poniendo cara de acabar de salir de un convento interna desde los seis años decía: “Esto es un chicle ¿quieres un chicle?”.

NO SE LO CREE NI ELLA. Patético a más no poder. La mujer abrió el condón con una maestría y una rapidez de no haber visto nunca uno, no te jode. Y luego lo desplegaba con una soltura que sólo le faltó ponerlo con la boca en el picaporte de la puerta.

“Me ha impactado”, decía después. “No eran chicles, eran preservativos, yo me he quedado…”, añadía, poniendo cara de mucha sorpresa. Joder… Ana María Aldón piensa que el satisfyer es para quitar las pelotillas de la ropa.

“Qué asco, pero bueeeeno”, decía haciéndose la pura María Jesús. Yo no sé como estas dos mujeres no tienen 15 hijos cada una. Creo que el único método anticonceptivo que conocen es ponerse un ladrillo entre las piernas. Estas muchachas ven una paloma y se apartan, porque piensan que así es como se tienen los hijos, a base de anunciaciones.

Que Ana María pretenda hacer pensar que nunca había visto un condón y que los confunde con chicles es como girarse a la cámara y decir: “Pienso que sois todos idiotas y que os vais a tragar cualquier mentira”.

Lo que hay que ver…

3 comentarios

  1. Dice ser Chocxxhito

    Gus, ¿ de verdad que eres así de idiota ?

    13 enero 2021 | 15:41

  2. Dice ser JOSÉ

    Lo de esta mujer no se lo cree nadie, le gusta más la tele que un boli a un tonto. Y que alguien le diga que, por favor, que el pelo corto le quedaba bien en la isla… pero ya. Maria Jesús no es santo de mi devoción, pero es otra que pica piedra en la tele y Avilés es lo peor de lo peor, no entiendo a quien lo contrata, le deben deber favores por algo.

    Lo que me choca en este grupo es Jorge Sanz, no lo entiendo, debe pasar necesidad para meterse en esto.

    Saludos Gus, prefiero leer tus resúmenes que ver los capítulos de muchos programas, me dan pereza!!!

    13 enero 2021 | 16:26

  3. Dice ser Luz

    Jaja. Gracias, Gus

    13 enero 2021 | 16:35

Los comentarios están cerrados.