Rosa López y su concepto muy amplio de cómo debe ser un pene en ‘Ven a cenar conmigo’

Laura está hasta asustada… (FOTO: TELECINCO)

Llegó la final de Ven a cenar conmigo: gourmet edition con la cena ofrecida por Laura Matamoros. Y me habría encantado dedicarle el titular del post de su cena, pero fue muy sosa. Si hay gente que es la alegría de la huerta, Laura Matamoros fue el motivo por el que los tomates se dejan caer de la mata para dejarse pochar en el suelo.

Y aunque sea un spoiler (OJO: SPOILER) lo diré ya: Laura Matamoros ganó de mala manera. Primero, porque hundió las notas de sus compañeros, segundo, porque éstos no fueron crueles como ella y le dieron notas justas y por último porque en la cena de Laura todo era crudo y encima lo hizo la Thermomix. Si eso es cocinar, que baje Arzak y lo vea.

¿Queréis leer más cosas como esto que perpetro? ¡Seguidme en redes! Instagram: @GusHernandezGH | Twitter: @realityblogshow | Facebook: Gus Superviviente Hernández.

¿Y quién fue la prota de la cena? Pues Rosa López, que es una mujer valiente, natural y abierta. Cuando alguien es buena gente y además no se reprime en lo que dice es la cosa más divertida del mundo. Bueno, quitando el vídeo del niño que se cae en Google Maps. Pobre.

Si mi vida dependiera de no reírme mientras veo este vídeo podría darme por jodido. Muerto, pero qué risas.

En fin, vamos con Laura Matalegrías.

La muchacha nos explicó que ella es influencer. Cada vez que alguien dice que es influencer Dios mata a un gatito.

La vida del influencer es 24 horas a tope, sin parar“, aseguró Laura. Yo no sé cómo los influencers no han salido ya a la calle para pedir la jornada laboral de 8 horas, 22 días de vacaciones y la jubilación a los 50 años.

– Paquito, si no quieres estudiar te vas a ir a la mina con tu padre.

– ¡No quiero!

– Pues te haces influencer.

– Dame el pico que me pongo a sacar carbón como un poseso, mamá.

“Hacerte una foto lleva su tiempo, son muchas horas de dedicación“, observó Laura, que pone el temporizador de la cámara del móvil para que haga las fotos al año siguiente. Se tardó menos en proyectar y construir el Canal de Panamá que un selfie de Laura Matamoros.

Y todo “para que la gente que te siga esté contenta“, aseguró. ¿Pero esta chica sube fotos o cigarritos de la risa? Ella tiene cuenta de Tripigram.

“Si te soy sincera no sé posar”, nos confesó. Guau. Sorpresa. Pero eh, posar no es importante para una influencer que vive de hacerse fotos.

– Hola, vengo por el puesto de físico no-clear.

– Se dice “nuclear”.

– No, digo que no lo tengo claro, no clear, que ni puta idea.

– Contratado. Ponga contenta a la gente.

“Soy comentarista en la tele y para eso tengo que estudiarme todo lo que pasa“, dijo pesarosa Laura, que ha perdido visión de todo lo que estudia. Laura Matamoros se pone el 24 Horas de GH y coge apuntes y se hace esquemas. Tiene la pantalla de la tele amarilla fosforita de pasarle el subrayador. De verdad, cómo me tocan los cojones los que estudian Historia, Derecho o Medicina. Vagos de los cojones sin cuajo para estudiarse “todo lo que pasa”.

“Yo me considero una persona humilde, sencilla dentro de lo que cabe… con un buen corazón“, afirmó Laura, pasando por encima de la contradicción como una apisonadora atropellando a un conejo.

– Soy una persona humilde mucho mejor que todos los demás humanos, que son la mierda con patatas a mi lado y si os mato es para que dejéis de sufrir esa existencia mediocre envidiándome, huelepedos, que sois unos huelepedos.

Lo he dicho muchas veces y lo repito: LOS MONTADORES DE ESTE PROGRAMA SON UNOS PUÑETEROS GENIOS. Casi me hago pis encima con la escena del boxeo.

“Debería ganar porque le voy a poner mucha atención y me considero una persona inteligente“, aventuró Laura. Lo de inteligente lo dijo porque había hundido las notas de sus compañeros en las cenas de los demás dándoles menos nota que Froilán en prácticas de tiro.

“Laura Matamoros en la cocina es… La verdad es que no sé cocinar“, confesó también Laura. Pero más adelante dijo que le encantaba cocinar. Es como yo, que adoro peinarle la melena.

Y empezamos a ver a los invitados de la noche. Menos mal porque me estaba ya saturando.

Rosa López llegó haciéndose la dura: “Laura ha sido muy crítica y muy exigente, espero que sea igual a la hora de cocinar“, afirmó intentando poner cara de severa, que es como si el corderito de Norit intenta poner cara de asesino.

Cocinado:

Entrante: De Melones. Francisco leyó eso y pensó inmediatamente en tetas. Francisco ve a dos calvos haciéndose confidencias y piensa en tetas. Cualquier cosa esférica es susceptible de llevar a la mente de Francisco un par de mamas. Para mi que a Francisco en la mili le mandaron al calabozo porque chupaba las puntas de las bombas.

Rosa leyó lo de los melones y pensó “en cojones”, que rimaba. Se nota que es una artista y que tiene más ganas de fornicar que un conejo en una orgía.

Pero no, no eran ni tetas ni cojones, era un gazpacho de melón.

Laura está familiarizadísima con los aparatos de cocina. “Metemos el melón en… ¿cómo se llama ésto?”, preguntó sobre ¿su? Thermomix. Llamadme loco si no me acaba de cuadrar que esa fuera su cocina.

“Pues ya supuestamente… ya está”, dijo al acabar de triturar el melón. Los acusados de robo y el melón de Laura Matamoros siempre con un “supuesto” delante. No sea que no esté triturado y el melón te demande por decir que sí.

“Al de rosa le voy a poner pistachos”, dijo salerosa, aunque reconozco que es un detalle. A los demás les echó jamón por encima, pero les echó en plan ahorrar, porque ahí había menos jamón que en un manzano. Pides un análisis de ADN de ese gazpacho y antes te salen trazas de extraterrestre que de jamón.

Primer plato. Del cielo al mar. O sea, un accidente aéreo.

Y tenía toda la pinta, porque era un tartar de atún. “He sido lista y práctica y ya se lo pedí al pescadero cortadito“, dijo orgullosa.

– En esta partida de póker he sido lista y práctica y tengo cartas escondidas en las mangas, espero que estos señores que me apuntan con sus revólveres estén de acuerdo en mi listura y practicidad.

Y así.

Por lo menos se curró el aderezo: “Tenemos la salsa que ya la tengo hecha, que la pedí“. Ah, pues no.

Para qué mezclarlo… bueno. Digamos que fue así:

mixer satisfying GIF

Como atún había una cantidad como de boquerón con balón intragástrico puesto, decidió poner guarnición de brócoli y Tofu ahumado con curry. Eso lo pones en una cena de embajadores y estalla la tercera guerra mundial. Si Dios hubiera querido que nos lo comiéramos el brócoli sabría a filete.

“El brócoli es así como me gusta y así es como se lo van a comer, en mi casa se come lo que yo quiera”, dijo Laura, que es una persona acogedora a la que le gusta agradar a sus invitados. Una vez fue a cenar una amiga de su madre que no se acabó el plato y la tuvo sentada en la mesa hasta el desayuno, hasta que se lo comió todo.

– Es que soy alérgico a los cacahuetes y puedo morir y…

– ¡QUE TE COMAS LOS PUTOS MANISES, QUE EN MI CASA SE COME LO QUE YO QUIERA!

Y así.

El emplatado consistía en poner una montaña de atún encima del plato como si hubiera cagado una gaviota, con un poco de plantas encima y coronado con un huevo de codorniz.

Abrir el huevo de codorniz fue una odisea. Luego lo puso encima de la montaña y claro, la yema se cayó que parecía que estaba esquiando por la ladera de la montaña. Sólo le faltó al huevo ir haciendo slalom.

El postre era un Black and White, que pretendía ser un tiramisú con fresas. Que hizo en la Thermomix. Metió el mascarpone con una elegancia, una naturalidad, una fluidez como de moco tratando de no caerse de un troll.

Y llamó a su padre, Kiko Maramoros. “Francisco es amigo mío, Aless… también amigo mío“, dijo Kiko. Después de las notas que les ha puesto su hija, van a dejar de ser sus amigos.

Al desmoldar el tiramisú lo hizo con una herramienta especial de emplatado que se llama dedazos. Ese tiramisú podías comértelo o podías sacar una copia de las huellas dactilares de Laura Matamoros.

Y llegó la cena.

Mosquera llevaba sus propios melones, ya tirando a sandías, con un push-up que le ponía las tetas a la altura de Marte. O tiene las tetas grandes o llevaba debajo del vestido a dos enanos calvos.

Pero el primero en llegar fue Francisco y lo primero que tuvo que hacer fue abrir el vino. Y Laura no le puso a limpiar los baños porque no estaban en Ven a limpiar conmigo.

Vengo de una semana que les he dado por todos los lados… “Creo que quieren hacer complot contra mi, pero no lo se”

El entrante tenía mucho curro. Mucho curro del señor que le cortó el embutido, la señora que envasó los berberechos y el muchacho que le puso la mousse en un bote. En la cena de Laura había mucho trabajo, lo que pasa es que no era suyo.

Mosquera se puso a comerse los berberechos con una pasión y un gusto que le faltó llevárselos a una habitación y tirárselos allí mismo. Quedaos con quien os mire como Mosquera mira a un bivalvo en conserva.

Y ahí comenzó el enamoramiento de Rosa por Laura. “Laura es muy guapa que si la pones a vender papas te las vende bien vendidas y si la pones a hacer el amor también”, dijo Rosa.

¿Si la pones a hacer el amor te vende papas? ¿Es eso, Rosa?

– Oh, cariño, así, sigue, sigue… sigue comprándome las mejores patatas nuevas, oiga, ¡me las quitan de las manos!

Y así.

Si llega a ser un chico es que… está para comérsela“, dijo Rosa, que estaba desatada. “Necesito un Lauro”, afirmó.

Me gustó todo lo que ha puesto de piquislabis“, dijo Rosa. Es que el aperitivo estaba picante, luego los labios picaban y de ahí “piquislabis”. Que no sabéis el origen de las palabras, catetos.

“Yo sé ser buen anfitrión”, dijo Laura. Anfitriona no.

“Seguramente hoy a mi me puedan dar una nota mucho más baja de lo que me merezco y a Raquel le dieron una notaza por un caldo“, dijo Laura como preventivo, porque claro, pensaba que le iban a caer leches como si estuvieran ordeñando a la vaca del Gigante Verde.

“Estoy bastante asustada porque he sido crítica, he dicho lo que pensaba, sin hacer daño a nadie… estoy nerviosilla porque es una presión bastante importante”, añadió. Ha habido espías descubiertos con menos miedo a las represalias.

Las cucharas de Laura Matamoros tenían reflejos de colores, que no sabías si estabas comiendo gazpacho o lamiendo un arcoiris.

“Yo de pequeña cenaba siempre melón con jamón y lo he versionado“, dijo Laura como si fuera Ferrán Adrià reinterpretando un plato. Que no la llamen del Can Roca para pedirle consejo.

Lo ha hecho como una bisexuá“, dijo Mosquera sobre el melón, que sin embargo no le acabó de gustar. Bi-sexuá es una técnica de cocina en la que te follas a tu plato dos veces. No es recomendable en cosas hechas al horno.

“Tiene cebolla caramelizada, ¿no? cebolla frita… algo crunchi“, dijo de las virutas de jamón Aless, que tiene un paladar sensible como el del fósil de un tiranosaurio.

“De los platos insípidos de Aless dijeron que eran buenísimos de la muerte”, dijo Laura envidiosa. Menos mal que Aless es su colega. Si llega a caerle mal le empotra la cara contra el tartar y le dice ¡ESTO, ESTO ES UN PLATO, TÚ, MEDIA MIERDA!

“¿Qué significa para ti ser una Matamoros Flores?”, preguntó Gibaja, para nada inducido.

“Es complicado, porque los apellidos pesan“, dijo Laura. De hecho en la Torre de Pisa para compensar la inclinación le han puesto apellidos en el lado alto.

Foto de Binyamin Mellish en Pexels

“Sí es verdad que influencio a muchas niñas y no tan niñas”, dijo Laura. Pobres niñas. Ponedles Diamantito, la Diversión de Martina o tutoriales para construir bombas, pero ésto no.

“He trabajado en tiendas de ropa y en una clínica dental de recepcionista, también de administrativa”, rememoró Laura y eso a Gibaja le pareció haber trabajado en muchos sitios. El animal mitológico preferido de Aless Gibaja son los contratos temporales.

Choni no soy… no soy Oriana“, dijo Laura, haciendo amigos.

Rosa nos contó que “en parte el no tener pareja es por ser conocida“. Claro, porque te haces Tinder y no sabes si quieren follar o hacerse una foto.

Tienes que arriesgar, tienes que apostar, que eres muy joven“, le animó Francisco.

– TÍRATELOOOOS, TÍRATELOS A TODOOOOOOS, JODEEEEER, A PELOOOOOOOO. MUAHA HA HA HA ¡YO INVENTÉ EL MUELLE Y LAS CAMAS REDONDAS Y LOS BUKAKES!

Y así.

– Rosa tienes que arriesgar.

– Francisco, estamos en el velatorio de mi abuelo…

– ¡Arriesga, coño!

Casualmente encontraron el iPad de Laura, casualmente sin contraseña, donde encontraron, casualmente, fotos de cuando era pequeña. La casualidad hecha tablet.

Llegó el segundo. Laura se tiró el pegote, sin decir que las salsas eran compradas. Para qué. La honestidad no es una salsa.

Rosa se echó vinagreta de jengibre en el brócoli que el brócoli pidió por favor que no le echara más. Se oía toser a las verduras. Parecía que las estaba torturando con la técnica del ahogamiento para que le confesaran algo.

Si se comieron el tartar de Aless y dijeron que era buenísimo… el mío está a otro nivel”, dijo Laura, que no hacía más que meterse con la comida de su amigo.

“Los arbolitos que les llamo yo, el brócoli”, dijo Francisco, que es botánico. “Le faltaba potencia en el tartar“, valoró. A Francisco el tartar le gusta con dos cables de cobre enchufados a una central hidroeléctrica. Si tu tartar no puede usarse de desfribrilador es que no tiene potencia.

¿Dónde está el me has ganado, está espectacular, buenísimo…?”, dijo Laura, porque le dijeron que estaba bueno, pero no se echaron al suelo a adorarla ni le entregaron a su hijo primogénito en agradecimiento por los manjares que les había servido.

Rosa se puso sentimental: “Me está encantando conocerte”, dijo. “La comida es un lenguaje muy bonito”, aseveró la cantante. En ese lenguaje… ¿qué significará un bocata de chorizo?.

“Si fueras un chico sería para enamorarse”, le dijo Rosa a Laura poniéndole caritas de amor. “Pero soy chica”, dejó claro Laura.

CHICA, SOY CHICA, POTORRO IN DE MÍDEL, NO TE ACERQUES ROSA, NO CHICHO, CHICAAAAAAAA.

Mi idea era salir de España y trabajar fuera y proyectarme de otra manera“, dijo Laura, que quería trabajar haciendo proyecciones astrales. Probablemente quería aparecerse en cenas para criticar la comida de gente de todo el planeta.

Y llegó el postre.

“Estoy embriagada desde que he entrado por la puerta, es guapa, elegante…”, dijo Rosa, que aprovechaba que Laura se acercaba para magrear.

“Está súper cremoso, eres una mujer de bandera, estoy embriagada que te daría un beso en la boca“, afirmó Rosa, embriagada y desembragada.

Y Rosa se metió mascarpone en la boca y le comió los morros a Laura. Qué cosa más cochina. “Qué rico está el beso”, dijo Rosa. Nos ha jodido. Es como si le comes la boca a Mariano Rajoy después de llenarte el buche de Nocilla: seguro que saber sabe bien. Otra cosa es el trauma de después.

“A ver si te gustan las chicas y te estás yendo por un camino diferente“, dijo Gibaja, que intentó llevarse a Rosa a la otra acera.

El fin de fiesta consistía en jugar a adivinar palabras con mímica.

PERO QUÉ PUTA LOCURA, QUÉ DESFASE, QUÉ PASARSE DE ROSCA. Van a cerrar todas las discotecas de Ibiza y van a poner locales de juegos de mesa. Qué pasote.

A Raquel Mosquera le tocó hacer de almorrana y dar pistas sin hablar de lo que era una almorrana. Laura poniendo palabras para adivinar es muy poco choni.

Raquel lo representó haciendo como de que se había sentado en una bicicleta sin sillín. No sabías si tenía almorranas o si había cagado un cactus.

“Estreñimiento, tengo ganas de hacer caca“, interpretó Rosa, natural como hacer caca.

Y llegó el turno de Rosa, donde nos dimos cuenta de que el tamaño sí importa y de que la tenemos pequeña.

A Rosa le tocó hacer con mímica para representar un preservativo.

Para la palabra “rabo”, que era una pista, Rosa se puso el puño delante del pubis, con la mano como si estuviera agarrándose un pene imaginario. Yo no sé cómo son los penes que ha agarrado Rosa, pero en el hueco de la mano cabía el brazo de Arnold Schwarzenegger. Con esa mano Rosa le agarra el pene al negro de Whatsapp y le baila.

Yo veo a Rosa hacer eso y la palabra que me viene a la mente no es preservativo, es “tuneladora”.

Vale que no hagas gestos como de agarrar un cigarrillo, pero tampoco como si fueras Vlad el Empalador y le estuvieras diciendo a tus soldados que fueran preparando unas picas.

Notas:

Mosquera le dio un 6. Gibaja le dio un 8. Rosa le dio un 10, por favor…  Francisco un 6.

Pero aún Laura tenía su poder de quitar dos puntos a alguien. “He decidido usar mi poder contra Raquel. A ella le di un cuatro y ahora le doy un 2. Todo el mundo la peloteó y no se lo merecía”, dijo, con una mala baba que ni Alien.

Con su poder Gibaja le dio dos puntos más a Rosa López. Le amo sólo por eso.

El caso es que ni así, porque Rosa era la que menos tenía, así que Laura Matamoros ganó de todas formas.

“Yo me esperaba que ganara Francisco, pero oye, que me lo he llevado“, aseguró haciéndose la sueca, como que no hubiera estado boicoteando votaciones.

Y acabó diciendo que estaba “súper ilusionada porque la cocina me encanta“, ella, que había dicho que no sabía cocinar…

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Jaura

    No suele haber un justo ganador. No lo fue Rosa Benito y no lo ha sido Laura Mafiamoros.
    Además, ha sido una pija desagradable y maleducada. Ser sincera no es decir sin educación lo que se quiera y como se quiera. Además todo con thermomix, ineptitud culinaria al poder. Y los otros con síndrome de Estocolmo… Rosa la lameculos dándole un diez. No entiendo nada.
    Que le aproveche el premio y la cola del burro.

    11 septiembre 2019 | 11:28

  2. Dice ser jojojo

    Un día hojeando una revista de moda me encontré con una entrevista que le hacían a esta señora Matamoros, era la primera vez que sabía de ella, por lo que pude deducir de sus respuestas no se besa el c… porque no se llega.

    11 septiembre 2019 | 19:43

  3. Dice ser Luz

    Has cumplido todos los martes. Para mi muy divertidos tus comentarios

    11 septiembre 2019 | 23:24

  4. Dice ser Luz

    Muy divertidos tus comentarios en esta tanda de Ven a Cenar Celebrity

    11 septiembre 2019 | 23:32

  5. Dice ser Kler

    Es que me parto!!!!… Lo único bueno de ver estos programas es leerte a ti después!, Jaajaja

    12 septiembre 2019 | 15:11

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.