Archivo de septiembre, 2020

Yo no he sentido celos en mi vida y claro, flipo con ‘La isla de las tentaciones’, que es un drama continuo

Marta, sufriendo por odio a los chihuahuas. (FOTO: TELECINCO)

Vaya por delante que debatir si los celos sirven para algo o no, o si son legítimos o no lo son, no es el objetivo de este post, que es más bien el de descojonarse un rato de este mundo del lloro y el disgusto que es La isla de las tentaciones. En serio, de los creadores deprimidos y paranoicos de La La land llega ahora Dra Ma land.

El caso es que si algo tienen en común las cinco parejas participantes es que ya van a la isla más estropeadas que la melena de Kiko Matamoros. Y luego está el hecho de que sienten celos de todo. ¡Estas respirando tú mucho hoy, no te gustará el aire ese, que le haces más caso al oxígeno que a mí!

Y claro, yo, que no he tenido celos en toda mi vida, veo eso como muy exótico. E inútil, la verdad. Sólo hay dos opciones: que tu pareja sea un pichabrava o un chocholoco y tú monógamo y debas dejar esa relación en consecuencia, o que tu pareja sea monógamo/a y tú un paranoico y debas dejar de montar cirios.

¡¡SEGUIDME EN REDES!! Hala, hoy sin anestesia. Soy Gus Hernández y mis alter egos son en Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández.

Empecemos con una breve descripción de las parejas participantes.

Lo primero es que he de decir, que a mi humilde juicio, los tíos son bastante más feos que las muchachas. Lo que me sorprendería en realidad es que consigan ponerle los cuernos a sus parejas. Porque están rodeados de solteras que no tienen donde elegir, que si no, estos en Tinder no consiguen un Like ni por error.

Cristian y Melodie.

Cristian: “Me seguía hablando con mi ex, porque nos teníamos mucho cariño y vino a verme a Alemania”, dijo el muchacho. JAJAJAJA Cariño que te la endiño. La típica ex que es tu amiga y se va a verte a Alemania, donde estás con tu novia, porque es así de maja. Claro, Cristian. Y claro Melodie le pilló. Y le perdonó y desde entonces sufre en silencio las celorroides.

Te voy a demostrar que puedes confiar en mi“, aseguró el zagal. Sí, puede confiar en que le vas a poner los toriles que va a poder ir a la Feria de San Isidro a trabajar.

Imma y Ángel.

Inma:  “Yo confío en tí, aunque sabes que tengo ese problema de los celos”. O sea, que no confía.

– ¡El acusado es declarado inocente!

– Señoría, una cosilla, ¿y por qué me están llevando a la silla eléctrica?

– Nah, por un problema de celos que tengo.

– Ah.

Y así.

Ángel: “Veas lo que veas, confía en mí“. Joder, eso es mucho pedir. No, cariño, tengo una teta que no es tuya en la boca, pero confía en mí.

“Soy la Penélope Cruz de Montequinto”, decía humilde Inma, porque en su pueblo le dicen que a ella le gustan los famosos: “Me han hablado futbolistas, cantantes, actores, hasta de la NBA me han hablado“, dijo ella, que para nada da pie a las habladurías. Lo mismo es que trabaja en telemárketing.

“Nuestra relación va bien, solo que a veces tengo celos…”, dijo Inma y añadió Ángel “y chilla”. O sea, que no, no va bien la relación. Si vuestra pareja os chilla VUESTRA RELACIÓN NO VA BIEN.

Mayka y Pablo.

Misterios de la humanidad: ¿Por qué se desaparecen cosas en el Triángulo de las Bermudas? ¿Qué son las caras de Bélmez? ¿Qué hace Mayka con Pablo?

Mayka: “No te conozco cuando no estás conmigo“, dijo y como no le conoce, pues se van a una isla llena de maromos y zagalas para que la chiquilla pueda ver a su novio como en una urna del zoo.

Pablo: “Al principio yo no quería una relación seria con ella“, aseguró. Yo no sé si estamos hablando de la misma Mayka, con la que querría una relación seria hasta Brad Pitt.

“La gente me dice que él ha sido muy golfo y que va a volver a serlo”, aseguró ella. Sí, la gente que se lo dice son los amigos y conocidos de Mayka, que quieren que se separe, a ver si se queda libre y pillan ellos.

Marta y Lester

Yo con Marta me des-co-jo-no pasa del buen rollo al ataque de histeria tan deprisa que si la pones a cámara superlenta no eres capaz de encontrar el punto de inflexión. Es más seguro llevar dinamita mojada en nitroglicerina por un camino empedrado en llamas que a Marta a La isla de las tentaciones.

Marta: “Les tengo mucho miedo a las otras chicas”, dijo Marta, que piensa que todas las demás mujeres han salido de un pozo y llevan camisón blanco y te quieren matar. Marta se encuentra con un orco zombi con motosierra y ni suda, pero ve a una chica y se acojona viva.

Dice que hay tres modos en su relación: “Estamos bien, mal o muy mal”.

Lester: “¿Puedo hablar?”. Esa fue su gran aportación. Una vez vi en Rusia un oso encadenado que hacía cucamonas y tenía más libertad y menos miedo a que le pegaran que Lester.

Lester ponía cara de pena todo el rato. Pones a Lester a protagonizar un anuncio para adoptar mascotas con esa carita y se vacían las protectoras.

“No quiero que se me escape ninguna imagen“, dijo Marta, que las imágenes más importantes se las va a tatuar en los antebrazos para poder verlas siempre.

Tom y Melissa

Tom es de Marrakech y está maldiciendo el día en que vino a España, con la de trabajo que hay en Alemania. “Cuando a Tom se le acercan las chicas me genera una sensación de furia”, dijo Melissa. La madre de Tom le manda los tupper por mensajería para que Melissa no se enfurie.

Y puede parecer que Melissa es la peor de todas, pero claro, es que Tom guarda más secretos que el cajón de abajo del escritorio de Dumbledore.

Total, que todas las parejas llegaron a la isla en el catamarán. Sandra Barneda, desde la playa, les hacía señales con los brazos. Le faltó hacer una hoguera y poner SOS en la playa escrito con cocos.

Vais a descubrir si la persona con la que estáis es la persona correcta“, les dijo Sandra, creo que como amenaza, porque ahí Melissa se cagó y se puso a llorar. “Ahora que veo que me voy a separar me estoy agobiando un poco”, alegó. Pues no le quedaba nada…

Ehgtoy preogcuhpado pohque no quiego hacé daño a Melisa“, dijo Tom, que piensa que Melissa le malinterpreta. Un día estaba Tom con el pene dentro de otra mujer y fue Melissa y lo malinterpretó. Cómo es.

“Vais a grabar a fuego en vuestra memoria todas las cosas que vais a vivir aquí”, dijo Sandra, sin ponerse para nada intensa. Si Sandra Barneda diera los discursos a los soldados antes de ir a la guerra, subían las deserciones.

Y claro, Marta se puso a llorar también. Así para empezar. “Hay veces que si no lloro, no me suelto”, dijo ella. Hay gente que le da al kalimotxo y luego está ella, que para coger el puntillo llora. Marta no hace botellón, hace lloretón.

“¿Quién se queda con esta villa?”, preguntó al minuto Marta, que después de llorar es muy de ir a las cosas prácticas.

Y LLEGÓ EL MOMENTO CUMBRE: Conocer a los y las buitre… solteros y solteras.

“Ay, que me quiero morir, Lester, que sean feos”, dijo Marta, que confía mucho en sí misma y por eso quería que los chicos fueran feos, para no caer en la tentación. A Marta le llevan como pretendientes a Igor, Cuasimodo y Jafar y respira aliviada. Aunque Jafar es alto y…

Pues no, no eran feos ni feas. Les presentaba el pepinillo del amor hasta a ellos, porque total, iban depilados.

Y Marta, que no es para nada de ofender a la primera de cambio, según las vio dijo: “Están ahí Mulan, Pocahontas…“. Rezumaba odio. Bueno, no rezumaba, chorreaba que tuvo que ir la gente de mantenimiento a pasar el mocho para no resbalar.

Tardó quince segundos en enzarzarse con una a la que llamó “chihuahua”. “Me ha caído gorda por su chulería, por su altivez…” y porque estaba buenorra y se quiere trincar a tu Lester.

Vamos a conocer a algunos y algunas de ellos:

Dani. “Mi sonrisa es la más famosa del mediterráneo”, dijo. Sí, salen noticias sobre tu sonrisa día sí, día también. El día que anuncien el Fin del Mundo va a ir en un huequito pequeñito en portada porque va a ir en grande un reportaje sobre tu sonrisa, no te jode.

Matías: “No entiendo la vida sin una dosis de riesgo“, aseguró. Matías se sube la bragueta siempre sin calzoncillos y sin mirar si tiene el pene dentro, fuera o al bordecito. Es un loco.

Edu: “Llevo media vida apagando fuegos y encendiéndolos“, aseguró, porque es bombero y no se quiere quedar sin trabajo y claro, enciende fuegos. Sus compañeros están hasta los cojones de él. En el tiempo que estuvo en La Isla, no hubo ni una salida.

David: “Sumergiros conmigo”, pidió porque es instructor de buceo. Sí, ese era el eslogan del Titanic.

Kevin: “En mi vida de lujo me falta la piedra preciosa”, aseguró, porque es un flipado que se piensa que tiene mucho dinero. Amancio Ortega cuando piensa en alguien rico se imagina a Kevin. El muchacho tiene tantos atributos que tiene que presumir de dinero.

Beltrán. Camina como escocido. “Soy empresario y EXMILITAR, he estado en los lugares MÁS PELIGROSOS”, aseguró. Una vez estuvo en la garita del cuartel él solo por la noche. OJO. Agarraos las bragas, nenas. Rambo se hace pajas con una foto de Beltrán.

Jorge: “Quiero demostrar que no solo soy un físico”, aseguró, lo que pasa es que mide como dos metros por dos metros y es todo físico. Ryanair le cobra dos asientos.

Cristian: “Yo nunca tiro la toalla”. Ni el peine, porque qué pelo más bien cardado, que parecía el cepillo del patio de mi abuela.

Gulliermo: “Todo el mundo me conoce como el largo, ¿queréis saber por qué?“, preguntó. ¿Porque eres alto, Guille, hijo? ¿No estarás insinuando que tienes la polla larga, verdad? Porque si es así y todo el mundo TODO EL MUNDO te conoce por eso no sé por qué el cura de tu barrio te conoce por eso. Habría que mirarlo.

Y todos antes de irse hacían gestitos de johnny fucker. Esta gente vive en la prehistoria. Sólo les faltó aparecer con un mamut recién casado y golpeándose le pecho con los puños. UNGA, UNGA.

ELLAS:

Luzma. ¡Paco, no veo ná, dame Luzma! Y así. Se definió como “cañera y ambiciosa, que no acepta un no por respuesta”. Enróllate conmigo, niño. No. HOSTIA QUE TE CRIÓ. Ahora te enrollas conmigo pero sin dientes. Fahle, fahle, menrollo pero no me peghes máh.

Elisa, la que Marta llamó Chihuahua: “Nadie se mueve como yo entre las llamas”. Es opositora a bombero. Tiene 19 años y ya se mete en estas movidas. No se saca lo de bombero ni de coña. Ya verás cuando sepa que la ropa de bombero es holgada y no puede llevar látex y tacones.

Lía: Campeona de España de gimnasia rítmica. “Quiero volar”, dijo. Perdió su oportunidad de demostrar cuán flexible es. No se saca partido.

Dorothi: “Me gusta el amor libre y romper las reglas”, dijo la pelirroja, que rompe reglas. Una vez hizo trampas al Monopoli. UUUUH, LOCAAA.

Fátima: “El amor es una competición y he venido a ganar”. La hooligan del amor.

Yun: “Soy la china más famosa de Madrid”, aseguró, pero yo soy de aquí y no la conozco de nada. La china más famosa es ChinaCochina que mola mazo.

Patricia: “Fui miss” de no sé qué de pueblo, dijo. Como si pongo en el currículum que yo fui Mr. Mataluenga, provincia de León. Enhorabuena.

Sandra: “Suelo guiarme mucho por el horóscopo“, aseguró y claro, así le va en la vida, buscando novio en un programa de la tele donde para conseguir a un chico se lo tienes que robar a otra y encima competir con otras diez.

Liseth: “Mezcla perfecta entre Colombia y Canarias“, dijo ser, que tampoco es que sea una mezcla loca. El caso es que la conocía Tom, de Madrid. Algo de lo que Melissa se enteró en ese momento. La conoció un día que la chica estaba en un bar con su madre. Sí, estaba de copas con su madre.

Liseth empezó a contar una historia de que ella y Tom se besaron. Pero lo dijo poco convencida. Melissa, claro, creyó a una desconocida antes que a su novio. Y pollo-drama que te crió.

Y vamos al meollo o meastú.

Comenzó el jueguecito en el que los solteros ponen un collar a la chica que más les haya gustado mientras sus novios miran y al revés.

Melissa y Mayka despuntaron. Como habían visto a Melissa llorar y pelearse con su novio, los tentadores fueron ahí como hienas con hambre de seis semanas. Habían olido la sangre.

Y al revés, los chicos recibieron collares. Difícil, porque había más feos que en un concurso de cardos. Se llevaron la palma Ángel y Tom, destacando Ángel, claro, que es al único al que por la calle mirarías dos veces.

“Como supuestamente no tengo nada que hacer, voy a empezar por conocer a tu novio“, dijo Chihuahua y le puso el collar a Lester. Marta no se fue para allá y la apuñaló porque no tenía a mano el hierro de Albacete.

Resulta que Tom también conocía a Luzma… “de vista”. “No comment que conozcas a todas las chicas”, dijo Melissa. Tom estaba apesadumbrado. Tom tenía los cojones de corbata y le estaban empezando a cortar la circulación de la yugular.

Y cada mochuelo a su olivo.

Villa chicas:

“Machitos, traednos las maletas”, dijo Marta, que se puso en plan dominatrix. Marta siempre viaja con un mono de látex y un látigo. Por si la cosa se anima.

“Tengo una duda super gorda, ¿tú has apagado fuegos?”, le preguntó al bombero, para nada con dobles sentidos. No, los bomberos lo que hacen es soplar vidrio y hacer caballitos de plastilina, Marta, cariño. “¿Y la manguera pesa?”, siguió preguntando.

¿Y donde metes la manguera para apagar incendios? Uy, mira, se me está quemando EL PAPO, DAME UN MANGUERAZO, DAMEEEEELOOOOOOO y otras insinuaciones sutiles que podría haber hecho.

Melissa se fue a su habitación a llorar. A saber por qué. Y más tarde, siguió llorando. Luego lloró sentada. Luego fue a hacer pis llorando. No hizo pis, porque no le quedaba líquido en el cuerpo. Melissa necesita un fontanero que le ponga estopa en los lacrimales. Esa fuga hay que sellarla.

Por la mañana Marta seguía rallada con el tema de Chihuahua. En su lecho de muerte, pasará su vida en imágenes y todas serán una foto de Chihuahua.

Villa chicos:

Tom dijo que él tenía que andar por la calle como los caballos, mirando sólo de frente, para no mirar a ninguna chica y que Melissa se molestara. Luego ya en los bares se soltaba, con las hijas y las madres, el jodío.

A Liseth le sorprendió que Tom estuviera cabreado con él, después de dejarle mal delante de su novia.

PRIMER MOMENTO CHUNGO:

Las chicas decidían quién es su favorito y al revés. Pero antes…

Pablo sólo me ha guiñado un ojo y eso es como frío“, dijo Mayka al volver a ver a su chico, porque ella pensaba que iba a recibirla con la tuna y cantando Clavelitos.

Melissa le montó a Tom un pollo que lo pilla KFC y tiene producto para un mes. Es la mejor forma de retener a tu chico, abroncarle, chillarle y hacerle reproches hasta que se enamora de ti.

Melissa le reprochaba haber pasado una mala noche. Melissa, cariño, el problema de tu mala noche es tuyo, no de Tom. “Necesitaba ver que no era la única que sufría”, dijo al conseguir que Tomo llorara. Melissa está al borde de un barranco y Tom le da la mano y ella tira, no sea que él no se joda como ella.

“Los chicos han superado las expectativas”, dijo Marta, de risas. Pero… “Me dio rabia cómo discutiste con las chicas…“, dijo Lester. Aquí le vemos en ese mismo momento:

huir explosión nuclear GIF by Identity

Te están haciendo la cama, yo también me disculparía, lerdo“, le dijo Marta, que en un segundo pasó de bromear a modo Hulk.

Marta se empezó a poner nerviosa, a revolverse en el taburete y al final se fue al grito de “FALSO, FALSO, QUE ERES UN FALSO, QUE NO, QUE NO, PÁSATELO BIEN, DIFRUTA”. “TÚ Y YO YA NO ESTAMOS JUNTOS”

“Vete con la otra, por favor”, le decía llorando y suplicando Marta a Lester jajajajajaja. Marta le hizo un Tinder a Lester y le daba like a todas para ver si había suerte y se lo quitaban de encima.

Me he enamorado tanto de él que me he desenamorado de mi”, dijo luego la chiquilla. Maaaal, maaaaal. Eso nuuuuunca.

Total, que Melody le puso el collar a Beltrán. ¿Sabéis el emoji ese que tiene una lágrima cayendo de un ojo? Es un retrato de Cristian viendo a Melody acercarse a otro más guapo que él. Que es casi todo el mundo, por otro lado.

Melissa le puso el collar al buceador. “Va a tener un apoyo en él”, dijo Tom. Sí, una apoyadura, va a tener.

Inma le puso el collar a Kevin, porque “me ha estado ayudando con lo de mi novio“. Nos ha jodido, la técnica del pollito triste. Te arrimas a consolar y ya estás arrimado.

Mayka le puso el collar a Matías, que tiene pelazo. No como Pablo, que tiene un claro que le pintas una H y le aterrizan los helicópteros de emergencias.

Marta se lo puso al más grande que había, al que le dijo que tenía la manguera grande y apagaba fuegos. Al bombero. A ver si Lester ardía por combustión espontánea con un poco de suerte.

“Vais a vivir momentos difíciles, pero habéis elegido esta experiencia”, dijo Sandra. Traducción: “Os jodéis. No haber venido”.

Cristian le puso el collar a Patri. Sin novedad.

Tom eligió a Luzma, con la que tiene amigos en común. Este chico es torpe. Pero Melissa había visto sufrir a Tom y entonces ya se convenció de que está enamorado de ella. Tom va a tener que amputarse un dedo y autoinfingirse daño para demostrarle su amor.

Ángel le puso el collar a Lía. “No me parece mala chica“, dijo Inma. Eso lo decían todas.

Pablo se lo puso a Dorothy. A Mayka le sentó como un tiro en el bazo. “Qué falso, qué falso”. “Sabía que se lo iba a dar a ella, eres más falso de Judas”, le dijo.

Lester, para acabar de putear a Marta, eligió a Chihuahua y le puso el collar. JAJAJA A este chico le gusta jugarse la vida. “Tiene un repertorio de chicas por qué coge a la chica con la que discutí”, se preguntaba berreando Marta.

“No sabía que era un sugar daddy, que le gustan los chihuahuas”, “¿Qué hago, corro por la playa, me voy nadando a Canarias?“, dijo Marta, que era la que iba nadando por delante de David Meca para ver que todo estaba bien. Y es que Marta nada mucho y bien. Cuando un delfín va nadando, Marta salta a su lado, jugueteando con su estela.

Marta se fue airada caminando por la playa recogiéndose el vestido. Si Marta hubiera sido la que esperaba en el muelle de San Blas de Maná, habría esperado con una escopeta para calzarle plomo a Lester según bajara del puto barco.

La relación de Marta y Lester ha entrado en una nueva modalidad. Estaba la de bien, mal y muy mal y ahora inauguran la de JODIDO QUE TE CAGAS PERO MAL DE COJONES, FATAL QUE HUELE A MUERTO PODRIDO.

Los demás se despidieron con unos lloros y unos dramas que ríete tú de las novias y las madres despidiéndose de los soldados cuando van a la guerra…

Continuará.

 

Solo Herodes daría más al botón rojo que Edurne en ‘Idol Kids’… y hace bien, los malos son Pantoja y Jean

Edurne, defendiéndose de los pelotas. (FOTO: TELECINCO)

¡Qué bien ha cantado ese niño, para mí es un sí, oleee, oleeeee!. No, Pantoja, es un grajo agonizando que se ha colado en el plató. ¡Pues ticket de oro para él, oleeeeeee, oleeee! Y así es el jurado de Idol Kids… excepto la irreductible Edurne, que es la única que no ha ido a quedar bien a Idol Kids y dice las cosas como son, lo bueno y lo malo.

Pero claro, esto es como cuando tú trabajas mucho y tus compañeros poco: les dejas mal. Así que están Carlos Jean y la Pantoja poniéndole motes, presionándola y montándole cirios cuando les hace apuntes a los niños, siempre justificados, de buena manera y con tacto, o le dice que no a alguno.

Pero volveremos sobre eso más adelante, porque ahora lo que toca es… ¡SEGUIRME EN REDES U OS DOY AL BOTÓN ROJO!

Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández.

El caso es que la emisión de este lunes de Idol Kids empezó con Edurne como protagonista. Salía ella hablando por teléfono y diciendo: “Tanto ver niños y niños y niños al final me estoy obsesionando con los niños“.

Como estuviera hablando con David de Gea el muchacho se pone tres condones a partir de ahora.

Y luego salió una especie de metáfora sobre el trabajo infantil en el que todos los miembros del equipo del programa eran niños. La inspección de trabajo se planta allí hoy mismo.

Bueno, una de las chiquillas dijo que quería ser como Rosalía. Joder, el día que un niño o niña diga “quiero ser como el doctor Cavadas“, me echo a llorar y le abrazo.

Además, la niña se santiguó y la Pantoja dijo “ahí vamos”, porque ella es católica, pero moderna, rollo “voy a comulgar a saco”, “me confieso, tron”, “aúpa el corazón, lo tenemos a full” y así.

Carlos Jean cada dos por tres dice que él hizo los arreglos o produjo ésta o aquella canción. Si tenéis una canción y no os la ha producido Carlos Jean, sois unos loosers.

El caso es que la pequeña lloró, luego lloró Pantoja, y acabó llorando el público. Orgía de lágrimas. LloroFest 2020. En el plató había un gato de escayola y lloraba también. Ahora le han construido una ermita al minino. 

“He llegado hoy a Mediaset y he dicho aquí huele a flow”, dijo otro el adolescente ese que sale unas veces sí, otras no, a recibir a los niños. ¿A qué huelen las nubes? ¿A qué huele el flow? Paco, ¿te has tirado un flow? Airea el edredón, anda.

Y cantó un niño que iba de rapero. “Tú que conoces a Omar, qué le habrá parecido esta actuación?“, le preguntó Edurne a Pantoja, porque Omar Montes es una eminencia en la música y claro, hay que preguntarse qué pensaría él.

Si fuera Fisical Kids Edurne le habría pedido la opinión a una amiga de Einstein. Tú que conoces a Albert, ¿qué habría pensado de esta teoría sobre el plegado geoespacial del universo profundo?

Pantoja añadió: “A mi Kiko Rivera le vas a encantar”, al suyo, al de ella. No al Kiko Rivera de otra. Ese niño estaría como loco, dos grandes compositores como Kiko Rivera y Omar Montes tienen los ojos puestos en él.

La Pantoja se puso a hacer beatbox, eso de hacer ruidos con la boca. Los labios se le movían como dos salchichas en un terremoto. Era como ver a un mero resoplando.

¿Os habéis fijado en que la Pantoja toma notas cuando los niños les dicen cosas? ¿Qué leches apuntará?

Niño bueno. Mú bien. 

Niño bueno. Uy, olé. 

Niña buena. Bravo. 

Niña buena. Quita el sentío.

Niño Bueno. He llorado. 

Pan. 

Acelgas. 

Harina. 

Papel higiénico. 

Flores para echárselas a Omar. 

Eso apunta.

“Esta canción le ha tocado a Carlos la patata”, dijo Edurne, que es muy refinada.

“Michael Jackson era y es mi ídolo, aunque ya no esté entre nosotros físicamente“, dijo Pantoja, porque piensa que la materia se destruye y que al morir nos teletransportamos a otra dimensión no-física. “Tuve la suerte de conocerlo personalmente”, dijo Pantoja, que le conoció cuando aún estaba físicamente.

Le vi delgadísimo, estaba en lo peor“, aseguró la Panto, que no le vio gordo, como solía estar Michael. Básicamente es que la Pantoja y sus amigos ayudaban a Michael Jackson a huir de la prensa. La película de La Gran Evasión está basada en la vida de la Pantoja.

“Aquí se viene a cantar solo, tengo que confirmar si puedes cantar con el oso“, le dijo el chaval recepcionista a una pobre niña que había llevado un osito de peluche. La niña casi llora. Joder con las bromas.

– Uy, pues tengo que confirmar si tenemos que sacrificar al oso…

Y así.

La chiquilla cantó una canción dedicada a su madre y todo el mundo lloró de nuevo.

Lo más importante de las canciones son las canciones“, dijo Carlos Jean. BOOOM. Nos explota la cabeza. Y nosotros pensando que lo más importante de las canciones son las patatas fritas.

“¿Te estás emocionando Carlos? ¿TE ESTÁS EMOCIONANDO?”, dijo en un momento dado Edurne, porque no, ella no lloraba. Edurne es dura como el granito. Edurne vio el final de David el Gnomo echándose unas risas.

La niña miraba a todos esos adultos llorando y flipaba, probablemente pensando en que ella había ido a Idol Kids, no a Idol Plañiderids.

Edurne le dio al botón rojo a la niña. Edurne no se deja doblegar por una carita tierna y una voz dulce. A Edurne le echas spray de pimienta y llora la pimienta, pero Edurne no.

Antes de dedicarse a la música Edurne trabajó en el departamento de calidad de la fábrica donde hacen los Terminators. La echaron porque ningún robot le aguantaba media hostia de lo dura que es.

– Te voy a hacer una pregunta… dime tu nombre.

– Álvaro.

– OLEEEEEEE

Conversación real de la Pantoja con un niño. Qué exigente es esta mujer. Si la Pantoja diseñara los planes de estudios de la ESO los niños salían del instituto sabiendo controlar esfínteres y poco más.

Un niño cantó que flipas de bien, pero muy, muy, muy bien. El jurado estuvo media hora elogiándole. Y va Jesús Vázquez y le dice a la familia: “Yo creo que va a ir bien… a ver si adivino“. Joder, Jesús Vázquez, qué lince el tío haciendo predicciones.

– No me preguntéis por qué, pero creo que mañana va a salir el sol. Es una corazonada. A ver si acierto.

“No se me ha visto nada cuando me he agachado, ¿no? que la falda es muy corta”, preguntó Edurne en una ocasión en la que fue a abrazar a un niño, con miedo de haber enseñado el mejillón del amor a todo hijo de vecino.

“Se parece a una que cantaba yo, a dos milímetros escasos de tu bocaaaaaaaaaaaaaaa“, decía Jesús haciendo un revival de su canción. Las hombreras, los herpes y la canción de Jesús Vázquez son cosas que no hacen falta que vuelvan.

Estás obligado a devolverle a la música lo que la música te ha dado“, le espetó Carlos Jean a un chiquillo. Y si no se lo devuelves, la música va y te parte las putas piernas. La mafia Calabresa no le pide prestado a la Música por miedo a no poder pagar.

Total, que volvemos con Edurne. En un momento dado, ella le pidió a un chaval bien crecidito ya que repitiera un trozo de canción haciendo las notas de una manera determinada, para decidir si le daba el pase.

No me lo pongas en esta tesituraaaaaaaaaaaa, ay que me da penaaaa“, se quejó la Pantoja, como si Edurne estuviera apuntando con una escopeta recortada a los padres del niño.

¿Pena?, que no estoy diciendo nada malo…”, se tuvo que defender Edurne y el muchacho que cantaba la apoyó, diciendo “estoy bien”.

Y Pantoja “¿estás bieeeen?“, asegurándose de que no estaba bajo el influjo del síndrome de Estocolmo.

Y el chaval cantó de nuevo y lo hizo mejor, siguiendo las indicaciones de Edurne. Silencio. Ahí no se quejaron ni Carlos Pelota Jean ni Isabel Toniñoesgüeno Pantoja.

Alguien del público pidió que cantara la Pantoja. Y ella les mandó callar lo primero a ellos, no sea que no se la oiga a la perfección. Humilde que es. Y luego cantó. Botón rojo para la Pantoja.

“Edurne es Miss ‘Pero’, Miss ‘Bad'”, dijo Carlos Jean en otra ocasión, porque Edurne les dice a los niños qué han hecho mal, aunque a la mayoría les de el pase verde. Para Carlos Jean es mejor no corregirles y que vayan por la vida felices. Si por él fuera, un niño pone que 2 + 2 son 345 y no le dice nada, por no ser él “Mr Pero”.

Y él y la Pantoja cogieron una pera y se fueron al camerino de Edurne a presionarla. “Que se de cuenta”, dijo Pantoja que cree que Edurne debe entender cómo se hacen las cosas y quién manda en Idol Kids. Si Edurne no se acojona y empieza a dar verdes a todo niño viviente, lo siguiente que llegará a su camerino será una cabeza de caballo cortada.

“No es justo que me estén poniendo de mala del programa. Porque doy al botón rojo, todo el mundo en contra mía“, se quejaba con razón Edurne, que es la única miembro del jurado que ha ido a juzgar. Para Panto y Jean todo es bueno.

Y en un momento dado, Pantoja dio al botón rojo a una chiquilla. ¿Y qué pasa cuando siempre das al botón rojo y de repente le das al rojo? Que es mil veces más humillante para la niña. Y encima puso cara de orgullo, de hacer las cosas bien.

La única que vale, Edurne.

Cómo reconocer conductas de mala persona… el caso de ‘Ven a cenar conmigo’

Miguel Frigenti, escondiendo comida como con tres años.

Queridos amiguitos y amiguitas, bienvenidas a una nueva edición de nuestro programa Aprendiendo de realities, donde no se aprende una ful de Estambul porque me lo invento todo y donde sin embargo, la vida se nos abre ante los ojos.

Ahora en serio, como si yo fuera capaz de ponerme serio, anoche echaron Ven a cenar conmigo: gourmet edition, que tiene de gourmet lo que un bocadillo de chorizo de dos euros el kilo.

ANTES DE SEGUIR: Si sois fans de Frigenti, Irene o Fani (Amador no tiene de eso) o me queréis seguir en redes con bondad, aquí estoy: Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández. 

La cantidad de inquina, bilis, mala leche y maldad que algunos de los invitados se echaron los unos a los otros y cuando digo algunos digo Miguel Frigenti y Fani, fue legendaria. Por ahí estaba Irene Rosales, que es más pura y buena que Sor Ángela de la Cruz y Amador Mohedano, que invierte todas sus energías en contar sus batallitas.

Pero el programa nos vale para… ¡Reconocer conductas de mala persona!

Vaya por delante que a Frigenti le conozco, pues fuimos compañeros en el debate y no me pareció mal chaval, por más que en Ven a cenar se haya empeñado en parecer lo contrario. Vamos a ver y comentar conductas de mala persona. 

No es que sea de mala persona, pero decir con todos tus cojonazos “no he cocinado nunca, no me he atrevido ni a hacer un arroz”, como hizo Amador es digno de admiración. De la de ‘oh, qué bien’, no, de la de ‘hijo, espabila, que eres mayorcito’.

La velada de hoy en casa de Amador va a ser un coñazo“, dijo Fani, que es optimista por naturaleza. Fani era la ponía el fin del mundo en el calendario de los Mayas cada dos por tres.

“La infanta Leonor es fan mía, que me lo han chivado“, añadió Fani, humilde, como ella es. Todos los humanos desde Adán y Eva hasta hoy eran solo ensayos de Dios, hasta que se vio preparado para crearla a ella.

Menú de Amador: de primero, Amor Marinero. Pero era un menú de odiar al mar. Era un plato que recuerda a cuando los marineros bajaban del barco y la metían en el primer agujero que pillaban.

Era corvina con verduras. Todo de Chipiona. Hasta la bandeja del horno se cultivó en Chipiona. Para Amador en Chipiona hay más cosas que en Amazon. El plato era un filete guarro mal hecho en una plancha fría, con verduras picadas y dos almejas con toda la pinta de llevar más toxinas que limón.

Caprichosa, el segundo. Era un filete con verduras, sí, más, a la plancha. Y dos patatas cocidas sin pelar. Te buscas la puta vida y las pelas tu joder. Eso es de mala persona, la verdad.

Naranja pero limón, el postre. Era gelatina comprada puesta en un plato. Ah, pero le puso gajos de mandarina, para “decorar”. Miguel Ángel estuvo dudando entre esculpir el David o un gajo de mandarina, que decoraba más. Servir eso como postre, que es cuando te desquitas de una mala comida es de ser muy mala persona. Hay bares de carretera donde les daría vergüenza servir eso.

Me tienes que presentar a tus perros“, le dijo al llegar Frigenti, al que le encanta dar la patita.

Y luego apuñaló a Fani según llegó con el tema de la infidelidad en La isla de las tentaciones. Estaba el muchacho que un vampiro tiene menos ganas de morder en la yugular.

Fani se levantó e hizo como que se iba indignada. Frigenti se fue a buscarla, pero no en plan buen rollo, no, chillando ESTEFANÍIIIIAAAAAAAA, ESTEFANÍAAAAAAAAAA De buenísima persona no parecía.

Con la misma verdad que un falsificador de moneda, el muchacho le dijo a la muchacha: “Vamos a arreglarlo, ven”. Al final quedaron en que entraba, pero por Amador. Ahí, perdonando vidas.

Amador quería darle rosas a las mujeres, pero las tenía chuchurrías, así que se ahorró el acto rancio.

“Yo ligaba mucho, tela. Miraba a las chicas así como picarón”, dijo Amador. Me imagino a cientos de mujeres en el mundo pensando “¿a ese señor que le pasa en la cara? ¿Qué enfermedad le dejó así los ojos? ¿Por qué me mira? ¿Será un ictus?”.

Llegó el primer plato a la mesa. “Me ha parecido un insulto comparado con mi cena, si alguien merece ganar este programa soy yo”, dijo Frigenti, que tiene el ego que va a ser lo primero de origen humano en llegar a Marte.

“Hoy se ha hecho periodismo y no cualquier periodismo, periodismo de rigor“, alegó Frigenti, cagándose encima de reporteros de guerra, periodistas de investigación, represaliados en dictaduras, etc.

Yo me lo he comido todo, no como vosotros con mi plato“, dijo Frigenti, que tiene más rencor que un troyano viendo caballos.

Amador hizo los filetes del segundo echando la cerveza de su propia copa. A tomar por culo las medidas sanitarias. La baba, ese ingrediente que le da sabrosura a todo.

Pero ni por esas: la gente masticaba el filete del segundo con pinta de haber deseado no tener muelas. Aún así Frigenti le dijo que era un plato maravilloso, aún cuando pensaba que era una mierda.

Pero Fani se chivó de que Frigenti había puesto el plato a parir. Ahí, Fani, conducta de mala persona: el chivoteo y el hundir en el fango al anfitrión.

Frigenti se escondió la comida en un bol debajo de la mesa, para tirarla y luego, mirándole a la cara, le dijo a Amador: “Con toda sinceridad, buenísimo, Amador”. Frigenti piensa que la sinceridad es un animal mitológico. 

Frigenti se quejó porque sus padres le apuntaron a Informática en lugar de a canto. Ya, que gentuza, sólo le apuntaron a la profesión con más futuro del planeta. 

Llegó el postre: “Yo creo que a la juventud esto os debe de gustar”, alegó Amador, que piensa que en los botellones se come gelatina de limón.

Frigenti hizo lo de comerse la gelatina absorbiéndola del tirón y cogiéndola con la boca directamente del plato. Vale, eso es de buena persona, lo reconozco, que yo lo he hecho muchas veces. 1000 puntos para él.

“Es un postre arriesgado, tecnológico, fit… nadie se esperaba de postre una gelatina”, le dijo luego Miguel a Amador, en otro caso para… CUARTO FALSOTENIO. Con Frigenti Jiménez.

Fani se puso a hacer una videollamada en medio de la comida. Más que nada porque quiere liar a su tía con Amador. Ahí, buscando colocar a la gente. Más exclusivas, más tele… la avaricia por vivir del cuento es desmedida. Eso, de buena persona, no es.

Amador se puso a cantar. Qué forma de asesinar la música. Los que tocaban el órgano y la guitarra le miraban pensando que ellos, en algún momento, creyeron en la música y que ojalá ellos hubieran estado en el Titanic para tocar hasta el final y dejar de sufrir.

Y después de haberle dicho que era una gran cena… Miguel le dio un 3 a Amador. JAJAJAJA ¿Ese olor es de mala persona?

Y llegó la cena de Fani.

El primero era Lluvia de estrellas. Era una crema de calabacín. Sí, el paseo de la fama de Hollywood está lleno de calabacines. En Agosto, durante las Perseidas, puedes ver calabacines surcando el cielo nocturno.

De Madrid al cielo era el principal. Básicamente, cordero con patatas. Porque el cordero sólo se hace en Madrid y claro, de ahí al cielo. Creo que es porque ablanda la carne lanzándola por el balcón.

“Ya ni lloro, mira”, dijo y se rebozó la cebolla por la cara para demostrar que es inmune a la cebolla. Se le quedó el cutis que no la besa ni una cabra.

El postre era Nube blanca. Torrijas caseras con helado. Frigenti también había hecho torrijas y Fani quería compararse. De buena persona, no es.

“El bien siempre gana y el bien soy yo”, dijo Frigenti, que si llega a salir en Star Wars mata a Darth Vader en los primeros 5 minutos de película porque el bien es él. 

“Manipularles, hacer la pelota y ganar. Mentira cochina”, era el plan de Frigenti, como antes lo fue de Mahatma Gandhi y de Teresa de Calcuta.

De entrantes había hecho croquetas. Croquetas de medio kilo cada una. Esas croquetas podrían alimentar a una familia una semana entera.

El sombrero le sienta como a un cochino una corbata, le hace más taponcito”, dijo Amador de Miguel, que se había puesto sombrero. Qué buena persona.

Se fueron a curiosear por el piso de Fani. “Ooooh, aquí es donde…“, dijeron al ver la cama. Claro, no van a hacerlo encima de la vitrocerámica encendida.

Se pusieron a rebuscar en la ropa interior. Irene no sabía de qué parte del cuerpo era un fajín de los de sujetar las medias. Irene lo más sexy que se ha puesto es un pijama de felpa con un agujero delante. 

Esto qué es, ¿una lavativa ecológica?”, dijo Frigenti al ver la crema. El típico comentario para que el que ha cocinado se sienta a gusto.

“Si le hubiera añadido más queso lo habría camuflado y me habría gustado“, dijo Irene, que quería un idiazábal con al que le hubieran frotado un calabacín así como de pasada.

Fani repitió lo de La casa fuerte: se puso a escuchar detrás de una puerta. Espiar a la gente, de buena, buena persona, no es.

“Es mentirosa, a esa gente hay que dejarles que se crean que te crees sus mentiras“, estaba justo diciendo Frigenti. PILLADA ON THE ROCKS.

Irene intentaba meter baza, pero Frigenti la interrumpía. Si fuera una persona menos sobria, Irene habría apuñalado a Frigenti con una botella rota sólo para poder dar su opinión. Y es que parecía que Frigenti es la persona preferida de Frigenti.

Llegaron las votaciones. A Fani le dieron pocos puntos. Eso puede estar bien si tienes una brecha, pero si compites, no.

“Se le ha puesto cara de gastroenteritis a Fani cuando le han puesto un 5 y eso me ha gustado, me ha excitado“, dijo Frigenti, que se reboza en el mal ajeno como un gorrino en un lodazal.

“Irene es un mueble que se pringa, un mueble con carácter, lo quiero en mi casa“, siguió diciendo el muchacho, que no compra en IKEA, compra en MALA IDEA.

Y llegó la ENCERRONA DEL SIGLO:

Fani tenía escondida a su tía Maite, que apareció en paños menores, como una vedette de los años 70, pero en versión desganada.

“He visto un tonteo… se palpaba en el ambiente… las pupilas se le han puesto como a un gato”, dijo Fani, que piensa que Amador ha sido seducido por la ropa interior de mercadillo de su tía.

La tita Maite se paseaba por el salón en ropa interior dando zancadas como de estar evitando pisar cacas de perro, así de sexy era. Tita Maite fue muy sutil: “¿Estás soltero, tienes churri ahora?“, le dijo a Amador. Lo pregunta porque quiere que sólo sean amigos.

“Te dejo hablando con Amador…”, dijo Fani y les dejó solos. Le faltó irse tirando condones y lubricante.

“No te hacía tan bien conservada”, le dijo Amador a la señora, lo que parece un piropo, pero no lo es. Que te hablen como si fueras una ruina romana no mola.

No creo que me tomara un café con tita Maite”, dijo él, que no está por la labor.

Y GANÓ… ¡¡IRENE!!

Fani estaba contenta como si hubiera ganado ella misma, con tal de que no ganara Frigenti.

Y hasta aquí el compendio explicativo sobre malas personas del que no habéis aprendido nada. 

La primera gala de MasterChef Celebrity en frases… comentadas con mala leche

Josie, intentando ver el olor a fritanga.

Hola amigas y amigos de los desastres culinarios y las tontás sensibleras. Porque al parecer para estar triste se te puede haber muerto el canario comido por el perro, al que se lo comió un tigre que después cogió tu coche y lo tiró a un canal o puedes cocinar, lo que a los concursantes de MasterChef parece ponerles muy tristes, porque lloran mucho.

El caso es que vamos a hacer repaso de algunas de las frases que esta gente suelta, o soltó, en la gala de ayer.

Celia Villalobos. “A mí nadie me ha visto llorar”. Bueno, de hecho la matrona que ayudó en el parto desapareció poco después dentro de una furgoneta blanca y nadie más ha sabido de ella. Nadie es nadie. Antes llora Thanos viendo Ghost.

Jesús Castro: “Bonito mutilado”, le llamó a su plato. Joder, este hombre vendiendo comida es un hacha. Le tiene que poner nombre a un pollo asado y le llama “pájaro decapitado al que le han dado calor”

“Si vives solo nadie te habrá dicho nunca cómo cocinas”, le dijo Pepe a Jesús Castro, que como vive solo no tiene paladar. La gente que vive sola tiene que etiquetar la mierda porque si no se la come sin querer, porque no saben a qué saben las cosas.

“Los platos son el reflejo de la persona”, aseguró Pepe. Jack el Destripador era una buena persona porque hacía un gazpacho muy bueno.

“Me he puesto delantal de capitana buscando el equilibrio de la parte racional masculina y la parte creativa y amorosa de la mujer”, dio Nicolás Coronado, que no es machista ni nada, porque él sabe que las mujeres deben vestir de rosa y son dulces y sensibles y los hombres de azul, porque son fuertes y no lloran y cazan mamuts.

“Vas a ver lo amorosas que somos cuando estemos dentro de la cocina… vas a verlo… MUA HA HA HA HA”, le respondió Raquel Sánchez Silva. A mí se me pusieron los cojones de corbata. Me amenaza así esta mujer y al día siguiente estoy ya viviendo en una aldea perdida en la selva de Nicaragua.

“Que no me aguantaba, tenía que ir al baño, me hacía de vientre”, dijo Juanjo Ballesta, que sí, confirmamos que es un adulto. Retiene el popó poco, pero es un adulto. A él le gusta que el ratoncito pardo salga de la madriguera cuando quiera, sin cortapisas. Bueno, sin cortapises.

“Tirando para allá o te arreo con mi nabo”, amenazó Jordi Cruz. No sé, es que esta frase no hace falta comentarla.

“En moda te pillan oliendo a fritanga y te echan y con razón”, dijo Josie. Los churreros no pueden desfilar en Cibeles, ahora lo sabemos. Y alegó: “oler a fritanga es una forma de protesta, porque no tienes por qué“. Eso es, en formas de protesta está ponerse delante de un tanque, lanzar cócteles molotov y oler a fritanga y sólo con la última se doblegan gobiernos.

Como si atracan a una abuela, todos los niños son buenos en ‘Idol Kids’

Ja ja ja, canta como el culo, ja ja ja, ¡estás dentro! (FOTO: TELECINCO)

Idol Kids no significa “niños ídolo”, significa “idolatro a los niños que hasta les sacrifico corazones de guerreros hechos prisioneros en batalla”. O al menos, eso es lo que se puede deducir de las valoraciones del jurado de Idol Kids, con Pantoja a la cabeza, que le da igual ocho que ochenta, le sale al escenario el muñeco diabólico preparando droga y le da el pase verde sólo porque es bajito y parece un niño.

Me habéis dicho mucho que hablo casi todo el rato de Pantoja. ¿Y qué culpa tengo yo si este programa es como un ciclo de lavadora con agua a 90 grados? Lavados de imagen Idol Kids. Tú pones a Bárcenas de jurado en Idol Kids y le sacan que parece un monaguillo inocente.

Para que os hagáis una idea, el programa comenzó… espera, espera.

¡COMENZÓ SIGUIÉNDOME EN REDES SOCIALES! Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández. 

Vale, pues comenzó con un señor recogiendo a la Pantoja en un coche para llevarla a un concierto. AHÍ, AHÍ, QUE SE VEA QUE ERA UN CONCIERTO GORDO TOCHO. Un Tochoncierto.

“Me subí a un escenario cuando sólo era una niña y decidí que eso es lo que quería hacer toda mi vida“, dijo la Pantoja. Pues como los albañiles, que de pequeños se suben a un andamio y ya siempre ladrillos y mortero.

Antes del concierto, la Pantoja tenía el camerino que parecía una tienda de marcos. Rococó. Está el horror vacui y el Mecago la pata abajo vacui de esta señora.

Jesús Vázquez y el jurado fueron a conocer a los concursantes. Entraron en la sala donde estaban los niños en plan comando, agachados y andando sin hacer ruido. No sabías si iban a darle una sorpresa a unos niños o a robar un chalet.

Hay que convertir esos nervios en energía“, dijo Jean. Sí, puedes enchufar la nevera a los putos nervios. En las centrales nucleares no hay plutonio, hay gente nerviosa.

A Pantoja la habían maquillado como un mapache y le habían puesto un moño y una coleta, una moñoleta alta. Con eso la Pantoja medía metro noventa.

JV les explicó de nuevo la mecánica. Son cuatro reglas, pero se las volvió a explicar. Si Jesús Vázquez fuera profesor de Primaria los niños acababan la escuela con 45 años y sin ganas de vivir.

“¿Con quién has venido?”, le preguntó Pantoja a un niño. Con los extraterrestres, no te jode. Pero oh, casualidad, el niño tenía una historia interesante que nadie le había dicho a la Pantoja, que hizo la pregunta de forma espontánea.

“Con mis padres y con mi novia”, dijo un niño de once años. Llevaban juntos cuatro años. Esos niños se están arruinando la vida.

A la Pantoja le gustó el niño porque es “un romántico”. El criterio musical de la pantoja no tiene límites. El niño, creo que viendo que sabe cantar y se ha preparado e hizo una buena actuación y que la Pantoja sólo le hablaba de la novia, se puso a llorar.

En el colmo de la espontaneidad, salió al medio del plató Jesús Vázquez arrastrando a la novia de la mano. Es que los dos estaban llorando, motivo más que suficiente para exponerlos en un gabinete de rarezas. Sólo les faltó cobrar cinco peniques para poder darles de comer.

Vamonos tú y yo para atrás que el artista aquí es él”, dijo Jesús Vázquez después de haberla metido en el escenario con calzador. Ojalá la niña diciendo “pero si me has traído tú, joder”.

“Tengo nueve años”, aplauso cerrado del público.  “Vengo de Lanzarote”, aplauso enfervorecido del público. Ese público se emociona con cualquier pollada. Qué gente más feliz por el amor de Dios. Esta gente pierde un pie mordido por un zombi y aplauden ilusionados.

“¿Quién es tu ídolo?”, preguntó Carlos Jean, espontáneamente también, porque no le habían chivado que la madre de la niña era su ídolo. Joder, de verdad, este programa tiene tanta naturalidad como mi abuela vestida de Batman.

“Eres una gran artista, da igual como cantes. Si levantas al público, por algo es”, dijo Pantoja. Vale, para Pantoja un señor de 80 años que fume ducados desde los diez años, pero tenga una ametralladora y apunte al público, haciendo que se levante, es un gran artista.

“Tú tienes ADN de artista”, le dijo Carlos Jean. Claro, eso es. El gilipollas de Mendel mezclando guisantes, sin saber que existe el ADN de artista. Mezclas a Rosalía y Raphael y te sale un tenor con las uñas largas, por ejemplo.

“Edurne, me estás dando la tarde”, dijo la Pantoja porque Edurne le dio un ‘no’ a una niña. Todos los niños son buenos para la Pantoja. A ver… ¿cuál puede ser el listón de Pantoja a la hora de juzgar a un cantante?

No hay más preguntas, señoría.

“Uf”, dijo Edurne. Comentario de calidad. Pero claro, qué vas a decir, si la Pantoja intentaba interrumpirla en cada puñetera frase. Se había comido un tertuliano de Sálvame.

“Cuando empecé en Idol Kids me preguntaban ¿qué esperas encontrar?“, dijo Carlos Jean. Cuando empezó, dice, allá por el 1876, no te jode.

Salió uno de Canarias, aplausos. Uno de Menorca, aplausos. Sale uno de Murcia… ni le preguntaron de dónde era. Cabrones.

“Tu dulzura… te he visto muy nervioso, pero eso con el tiempo se quita“, dijo Pantoja, porque los nervios son como los hongos en los pies, que te echas crema y con el tiempo se quitan.

“He convertido el dolor en música, has dicho, eso es una frase para guardar”, se asombró Carlos Jean, que ya sabemos qué es lo próximo que se va a tatuar. Si a Carlos Jean le recitas a Paulo Coelho follas en la primera cita.

Para presentar a un niño sacaron una imagen de recurso de una liebre en el campo. No hay nadie al volante de la edición de este programa.

De Corrales, Huelva.

“No tenías que haberme traído nada, Sergio”, le dijo JV a un niño que se llamaba Rubén y llevaba una cajita con cosas suyas. “No, esto es mío”, dijo el niño, que debía estar pensando que ya, que alguna vez tenía que ocurrir, que le iban a atracar y que mejor así y Jesús Vázquez que no un toxicómano con una navaja oxidada.

Jesús Vázquez, como en este programa se vota la voz y sólo la voz, salió corriendo antes de que votara el jurado a enseñar la colección de estampitas del niño.

“Isabel mezcla mucho el criterio con la emoción… con lo cual es una persona sensible“, dijo Carlos Jean de la Pantoja, que nunca le da al botón rojo. Dijo “es una persona sensible” por no decir que no tiene ni puta idea de música y vota lo que le sale del papo.

Salió un niño a cantar que no había cantado nunca antes. El muchacho desparpajo mucho, cante, poco. ¿Qué clase de crueldad paterno-filial te empuja a llevar a tu hijo a un programa de cantar si sabes que no sabe cantar?.

“Hablemos de cantar… con cariño… es lo que más tienes que entrenar“, le dijo Carlos Jean, como si estuviera hablando con mi tío el cojo, que pesa 123 kilos, sobre empezar a hacer maratones.

A Pantoja le sudó el papo que el niño no supiera cantar, le dio al botón verde. “Somos tres seres distintos”, dijo ella porque Edurne y Carlos Jean sí le dieron al rojo. Ella es un ser de luz bondadoso y dulce, no como los perros rabiosos de sus compañeros, que comen niños y escupen sus huesos.

“Los nervios te han traicionado, pero eres de Almonte, de la Virgen del Rocío y allí hay que morir…”, valoró Panto. El pensamiento preferido de Pantoja es ¿POR QUÉ NO? VENGA, COÑO, PALANTE.

Un niño dijo que se presentaba al concurso porque “me gustaría ser famoso”. Eso, que sea astronauta y vaya a Marte su puta madre, que los niños pasan como de comer mierda. Quién cojones quiere hacer avanzar a la humanidad cuando se tiene Tik Tok.

“Para ser artista lo importante es no tener vergüenza”, dijo la Pantoja, que menos cantar, considera que para ser artista todo es importante, menos ser artista.

A Pantoja le entran a robar en casa, se los encuentra registrando en el cajón de las bragas y oliéndolas, y le da al botón verde porque lo importante para ser artista es tener parafilias raras.

Isabel, para que no le dieran más rojos a los niños, puso todos los botones verdes. Pero el botón seguía siendo rojo, así que si le dabas al verde pensando que el niño o niña era buena, en realidad le estabas mandando a su casa. No dejéis que Pantoja coloree los botones de la silla eléctrica, por favor, que indultan a un preso y lo asan como una alita de pollo olvidada en el fondo del horno.

El abuelo de un niño había llevado sidra. Carlos Jean salió echando leches a pillar un par de culines. Joder, a este hombre lo quieres secuestrar y no tienes que usar furgoneta. Le pones sidra en un sótano y ya se mete él solo ahí.

En el capítulo de maldiciones está la de “mala lepra te coma la cara”, “así te revienten las entrañas” y “quien no diga ole, que se le saque la hierbabuena”, que es la maldición de la Pantoja. La oyó y Voldemort se estremeció.

“Una abuela es una abuela, es igual que una madre, es igual que un hijo”, dijo la Pantoja, que no tiene muy clara la cosa de los parentescos y se le mezclan. El libro de familia de los pantoja es un carajal. No sabes quién parió a quién.

Y poco más… nos vemos en el próximo, Os Idol Atro Kids.

Isabel se pasa de Pantoja, se cree protagonista de todo en Idol Kids… y “ojú, ojú” fueron sus comentarios de calidad

Pantoja, con un boli. Historia de la televisión. (FOTO: TELECINCO)

En Idol Kids sobran mazo los Kids. Debería llamarse Idol Pantojids y tener a los pequeños en el suelo, haciendo reverencias. Quiere ir de protagonista muy por encima de sus posibilidades. Es tan protagonista que la película de Troya la hizo Brad Pitt sólo porque Pantoja no quiso el papel. Pero eh, menos mal que hacía comentarios de calidad, como “ojú, ojú” u “olé, olé”. No me corto las venas porque en lugar se sangre es capaz de salir Pantoja.

En el vídeo promocional del inicio la Pantoja dejó claro cuál iba a ser su criterio para juzgar. “Como a mí me ponga los pelos de punta, sé que es bueno”. Pantoja se pone a cambiar un enchufe, se electrocuta y le da el pase de oro al enchufe por ser bueno.

Antes de seguir… ¿Te gusta esta sarta de tontás que escribo? ¡Compártelas en redes! Me encuentras en Instagram: @GusHernandezGH / Twitter: @realityblogshow / Facebook: Gus Superviviente Hernández / Mi casa, el cuarto del fondo.

Vamos con los atuendos: Jesús Vázquez salió vestido como Jaimito Borromeo. Si vas a presentar una gala qué menos que hacerlo con pantalones que no se te caigan como para usar tirantes.

Ya me he cambiado, ya me he retocado“, dijo Pantoja, que siempre viste igual, de tonadillera. Si la cogieran para salir en una peli sobre Marte iría en la nave con bata de cola y haría los paseos espaciales fuera de la nave con moño en lugar de casco. La única peli que podría hacer sin desentonar sería Tonadilleranic.

Pero la que llevaba el vestido chungo era Edurne, que llevaba una prenda con espaguetis cocidos colgando, que parecía el laboratorio de Pastas Gallo.

Aspiro por la nariz, aspiro por la boca, narishboca“, dijo Pantoja como método de relajación, un método que básicamente consiste en que te entre aire en el cuerpo por todos orificios a la vez.

Ticket dorado. “Si os traspasa, si os rompe el alma“, hay que usarlo, dijo Jesús Vázquez, que no sabes si es un botón para que los niños pasen a las galas o un chaleco antibalas, que joder, te protege de todo. Ni te traspasa ni te rompe el alma. Es mejor que la madre de Harry Potter poniédose delante de Voldemort.

Había un chaval del programa que estaba para abrir la puerta a los niños que cantaban. “Voy a ayudarles en todo lo que pueda“, dijo. Y a la primera que se encontró le dice “la canción que has elegido es muy complicada”. A tomar por culo. Qué forma de ayudar. Menos mal que no es médico.

– Hola, doctor, me duele un poco la rodilla y…

– Pues lo mismo te mueres, tómate este veneno y deja de sufrir.

La primera muchacha en cantar fue una chiquilla muy alta, pero de 13 años. “¿Cómo? ¿13? ¿Perdona? Dios de mi vida”, dijo la Pantoja, que no se creía la edad. Estuvo a punto de levantarse y hacerle a la pobre cría un examen médico para determinar la edad ósea. La Pantoja creía que era más mayor. Le habría vendido vino y cocacola sin pedirle el carnet.

Me sobran las palabras, me faltan… no tengo nada que decir“, dijo como primera valoración la Pantoja. Brillante aportación. Y a la primera va y pide ticket dorado. Esta señora se cree que los tickets dorados crecen en los árboles.

Edurne y Carlos Jean no estaban de acuerdo y si el público llega a tener palos y piedras, los linchan allí mismo. En ese graderío estaba la gente que persiguió a Frankenstein por el camino de su pueblo.

El público le dio un 95,2%. Ahí había unos cuantos haters. Esa es la gente que pone carteles en el ascensor quejándose de cosas.

La Pantoja se puso a cantar después de la segunda niña. Llega a votar el público y se pone el plató de color rojo.

“Yo adoro Canarias y sé que Canarias me adora a mí“, dijo ella, humilde como es. En los colegios canarios antes de empezar las clases los niños cantan Se me enamora el alma con la mano en el pecho.

Estás invitada a comer en mi casa, bueno y los demás y Jesús Vázquez“, dijo la niñita. En su casa, la madre debía estar ya agobiada pensando en ir al súper a por comida porque eso iba a parecer un comedor social.

Lo más importante no es la voz, es llenar el escenario“, dijo Pantoja. O sea, que sale un luchador de sumo al plató, se calza un pedo y Pantoja le da el pase verde porque ha llenado el escenario.

Edurne le dio al botón rojo y Pantoja se puso a chillar “UUUUUUUUUUUUUUUH, UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUH”. Casi le calza un palmo de navaja a Edurne por haber rechazado a la niña cantora.

“A mí de pequeño me echaron de nueve colegios, estoy muy orgulloso“, dijo en un vídeo Carlos Jean. Joder, Charles Manson es mejor ejemplo para los niños.

Como el programa lleva mucho tiempo esperando a que lo estrenaran, pues se grabó en el año 1678, cuando los niños salían en los vídeos de presentación tenían anacronismos raros. Uno salía con abrigo, otra en manga corta, uno con pieles de mamut, otro con levita y sombrero de copa…

Hablas mejor que un político“, le dijo Pantoja a otro de los niños. Y ella para los políticos tiene buen ojo. “No te pongas nervioso, demúestralo, sin nervios”, le dijo el jurado. Joder, a mí me dicen eso y me hago pis encima de la ansiedad.

Una niña cantó La llorona muy bien y Pantoja hizo una valoración compleja, llena de detalles, matices y terminología musical: “ojú, ojú, ojú, ole, ole, ole”.

Están los que paran desahucios, los que reclaman derechos sociales, el que se puso delante del tanque en Tiannamén y luego Pantoja, que dijo “lo siento, pero no me siento”, como método para reclamar el ticket dorado para la chiquilla. Si Pantoja hubiera sido sufragista las mujeres habrían empezado a votar en la Edad Media.

Un vídeo nos mostró los camerinos del jurado. Pantoja lo tenía lleno de santos y vírgenes. Y de ahí a torear a la plaza. Carlos Jean tenía una tablet y frutos secos. No sabías si iba a Idol Kids o a ver el fútbol. Edurne tenía chucherías. A lo puto loco, qué caprichos de diva. Madonna es más sencilla.

Un chaval se puso a cantar Marinero de luces y Pantoja se puso a llorar como si el niño le estuviera echando espray de pimienta a los ojos. Pero le debe molar tener los ojos como una cisterna que pierde agua, porque se puso a besuquear al chaval que le dejó las mejillas en carne viva.

¿Por qué te presentas a Idol Kids?”, le preguntó Carlos Jean a una niña. Porque quiere ser albañil, no te jode. ¿Cómo Idol Kids? ¿Esto no es la cola del Abono Joven? Perdón, joder, qué despiste.

Vocalmente puedes hacerlo mejor, con la sonrisa que tienes“, le dijo Edurne a una niña. Claro. Ningún cantante sin dientes ha triunfado nunca en la música.

Una muchacha se puso nerviosa y no quería salir. Y espontáneamente, para nada de forma premeditada, los miembros del jurado y Jesús Vázquez se fueron a buscarla detrás del escenario. Parecían una banda de secuestradores. Sólo les faltó ir a buscarla con unos bates de béisbol y una furgoneta.

La chica cantó muy bien. Le dieron un ticket dorado, lo cual está muy bien, pero el problema es que es metálico y brillante y se le marcan los dedos al chisme ese que daban ganas de forrarlo con plástico del que se pega. La chiquilla lo mordió, pero no era bueno, hay más oro en el papel de dentro del tabaco.

“Yo el inglés lo chapurreo, nada más”, dijo Pantoja a una niña que cantó en inglés. Pantoja chapurreando inglés: “aim tonadillering, ai canting cancionings. Yo te escuching llu. Dis is maravillosous me has arraif a la potato”.

“ESPERO QUE EL PÚBLICO NO SE EQUIVOQUE… ¡¡ESPERO QUE NO SE EQUIVOQUEN!!“, dijo Pantoja antes de que votara el público, en un claro caso de inducción de voto o lo que viene siendo que lo dijo con un tono de mala hostia y reproche preventivo que muchos del público mojaron la butaca de pis.

El niño jotero molaba mil, pero el niño metalero molaba cienmil. “El reguetón no está en nuestra casa, está prohibido“, dijo. Quiero su estatua en cada plaza de España.

“Es un chico o una chica… ¿es un niño? ¿lleva esa melena? ¿Eso es pelo?“, dijo la Pantoja al verle, porque pantoja nunca ha visto a un hombre rockero. Ve a un heavy y piensa que es una mujer con barba. El chaval cantó en inglés y claro, Pantoja sólo entendió parte de la letra. La que dice ja guay de jel. Que Pantoja piensa que significa “oh, este gel es muy bueno”.

Has hecho con nosotros lo que has querido, nos has dominado“, le dijo al acabar la tonadillera al chaval. Sí, la maldición imperius hizo en niño. Edurne, por su parte, le pidió al niño una cosa vocal muy compleja: mover el pelo. Y le dieron el ticket de oro por haber movido el pelo. Pues nada, el día que vaya un niño rapado que se joda y a la calle.

Es el primer programa y ya han dado tres tickets dorados. Cómo se nota que no son suyos. Si para premiar a los niños les tienen que dar billetes de cinco euros de su bolsillo no pasa a la final ni un concursante.